1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Uber y su modelo, en disputa global

La llamada “economía colaborativa” o gig economy va colonizando cada vez más aspectos de nuestras relaciones sociales: la disputa no ha hecho más que comenzar

Àngel Ferrero 30/01/2019

<p>Cliente esperando la llegada de un VTC. </p>

Cliente esperando la llegada de un VTC. 

Mark Warner

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La huelga convocada por los taxistas en protesta por la competencia de las compañías que operan con licencias de vehículo de transporte con conductor (VTC) –la que utilizan Uber y Cabify– ha provocado un acalorado debate en la opinión pública sobre este servicio y su significado más allá del sector. Los taxistas no lamentan sólo la competencia desleal de este tipo de servicio tal y como está actualmente regulado en España, sino que muchos de ellos alertan de que son punta de lanza de un modelo de economía que contribuye a socavar derechos laborales duramente conquistados hace décadas y a erosionar el tejido social –no por casualidad el fenómeno ha sido bautizado como “uberización”–. Fundada en 2009 por el estadounidense Travis Kalanick y el canadiense Garrett Camp, la polémica ha acompañado a Uber allí donde se ha instalado –y ya lo ha hecho ya en 785 áreas metropolitanas en todo el mundo– y otras empresas han seguido su modelo.

Uno de los principales puntos de conflicto entre las autoridades reguladoras y la compañía es precisamente su modelo de negocio, en el que originalmente cualquiera puede darse de alta como conductor si cumple unas condiciones mínimas legales y unos requisitos simples de edad y salud, y posee un vehículo en buenas condiciones, sobre el que ha de fijar el emblema de la compañía. Uber considera a sus conductores como contratistas independientes y no como empleados de la compañía, y, en consecuencia, ha mantenido que están exentos de operar con las licencias correspondientes y de recibir la protección correspondiente recogida por la legislación laboral –compensación por despido, bajas médicas, derecho a organizarse sindicalmente para negociar salarios y jornadas de trabajo– como trabajadores de la empresa. En el argot –algunos lo llamarían “neolengua”– de la empresa, los conductores no son “despedidos”, sino “desactivados”. De este modo, los costes de mantenimiento del automóvil se desplazan también a los conductores. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó sin embargo en diciembre de 2017 que Uber es una compañía de transporte y, por lo tanto, está sujeta a la regulación del sector en los estados miembro de la Unión. Antes del dictamen del TJUE los tribunales suspendieron el servicio de Uber en Bruselas (abril de 2014), Frankfurt (marzo de 2015) y Portugal (diciembre de 2017), y la empresa dejó de ofrecer sus servicios en Bulgaria (septiembre de 2015), Hungría (julio de 2016) y Dinamarca (abril de 2017) por decisiones judiciales que limitaban su actividad o la declaraban directamente ilegal.

Desde la sentencia de 2017 del TJUE, Uber se han visto obligadas en Europa a ajustarse a las normativas de los países miembro de la UE y solicitar licencias para operar

Desde la sentencia de 2017 del TJUE, Uber –y las compañías que siguen su modelo– se han visto obligadas en Europa a ajustarse a las normativas de los países miembro de la UE y solicitar licencias para operar. Lo que no ha significado, ni mucho menos, el fin del conflicto. El año pasado, sin ir más lejos, además de la de los taxistas españoles hubo protestas de los taxistas belgas contra Uber en marzo, y en abril la compañía se vio obligada a suspender el servicio en Grecia después de que se implementase una nueva regulación que obliga a los coches a comenzar y finalizar el viaje en las instalaciones donde se aloja el parque de vehículos de la empresa, una medida que también se reclama desde el sector del taxi en España. La lista de conflictos entre Uber y las autoridades reguladoras es tan larga, y los procesos judiciales tan prolijos, que cuenta incluso con una entrada propia en Wikipedia y otra en español donde se recogen algunos de los casos de América Latina.

Los usuarios que se registran como conductores son sometidos a un control que no ha evitado sin embargo que se produjeran casos de abusos sexuales y violaciones

Los usuarios que se registran como conductores son sometidos a un control que no ha evitado sin embargo que se produjeran casos de abusos sexuales y violaciones. El más sonado fue en Nueva Delhi, donde una violación cometida por un conductor de Uber llevó a la suspensión temporal del servicio en el año 2011, pero no el único: en 2015 hasta 32 conductores de Uber fueron acusados de violación y abusos sexuales en Reino Unido, y entre 2014 y 2018 al menos 103 conductores de Uber han sido acusados de los mismos delitos en EE.UU. según una investigación de la CNN, ya que la empresa, como denunciaba la edición estadounidense del Huffington Post en mayo, no comparte la información sobre los incidentes reportados. En España, una usuaria que denunció un caso de acoso sexual en Cabify recibió por respuesta un vale de descuento del 15% en tres viajes. Uno de los casos más graves sucedió la tarde y noche del 20 de febrero de 2016, cuando Jason Brian Dalton, un conductor de Uber, asesinó a 6 personas e hirió a otras 2 más en Kalamazoo, Michigan. Dalton compaginó sus asesinatos mientras realizaba servicios para Uber, que volvió a estar en el foco de la crítica por no realizar los controles necesarios a los empleados que contrata. Sin alcanzar el delito, tanto los taxistas como algunos antiguos conductores de este tipo de servicios denuncian malas condiciones laborales y señalan, en particular, que las largas horas de trabajo a la que los conductores con frecuencia se someten generan fatiga y ponen en riesgo tanto su seguridad como la de los viajeros al incrementar las posibilidades de accidentes. Asociaciones como EliteTaxi han publicado en sus cuentas en redes sociales pruebas fotográficas y en vídeo de situaciones que potencialmente podrían suponer un riesgo para los usuarios. El estrés es otro de los problemas denunciados por los conductores de estos servicios, sometidos a la presión constante de las valoraciones de los usuarios a través de la aplicación.

Movilidad, medio ambiente, financiación

Además de las cuestiones relativas a las licencias con las que operan Uber y otros servicios similares, este tipo de empresas también son polémicas por otros motivos, como por aumentar la congestión del tráfico en las grandes ciudades –lo que, además de las evidentes repercusiones en la movilidad urbana, tiene un impacto económico, medioambiental y en la salud pública–, desincentivar el uso del transporte público o establecer un sistema dinámico de precios, por el cual las tarifas, que a diferencia del taxi no están reguladas, varían dependiendo de la oferta y la demanda en el momento en que el usuario efectúa su reserva. El principio de este sistema consiste en que, cuando no hay suficientes conductores en una zona, las tarifas se incrementan como un incentivo para que los conductores de la compañía se dirijan allí y reducir así la demanda, que luego retornaría en teoría a sus precios originales. Pero además de las sorpresas de última hora para los propios usuarios, cuyas quejas acostumbran a quedar únicamente reflejadas a través de las redes sociales, los medios han señalado cómo las tarifas para este tipo de compañías se han disparado en situaciones de emergencias como el huracán Sandy o el atentado en el puente de Londres de junio de 2017, precisamente el tipo de casos en los que el colectivo de taxistas se suma a los esfuerzos de las autoridades ofreciendo sus servicios de manera gratuita.

La protección de datos es otra de las cuestiones que ha generado preocupación entre usuarios y especialistas legales. En 2011 se hizo público que Uber dispone de un programa, llamado “visión de dios”, capaz de rastrear los movimientos de sus usuarios, y que algunos empleados de la compañía lo habían utilizado para seguir los trayectos de políticos y periodistas, además de ciudadanos anónimos, por diversión. En Estados Unidos también se descubrió que Uber saboteó en 2014 a dos competidores, haciendo que sus empleados contratasen servicios a Gett (en Nueva York) y Lift (en San Diego) que luego cancelaban. Además de perjudicar obviamente a las compañías rivales, Uber aprovechó la situación para presentarse a los conductores de Gett y Lift como una opción a tener en cuenta. Finalmente está el aspecto económico. En noviembre de 2014, la filtración de los Paradise Papers reveló que Uber utiliza compañías offshore para no pagar impuestos. Después de repetidas denuncias, Cabify decidió el pasado mes de julio trasladar su sede fiscal a Madrid desde Delaware, considerado un paraíso fiscal.

Las presiones políticas son uno de los aspectos menos comentados de este tipo de empresas. Uber se registró en como lobby ante la Unión Europea en el año 2014 con dos únicos empleados, Laurin Sepoetro y Marius Macku, aunque las inversiones no han parado de aumentar desde entonces, como demuestran los datos recogidos por LobbyFacts.eu. La compañía estadounidense invirtió más de 800.000 euros en esta labor en el año fiscal de 2017 y se ha reunido hasta en 59 ocasiones con miembros de la Comisión Europea desde que se registró como lobby. Un reciente artículo de la revista Forbes revelaba cómo los especialistas en los lobbies de Uber y Lift (pero sobre todo la primera) han superado a sus homólogos de la industria tabaquera y armamentística en el objetivo común de modificar las leyes de algunos estados estadounidenses a su favor. Según un estudio de la Public Welfare Foundation, en 2016 Uber invirtió 370 millones de dólares en estas actividades, superando a Walmart (182 millones), Microsoft (157 millones), Amazon (73 millones) y Lyft (108 millones). En 2016 Uber tuvo que pagar una multa de 98.000 dólares a Nueva York por no haber proporcionado las cifras correctas de sus actividades de lobbyng, que redujo en 6,3 millones. 

En 2011 se hizo público que Uber dispone de un programa, llamado “visión de dios”, capaz de rastrear los movimientos de sus usuarios, y que algunos empleados de la compañía lo habían utilizado para seguir los trayectos de políticos y periodistas

Como en el campo de las relaciones públicas, Uber y Cabify llevan a cabo efectivas campañas de publicidad que las presentan como empresas flexibles y modernas que facilitan la vida a los usuarios, la oposición a las cuales equivale, por extensión, oponerse al progreso tecnológico (“no se puede poner puertas al campo” y otros lugares comunes vistos estos últimos días en las redes sociales), una resistencia fútil que prácticamente equipara a los taxistas con los luditas británicos. Los protocolos de Cabify exigen a sus trabajadores que formulen una batería de preguntas a quienes contratan sus servicios, vistan con corrección y les ofrezcan una botella de agua, tres aspectos resaltados por muchos usuarios cuando comentan su experiencia desde sus cuentas en redes sociales. En sociedades como las occidentales, marcadas por el individualismo y la atomización, muchos de los clientes, como ocurre en otros sectores afectados por la economía low cost, parecen aspirar a vivir el sueño de ser rico –que te lleve un chófer con traje y corbata en un coche con los cristales tintados, que te ofrezca una botella de agua y la música que quieres, que no te hable durante el trayecto, etcétera– por unas horas a un precio asequible. El coste para los trabajadores de esos mismos servicios queda, como siempre, oculto. Un exconductor de Cabify entrevistado el año pasado por Públic la edición catalana del diario Público– confesó que después de varios meses sometiéndose al protocolo de la empresa se sentía “como un autómata” o “un robot”. “Todo muy bonito por fuera: camisa, corbata… pero después está el trato con los conductores: todos están amenazados. O haces 3.500 euros de caja o vas a la calle, o haces 12 horas de trabajo o vas a la calle”, lamentaba otro exconductor de Cabify en ese mismo artículo al agregar que las condiciones son tan malas que la rotación de trabajadores es constante y “tal y como entran salen”. “No hay conductores profesionales, no se hacen clases ni cursos de formación: todo lo que piden son los puntos del carnet de conducir y los antecedentes penales, pero no sabes si ese conductor sabe conducir o no”, denunciaba al añadir que “contratan a quien sea, no hay pruebas de selección, psicotécnicos… yo he visto coches de seis meses con el embrague roto porque mucha gente no sabe conducir, no hacen pruebas, cogen al primero que hay.”

Son muchos los aspectos en que Uber y su modelo están en disputa en todo el mundo. Teniendo en cuenta cómo las plataformas de la llamada “economía colaborativa” o gig economy van colonizando cada vez más aspectos de nuestras relaciones sociales –Airbnb, Glovo o Deliveroo son las más conocidas–, la disputa no ha hecho más que comenzar.

La huelga convocada por los taxistas en protesta por la competencia de las compañías que operan con licencias de vehículo de transporte con conductor (VTC) –la que utilizan Uber y Cabify– ha provocado un acalorado debate en la opinión pública sobre este servicio y su significado más allá del sector. Los taxistas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Àngel Ferrero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Excelente trabajo.

    Hace 2 años 8 meses

  2. José Lázaro

    En todos estos temas se echan de menos las referencias a los elementos fundamentales y a los parámetros q nos damos como sociedad para entender las cosas. Hace mucho, pero que mucho tiempo, siendo casi un crío, no entendía como había gente que desde posiciones digamos progresistas hablaban de la economía colaborativa (el trueque por aquel entonces) como si fuera la panacea. La utilización del dinero como herramineta de cambio y de los impuestos como manera de afrontar proyectos comunes, a la vez q de participar en una más que necesaria redistribución de la riquieza, eran obviados. Entendía, q a escala local, en tu barrio o en tu iglesia. la idea de ayudarse unos a otros, era perfecta. Pero a escala global suponía un retroceso increible. Bueno, pues estás maravillosas plataformas, q algunos halagan, son elementos q simplemente explotan al individuo, le sustraen todos sus derechos, no participan del pago pero sí del uso de los bienes comunes, y acaban convirtiéndose en monstruos. Pero lo sorprendente, es q son las almas cándidas las q las defienden.. Y lo peor de todo es que cuando se imponen, ni aunque quieras puedes prescindir de ellas. España está en un momento crucial, no para poner barreras a la tecnología ni para favorecer ciertas malas praxis q siempre se han dado en sectores regulados, pero sí para asegurarse q si alguien quiere dar un servicio sobre el asfalto y hacerlo a través de alguien que proporcione ese servicio al cliente, la empresa debe pagar los impuestos que les corresponden y el trabajador tiene q tener el status de trabajador, no de esclavo.. Si regulamos eso, el resto debería ser sana competencia. Si no lo hacemos, estaremos alimentando al monstruo.

    Hace 2 años 8 meses

  3. juan carlos

    menuda tontería de articulo

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí