1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El tema del tema

La exploración del machismo, la elección del machismo como tema, ¿convierte a las novelas de un autor en machistas?

Gonzalo Torné 19/01/2018

<p>El escritor Philip Roth. </p>

El escritor Philip Roth. 

Cortesía de Philip Roth

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

1. Novelas seleccionadas por su tema, listas de novelas organizadas por su tema, novelas recomendadas “en función” del tema que abordan. ¿Qué está pasando con el tema? Alguien podría insinuar: “nada importante”. Y ahora mismo le respondería: “¡Importantísimo!”. El tema de una novela puede ser interesante, pero no siempre es un valor y jamás una garantía de mérito. El tema de una novela se elige entre un catálogo disponible, abierto a cualquier aspirante. Novelas del mismo tema despliegan una gradación del mérito que va desde lo excelso a lo negado, pasando por lo notable, lo inquietante y lo chipiritifláutico. Un crítico desatiende sus funciones cuando valora un libro por las presuntas bondades de un tema de moda (la crisis, el feminismo…) o prestigiosos (el Mal, el Holocausto, la Muerte…). Encontrarán críticos más tontos pero no más vagos que los que insisten en el tema. Del tema como instancia de valor se podría decir lo mismo que de la irrupción de la estadística en el ensayo: suponen una vergonzosa disminución del pensamiento.

2. El tema de una novela es un asunto serio y complejo. Existe cierto consenso en considerar el Quijote como la novela más importante de “todos los tiempos”. Supongamos que eso quiera decir “la más leída”, la que ha inspirado a más colegas, la más interpelada. Pues bien, a estas alturas no está todavía claro cuál es su tema. Las tesis románticas (el conflicto entre la realidad y el deseo, por resumir) parecen llevar cierta ventaja, pero están lejos de poderse dormir en los laureles. Prueben con Hamlet (que, de acuerdo, es teatro, pero vale como novela si atendemos a su influencia sobre los novelistas), prueben con Guerra y paz, prueben con El hombre sin atributos, prueben con El castillo, prueben con una cortita como el Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Nunca salimos del lío. Siempre nos enfrentamos al mismo problema. Quizás la novela sea un sistema de significado y expresión demasiado complejo para contenerlo en un “tema” convencional, de catálogo. 

3. Algunos novelistas sugieren que las novelas sí tienen tema, pero que el tema permanece escondido, secreto. Le debemos a Pamuk una formulación muy sugestiva de la tesis del “centro secreto” para la que se inspiró en Finding the centre, una novela donde Naipaul expone los mimbres para escribir su biografía y con emocionante inclemencia conduce el texto hasta la constatación de su propio fracaso por culpa de no haber encontrado un centro que articulase el material (Naipaul se resarciría con El enigma de la llegada, una de las contadas novelas a las que se puede aplicar sin hipérboles el adjetivo “fascinante”). El centro de un libro (su tema) vendría a ser como el agujero negro sobre el que se arremolina y orbita todo el contenido de una galaxia: planetas, satélites, cuerpos solares… Algo escondido a la vista de todos. Y la habilidad con la que lo esconde el autor y la tenacidad con la que lo busca el lector despierto constituyen un fino y placentero ejercicio intelectual-artístico del que se priva quien antepone a la lectura del libro (una suerte de aduana turulata: “pero, vamos a ver, qué me trae usted aquí”) el esclarecimiento del tema.  

4. Un daño colateral de la beatificación del tema es que produce una ceguera particular sobre su propio desarrollo. Tomemos como ejemplo las llamadas “novelas sobre la crisis”, tantas veces celebradas. ¿Cuántas veces se limitan a desactivar las causas políticas y sus posibles soluciones al proponernos un teatrillo sentimental y lacrimógeno centrado en la pérdida personal de un piso o un trabajo? Está muy bien reflexionar sobre las heridas de la historia reciente pero, ¿no supone un infantilismo casi aterrador solventar una sutura que debería pasar por el reconocimiento de los crímenes y la satisfacción de las víctimas con un alud de anécdotas costumbristas sobre mi abuelo rojo y mi abuelo facha (quien, según cómo, recuerda, atención, a Aquiles) y aquí no ha pasado nada? ¿No es la industria de libros sobre el Holocausto, con su bienintencionada cursilería y sus poses de agudísimo dolor a costa de otros, mucho más reprobable que quienes pasan por alto el asunto?

5. Vayamos al otro extremo. Libros que parecen racistas porque los afroamericanos no son simpáticos (Faulkner). Libros que parecen antisemitas porque los judíos que pululan por sus páginas viven en lugar de posar como víctimas (Bellow). Libros que parecen pro-colonialistas porque los indígenas no son presentados como lámparas de pureza en búsqueda de la libertad (Naipaul). O libros que parecen machistas porque aparecen varones que actúan justo como suelen actuar los machistas. Escuchemos al plusmarquista de esta categoría, escuchemos a Philip Roth: “A mí, como has indicado, no me son ajenas como novelista las furias eróticas. La tentación sexual que envuelve a los hombres es uno de los temas sobre la vida masculina que he tratado en mis libros. Hombres que responden a la insistente llamada del placer sexual, acosados por deseos vergonzosos y la imprudencia de esas ansias obsesivas, engañados incluso por la atracción del tabú; a lo largo de décadas, he imaginado una pequeña camarilla de hombres inquietos, poseídos por esas fuerzas inflamables con las que han de negociar y lidiar. He querido ser intransigente al describir a estos hombres, mostrando a cada uno tal y como es. Cómo se comporta, excitado, estimulado, hambriento bajo el control del fervor carnal y frente a la variedad de dilemas psicológicos y éticos que presentan las exigencias de sus deseos. No he renunciado a retratar los hechos más fuertes en estas ficciones sobre por qué, cómo y cuándo los hombres hacen lo que hacen. Incluso cuando éstos no han estado en armonía con el retrato que una hipotética campaña de marketing de lo masculino, si existiera tal cosa, podría preferir. He caminado no sólo dentro de la cabeza del hombre, sino en la realidad de aquellos impulsos cuya presión obstinada por su persistencia puede amenazar la propia racionalidad, a veces tan intensos que incluso pueden experimentarse como una forma de locura. En consecuencia, ninguno de los comportamientos más extremos sobre los que he estado leyendo últimamente en la prensa me ha sorprendido”.

6. Lo anterior es una declaración a la prensa. Una declaración escrita, por supuesto. El lector asiduo enseguida reconoce las marcas de estilo: la intensificación eufórica, el matiz casi maníaco… Lo que Roth plantea en este párrafo es un problema (tan inquietante como incitante) de primer orden: la relación del tema (aparente, parcial, secreto, evidente…) de una novela con su intención. Roth responde a sus acusadores elevando el desafío: apelando a su dignidad y su rigor como artista. De la sencilla moral del escándalo pasamos a la compleja moral del arte. 

7. La acusación de machismo contra las novelas de Roth tiene dos vertientes. La primera: sus mujeres no terminan de convencer a los lectores. Es un asunto muy serio y es mejor dejarlo para otro artículo, pero no sin dejar una píldora para la reflexión: las decisiones estéticas de un escritor exigente a menudo provienen de  una limitación imaginativa. La segunda (que sí le atañe a este artículo): muchos de sus personajes son machistas; si entendemos por “machista” la clase de varón que Roth describe por extenso en el párrafo citado, efectivamente lo son. La exploración del machismo, la elección del machismo como tema, ¿convierte a las novelas de un autor en machistas? 

8. Un novelista ambicioso juega con dos barajas. La primera es cierto compromiso con el mundo tal y como es. En este apartado no se pueden hacer trampas ni concesiones. La lectura de las novelas se dirime en la mesa de los adultos, y el lector serio no tolera que le cuenten mentiras; a la primera patraña, arrojan el libro por la ventana. La segunda baraja es la de las posibilidades, la exploración de mundos posibles, de la realidad tal y como podría ser, aquí la gradación es más amplia. Dovstoievski logró maravillas proyectando (en los discursos de sus personajes) mundos que no existían y pensando literariamente cómo llegar hasta ellos. Las dos barajas tienen las cartas marcadas: sólo un novelista inepto censurará el mundo tal y como es en su conjunto y elogiará sin fisuras el mundo que imagina posible. Una novela que denuncie el capitalismo sin incluir sus atractivos no valdrá un real, y cualquier exploración visionaria pierde fuerza si no podemos intuir las sombras (o la sangre) de su desarrollo y su implantación. Algunas de las novelas de Roth (pero no todas, Pastoral americana contiene varias líneas de fuga, Operación Shylock es un festival de variaciones imaginativas) se basan en un contraste crudo: persigue hasta el fondo con un naturalismo descarnado y desagradable el “mundo tal y como es”, y no nos permite la menor evasión visionaria. El resultado de graduar así la lente es la intensidad opresiva de El teatro de Sabbath o Patrimonio. Esta serie de decisiones estéticas (que sobrepasan en interés y complejidad a la mera elección del tema en un catálogo) “conducen” a una serie de novelas protagonizadas por algunos de los mayores “machistas” de la literatura contemporánea. Pero en la medida que lo que estas novelas proponen es la contemplación y el estudio de estas criaturas sin el bálsamo protector de la denuncia (ese sentirse superior), el contacto directo (agradable o desagradable), a pelo, se están exigiendo una formulación adulta y compleja de los problemas, están proponiendo un desafío estético. 

9. ¿Quién trabaja más por la higiene: quien niega la existencia de los microbios, quien exige su erradicación o quien se arremanga ante el microscopio para verle el último pelo (o lo que tengan) a esas criaturas hasta entender cómo actúan? A lo que se podría responder: “Claro, pero, ¿no podría parecerse más Roth al científico y estudiar a sus criaturas con frialdad evitando la empatía salvaje y la euforia que transmiten algunas de sus descripciones psicológicas? Pero, ¿cómo ser preciso negando la alegría que a los machistas les da serlo? Estás preguntas y respuestas que podríamos prolongar veinte páginas más indican que estamos ya fuera de la pueril pretensión de atribuirle un valor al libro por su tema. Algo similar ocurre con las novelas de George Eliot, de Virginia Woolf o de Iris Murdoch, cuyas páginas se separan tantas veces de las convenciones que es imposible afirmar con rotundidad si escriben libros feministas. O sí, pero esa calificación se juega capítulo a capítulo, página a página, párrafo a párrafo. Con resultado dispares, ambiguos y cambiantes. La novela no es trabajo para lectores con prisas, la novela es un asunto endiabladísimo. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gonzalo Torné

Es escritor. Ha publicado las novelas "Hilos de sangre" (2010); "Divorcio en el aire" (2013); "Años felices" (2017) y "El corazón de la fiesta" (2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jorge Isusi

    Cesar Aira ("El ensayo y su tema"): "Una diferencia entre ensayo y novela está en el lugar que ocupa el tema en uno y otra. En la novela el tema se revela al final, como la figura que ha dibujado lo que se escribió, figura que es independiente de las intenciones del autor, y casi siempre, si hubo alguna intención, la contradice. Lo literario de la novela, lo reconocemos en la postergación del tema, y en la alteración de las intenciones; cuando el tema se anticipa a la novela, y la intención se realiza, sospechamos con buenos motivos una deliberación de tipo comercial o mercenaria. En el ensayo es al revés: el tema está antes, y es ese lugar el que asegura lo literario del resultado".

    Hace 3 años 10 meses

  2. Alba Juan

    Es un tema que llevo pensando un tiempo. Lo cierto es que muchas veces argumentan que tal o cual libro es machista por su protagonista o su argumento, pero esta no me ha parecido nunca razón suficiente para abandonar un libro. Si leo acerca de la mentalidad de un asesino, de una sociopata, etc.. ¿Por qué no podria hacerlo de una persona machista? Los actos moralmente reprobables están dentro de la vida cotidiana, aunque no estés conforme con ello. Un saludo

    Hace 3 años 10 meses

  3. Alba Juan

    Es un tema que llevo pensando un tiempo. Lo cierto es que muchas veces argumentan que tal o cual libro es machista por su protagonista o su argumento, pero esta no me ha parecido nunca razón suficiente para abandonar un libro. Si leo acerca de la mentalidad de un asesino, de una sociopata, etc.. ¿Por qué no podria hacerlo de una persona machista? Los actos moralmente reprobables están dentro de la vida cotidiana, aunque no estés conforme con ello. Un saludo!

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí