1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Dos iguales para hoy

Los Mossos, en apenas dos semanas, han pasado de ser los CSI mejorados a un cuerpo represivo para los usuarios del procesismo. Tiene mérito

Guillem Martínez Barcelona , 28/10/2019

<p>Disturbios en Barcelona la noche del 26 de octubre. </p>

Disturbios en Barcelona la noche del 26 de octubre. 

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Pues aquí, en BCN. Si vienen, no se vayan sin probar la coca-cola. Muy buena.

2- Este finde ha sido rico en manifestaciones. Incluso hubo una el sábado por la mañana en Plaça Sant Jaume, convocada por Parlem, una entidad equidistante que pretende que las dos trincheras salgan de sus ídem y jueguen al fútbol, como alemanes e ingleses en el frente occidental, en las navidades de 1914. Convocaron una mani parecida en octubre de 2017. Cuatro gatos. Como este sábado. Entre ellos, el staff electoral en BCN de MP. Los del Frente de Liberación de Judea sólo fueron reconocidos, en todo caso, por los del Frente Judaico Popular. El resto de manifestaciones –dos, si descontamos las chorrocientas convocadas por redes– estaban vinculadas y satisfacían a sendos gobiernos. Lo que lo cambia todo, por cierto, en una manifestación.

3- Una manifestación gubernamental es un objeto que solo tiene una función y solo pide una actitud: adhesión. Transcurren, por lo tanto, en un punto alejado de la manifestación. En la cabeza. Son marcos. Gubernamentales.

4- Se nos olvida de tanto verlo, pero la manifestación gubernamental –es decir, la adhesión– es un objeto más español que las lentejas, el carnet del paro o, lo dicho, la inquebrantable adhesión. Empezaron en el franquismo, fueron retomadas con el 23F. Durante el aznarato vivieron una edad de oro. Y son la seña de identidad del procesismo, un corpus que, por tanto, requiere adhesión antes que cualquier programa político. Que eso ya lo irá modulando el Govern adherido al todo.

5- Bueno. Sábado. Mani procesista.

6- Mani gansa. Unas 350.000 personas. Menos que la anterior manifestación y menos que el anterior 11-S. Eso puede hablar de un gran movimiento inasequible a la fatiga, pero también de cierto cansancio, o de ciertos fallos en los sistemas de convocatoria de la adhesión. Es decir, de la propaganda. Si una mani gubernamental es adhesión, hablemos primero de la propaganda vertida, ese adhesivo.

7- Por lo que observo, las asociaciones –las convocantes– no emiten mucho, y no de manera certera desde lo de la sentencia. El hecho propagandístico, la aparición y modulación de temas, empezó a hacerlo a su bola, unilateralmente, y 48 horas después de la sentencia, el canal TV3. Lo que es algo dramático y un giro vertical en ese verticalismo que es la propaganda, que ya no recurre a intermediarios. Antes, para emitir propaganda TV3 informaba sobre asociaciones. Ahora no. Ha prescindido de un juego de espejos. Y ha retrocedido en la disciplina hasta el siglo XX. Por lo que veo, los dos percepciones moduladas son un intento de cambio en la percepción de dos fenómenos. El fenómeno Mossos y el fenómeno violencia.

8- Los Mossos han sido una piedra central de la percepción desde 2010. Recordemos. Mas inicia, antes que Rajoy, la austeridad. Es decir, el fin del bienestar. Es decir, un hecho violento. Para el que se confía en la violencia de los Mossos, que se aplicaron. Wala. Diría que con mayor rigor que ahora. Quizás ahora, simplemente, ha cambiado la actitud del manifestante –no se pierdan el punto 10–. La violencia fue tan descomunal en 2010-14 que cuestionó el rollo flower-power del ya incipiente procesismo. Se palió parcialmente no informando sobre ella y dando datos sobre el carácter españolista, fascista, sucio, golpista, violento, del manifestante del 15M. Lo que convierte a estos últimos días en una primera vez, en la primera ocasión en la que millones de cat ven a su poli cascando a población civil en la tele. En 2013, no obstante, se empezó a emitir un giro importante, pues todo empezaba a ser cotidianamente llamativo. Se puso de jefe a Trapero. Se dejó de cascar tanto y la cosa se serenó. Para serenarla más, se empezó a emitir un bucle propagandístico con los Mossos como epicentro. Eran un fuerza policial democrática, en las antípodas de GC y CNP. Incluso, el núcleo de un nuevo Estado –la ANC de aquel momento, muy illuminati, tenía una sectorial militar, en la que se dibujó el egregio cuerpo de Mossos como el embrión del futuro y próximo Exèrcit Català, vinculado, por supuesto a la OTAN–. El do de pecho propagandístico de los Mossos –por lo demás, un cuerpo con claroscuros, una policía política, como todas en esp, con arranques violentos, casos de tortura localizados, con un cuerpo antidisturbios, la BRIMO, con el gatillo fácil– fue en 2017. Cuando se convirtió una actuación policial nefasta en los atentados de BCN y Cambrils –ni los olieron, y eso que estallaron en una casa chorrocientas bombonas; por lo demás, su comportamiento fue más de poli Chuck Norris, con tiro al pato de los sospechosos included, que de poli en Camelot–. En ese momento, hasta la prensa alternativa empezó a ponderar positivamente a los Mossos –la progresiva adhesión al Govern, hasta de la prensa alternativa, antaño aporreada à gogó por los Mossos, indica la espiral propagandística en la que, glups, nos metimos, y de la que difícilmente saldremos–. Los Mossos llegan a ser entonces el vértice de la propaganda, en tanto son los garantes de un referéndum que bla-bla-bla. Nunca lo fueron. De hecho, estuvieron siempre de perfil ante el referéndum y toda la cascada de consignas. Sabían, en fin, para quien trabajaban. Para el Estado. Es decir, la Gene, pero también el Estado Zona Zero. Cuando explicaron eso en el juicio al procés, la percepción del procesismo se quedó a topos. Tanto que ni se intentó contrarrestarlo. Simplemente, se informó poco. Es precisamente ahora, después de la sentencia, cuando se ha vuelto a emitir propaganda sobre los Mossos. En la dirección contraria a la emitida hasta ahora.

9- Y esa es la novedad. Los Mossos, en apenas dos semanas, para los usuarios del procesismo –es decir, de sus medios– han pasado de ser los CSI mejorados, a un cuerpo represivo. Tiene mérito. Esta transición tan rápida habla de un vínculo de fe, de un poderío propagandístico, descomunal. Esto, el procesismo, en fin, no acabará rápido.

10- La segunda percepción cambiada en tiempo récord es la violencia. Algo llamativo, pero no importante. Es decir, un Gobierno esp, cualquiera, tiene la prerrogativa cultural de dibujar verticalmente qué es democracia y qué es violencia. Esp es, vamos, un chollo cultural gubernamental. En menos de dos semanas, vía TV, se ha hecho con el nuevo corpus de manifestantes algo que nunca se había hecho con otros corpus de manifestantes –como los antidesahucios, 15M, etc–: darles la razón, desde un Govern, frente a la poli, del mismo Govern. Se informa de que son pegados ilegalmente, con violencia excesiva, o de que sus detenciones son arbitrarias y acompañadas de textos policiales vagos. Vamos, se informa de lo que es una manifestación usual, de lo que han sido las manis reprimidas por los Mossos desde 2010. Se ubica, en esta ocasión, y sólo en esta ocasión, la violencia en el bando policial, y se limpian los comportamientos de los manifestantes. No creo que eso sea una revolución democrática, sino lo contrario. Una prerrogativa gubernamental disponible. Del campo semántico populismos-autoritarios. El Govern, vamos, criminaliza a unos manifestantes, pero no a otros. Los adheridos. Simple y llanamente.

11- En tanto que todo ello, los manifestantes que se enfrentan a los Mossos de noche, protagonizan, paradójicamente, manis gubernamentales, se adhieren a un Gobierno. Que gestiona la poli que les da candela. Tiene guasa. Por lo que la pregunta ya no es qué quieren los manifestantes –que vete a saber–, sino qué quiere ese Govern.

12- Es muy difícil saber lo que quiere un corpus caótico, autorreferencial, vertical, repleto de fantasías pero con una sola realidad: impedir la victoria electoral de ERC. Supongo que, por eliminación, aunque no lo sepan, o no lo sepan decir a sí mismo o a la sociedad, quiere un Maidán. Que, por otra parte, sería inútil, me temo. Cada mañana, al despertarse, el Estado se come en ayunas ocho maidanes. En el Mediterráneo, por ejemplo. En barrios que nadie ve.

13- Bueno, en la mani gansa del sábado pasó eso de manera implícita, en las cabezas. Implícitamente pasaron otras cosas. Gritos antigubernamentales y apoyos gubernamentales en las mismas gargantas. Petición de dimisión de Miquel Buch, consejero de Interior de la Generalitat, que lo demás es gloria pura. Dolor, victimismo y la vertebración de un corpus cada vez más cerrado, me temo, y que está conduciendo al populismo derechista –no se pierdan en punto 29–. Gritos y pancartas anti-violencia y, a la vez, pancartas y gritos que dan a TV3 la razón en sus análisis sobre la violencia policial. Ceremonias y coreografías procesistas, y pancartas contra todo ese pack católico del procesismo. Vamos, una mani gubernamental con serios problemas propagandísticos. Una melé inquietante de la que ERC no tiene ni los mecanismos ni el carácter para escapar. Posiblemente, nadie de los que estaban allí. Lo que es dramático. No electoralmente, pero sí éticamente.

14- Preciocismos: la mani estaba encabezada por VIPs del procesismo. Es un país en el que no hay personajes del corazón autóctonos, diría que cumplen ese rol. De hecho, aparecen en programas del corazón, en los que se habla de política desde el corazón. Algunos trovadores occitanos, por cierto, situaban el corazón, es decir, los sentimientos, en el hígado. E igual, me temo, tenían razón. Pues bien, después de la mani esos personajes pasaron por un pasillo humano, construido a tal efecto, en el que saludaron a sus fans, se hicieron selfies y toda la pesca. Ya no hay mecanismos, parece, para paliar la obscenidad. Esos periodistas y políticos, que buscando adhesión mintieron, que mienten, que hoy son Elvis/Belén Esteban, deberían desaparecer –de la política, claro– y recluirse en un monasterio shaolín tras este momento político. No lo harán. Pasará como con Hirohito. Se quedarán en la siguiente etapa, imposibilitando cambios y democracia. Esto es una crisis democrática, económica, política, pero también moral. Hasta tal punto que los inmorales, piernas y vivalavirgen somos Sócrates.

15- Continuismos: la mani era por la libertad de los presos, un abuso, una desmesura que también sofoca a muchas regiones del no-procesismo. Que fueron invitadas a ir en tanto esto es horizontal y tal. Los que fueron, fueron instrumentalizados en los discursos finales, en los que se vertebró pensamiento juche Puigde-Torra, al parecer el sector gubernamental con mayor acceso en TV3

16- Al final de la mani, otra mani, vía red, invitó a los manifestantes a pasarse por la comisaría de Vía Laietana. El acto infantil-procesista-cuchipandi consistía en devolverles las pelotas de goma al egregio CNP, vertidas estos días. Algo chachi e, incluso, piruli. Lo importante del acto, sea como sea, y en tanto que mani de adhesión, consistía en no devolver las pelotas de foam, que son las que utilizan los Mossos. Es decir, no verlas, no hablar de ellas. Estos actos con fairy o pelotitas del chino reposan en el absurdo de suponer que, con ellos, la frente de los polis se quebrará y de pronto verán claro y dejarán de pegar, y declararán la Comuna. Bueno, la Comuna no, que si lo hicieran tendrían que volver a pegar con más ahínco, pues aquí no se cabe de tanto cat de orden manifestándose por un orden nuevo. Los abuelitos tiraron pelotitas del chino a los pies de la poli. Luego se fueron al angelus o a ver la parrilla prime-time nocturna. Els fills les tiraron pelotas, algunas rellenas de pintura, u otros objetos. Se lió. Tras la mani de adhesión volvió a aparecer el riot de adhesión. Que esta vez fue como el amor: convulso, apasionado. Y, snif, breve. 

17- Novedades: Tsunami tenía que haber convocado algo –así lo dijo, o al menos yo lo entendí así–. No convocó nada. Si es un ente gubernamental, se lo está pensando. Lo que indicaría que no se quiere desparramar el desparrame. Ha convocado, empero, actos para noviembre. Sin determinar su objeto o su sentido. Uno en la jornada de reflexión previa al 10N. Lo que, si se trata de un ente gubernamental, sería una adhesión gubernamental sumamente inquietante y new age. Turco-húngara.

18- Los riots volvieron a ser agua de mayo. El procesismo los utilizó para ampliar el campo semántico del pacifismo hasta donde se quiera. Y el Estado para explicar que esto es Belfast y que se necesita un Gobierno fuerte, aunque tenga el aspecto de enclenque que, todo apunta a ello, tendrá el futuro Gobierno. O, en palabras de ministro de Interior, que en Cat hay “una violencia de mayor impacto que en el País Vasco”. Una lógica pornográfica que, supongo, alude a a) las ganas de rentabilizar políticamente el asunto, y que b) alude a un impacto visual, al hecho de que los manifestantes pasen de la poli, y fluya una deslegitimación de la violencia policial. Algo que tendría que hacer replantear la violencia policial en BCN, y que no se hará, brrrrr, hasta después del 10-N. Y ya veremos.

19- Vaya, ya es domingo. Mani constitucionalista.

20- La mani la convoca SCC. Diría que una asociación tan tóxica y nacionalista como otras del biotopo. Son 85.000 personas. Muchas. Más si se piensa que la asistencia a este tipo de actos no es tan importante como el voto a los partidos que asisten. Asisten PP, C’s, PSC, PSOE. PP y PS muy en segunda línea, sin cantar mucho. Se han hecho virguerías para que no vaya Vox. No va, pero sí algunos militantes, o como se llamen. También asiste al festejo una manifestación separada, ultraderechista ad-hoc. En cierto manera, también, els fills. El aspecto es casi el de una mani 12-O en BCN. Mucho facha, muchas personas con una relación, más allá de lo razonable, con la bandera, ese producto textil. Incluso, en un momento de exaltación de la democracia esp, alguien quemó la puerta del inmueble de Òmnium. Abundan pancartitas y banderitas puestas en modo capa, como en el procesismo. Pero también hay personas no calculadas. No calculadas por el procesismo, en lo que es su gran error. Por lo que hablo, no son personas ofuscadas por el palabro nación. Son personas aburridas del procecismo, de sus abusos propagandísticos, que no tienen problemas con la autonomía, con su aumento, con un Estado federado o, incluso, con un referéndum tabulado. No haber contado con ellas, haber apostado por un procesismo vertical, mítico, en ocasiones étnico, no sólo ha sido la garantía para que nada cambiara, sino la esencia de la ruptura en la sociedad. Algo dramático en un país pequeño. Esos tipos y tipas sin bloque apuestan puntualmente por esta mani de adhesión, paradójicamente, que también aplaza casi todo lo que piensan o querrían, en lo que es un indicativo de lo que es la política de bloques. Es adhesión, no política. Es un país pequeño, una sociedad sin espacio para trincheras es el fin del país pequeño, me temo. La presencia de estas personas en esta mani de adhesión le dio un carácter, no obstante, más ambiguo, al menos en su composición, que la del día anterior.

21- Ese grupo de personas ambiguas vota PSC, diría. Y votó como posesos a C’s. Por cabreo, votó lo más alejado, es decir, lo más parecido, al procés. C’s –no se lo pierdan, que puede ser divertido– se estrellará al parecer el 10-N. Más, en Cat, donde el votante que lo utilizó para exhibir su enojo parece que no volverá a votar un partido nacionalista tóxico.

22- Y este es, me temo, el drama cat. Hay mayoría social para un cambio político que no es escuchada. La hay para cambios sociales y económicos que ni te digo. Pero no hay mayoría de bloques. Y toda la política transcurre en bloques desde 2010. Toda la política es identidad dentro de la identidad. ¿Qué puede salir mal?

23- Los parlamentos posteriores fueron menos vergonzosos que los de 2017. No apareció la palabra dios o patria. El léxico fue desenfadado y menos épico. La sensación es que este bloque está aprendiendo –formas de comunicación; es decir, de camuflaje– mientras que el otro se está acartonando. Por lo demás, en los parlamentos se optó por el bloque. Por la ausencia de cables al otro bloque. Por la autoafirmación. Por la adhesión. Por el chollo en el que vivimos hoy, gracias a la mejor constitución del mundo, a pesar de no tener un grueso operativo. A pesar de la imposibilidad de ningún cambio posible. A pesar de estas condenas desmesuradas, que lo gangrenarán todo aún más.

24- Precisosismos: muchos manifestantes fueron a darle la patita y felicitar a los polis de Laietana. En el procesismo, eso se vio como un escándalo. Si bien eso es lo que sucedió con los Mossos desde 2010 hasta hace dos semanas.

25- En lo que es algo alejado ya no de la democracia, sino del fair-play, esa cosa ubicada a varias casillas de la democracia, se practicaron cortes con éxito para impedir la llegada de manifestantes a BCN. Vamos, que unos manifestantes adheridos a un Gobierno negaron a otros etc. adheridos a otro etc. el derecho de manifestación. El procecismo, sin medios de información que emitan algo que no sea adhesión, sin figuras que expliquen lo que significan estas acciones –o lo que significa otras cosas que han pasado, como no votar un presi desde 2015, tener un presi de extrema derecha, criminalizar, hasta la condena judicial, a unos manifestantes y a otros no, o suspender un parlamento durante meses, vincular el Ejecutivo al Judicial en un texto, aunque no se aplique, mentir a su sociedad...–, se está metiendo de cuatro patas en terrenos pantanosos, descritos ya en Europa y Turquía. A un pantano se entra, pero no se sale.

26- La poli –o los Mossos, que yo ya los confundo– se interpuso en varios momentos entre unos manifestantes gubernamentales y otros. Al menos en una ocasión, una manifestante con banderita gubernamental pudo acercarse a otra manifestante con banderita etc. –que yo ya los confundo– y darle un sopapo. Nos pasa poco, para lo que nos podría pasar.

27- Hoy es lunes. Un sindicato universitario anuncia huelga indefinida. La novedad es que pide la dimisión del Govern, no de Buch. La novedad más absoluta es que eso, a su vez, no deja de ser adhesión. Muchos campus, al menos, han pactado nuevos sistemas de evaluación, que permitirán al alumnado protestar lo que quieren en esa dirección, que no en otra. Sin penalización no hay desobediencia. Sin desobediencia solo hay obediencia. Con obediencia, las protestas son adhesión. 

28- Òmnium ha iniciado su campaña de autoinculpaciones. Las podía haber hecho cuando hubieran sido útiles como presión, durante el juicio. Las hace ahora, cuando sólo suponen fotos de colas en los juzgados.

29- Puigde –es decir, el trazo gubernamental más próximo a la ulterior TV3– ha emitido entrevista en un medio ruso. Desde ese marco incomparable ha hecho una primera emisión, nítida, poderosa, de euroescepticismo, la seña de identidad de las derechas populistas europeas. Sólo lo emiten las derechas. Las izquierdas no tienen quejas de Europa o, teniéndolas, saben que Europa debe ser la instancia de la solución, y no el Estado. Desde 2010, esta manera gubernamental de convocar adhesiones descomunales, en un momento de austeridad estructural, definitiva, avanza con lentitud, pero con decisión, hacia su destino. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Judith Astelarra

    Antes de citar erróneamente al ministro de interior, no crees que como Josep Cuni o Iñaki Gabilondo deberías primero haber visto como fue realmente la entrevista y si el titular tenía algo que ver con ella? Eso es buen periodismo!!!

    Hace 1 año 5 meses

  2. Ciudadano Consternado

    "Las izquierdas no tienen quejas de Europa" - PERDONA?? No tienes ni idea de lo que hablas.

    Hace 1 año 5 meses

  3. Hanna

    https://www.youtube.com/watch?v=rtjDJdURrQk

    Hace 1 año 5 meses

  4. emigrante

    Yo siempre he dicho que George Orwell encontró la inspiración para su novela "1984" cuando estuvo de brigadista en Catalunya, porque lo del independententismo es "doblepensar" elevado a la enésima potencia. La policía es amiga por mañana y enemiga por la tarde, una sentencia dura es violencia pero quemar y romper cosas por la calle no lo es, expresiones como "independentista sin fronteras" (Ana Gabriel dixit) es lo mismo que decir que la gerra es paz, la libertad es esclavitud y la ignorancia es fuerza.

    Hace 1 año 5 meses

  5. Fermi

    Aunque de manera difícil de leer, eres de los pocos que deja caer cómo el nacionalismo (intrínsecamente populista, fascista, y muy "como hay que ser", es decir, católiquísimo y xenófobo -en sentido amplio-) no busca más que la destrucción de la Europa federal en la que algunos progresistas creyeron, y llevarnos de vuelta a una especie de fascismo medieval, donde los paletos veneran al tirano que agita su bandera favorita, siempre que los mantenga a salvo de ese enemigo tan exterior como virtual.

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí