1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reseña

El nuevo libro de Piketty devuelve la economía política a sus orígenes

Con un uso atrevido e innovador de los datos, el economista francés analiza los motivos por los que los partidos socialdemócratas han dejado de representar a las clases pobres

Branko Milanović 11/09/2019

<p>Desigualdad, combate.</p>

Desigualdad, combate.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Los libros de Thomas Piketty son siempre monumentales, algunos más que otros. Los altos ingresos en Francia en el siglo XX. Desigualdades y redistribuciones, 1901-1998 abarcaba más de dos siglos de desigualdad en relación con los ingresos y la riqueza, además de los cambios políticos y sociales que tuvieron lugar en Francia. El éxito de ventas internacional que supuso El capital en el siglo XXI amplió esta perspectiva a los países occidentales más importantes (Francia, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania). Su nuevo libro Capital e ideología (sin fecha prevista para su publicación en español, aunque publicado en francés como Capital et idéologie y con fecha de publicación en inglés prevista para marzo de 2020, con el título de Capital and Ideology) amplía la perspectiva aún más, para abarcar el mundo entero y presentar un panorama histórico sobre cómo se trató, y justificó, la propiedad de los activos (incluidas las personas) en diferentes sociedades históricas, desde China, Japón e India, hasta las colonias americanas gobernadas por países europeos, además de las sociedades feudalistas y capitalistas de Europa. Solo mencionar el alcance geográfico y temporal del libro basta para que el lector se haga una idea de lo ambicioso que es.

Antes de reseñar Capital e ideología, merece la pena mencionar la importancia del enfoque global de Piketty, que está presente en sus tres libros. Su enfoque se caracteriza por el regreso metodológico de la disciplina económica a sus funciones originales y principales: ser una ciencia que aclara los intereses y explica el comportamiento de los individuos y de las clases sociales en su vida cotidiana (material). Esta metodología rechaza el paradigma dominante durante el pasado medio siglo, que ignoró progresivamente el papel que desempeñaron las clases y los individuos heterogéneos en el proceso de producción y, en su lugar, trató a todas las personas como si fueran agentes abstractos que maximizan sus propios ingresos bajo determinadas limitaciones. El paradigma dominante vació la economía de casi todo su contenido social y presentó una visión de la sociedad que era tan abstracta como falsa.

La reintroducción de la vida real en la economía que han llevado a cabo Piketty y algunos otros economistas (no del todo por casualidad, ya que la mayoría son economistas que se interesan en la desigualdad) es mucho más que un simple regreso a los orígenes de la economía política y de la disciplina económica, porque hoy en día disponemos de muchísima más información (datos) de la que tenían los economistas hace cien años, y no solo sobre nuestras propias sociedades contemporáneas, sino también sobre las sociedades pasadas. Esta combinación entre metodología original de la economía política y macrodatos es lo que yo llamo “turbo-annales”, en honor al grupo de historiadores franceses precursor de la visión de la historia como una ciencia social centrada en el conjunto de las fuerzas sociales, económicas y políticas que conforman el mundo. Los temas que interesaban a la economía política clásica y a los autores asociados con la Escuela de los Annales pueden estudiarse en la actualidad de forma empírica y hasta de forma econométrica y experimental, algo que ellos no pudieron hacer tanto por la escasez de información como por la inexistencia de metodologías modernas.

Es por tanto en este contexto, creo yo, en el que debe analizarse el libro Capital e ideología de Piketty. ¿Qué éxito ha tenido su enfoque, que ahora se aplica al mundo entero y a un horizonte temporal muy extenso?

A efectos de esta reseña, dividiré el libro de Piketty en dos partes: la primera, que he mencionado antes, se fija en las justificaciones ideológicas de la desigualdad en diferentes sociedades (las partes 1 y 2 del libro, y hasta cierto punto la parte 3); la segunda introduce una manera completamente nueva de estudiar las recientes divisiones políticas en las sociedades modernas (parte 4). Tengo algunas dudas sobre el éxito de Piketty en la primera parte, a pesar de su enorme erudición y sus habilidades como narrador, porque el éxito es algo difícil de alcanzar cuando se aborda algo tan inmenso, geográfica y temporalmente, incluso para las mentes mejor informadas que han estudiado diferentes sociedades durante la mayoría de sus vidas. Analizar cada una de estas sociedades requiere un alto grado de conocimiento histórico sofisticado en relación con los dogmas religiosos, la organización política, la estratificación social y datos similares. Por poner solo dos ejemplos de autores que han intentado hacerlo, uno anterior y otro más reciente: Max Weber, durante toda su vida (y más concretamente en Economía y sociedad), y Francis Fukuyama en su obra maestra en dos volúmenes sobre los orígenes del orden económico y político. En ambos casos, los resultados no recibieron la aprobación unánime de los especialistas que estudiaban sociedades y religiones individuales.

En el análisis que lleva a cabo de algunas de estas sociedades, Piketty realiza un examen en cierto modo “directo” o simplificado de su estructura y evolución, que en ocasiones parece plausible aunque superficial. En otras palabras, cada una de estas sociedades históricas, muchas de las cuales duraron siglos, pasó por diferentes fases en su desarrollo, fases que están sujetas a diversas interpretaciones. Tratar esas evoluciones como si fueran una historia sencilla y no disputada es reduccionista. Es elegir una narrativa histórica plausible donde existen muchas, y esto contrasta desfavorablemente con la narrativa rica y matizada que emplea el propio Piketty en Los altos ingresos en Francia en el siglo XX.

Aunque tengo mis dudas sobre esa primera parte del libro, no tengo ninguna sobre la segunda. En esa parte, vemos al Piketty que saca provecho de sus mejores cualidades: un uso atrevido e innovador de los datos que da como resultado una nueva manera de observar fenómenos que todos veíamos pero que éramos incapaces de definir con tal precisión. En ella, Piketty “juega” en el conocido “campo” de la historia económica occidental que domina tan bien, probablemente mejor que ningún otro economista.

Esta parte del libro se fija de forma empírica en las razones de que la izquierda, o los partidos socialdemócratas, se hayan transformado paulatinamente para pasar de ser los partidos de las clases pobres y menos educadas a convertirse en los partidos de las educadas y acomodadas clases medias y medias altas. En buena medida, los partidos de izquierda cambiaron tradicionalmente porque su agenda socialdemócrata original tuvo mucho éxito a la hora de ofrecer posibilidades de educación y altos ingresos a las personas de orígenes humildes en los 50 y los 60 del pasado siglo. Esas personas, los “ganadores” de la socialdemocracia, continuaron votando a los partidos de izquierda, pero sus intereses y su visión del mundo ya no eran los mismos que los de sus padres (con menor educación). Entonces es cuando cambió la estructura social interna de los partidos, como resultado de su propio éxito político y social. En palabras de Piketty, se convirtieron en los partidos de la “izquierda brahmana” (la gauche brahmane), a diferencia de los partidos conservadores de derechas, que siguieron siendo los partidos de la “derecha comerciante” (la droite marchande).

Para simplificar, la élite se dividió entre los “brahamanes” educados y los “inversores” con mentalidad comercial, o capitalistas. Sin embargo, este desarrollo dejó sin representación a las personas que no experimentaron una movilidad social ascendente en cuanto a su educación e ingresos, y de esas personas se nutre la actual ola “populista”. De forma absolutamente extraordinaria, Piketty muestra la evolución en educación e ingresos de los votantes de los partidos de izquierda utilizando datos a largo plazo muy similares en todas las principales democracias desarrolladas (e India). El hecho de que el argumento sea tan constante para todos los países confiere una verosimilitud casi misteriosa a su hipótesis.

También sorprende, al menos a mí, que aparentemente los científicos políticos nunca hayan utilizado esos datos multianuales y multipaíses para estudiar este fenómeno. Esta parte del libro de Piketty probablemente transformará, o al menos afectará, la manera en que los científicos políticos examinarán los nuevos reajustes políticos y las nuevas políticas de clase en las democracias avanzadas en los próximos años. De igual manera que El capital en el siglo XXI transformó la manera en que los economistas examinan la desigualdad, Capital e ideología transformará la manera en que los científicos políticos examinan su propia disciplina.

-------------------------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Promarket, el blog del Centro Stigler de la Universidad de Chicago. Traducción de Álvaro San José.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí