1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Fusaro como síntoma

El nuevo fascismo, el que tiene éxito, y por tanto el que debería alarmar, es el que sabe apropiarse de Gramsci y Marx

Alba Sidera 4/07/2019

<p>Diego Fusaro en 2018 en un debate televisivo del canal La7 Attualità.</p>

Diego Fusaro en 2018 en un debate televisivo del canal La7 Attualità.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

En Italia tenemos la sensación de que desde fuera nos miran mucho pero nos entienden poco. Nos pasó con Silvio Berlusconi, predecesor de Donald Trump en tantas cosas. Mientras aquí sufríamos sus políticas y, sobre todo, su capacidad para controlar el marco mental colectivo a través del monopolio mediático, su imagen exterior a menudo se reducía a la caricatura de un viejo verde. Y lo es, pero también ha sido quien ha pactado con la mafia y ha embarrado de corrupción todo lo público; quien ha elevado a categoría de orgullo nacional ser menefreghista y furbo –qué me importa la colectividad, lo que cuenta es tener dinero y ser más vivo que los demás–. Y, por supuesto, es el padre de todos los nuevos populistas de derecha y extrema derecha: sin su apadrinamiento, Matteo Salvini no hubiera podido reconvertirse en ultranacionalista italiano y aún estaría atrapado en el micromundo de la Padania –una entidad que tiene de real lo mismo que Tabarnia.

Con el Movimiento 5 Estrellas (M5E) pasó lo mismo. Coincidir en el tiempo con Podemos hizo que erróneamente se les comparase. Tienen poco que ver. “En España, quien más se nos asemeja es Ciudadanos”, dijo un diputado grillino. El M5E es un partido-empresa, y su fundador y propietario, el excéntrico multimillonario Beppe Grillo, lo define como “ni de derechas ni de izquierdas, ni fascista ni antifascista”. Y, lógico, Grillo tendió los brazos a los neofascistas de CasaPound. “He visto su programa y tenemos muchas cosas en común, si quieren unirse al Movimiento los acogeremos con los brazos abiertos”, dijo allá en 2013. A los autodefinidos como “fascistas del tercer milenio” les gustó tanto que, entre una paliza en grupo a un inmigrante y otra, colgaron un banner en su web con la frase. Pero una vez llegaron al poder, tocó mojarse, y la supuesta ambigüedad se desvaneció: los grillini votaban y pactaban con la derecha. Su líder político, Luigi di Maio, quien definió las ONG de salvamento marítimo como “taxistas del mar al servicio de las mafias”, incluso ha elogiado la política económica de Rajoy.

El pacto entre el M5E y la Liga de Salvini (un Frente Nacional a la italiana) era lo más natural del mundo. Pero solo hubo dos personajes que presionaron públicamente para que se llevase a término. Uno era Steve Bannon, que había venido a Italia como asesor de la campaña de Salvini. El otro era un aspirante a Steve Bannon: Diego Fusaro. En realidad, Fusaro podría haber quedado más satisfecho, ya que su propósito era que el partido posfascista Fratelli d’Italia también entrase en el gobierno. “¡Qué bonito sería un gobierno de las tres fuerzas populistas!” dijo. No es, pues, que “algunos salvinistas no están en desacuerdo con sus ideas”, como se decía en la entrevista que se publicó en El Confidencial: es que él mismo apadrinó el Gobierno de Salvini.

Por ello en Italia extrañó mucho la presentación que se hizo de Fusaro, y que indujo evidentemente a un error a la hora de situar al personaje. Aquí se le conoce como “el filósofo de los talk-show”, un chico siempre bien vestido, telegénico, que se toma muy en serio a sí mismo, de voz aguda y actitud pedante, que se pasa día y noche repitiendo su mensaje contra la izquierda y el antifascismo y a favor de la política migratoria del Gobierno en cualquier rincón donde le inviten.

En la entrevista que le realizó el periodista Esteban Hernández, aparte de los típicos juegos de prestidigitación argumental, habla de su proyecto: el “populismo soberanista, socialista, patriótico, antiglobalista e identitario”. ¿Han presenciado alguna vez una reunión de neofascistas en Italia? Pues si lo hacen, oirán exactamente las mismas palabras. De haber asistido al último congreso nacional de CasaPound, además, podrían haberlas escuchado de boca del mismo Fusaro, que fue el ponente estrella y el más aplaudido. 

Fusaro, que fue muy precoz (a los 22 ya publicaba), ha ido perfeccionando su discurso reaccionario con los años. A principio de 2014 hizo su primer intento de participar en un acto de CasaPound. Pero, listo como es, lo canceló asegurando, hiperbólico y fantasioso como de costumbre, que ¡la izquierda lo había amenazado de muerte si iba! Ahí inició su relato victimista. “Yo estoy convencido de que hay que dialogar con los fascistas”, dijo entonces en otro acto. “Los que no quieren dialogar con los fascistas son los que van de antifascistas cuando en realidad no hay fascistas [justo tras hablar de ellos] para disimular que no son anticapitalistas”. Es su mantra.

Actualmente Fusaro mantiene una rúbrica muy apreciada por los neofascistas en el demencial periódico orgánico de CasaPound, Il Primato Nazionale, un panfleto lleno de fake news e insultos contra inmigrantes, personas gitanas, feministas y colectivos antifascistas, donde es fácil encontrar citas y elogios a Mussolini. Un artículo del 25 de abril firmado por la redacción se titula: “Mussolini y el puente tendido a los socialistas contra el capital”. Explica que los socialistas antifascistas no supieron apreciar el gesto del generoso Duce de unirse a la lucha contra el capital. Este es su relato: quieren seducir a la izquierda. Como hicieron Mussolini y Hitler.

Pero la izquierda no aprende. Considerar que en la extrema derecha y en el neofascismo no hay cabezas pensantes es un grave error. Las hay, y saben detectar los puntos débiles de sus adversarios. Que la izquierda europea que ha gobernado se ha sometido a los mercados y que poco se diferencia ya de la derecha moderada conservadora o liberal es un hecho. Como lo es que la izquierda se ha apoltronado, alejándose de las calles y dejando campo abierto a que estos espacios los ocupara la extrema derecha. 

Las periferias italianas están llenas de militantes de CasaPound que hacen voluntariado, recogen alimentos solo para italianos, abanderan el ecologismo y el civismo y limpian los parques, aprovechando para criminalizar la drogodependencia y montar comités para echar de los barrios a inmigrantes, refugiados o personas de etnia gitana. Son neofascistas que de noche amenazan y agreden a colectivos vulnerables mientras de día intentan ir de enrollados. En sus sedes tienen un busto de Mussolini al lado de un póster del Che Guevara. Reivindican a Gramsci y a Pasolini. El nuevo fascismo, el que tiene éxito, y por tanto el que debería alarmar, es este. El que, como viene haciendo desde hace cuarenta años la extrema derecha, sabe apropiarse de Gramsci y Marx. El que consigue confundir a la izquierda, hacerla dudar de sí misma.

La extrema derecha en Europa tiene hoy por hoy dos grandes objetivos. Ambos se encuentran en el eje del discurso de Fusaro. Uno es contraponer los derechos sociales a los civiles: si los trabajadores sufren malas condiciones laborales es porque la izquierda solo se ocupa de los derechos de las mujeres y la comunidad LGTBI. El siguiente paso es suprimir estos derechos. El segundo objetivo es contraponer los últimos (inmigrantes) a los penúltimos (clase trabajadora). “Vienen a robarnos el trabajo” y “la inmigración es un complot de las élites para sustituir los europeos blancos y cristianos por africanos musulmanes”. Pero ¿defienden los intereses de los trabajadores cuando tienen el poder? En Italia se ha demostrado que no. Por cierto, a quienes orbitan alrededor de la extrema derecha no les oirán hablar nunca de sindicatos, de trabajadores autoorganizados. Di Maio y Salvini coinciden en que “los sindicatos son un obstáculo y no defienden a los trabajadores”.

El tratamiento que ha recibido en España ha sorprendido al propio Fusaro, que ni de lejos ha vivido algo parecido en Italia ni en ningún otro país. Él mismo publicó un vídeo en YouTube para hablar del éxito que había tenido la entrevista, dar las gracias al “valiente periodista” y pavonearse de que Alberto Garzón lo hubiese tenido en cuenta. Y se lamentaba, en el tono victimista habitual, de que la “izquierda fucsia arcoiris” le tilde de fascista. “¿Cómo pueden?”, se preguntaba. “¿No ven que hago referencias a Gramsci, al Che Guevara (patria o muerte), Pasolini y a la democracia socialista?”, decía, sin ningún pudor.

La reacción de la izquierda española ante Fusaro ha sido muy sintomática. El diagnóstico es confusión aguda y bajísima autoestima. Si la extrema derecha te adelanta, copiarla es siempre un mal negocio. Lo hizo la izquierda en Italia, se la comieron con doble ración de patriotismo y ¡fuera buenismo! Porque, como enseñó el maestro Berlusconi, cuando compras su marco mental es que ya te han vencido. ¿Y si en vez de eso la izquierda volviese a hacer de izquierda, sin complejos?
----------------------------
Alba Sidera, corresponsal en Italia del periódico El Punt Avui desde el 2012. Colaboradora, entre otros medios, de Media.cat y La Directa

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mark

    Sobre lo que dijera o no Petras, pardo Antifucsia, cualquier cabezahueca con primaria, aunque sea un facha, debería saber que el argumento de autoridad es una falacia de las más toscas. Genial lo de estos artículos de Anguita y Monereo destilando su rojipardismo delirante y también donde se le rebate. El tufo nazbol, ultraderechista, tercerista y reaccionario de los que les defienden en comentarios, colocando a Anguita y Monereo junto al PP, Vox , Ciudadanos , Le Pen, Salvini , etc como víctimas de los "progres cosmopolitas pagados por Soros" lo dice TODO.

    Hace 2 años 2 meses

  2. Mark

    Lo que no se sabe qué es más putísima mierda, "Antifucsia", es la piara ultraderechistas ratoneros de España crecidos al rebufo de esta escoria de Le Pen, Vox, Orban, Salvini o los rojipardos delirantes que reciben vuestro aplauso.

    Hace 2 años 2 meses

  3. Antifucsia

    Super putisima mierda de articulo. Todos son fascistas, desde Vox, Ciudadanos o PP, hasta Anguita o Fusaron, que no hace mas que repetir lo que ya dijo Petras hace tiempo ya. (Ahora Petras tambien sera considerado un fascista). No teneis solucion, la progresia no tiene solucion, porque sois una elite. Pero se os esta viendo el pelo cada vez mas , vuestra maldita neolengua y vuestro relativismo cultural tipico de burguesitos cursis no convence ya, solo a los mas resentidos de la sociedad. Vuestro ideario parece mas el programa de Open borders society que de la izquierda politica. Habeis traicionado a la clase trabajadora y a todas las luchas que alguna vez fueron necesarias. Aconsejo leer el Informe Petras, en concreto la parte sobre la que habla de las Fuerzas progresistas. Fusaro no ha inventado la polvora, solo observa la realidad, una realidad que ya fue explicada hace tiempo.

    Hace 2 años 2 meses

  4. zyxwvut

    Todos los tópicos del manual de la industria identitaria del nacionalismo catalán expresados en una "supuesta critica". Convendria leer la respuesta de Fusaro. https://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2019-07-07/marxismo-antifascistas-alberto-garzon-el-confidencial_2109887/ . Por cierto el equivalente a la Padania era justamente el frente nacional NeoCDC, ERC, CUP y su "república neocon del tres al cinco por ciento", no Tabarnia, que nunca ha pasado de ser una parodia. Pero la manipulación está en el manual de estilo de esa "periodista".

    Hace 2 años 3 meses

  5. zyxwvut

    Una señora de la industria identitaria del nacionalismo catalán dando su "informada" visión sobre cosas que tiene el encargo de combatir. CTXT va en caída libre. Mejor leer este artículo y, sobrevtodo, los enlaces que contiene. https://actualidad.rt.com/opinion/daniel-bernabe/319949-culpa-desconcierto-polemica-entrevista-fusaro

    Hace 2 años 3 meses

  6. Ulisex Joyce

    Pues no estoy en nada de acuerdo con este artículo. Le gusta liar como nadie y presupone cosas que no tienen ninguna realidad concreta. Por lo que esa izquierda que añora, al no existir, no llegará NUNCA a dar ninguna respuesta.

    Hace 2 años 3 meses

  7. Mark

    Perogrullo, muy de acuerdo, pero no olvides que no es solo el errejonismo esa izquierda postmoderna alimentada de Heidegger o Carl Schmitt . Iglesias también y sus consejeros aplauden a Fusaro con las orejas. De nuevo, recordad el texto del añorado Antoni Doménech. http://www.sinpermiso.info/textos/vistalegre-ii-podemos-los-cisnes-negros-y-la-verdad

    Hace 2 años 3 meses

  8. Perogrullo

    Dudo mucho de que el fascismo se haya apropiado de dos anticapitalistas como Marx y Gramsci, entre otras cosas porque el fascismo no es más que la cara oculta del capitalismo y lo que pretende a fin de cuentas el fascismo es perpetuarlo cuestionando la lucha de clases. Lo que ha pasado más bien es que la izquierda postmodernizada ha abandonado la cuestión material de vida dedicándose exclusivamente al LGTBI a cuestiones lingüísticas y residualmente al ecologismo. Desgraciadamente, la ultraderecha o fascismo manipuladamente ha rentabilizado parte del descontento de muchos precarizados y explotados que careciendo de herramientas de análisis adecuadas identifican mal al enemigo. Por eso, bien haría esa izquierda posmodernizada en coger el toro por los cuernos y garantizar las condiciones materiales de vida de la población poniendo en su primer punto de agenda la Renta Básica Incondicional y Universal. Pero de esto, nada se oye. Por otra parte, convendría que el errejonismo explicara por qué se alarma tanto por la entrevista a Diego Fusaro cuando en este mismo medio partidarios de Errejón han entrevistado a ultraderechistas declarados sin que nadie se alterase. Por no hablar de los referentes de esa izquierda postmodernizada errejonista que renunciando al valioso legado de la Ilustración para sus ”vanguardistas teorías” prefiere inspirarse en el nazi Heidegger o Carl Schmitt entusiasta del franquismo.

    Hace 2 años 3 meses

  9. Ricard

    Pues si en "Público" cuentan que la "izquierda" sacaría casi un 40%, no sé de dónde va a sacar vd una izquierda "de verdad"... No, con el panorama mediático de este país, como vd describe también acertadamente...

    Hace 2 años 3 meses

  10. Mark

    Alba, es una gran ingenuidad (esperemos) sostener que Podemos no tiene nada que ver con el M5S y con todo este magma. Lo tuvo en el modelo de partido desde el primer día y en seguida se destaparon en chapotear en el fango viscoso antiilustrado . Y eso tanto las dos principales corrientes, la peronista-neofalangista-liberal y la neocarrillista. Una vez que los primeros se han fugado tras fallar su putsch mucho ojo a todo el universo aúlico de Iglesias porque el pardismo que aplaude a Fusaro y a Salvini cuando no a Le Pen ya salió del armario hace mucho. ¿Cómo hablar de ésto sin mencionar la deriva de Monereo y demás? Con una izquierda tan desnortada , fiesta para la derecha. Buen momento para recordar el generoso texto del añorado Antoni Doménech. http://www.sinpermiso.info/textos/vistalegre-ii-podemos-los-cisnes-negros-y-la-verdad

    Hace 2 años 3 meses

  11. cayetano

    El artículo dibuja bien a Fusaro como un pajarraco. Bien es cierto lo que se refiere al comportamiento del fascismo, y entre otras cosas como detectan las debilidades, puntos de tensión o contradicción de las izquierdas. Quisiera detenerme sobre dicho aspecto y valoración, hemos de entender que plantean y que son los fascistas, no se pueden comprar sus discursos. Pero al mismo tiempo, debemos hacer lo que ha planteado el propio autor, reconocer nosotros mismo cúales son nuestros puntos de tensión, contradicción y debilidad, para poder dar respuestas desde nuestras posiciones. Reconocer debilidades en nuestras posiciones por la realidad, y dejar todo el campo abierto a los protofascistas es un error garrafal. Error que probablemente junto a los apoyos de poderosos..., llevó a Hitler a ganar electoralmente y apoyarse sobre el movimiento de parados. Y llevó a Mussolini a realizar la gran marcha sobre Roma que acabaría con su gobierno, y que posteriormente confirmaría en las urnas. Las debilidades hemos de reconocerlas y dar respuesta no dejando o marginalizando las posiciones de los protofascistas, no por suplantación sino por afrontarlas políticamente dando respuestas. Salvini es un fascista indolente a los ahogamientos en el Mediterráneo, pero no podemos obviar que desde la izquierda no podemos prescindir de políticas migratorias, que preservando los derechos fundamentales en nuestra acción, no desborde la capacidad de acogida que no es ilimitada. Al mismo tiempo, que defendiendo la igualdad de derechos para todo aquel o aquella que conviva en España, es la mejor forma de preservar nuestros propios derechos. No comprender esta realidad dar respuesta, es dejar el campo abonado al protofascismo más salvaje y barbaro, que actuará así primero para con los inmigrantes en tránsito, después para quienes conviven con nosotros, después para el antisistema anarquista, después para..., y así hasta alcanzar el totalitarismo. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 3 meses

  12. c

    un snob narcisita manipulador qe se sale por donde le interesa en cadsa momento pqe no encuentra replica adecuada y los abe calculadamente, un caraPPolla

    Hace 2 años 3 meses

  13. Jaume

    Gran article, Alba. Era molt necessari que algú ben informat expliqués de quin peu calça el pájaru aquest.

    Hace 2 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí