1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Canciones de cuando éramos (más) libres

La condena al rapero Valtonyc por calumnias e injurias contra la Corona y enaltecimiento del terrorismo evidencia que algunos ámbitos judiciales son capaces de detectar guisantes de delito bajo quintales de papel de oficio

Xosé Manuel Pereiro 21/02/2018

<p>El Supremo confirma la pena de cárcel para el rapero Valtonyc.</p>

El Supremo confirma la pena de cárcel para el rapero Valtonyc.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí


“El rock consiste en cagarse en ellos, pero no basta con decirlo, tienes que sentirlo en las mismas entrañas”
Jack Black en School Of Rock (Richard Linklater, 2003)

  

Hans Christian Andersen escribió en 1835 La princesa del guisante, el cuento que describe el método para identificar a una verdadera princesa: la que tiene la piel tan fina y delicada que nota la dureza de un guisante colocado bajo una docena de colchones. La condena a tres años y seis meses al rapero mallorquín Valtonyc por delitos de calumnias e injurias graves contra la Corona y de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas evidencia que algunos ámbitos judiciales son capaces de detectar guisantes de injuria y enaltecimiento bajo quintales de papel de oficio. Curiosamente, ese sentido arácnido para detectar outsiders y bombistas del verso se ha desarrollado en los últimos y muy recientes tiempos. Esto pretende ser un repaso urgente, no exhaustivo –y desde luego no acusatorio– de canciones de cuando éramos (todos, músicos y público) más libres. 

Críticas a la religión mayoritaria

“Abre la puerta que soy el diablo y vengo con perras; / Abre chiquilla, / las piernas que vengo a clavarte semillas / como cada día en el infierno me aburría / y me fui de bar en bar;/ vi a la virgen María cansada de ser virgen, / metida en un portal”. En descargo de la estrofa podría alegarse que era del grupo que no por nada se llamaba Extremoduro, y que pertenecía a la banda sonora de El día de la bestia, la película satánica (y de Carabanchel) de Álex de la Iglesia. Quizá pasó desapercibida porque en ella –la película– había un cura bueno (vasco, pero bueno).

Hablando de vascos, Kortatu decía en 1992: “Yo mismo nací demonio / en la cruz colgado por los cojones/ me cristianizaron a hostias / santo, imbécil y callado / yo mismo nací demonio / morí a causa de cristo”. Quizá zafaron porque estaba en euskera y porque el tema Jaungoikoa eta lege zaharra (Dios y la ley vieja) era una crítica acerba al PNV. No era cuestión de sitio ni de época. 

Los vallecanos Ska-P también arremetieron lo suyo: “Apariciones de cristo, de la virgen / apariciones que son la puta risión / luego te venden litros de agua bendita / y muchas estampitas que te cuestan un cojón […] Soy testigo de ver a la virgen, y a cristo en una vespino / acababa de fumarme cuatro porros y tres litros de vino / jesucristo me pidió unos tragos y la virgen no paraba / de fumar y nos fuimos juntos hacer una bacanal”. 

Al lado de estas composiciones, las polémicas por el pregón del Entroido de Santiago de Compostela de este año, o el del disfraz de papamóvil del año pasado en el de A Coruña son pellizcos de monja, nunca peor dicho. Para aquellos que siempre argumentan que con Mahoma no se atreven (quienes sean), recordarles el primer hit de Siniestro Total: “Ayatolah, no me toques la pirola […] soy un enemigo de Alá / no me gustan la rumba ni el jazz”. Y para finalizar este apartado y dar paso al siguiente, una estrofa de Cicatriz (1984-1995) que no es un alarde de sutileza: “Hay que machacar al clero / matar a la policía / toda esa puta gente / no son más que porquería”. Si alguien quiere buscarles líos legales, 1995 no solo fue la fecha de extinción del grupo, sino del último de sus integrantes, todos por la heroína y sus consecuencias. 

Ataques a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado

Este es un género clásico en la música popular (incluso en la tradicional, para que nos vamos a engañar), y ya no hablamos del gansta rap. Ciñéndonos a la jurisdicción de los tribunales españoles y su interpretación variable de la libertad de expresión, lo curioso es que en los momentos más crudos de lo que vamos a llamar conflicto vasco o guerra del Norte, en los escenarios de allí o de allá, no se cortaban. “De qué se ha muerto este muerto? / de una bala en el pulmón / lo mató la policía / en una manifestación / la democracia funciona / y éste de que se murió? / fue porque le dio un infarto / se pasaron con la bolsa / porque no cantaba” (21, La Polla Records).

Lo de este grupo alavés era casi una especialización porque, sin abandonar el género, tenían temas sobre la corrupción (“Todo por la patria / todo por la pasta / todo por las leyes /y por los billetes / Protegiendo al ciudadano / a veces se os va la mano / todo por el bien común / y tu viejo que tal mea”, Todo por la patria) o las series televisivas y su influencia social (“Poli, mamá yo quiero ser poli/ contra el narcotraficante / y quedarme con la parte que me corresponde / Poli, mama yo quiero ser poli / acostarme con mil tías / con descuento y garantías en todos los puticlubs / ¡¡Mamá duerme tranquila, seré buen policía!! / Aceptar el soborno sin comerme la cabeza, / sacarme un sobresueldo de matón de discoteca /, alquilar pelis porno para ver con los colegas / tener una familia y un chalecito en la sierra”. Series de maderos)

Incluso tocaban un asunto tabú, las muertes autoinfligidas: “Funcionario público / vestido de paisano, / en estado de embriaguez / desenfunda el arma. / Dispara al suelo / sin causar heridos, / golpea los árboles / se aleja del lugar. / Sentado en su cuarto / siente la presión, / de la vida de ocupante / en esta tierra extraña. / Sabor a metal /entrando en su boca, / mueve un solo dedo / y esparce su cerebro”. (Solo un dedo).

 

No eran los únicos: En Hernani 15 de julio de 1984, Kortatu tenían un sueño, pero no se parecía mucho al que describió el Dr. King en las escaleras del monumento a Lincoln en 1963: “Un horrible sueño / mi cuarto en llamas / una granada / todo lo incendiaba. / Entre las llamas / yo disparaba, / sombras verdes / acechaban... / Ahora lo recuerdo, asesinos a sueldo / Buena recompensa por un etarra muerto”. 

Y los siempre explícitos Cicatriz (aunque el resto no es que fuesen crípticos) titularon Terrorismo policial una canción que rezaba: “Un cañón acaricia tu espalda / un temblor se apodera de ti / una voz te dice no te muevas /sabes bien que aquí puedes morir /Terrorismo policial /Terrorismo policial / Contra gritos de libertad”. 

Enaltecimiento

"Hoy puedes ser terrorista / solo por estornudar / Cualquiera que se resista / un terrorista será / ¡¡Todos somos terroristas!! / ¡¡Mecagüen los muertos!!” (Nadie es inocente). La Polla Records estaba muy lejos de sospechar que su hipérbole se acercaría bastante a la realidad. Ellos y sus compañeros de Rock Radical. Los más insistentes en este aspecto, Eskorbuto: “Están aplicando / la ley antiterrorista / detienen por la noche, / torturan todo el día. / No queremos sus tanquetas, / no queremos ver sus zetas” (Abajo la ley). “Hacienda cabrona, sube la renta, / así el poder adquiere mas poder, / crisis laborales, más obreros en las calles, / y mientras a ETA la llaman terrorista!” (Terrorista). No es que Eskorbuto fuesen especialmente abertzales (más bien no lo eran nada, y nunca tuvieron demasiado éxito en el País Vasco), pero tenían una experiencia personal claramente negativa. En 1983, cuando salían de grabar su primera maqueta, pasaron delante de una comisaría y su aspecto hizo que los detuvieran para identificarlos. La maqueta contenía tres temas: E.T.A., Rogad a Dios por los muertos y Maldito país España. Les aplicaron la Ley Antiterrorista y los tuvieron en los calabozos 36 horas. Nadie movió un dedo por ellos, pero a pesar de todo, aquello no tuvo consecuencias judiciales. Quizás la maquinaria judicial tenía problemas reales de los que ocuparse.

Amenazas a las autoridades y atribución de delitos

Aunque sea únicamente por una cuestión de marketing, lo cierto es que la música popular no suele escoger como temática la obediencia a la ley y la sumisión a los poderes constituidos. En ese aspecto, los 80 fueron realmente alegres. La Polla Records tenía claro el camino: “No quieres pobres en tu ciudad / capullo estúpido fascista / memo limpia tu cristal / la solución es una cámara de gas / con los políticos adentro” (La solución final), aunque también el resultado: “Estoy aquí y no tengo manera de salir / te digo, estoy aquí y estoy en este sitio solamente por soñar/ […] Yo decidí usar un arma / pero el diablo nunca descansa” (Tumba 37). Y volviendo a Cicatriz: “El ministro me da asco / y las pelotas le aplasto, / le tiro al suelo y / le meto una patada en el careto / No aguanto a esta sociedad, /goma 2 y a reventar!!" (Goma2) Una precisión para millennials: Goma2 no era la referencia a un tipo de explosivo cualquiera, sino a El explosivo. También hubo quien atribuía delitos a su propio gobierno, como Kortatu, que describía en Platinozko sudurrak al lehendakari Ardanza ofreciendo sustancias prohibidas a los miembros de su gabinete: "Ponen empeño y algo más, / ya que tienen para cada uno / tres rayitas / es el baile de la cocaína / en el gobierno vasco".

Injurias a la Corona 

Continuando con la línea de apuesta por el poder horizontal que caracterizaba el apartado anterior, por mucho que Elvis fuese El Rey y los músicos afroamericanos incorporen títulos nobiliarios a su nombre artístico, la monarquía no es de las instituciones preferidas por compositores, sobre todo desde que dejaron de existir los músicos de corte y los royals oyen lo que oyen como todo el mundo, en la intimidad, o frecuentando discotecas que no suelen destacar precisamente por la excelencia de sus playlists. Sintiéndolo mucho, las diatribas a la sangre azul son un must. Tanto que hasta podemos prescindir de los vascos a la hora de tomar unas muestras: “Su majestad, el Pueblo pa servir al rey / Su majestad, el Pueblo pa cumplir tu ley (…) El Rey, saltando por encima de la ley, / El Rey, simpático holgazán, el Rey” (Simpático holgazán, Ska-P). O “El sello del trono corrupciones y desfalcos, / el brillo de la corona lo pulió Francisco Franco, / amistades peligrosas que terminan entre rejas / y algún duque empalmado / al que le gusta meter la mano” (Come elefantes, El Drogas, aunque éste es navarro). 

Y, como era de prever, Albert Pla, que en su Carta al rey Melchor le hace al monarca una oferta que no debería rechazar: ser su yerno. “Yo por amor soy capaz de mandar a la mierda mis firmes principios de republicano / cambio de camisa y rindo pleitesía a la monarquía / que viva el amor que me convirtió en su esbirro majestad /sólo pensar que quisierais ser mi suegro majestad / yo ya le adoro yo le adulo y hasta le beso el culo”. Aunque los pioneros, los que iniciaron todo, en una gabarra rumbo a Westminster, fueron ellos, los Sex Pistols: “Dios salve a la reina / a su régimen fascista / te convirtió en un / subnormal / una bomba de hidrógeno en potencia”. Consiguieron ser arrestados, pero no condenados. Aficionados. 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fer

    Prohibir "eso" nos hace un favor a todos. Para que se entienda "vaya mierda". Punk? Que hay más punk que meterlos en la cárcel más de tres años y tomarse unas cervezas después. Eso es punk.

    Hace 3 años 9 meses

  2. Óscar

    He echado de menos de Distorsion: - Suben y Bajan: "Han venido a vivir unos maderos junto a mí pero se van a arrepentir, van a tener que sufrir". "Una mañana el madero temprano fue a currelar, pero al montar en el coche tenía una bomba a punto de explotar. A los maderos del segundo les llegará su turno, van a sufrir. Cuando les llegue su turno a los maderos del segundo, lo que me voy a reir" - Generales Anormales: "¿Da su permiso mi general para clavarle este puñal, destrozarle cuantos dientes hasta matarle lentamente? Hay que eliminarlos a todos de la faz de la Tierra porque si no acabaremos con el mundo en guerra"

    Hace 3 años 9 meses

  3. JUANMA74

    Hijo puta te llamé, asesino del poder Cerdo. imbecil y ladrón. Gusano con pies Cuando era más joven yo te quería matar Era un intolerante fácil de adoctrinar Pero ahora he cambiao, se lo que hacer Y que decir y digo: Viva España y viva el rey - viva dios, viva la ley Al servicio y siempre fiel mi prostitución Se produjo un cambio en cuanto tuve pasta Un poco de comodidad te quita la ignorancia Pido tu perdón con el corazón Perdón, perdón, perdóname cabrón Me arrepiento de lo que dije, lo dije sin reflexionar ¿Por qué no lo olvidamos todo? Estoy aprendiendo a bailar Pido tu perdón con el corazón Perdón, perdón, perdóname cabrón Hijo puta te llamé, asesino del poder Cerdo. imbecil y ladrón. Gusano con pies Cuando era más joven quería matarte Aunque tontamente fue fácil comprarme Viva España y viva el rey - viva dios, viva la ley Al servicio y siempre fiel mi constitución Me arrepiento de lo que dije, lo dije sin reflexionar ¿Por qué no lo olvidamos todo? Estoy aprendiendo a bailar No debí llamarte asesino hijo de puta, cerdo, ladrón corrupto Ni gusano repugnante, muerete

    Hace 3 años 9 meses

  4. Quino

    Vaya repaso más exquisito al punk que te has marcao, amigo autor!!! vaya, que me he ventilao las birras que me quedaban en casa con este artículo. Trato de huir de la nostalgia, pero ... que buenos tiempos!!!

    Hace 3 años 9 meses

  5. Emilio

    Antes que la represión...incluso el libertinaje es mejor

    Hace 3 años 9 meses

  6. Otro

    La canción de Terrorismo Policial es de os míticos RIP y no de Cicatriz. Aparte de esto, se recuerda con nostalgia aquellos tiempos en los que parecía que podíamos ser libres. Menuda involución. Un saludo.

    Hace 3 años 9 meses

  7. Otro

    La canción de Terrorismo Policial es de os míticos RIP y no de Cicatriz. Aparte de esto, se recuerda con nostalgia aquellos tiempos en los que parecía que podíamos ser libres. Menuda involución. Un saludo.

    Hace 3 años 9 meses

  8. Otro

    La canción de Terrorismo Policial es de os míticos RIP y no de Cicatriz. Aparte de esto, se recuerda con nostalgia aquellos tiempos en los que parecía que podíamos ser libres. Menuda involución. Un saludo.

    Hace 3 años 9 meses

  9. Uno

    Efectivamente. Pero trankis ke Europa nos salvará, no podrán seguir tolerando tanto autoritarismo. Seguro que no. Fijo.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí