1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué es el ‘corbynismo’?

Extracto del libro ‘De las calles a las urnas: nuevos partidos de izquierda en la Europa de la austeridad’, coordinado por Pablo Castaño

Lewis Bassett 3/07/2019

<p>Jeremy Corbyn</p>

Jeremy Corbyn

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El crecimiento electoral de la extrema derecha en varios países europeos está recibiendo una creciente atención mediática, pero ¿qué está pasando a la izquierda del tablero político? Además de Podemos y sus aliados, Francia Insumisa, el Bloco de Esquerda, Syriza y el Partido Laborista británico siguen siendo partidos clave en sus países. El libro De las calles a las urnas: nuevos partidos de izquierda en la Europa de la austeridad (Akal), coordinado por Pablo Castaño, pretende ofrecer un análisis accesible y riguroso de estas fuerzas políticas, que permita aprender de sus éxitos y sus errores. Publicamos en CTXT “¿Qué es el corbynismo?”, el capítulo del investigador y activista Lewis Bassett sobre la revolución protagonizada por Jeremy Corbyn en el laborismo británico.

***

Antes de las elecciones generales de 2015, gran parte de la izquierda de Reino Unido soñaba con una “Syriza británica”. No nos podíamos imaginar que unos años después nuestro caso sería un ejemplo para la izquierda en Europa y más allá, como lo es hoy. Quien menos se lo habría imaginado es Jeremy Corbyn, el entonces diputado izquierdista y relativamente desconocido de Islington Norte, que desde septiembre de 2015 lidera el Partido Laborista británico.

 […]

Jeremy Corbyn, “A new kind of politics”

Después de un lamentable resultado en las elecciones generales de 2015, a las que el Partido Laborista se presentó con un programa pro-austeridad y antimigrantes, emergió el corbynismo. Las primarias para la elección del líder laborista ese mismo año atrajeron a multitudes de simpatizantes, que llevaron al hasta entonces inofensivo diputado raso de una posibilidad entre 100 de ganar hasta una aplastante victoria por casi el 60% de los votos, a pesar de las protestas de muchos diputados laboristas y la indignada incredulidad de los medios de comunicación del establishment. Empujado por el apoyo popular, la campaña de primarias de Corbyn fue una demostración del arte de lo imposible. El movimiento se alimentaba de tres corrientes, como explica Nunns:

“La más importante venía del partido mismo, cuyos afiliados se volvieron bruscamente contra el Nuevo Laborismo. La segunda corriente de apoyo venía de los sindicatos; era la culminación de 15 años de evolución hacia la izquierda. La última corriente tenía su origen en los movimientos sociales y activistas de la izquierda en un sentido amplio, sobre todo del movimiento anti-austeridad”[1].

[…]

Los primeros tres años de Jeremy Corbyn a la cabeza del Partido Laborista han sido definidos por las dinámicas observables en las primarias de 2015, en las que fue elegido por primera vez: la oposición interna del grupo parlamentario y la maquinaria del partido y la oposición externa de la mayoría de los medios de comunicación, combinadas con el apoyo masivo de los afiliados y los principales sindicatos.

[…]

Mal preparado, Corbyn empezó a sufrir inmediatamente ataques por parte de la prensa y del partido –tanto de la burocracia como de los diputados–. Además de la necesidad de un equipo competente y leal, al principio les negaron incluso tener ordenadores a Corbyn y su viejo aliado John McDonnell. Tras hacer campaña por la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea y perder en el referéndum de junio de 2016, Corbyn se enfrentó a una serie de dimisiones de su gobierno en la sombra, organizadas con el objetivo de conseguir el máximo impacto mediático y acompañadas de una moción de censura interna que consiguió el apoyo de 172 diputados laboristas. El terreno estaba preparado para otras primarias, con Owen Smith como candidato del establishment del partido –un hombre que afirmaba apoyar las propuestas políticas de Corbyn pero creía que él tenía la capacidad de liderazgo necesaria para llevarlas a la práctica–. La deprimente campaña de Smith mostró lo contrario y provocó un nuevo incremento de la afiliación al partido, al que se unieron miles de nuevos simpatizantes de Corbyn. A pesar de los esfuerzos legales y burocráticos para reducir su apoyo, el resultado fue un incremento del 2% en la mayoría que Corbyn había obtenido el año anterior. Las segundas primarias incrementaron la confianza de la izquierda laborista y permitieron a la dirección reorganizar el grupo parlamentario y parte de la burocracia del partido. Sin embargo, el gran salto adelante de la izquierda se produjo en la campaña de las elecciones de 2017.

“Nunca había visto algo así”, me dijo Chris Williamson, diputado por Derby Norte y fiel defensor de Corbyn. “Había una energía intensa. Algunos días teníamos a cientos de personas pegando carteles a la vez, nos quedábamos sin casas a las que llamar”. Un elemento fundamental en la campaña fue Momentum, una organización extrapartidista que emergió durante las primarias de 2016 y que movilizó a la militancia laborista utilizando técnicas importadas de la campaña de Bernie Sanders. Momentum también ganó la batalla en internet, produciendo contenidos que alcanzaron a un tercio de los usuarios de Facebook en Reino Unido. La maquinaria del partido siguió desviando recursos electorales a candidatos laboristas de derechas, al tiempo que un grupo de diputados opuestos a Corbyn retiraba cualquier mención al líder o incluso al Partido Laborista de sus campañas locales, a la espera de la inevitable derrota. El resultado fue muy distinto: los conservadores perdieron 15 escaños, lo que obligó a Theresa May a llegar a un acuerdo parlamentario con el Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte. Los laboristas ganaron 31 escaños, consiguiendo su mayor incremento en votos desde 1945.

[…]

El paisaje mediático

Una peculiaridad de la política británica es la orientación extremadamente derechista de la prensa y su capacidad para fijar la agenda política en Westminster. El papel de la prensa como perro guardián del establishment británico fue evidenciado por un estudio realizado por la London School of Economics (LSE), que reveló que “Corbyn fue minuciosamente deslegitimado como actor político desde el momento en que se convirtió en un candidato importante y más aún después de su elección como líder del partido”[2]. El estudio demostró que el 57% de la cobertura mediática de Corbyn era crítica o antagonista, mientras que sólo el 8% era positiva. La balanza también estaba desequilibrada contra el líder laborista en publicaciones supuestamente de centroizquierda como The Guardian. Los resultados eran aún peores en las páginas de opinión del diario, en las que el 67% del contenido era negativo. Dejando de lado los titulares directamente hostiles y frecuentemente absurdos en medios de derecha (“Corbyn, la mascota de Putin” y “El trosko escandaloso” son algunos ejemplos), la opinión publicada en los periódicos liberales contribuyó al alejamiento de la audiencia que simpatizaba con el Partido Laborista.

[…]

No resulta sorprendente que muchos simpatizantes laboristas hayan buscado otros medios de comunicación. Una multitud de nuevos medios en internet ha seguido la curva del ascenso de Corbyn. En el apogeo del “golpe” fracasado contra Corbyn que tuvo como consecuencia un segundo proceso de primarias en 2016, el periódico online The Canary alcanzó más de 7,5 millones de visitas, superando la audiencia de periódicos como The Economist y The Spectator. […]. Por otro lado, la web Novara Media ha apoyado al Partido Laborista de Corbyn a la vez que desarrollaba los recursos intelectuales del movimiento.

[…]

Quizá la innovación táctica más brillante del corbynismo ha sido la atención dedicada por Jeremy Corbyn y el movimiento que lo apoya a las redes sociales. Durante la campaña de las elecciones de 2017, los vídeos de Momentum en Facebook consiguieron un total de 23 millones de visionados de 12,7 millones de usuarios únicos. […] El contenido de Momentum en redes sociales superó al de cualquier partido, con una difusión conseguida casi exclusivamente gracias a las interacciones entre los usuarios, que compartieron masivamente estos contenidos. Por su parte, los conservadores centraron sus mensajes de campaña en el brexit y gastaron 2,1 millones de libras sólo en Facebook –frente a la factura laborista de 500.000 libras–.

[…]

El lenguaje del corbynismo

[…]

La apuesta de Theresa May [al convocar elecciones anticipadas en 2017] era aprovechar la ventaja de veinte puntos de su partido sobre los laboristas en las encuestas, utilizando el brexit para atraer a votantes tradicionales de estos últimos. Sin embargo, una vez que el Partido Laborista publicó su programa y la legislación electoral obligó a los medios a dedicarle el mismo espacio a los mayores partidos, Jeremy Corbyn pasó a la ofensiva. Sólo dos años antes, Ed Miliband había sido acusado de ser un izquierdista peligroso por proponer la congelación de los precios de la energía (una medida adoptada posteriormente por los conservadores). En 2017, Corbyn se ganó sus credenciales anti-establishment con propuestas que hasta entonces eran tabú, como la propiedad pública de los servicios de agua y electricidad, una política que resultó contar con un amplio apoyo popular.

[…]

Más que probar que un Gobierno laborista liderado por Jeremy Corbyn era una posibilidad seria tras las elecciones, el lenguaje utilizado por el Partido Laborista durante la campaña consiguió detener el intento de Theresa May de promover lo que Stuart Hall denominó “populismo autoritario”, una estrategia ideada por Thatcher, aunque envuelta esta vez en el ambiente melancólico y proteccionista del brexit[3]. Por el contrario, la interpretación de clase del “pueblo” propuesta por el Partido Laborista de Corbyn –representada en su eslogan “Para la mayoría, no para unos pocos”– consiguió arrebatar a la “clase obrera blanca” el papel de reyes del Reino Unido post-brexit. El líder laborista se mostró cómodo en su postura a favor de que las personas trans puedan modificar libremente su género legal, a pesar de la oposición de parte de la izquierda, y su programa electoral adoptó una posición progresista respecto a los derechos LGTBI. En el mismo sentido, Corbyn propuso nombrar a un comisionado especial contra la violencia machista y financiar de forma adecuada alojamientos para mujeres víctimas de violencia, dos reivindicaciones del movimiento feminista. En resumen, en las elecciones de 2017 se enfrentaron dos concepciones del pueblo: el tradicionalismo de los tories contra un Partido Laborista que estaba cómodo en las luchas relacionadas con la identidad propias del Reino Unido contemporáneo, enmarcándolas en una visión de clase de la desigualdad.

[…]

La hipótesis de Corbyn

¿Puede Jeremy Corbyn transformar el país de la misma manera que ha transformado su partido? ¿Cuál es su plan? Las principales propuestas de gasto del programa electoral de 2017 son 25.300 millones de libras para educación, incluido eliminar las tasas universitarias; 7.700 millones en sanidad y servicios sociales (socializando gran parte del trabajo de cuidados, que suele ser realizado de forma gratuita por mujeres); 4.600 millones para empleo y pensiones; eliminación del techo de salario en el sector público, y otros compromisos valorados en 11.000 millones. Estos gastos se equilibran con subidas de impuestos a las empresas y a los más ricos. Con un Gobierno laborista, el impuesto sobre sociedades volvería a su nivel de 2011 (26%) en 2021, lo que aún mantendría al Reino Unido varios puntos por debajo de Francia y Alemania, y muy por detrás de la tierra de la libre empresa, Estados Unidos, donde el impuesto es del 39%. El programa electoral propone recaudar 6.400 millones de libras mediante un impuesto sobre la renta dirigido al 5% de los contribuyentes que gana más, además de conseguir 6.500 millones mediante la lucha contra el fraude fiscal[4]. Estas políticas están basadas en proyecciones económicas actuales, pero “sólo Dios sabe en qué situación van a estar el brexit y la economía” cuando se celebren nuevas elecciones, como me dijo un asesor laborista.

[…]

Desde las elecciones de 2017, el responsable económico del Partido Laborista, John McDonnell, ha iniciado una serie de reuniones informales con empresarios, una especie de guerra de posiciones con los capitalistas británicos complementada con té y galletas. McDonnell me contó lo siguiente:

“Les estoy diciendo […] “probablemente os esperáis a un marxista loco si leéis el Daily Telegraph, pero en realidad lo que estamos haciendo, con el sistema que proponemos, es que vuestra inversión con nosotros va a tener un retorno seguro a largo plazo. […] Vamos a hacer planes explicando todo lo que vamos a hacer. Con nosotros no va a haber sorpresas, vais a saber exactamente lo que haremos, os opondréis a algunas cosas, pero apoyaréis la mayoría de las medidas porque os interesará a vosotros también”. Evitando la confrontación con ellos te aseguras de que haya cierta estabilidad, que no tendremos tasas de interés altas, etcétera”.

Además de este compromiso keynesiano, el Partido Laborista planea recuperar la propiedad pública de los servicios de energía, agua, correos y ferrocarril, propuestas que cuentan con un amplio apoyo popular. Una investigación de 2017 sobre modelos alternativos de propiedad[5] marca el camino del Partido Laborista respecto a la propiedad pública. McDonnell me contó que el proyecto no incluye más nacionalizaciones sino financiación pública a través del Banco Nacional de Desarrollo destinada a doblar el tamaño del sector cooperativo. Quizá la propuesta laborista más radical ha sido la de exigir a todas las empresas británicas de más de 250 trabajadores la creación de un Fondo de Propiedad Inclusiva. El sistema, anunciado por McDonnell en septiembre de 2018, implicaría que estas grandes empresas transfieran cada año y durante diez el 1% de su propiedad al fondo, cuyos dividendos se repartirían entre los trabajadores y el Estado. El fondo, que adquiriría progresivamente el 10% de la propiedad de cada gran empresa, sería gestionado por trabajadores que tendrían los mismos derechos que los accionistas. Según el Partido Laborista, este fondo afectaría a 10,7 millones de trabajadores y en los primeros cinco años obtendría 4.000 millones de libras en dividendos. Tras las reacciones enfurecidas de representantes de las empresas, McDonnell declaró al Financial Times que estaba dispuesto a escuchar otras ideas para que los trabajadores consiguiesen más poder en los consejos de administración, pero que el principio se mantendría. “Decidme otra manera de hacerlo que sea práctica, pragmática y en línea con [nuestro objetivo], y perfecto, la escucharemos”[6]. La propuesta de McDonnell está inspirada en el Plan Meidner adoptado a finales de los años setenta por la Landsorganisationen sueca, una federación sindical, pero fue abortado por la resistencia a la que se enfrentó[7].

[…]

Perspectivas de futuro

Las líneas divisorias izquierda-derecha dentro del laborismo han cristalizado en la discusión sobre el brexit, como muestra, por ejemplo, la dimisión en marzo de 2018 de Owen Smith de su posición en el grupo parlamentario para hacer campaña por la anulación del resultado del referéndum. De la misma manera, ocho diputados laboristas –de los que la mitad habían sido repudiados por la militancia de sus respectivas circunscripciones– rompieron con el partido en febrero de 2019 y se unieron a un puñado de parlamentarios conservadores para formar el Grupo Independiente, alegando el brexit y casos de antisemitismo en el Partido Laborista para justificar su decisión. Por ahora el grupo no ha propuesto ninguna política, afirmando que hacerlo sería anticuado[8].

En relación al brexit, la posición del Partido Laborista está entre dos precipicios: por un lado, el miedo acerca del impacto en la economía de la salida de la Unión Europea y el carácter cosmopolita de quienes votaron por quedarse; por otro, el cálculo electoral relativo a la concentración de partidarios del brexit en circunscripciones clave para conseguir la mayoría parlamentaria, muchas de ellas en regiones que han sufrido la desindustrialización. El laborismo esperaba que las dinámicas relacionadas con el brexit desembocasen en unas elecciones anticipadas, algo que parece improbable en el momento de escribir estas líneas. El punto de presión clave en las negociaciones con Bruselas ha sido Irlanda del Norte, donde una frontera dura entre la República de Irlanda y el Ulster se considera impracticable y peligrosa (por su impacto en el proceso de paz), mientras que una frontera en el mar de Irlanda, que separe la isla de Irlanda del resto de Reino Unido, es firmemente rechazada por el Partido Unionista Democrático, aliado de los tories en Westminster. La Unión Europea se niega a moverse del acuerdo alcanzado con May, que mantendría la frontera irlandesa abierta, y un influyente grupo de diputados tories parece dispuesto a arrastrar a la primera ministra a un brexit sin acuerdo. Mientras el cronómetro avanza hacia el día en que el Reino Unido debe abandonar la UE y el Parlamento sigue bloqueado, el Partido Laborista de Corbyn ha manifestado su apoyo a un segundo referéndum. El anuncio de Corbyn, probablemente relacionado con la presión del ala derecha de su partido, es arriesgado desde el punto de vista electoral, y, teniendo en cuenta el actual reparto de fuerzas parlamentarias, es improbable que la propuesta sea aprobada.

Dando por hechos los constantes ataques de la prensa y a pesar de todas las dificultades, si el laborismo llega al gobierno, su prioridad será conseguir apoyo de los inversores, a la vez que obtiene resultados significativos en la reducción de la desigualdad social. Donde encuentre resistencia, el partido necesitará movilizar toda la fuerza de su apoyo popular. En este terreno, el modelo es el conflicto de Corbyn con el establishment laborista, que produjo las segundas primarias en 2016, y su espectacular campaña electoral de 2017 –aunque la escala tendrá que ser mayor y el compromiso incluso más profundo–. En el ámbito de los movimientos sociales, Momentum ha sido incapaz hasta ahora de proporcionar al corbynismo una dirección propia. Por el contrario, el proyecto de Corbyn se encuentra a la deriva en las aguas del Parlamento, estrangulado por el Brexit y con poca potencia política. Hasta ahora, los dos motores gemelos del Partido Laborista de Jeremy Corbyn han sido su programa, que ha conseguido despertar las esperanzas de los trabajadores británicos, y el lenguaje populista del partido, que tiene como objetivo movilizar a los simpatizantes contra “el establishment”. Esperemos que la evolución de los acontecimientos devuelva estos factores a una posición central.

Mirando hacia delante, si las políticas de Corbyn y McDonnell son exitosas en el medio plazo, conseguirán una reconstrucción significativa de la fuerza de la clase trabajadora, tanto en la esfera legal como en los centros de trabajo. Aunque mucha de la retórica sobre un “New Deal ecológico” adoptada por Corbyn en las primarias de 2016 desapareciese del programa electoral de 2017, parte de ese discurso ha vuelto más recientemente, y los planes laboristas de inversión pública (a través de un Banco Nacional de Inversión) ofrecen los medios necesarios para una transición justa hacia una economía libre de combustibles fósiles. Queda por ver si todo esto puede conseguirse con la aceptación del capital y, si se consigue, por cuánto tiempo puede mantenerse este equilibrio entre los trabajadores y los inversores privados. En 1945, el laborismo puso las bases de más de veinte años de compromiso de clase en Reino Unido. Hoy, sin embargo, mientras el neoliberalismo agoniza, numerosos síntomas mórbidos están apareciendo por todas partes. Es en este contexto en el que el proyecto de Corbyn, como muestra del arte de lo imposible, ofrece esperanzas.


[1] A. Nunns (2018), The Candidate: Jeremy Corbyn’s Improbable Path to Power, Nueva York, OR Books.

[2] B. Cammaerts, B. DeCillia, J. Magalhães y C. Jiménez-Martínez (2016), Journalistic Representations of Jeremy Corbyn in the British Press: From Watchdog to Attackdog. Media@ LSE Report, LSE.

[3] S. Hall (1979), «The Great Moving Right Show», Marx Today 23, pp. 14-20. 

[4] Labour Party (2017), Funding Britain’s Future [https://bit.ly/2wELZkN]. 

[5] Labour Party (2017), Alternative Models of Ownership [https://bit.ly/2mOQJ2j]. 

[6] J. Pickard y G. Parker (2018), «Labour’s John McDonnell signals flexibility on workers’ share plan», Financial Times [https://on.ft.com/2GE6yD7].

[7] P. Gowan y M. T. Viktorsson (2018), «Revisiting the Meidner Plan», Jacobin [https://bit.ly/2EMfwvn].

[8]  BBC (2019), «What does the Independent Group stand for?» [https://bbc.in/2EybR2t].

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Lewis Bassett

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí