1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GOBERNÁNDOSE ENCIMA (II)

Don’t you know that you’re toxic?

El Govern –gracias a la toxicidad de la Justicia y a la suya propia– está muerto. Es un zombie. Pero su ala JxC está tóxicamente en forma

Guillem Martínez 28/01/2020

<p>El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, durante el pleno de ayer en el Parlament</p>

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, durante el pleno de ayer en el Parlament

Parlament de Catalunya

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Hace tanto frío en MAD que hasta tienen frío los madrileños. De hecho, este articulete lo escribo junto a la gran fuente de calor de mi piso, que en estos momentos es mi frente, núcleo irradiador de fiebre gripal y foco en el que, de tenerlo, me podría freír un huevo de ñandú. Si les parece, pasaremos el día recluidos mientras estornudo, recibo visitas y escribo en mi ático dúplex. Así tendré oportunidad de compartir con ustedes mi vida, por otra parte muy edificante y de gran valor didáctico.

2- Nos acercamos poco a poco al primer mes de Gobierno de coalición. Socialdemocracia tímida. Proclamación de la emergencia climática –algo real, que puede ser sólo léxico; ya veremos–, aumento del SMI, que con el tiempo será del 60% del salario medio real, aumento de las pensiones conforme al IPC –vamos, según la ley; aplicar la ley viene a ser socialdemocracia, mientras que pasar de ella, constitucionalismo; socorro–. Todo ello viene a explicar lo que es la socialdemocracia tímida en este biotopo agreste, tal y como quedó la cosa tras la última década: una suerte de Jauja.

3- Lo que explica a su vez lo que puede ser este Gobierno, timidez contra una percepción labrada desde los 70, aumentada en Esp ya antes del aznarato, cuando se empezó a fabricar un sentido común según el cual el Bienestar era un estalinismo, un atentado a la libertad individual y una orgía de gasto insostenible. La timidez esa indica que la socialdemocracia no se lo cree. Es decir, que se ha llegado a creer ese sentido común. Habrá que valorar la operatividad de este Gobierno a partir de este hecho, de su capacidad de burlarlo. De la timidez, vamos.

El coordinador de la política internacional de la UE trabaja menos que un dietista en Corea del Norte donde, ahora que lo pienso, sólo tiene un cliente

4- Lamentablemente, también habrá que valorar a este Gobierno a partir de nuevas incorporaciones en el sentido común de la derecha, el más feliz y el que mejor se mueve. No se pierdan el punto 5.

5- Ha habido pollo por el hecho de que el ministro Ábalos visitara a Delcy Rodríguez, una de las grandes ideólogas del Gobierno Maduro. Que ha supuesto la efervescencia del PP y de Felipe González. El PP ha aprovechado para practicar la guerra cultural, y dar otro matiz de color al hecho de que este Gobierno es el Frente Popular, que violará a nuestras hijas y asará sardinas en el salón de nuestro palacio.

6- Frente al punto 5 se debe señalar que, en efecto, Ábalos actuó con la timidez aludida en el punto 3. Ofreció, así, cuatro versiones de su encuentro. Que es lo peor que puedes hacer cuando a) vuelves a casa a las 5 am o b) te pillan en plena batalla cultural. Pero el encuentro –en un avión, protocolario, sin pisar el suelo del país favorito de la Divina Providencia–, se ajustaba a las directrices de la Comisión Europea. Que, por otra parte, nadie sigue al respecto. El coordinador de la política internacional de la UE trabaja menos que un dietista en Corea del Norte donde, ahora que lo pienso, sólo tiene un cliente.

7- El PP, por otra parte, aprovechó sabiamente –para lo que, por otra parte, no es necesaria mucha sabiduría– la coincidencia de ese hecho con la visita de Guaidó, que fue recibido por el Ayuntamiento de Madrid y por la Autonomía como si fuera Elvis. Llega a durar 5 minutos más la visita y retiran el nombre de “perona” –otorgado a una alubia, en los 40, con motivo de la visita de Evita– y lo sustituyen, copados por la emoción, por el de “guaidona”. En esa otra batalla cultural –que era la misma–, el PP se resignificaba en valores de democracia y libertad, resignificando la democracia y la libertad, que es lo que mola en estas batallas. Lo que nos lleva al punto 8: lo tóxico, tema de este articulete, al punto de haberlo titulado con un verso de Toxic, de la gran poeta no-afro-americana Britney Spears.

8- Hay partidos tóxicos en nuestro biotopo. Partidos sustentados en criterios de saturación de información, marcos y propaganda. Como el fuego, ese invento que se descubrió por primera vez en todas partes, es la aportación americana, europea, rusa, turca, de una nueva derecha nacionalista, autoritaria, postdemocrática. En Esp serían PP, C’s, Vox y JxC. Son eléctricos y disponen de una agilidad deslumbrante, en tanto que su discurso no se relaciona con la realidad. Como le pasa a la poesía. Y a la locura. Dos géneros hipnóticos.

9- Sus aportaciones son un chollo. Incompatibles con las izquierdas. E, incluso, con cierta idea ecuménica de las humanidades y de la honestidad. Aún así, la tentación es patente. Para apuntarse al carro no es necesaria mucha formación, y los resultados son tangibles. El PSOE, por ejemplo, está capacitado. En la anterior legislatura, fallida, el PSOE, para aplazar la coalición y buscar una nueva resignificación y marco, practicó, con cierto arte, la batalla cultural, el fake, incluso la falsificación de documentos. ERC, desde 2010 hasta como quien dice esta mañana –no se pierdan el punto 20–, ha sido un partido tóxico.

Hay partidos tóxicos en nuestro biotopo. En Esp serían PP, C’s, Vox y JxC. Son eléctricos y disponen de una agilidad deslumbrante, en tanto que su discurso no se relaciona con la realidad

10- En los años 30 algunos partidos de izquierda se plantearon la violencia política contra el contrincante, a imitación de la derecha rampante del momento. En el siglo XXI, ese paso moralmente cuestionable, y que puede hipotecar proyectos progresistas, una sociedad y una generación de líderes –ERC sería el ejemplo más a mano– por décadas, es decidir el paso a lo tóxico, a las políticas tóxicas. La cosa fake y marco. Lo que acabo de decir es espectacular, pero creo que es así de bestia. Hay que evaluar, en ese sentido, no sólo la guerra cultural –monstruosa, alienante– que las derechas esp, muy gores, harán esta legislatura, sino también cómo el Gobierno se las saca o no de encima, recurriendo o no al arsenal facilitado por el enemigo. Rayos, llaman a la puerta.

11– Me dicen por el interfono que son de Congelados Eismann. Algo raro, pues mis vituallas las encargo siempre al Colmado Chino de Manolita Cheng. Cuando abro, veo que, en efecto, es el señor Cheng, con su provisión semanal de leche, cacao, avellanas y azúcar. Y, esta vez, un huevo de ñandú. “Como todas nuestras entregas se congelan por el camino, hemos cambiado momentáneamente el nombre de la empresa, así no nos chapa el chiringo la OMS”. Agrega que nunca ha pasado tanto frío y eso que es de la zona más gélida de Eurasia. ¿Gen-He?, digo. “No, Bur-Gos”. Se despide con un “adiós, don Mariano”. Le dije al presentarme que me llamo Mariano José de Larra calculando –hay que pensar en el día de mañana– que, si un día le hacía un impago, siempre podría hacerme el sueco ante un fiscal.

12- Por lo demás, la guerra cultural de lo tóxico es intensa, desmesurada, global, en MAD. Pero no se percibe aún como algo integral, consistente y peligroso en el territorio. Es tan pasada de vueltas –el fake Sánchez-se-fue-de-copas-en-un-helicóptero-que-tenía-que-buscar-una-víctima-de-Gloria, puede ser un ejemplo del nivel– que incluso ofrece ocasiones para el pitote. Lo que indica que aún no es una guerra cultural ajustada ni calibrada. Vamos, que puede ser contraproducente/ridícula. El Gobierno, además, parece ser –es pronto– no ha perdido el sentido del tempo. Como se desprende del globo sonda reforma-del-código-penal para sacar a los presos del procés del trullo.

13- Porque supongo que es un globo sonda. Lo que ha fallado en la sentencia no es tanto el Código Penal –su definición de rebelión o de sedición eran inaplicables al caso, así como suena y así como quedó visto en la Sala–, sino la sentencia. Es decir, la Justicia. Ante ello, se abren varias soluciones, que es lo que indica el globo sonda. La más tímida sería el indulto, medida del Ejecutivo. La intermedia, la amnistía, medida del Legislativo, y para la que hay mayoría. La menos tímida y más extrovertida, y con mayor recorrido político, es la reforma de la justicia, que no del Código Penal, esa cosa que los populismos reforman tras cada batalla cultural ganada.

14- Sobre la necesidad de reforma. La Justicia ha entrado, en sus tramos superiores, en toxicidad. Hay pruebas de que asume como parte de sus funciones la solución de problemas políticos y mitos nacionalistas. En unos años, cuando vuelva de Europa el bumerán de la sentencia, si no se solventa nada al respecto puede suceder una guerra cultural de extrema toxicidad, para la que no está preparada ni el pack tóxico, en su desmesura. La sociedad y la política, mucho menos.

15- La pasada semana, antes de la glaciación MAD, fui a un acto en BCN, en el que los docentes Jordi Nieva y José Luís Martí y la politóloga Gemma Ubasart analizaron la politización de la justicia a partir del caso Junqueras. En el acto se dibujaron dos tramos de reforma. Una por abajo, y otra por arriba. La de abajo consiste en modificar el acceso a la carrera judicial. Acabar con un sistema de exámenes opaco, mnemotécnico, sustentado en la inquietante figura del preparador, el juez que recibe al candidato a juez en su casa, y que escucha como canta recita, de manera inaudible, sin vocalizar– las respuestas a las preguntas del examen. Ese juez, que puede cobrar, o no, en negro, por sus servicios, participa de la formación ideológica del candidato. Que, en tanto que adulto, ya tiene formadita. Lo que indica que viene más bien a filtrarla. En la parte superior, la reforma es aún más complicada. Consiste en reformar el CGPJ. La complicación reside en que su forma de funcionar es aparentemente razonable. Lo que falla es la cultura democrática que impregna su toma de decisiones. Partidista. El que manda en el Ejecutivo, manda, y puede dejar huella por años. Hay indicios de que todo ello facilita garantizar decisiones y selecciones de un bajo nivel democrático e, incluso, profesional e intelectual. Se requeriría, para cambiar todo ello, no tanto un cambio formal, sino un cambio cultural. Algo improbable en plena guerra cultural tóxica y en la que el bando socialdemócrata es tímido.

La reforma del PP consiste, a su vez, en dar plena autonomía a los jueces para que se gestionen. Suena bien, como todo en lo tóxico

16– La politóloga Gemma Ubasart apuntó que la reforma es factible, no obstante. Y que ya la delimitó en el siglo XXI el ministro del ramo del Gobierno socialdemócrata –tímido– de ZP. La reforma del PP consiste, a su vez, en dar plena autonomía a los jueces para que se gestionen. Suena bien, como todo en lo tóxico, pero en una política tóxica el significado de todo ello consistiría en sellar, forever, la hegemonía de la derecha tóxica y de la ultraderecha en el Poder Judicial. Significaría la hungarización, que pasaría de ambiental a definitiva. Rayos, llaman a la puerta. 

17- Veo por la mirilla que es la vecina divine de arriba. Ayer, cómo pasa el tiempo, la vi colgando la ropa en el balcón. Estuve así, al relente, más tiempo del aconsejable, de lo que viene mi gripe y mis síntomas de congelación en las extremidades superiores, inferiores y medias. Aún así, intento abrir la puerta con cierta gallardía y gesto interesante. Tras un grito de terror por el susto, la vecina me dice: “Ayer, cuando nos vimos en el balcón, se me cayeron las bragas”. Iba a hacer un monólogo interior, que se iniciaba con un Martínez, qué las das, cuando ella prosigue con brutalidad: “...en su balcón, pollo. Si eso paso y ya las recojo yo, no salga usted, que le dará un jamacuco, abuelo”. Sic gloria transit mindundi. Brrrrr.

18– ¿Por dónde iba? Ah, sí. La Justicia es el qué de esta legislatura. Lo que la puede enviar a paseo. Es un marrón que excede lo estrictamente político, en tanto que la justicia es vida cotidiana, como atestigua las causas ante 20 raperos. Que lo tóxico anide en la Justicia es un apaga-y-vámonos. La Justicia, intoxicada, puede establecer qué es democrático, qué es sentido común en una democracia. Puede eliminar grandes tramos de la política, por no hablar de derechos y libertades. Puede hacer que un gobierno tímido no sea, ni tan solo, eso. Glups. Habrá que seguir la cosa. Por de pronto, la legislatura casi no empieza por comportamientos tóxicos de la Justicia. Respuesta al TJUE por la cosa Junqueras y vacile de la JEC, asumida por el TS, que le rió la gracia. Fueron dos momentos, diría, históricos en la toxicidad. Un antes y un después.

19- La deriva prosigue en la AN. Se está juzgando a la cúpula de los Mossos. La Fiscalía pide los cargos desmesurados del juicio al procés 1.0. Vamos, que ni siquiera la sentencia –desmesurada, pero lejos de la rebelión, ese alucine– de aquel juicio ha hecho mella en Fiscalía. Este juicio, que supone la ruptura de la unidad de la causa –algo grave, trascendental–, sigue dibujando lo excepcional de la Justicia cuando trata temas estructurales para la política tóxica de las derechas esp.

20- Finaliza un pleno en el Parlament. Es doblemente importante. Dibuja la toxicidad de la Justicia metida en política, y dibuja los límites de la política cuando solo es emisión y gestión de toxicidad. Recordemos, hermanos: Torra –otra joya de la toxicidad, por otra parte–, tenía los días contados como presi, a la espera de la respuesta del TS al recurso a su sentencia de inhabilitación emitida por el TSJC. En eso, para intoxicarlo todo, encabronar a JxC con ERC, facilitando el discurso tóxico de JxC y un enfrentamiento que podría evitar que ERC, presionada por la propaganda, pasara de facilitar la investidura de Sánchez, la JEC se lo montó para, de una forma legal, pero no justa, expulsar del cargo de diputat a Torra. Pues bien, ayer era el día en el que el Parlament debía asumir lo de la JEC, o emitir desobediencia institucional, que por otra parte, desde 2010, como que no.

Un partido que ha hecho política tóxica está hipotecado, y ese es el caso de ERC, un partido que no está siendo ambiguo en su voluntad de dejar su pasado, pero cuyos líderes encarcelados –injustamente y de forma política/tóxica– no dejan de emitir toxicidad

21- Vamos, era un día importante para que JxC, a partir del discurso tóxico y propagandístico del procesismo, expulsara de la catalanidad y la democracia a ERC, o en el que ERC, viéndolas venir, practicara la desobediencia institucional tóxica, simbólica, chorras, sin recorrido salvo el propagandístico, dejando al Gobierno de coalición sin mayoría en el Congreso. Había pocas posibilidades para esto último. Pero nunca se sabe. Un partido que ha hecho política tóxica está hipotecado, y ese es el caso de ERC, un partido que no está siendo ambiguo en su voluntad de dejar su pasado, pero cuyos líderes encarcelados –injustamente y de forma política/tóxica– no dejan de emitir toxicidad, no dejan de mentir a su sociedad defendiendo que hicieron cosas, hechos estructurales de la propaganda tóxica que, de hecho y a pesar de la sentencia, no hicieron ni en sueños. La toxicidad, en fin, es más importante que la realidad/los hechos. En Cat, el procés murió, como posible política operativa, en 2014, con la primera consulta. Pero seguirá décadas como toxicidad. Los procesistas, aludiendo a los resultados cotidianos de la toxicidad, dicen que el procés sigue vivo. E igual tienen razón. Durará milenios.

22- Finalmente, ERC, en el pleno, ha asumido que Torra, que sigue siendo presi, no es dipu. La consecuencia es que, simbólicamente, como siempre, JxC ha dejado de votar con el Gobierno que preside, de manera que no se han aprobado los presupuestos de la Cámara. En los que, por cierto, por primera vez los dos tóxicos peninsulares –procesismo y constitucionalismo– habían pactado algo conjuntamente. Subirse el sueldo. Debajo de la toxicidad, en fin, está la playa –suya–.

23- El Govern –gracias a la toxicidad de la Justicia, y a la suya propia– está muerto. Es un zombie. Pero su ala JxC está tóxicamente en forma. Durará, morderá y comerá cerebros de su sociedad, lo que decida Puigde, un buen gestor de toxicidad. El combate de toxicidad cat, que serían unas elecciones, ha empezado. Y con él otra oportunidad de la toxicidad constitucionalista para debilitar la mayoría del Gobierno Sánchez. Ya veremos.

24- La toxicidad –la propaganda, la lucha por dominar el marco de lo que es una nación y una democracia, para restringir ambas cosas– es la extrema derecha populista y tan democrática que sólo necesita el voto. Poco más. Para frenarla, y no sólo dificultarla, es necesaria una socialdemocracia no tímida. Que se ría de los nacionalismos con medidas sociales efectivas. Que no entre en sus marcos ni en sus guerras culturales. Y que sea valiente. Veremos si disponemos de eso donde nunca lo hubo. Indicios de lo que puede venir: gente que sabe me habla de lo que el Estado ofrecerá en la Mesa ERC-PSOE. “Espejuelos y baratijas”. Es decir, competencias autonómicas, como siempre. Demasiado, para la toxicidad esp. Demasiado poco, para la toxicidad cat. Rayos, llaman a la puerta.

25- Abro. Es, glups, la muerte, con su guadaña y todo. Qué canguelo. Abre la boca de su cara. Dice: “¿Mariano José de Larra?”. Le digo que no, que Martínez. “¿Calle Héroes de la División Azul, 46?”. Sí, pero no. Mire, aquí tiene mi DNI, mi pasaporte y, si me da un día, mi fe de bautismo. “Pues qué raro. Si lo sé, no salgo, con este bris”. Le digo que, si quiere, para aliviarse, le puedo poner chupo de Cardhu. Si quiere le frío un huevo frito de ñandú en mi frente. “No, gracias, que casi hace más frío aquí dentro que fuera. Bueno. Lo siento. Otra vez será”. Se va. En el ínterin, con la puerta abierta, se ha colado otro pingüino en el dúplex. Esta noche no va a haber quien duerma.

1- Hace tanto frío en MAD que hasta tienen frío los madrileños. De hecho, este articulete lo escribo junto a la gran fuente de calor de mi piso, que en estos momentos es mi frente, núcleo irradiador de fiebre gripal y foco en el que, de tenerlo, me podría freír un huevo de ñandú. Si les parece,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    Jajá, congelados Eismann, vecina güenorra, yo me tronxo !

    Hace 4 años 4 meses

  2. De Luis de José

    El problema del control del discurso... Sobre Catalunya, donde vivo, no sé quién tiene la mayoría, qué opción ganaría, pero sí sé que quien manda son los que deciden de qué sí y de qué no se puede hablar, oficialmente, legalmente. Bajo el escudo de la legalidad vigente, amparan la dictadura del "de independencia ni hablamos, no tenéis derecho a hablar de ello", lejos, para mí, de lo que quiere la mayoría de ciutadans de Catalunya, que es que se vote ya la autodeterminació.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Fernando Blanco M.

    A la socialdemocracia hay que analizarla en el contexto mundial (neoliberal). La Justicia solo interpreta las leyes: si las leyes son lo suficientemente precisas, es difícil que se interpreten incorrectamente. Si vives en un ático, ¿cómo es que tienes vecina de arriba?

    Hace 4 años 4 meses

  4. Sofía

    Hola, soy Sofía viviendo con mi único hijo y he sido víctima de varias estafas de préstamos en el pasado, la última vendí casi todos mis objetos de valor y perdí mi dinero para estafar solo porque necesitaba un préstamo para los costos médicos de la cirugía de cáncer de mi hija y también para pagar mis deudas, no tenía otro lugar para obtener un préstamo y sufrí mucho hasta que me presentaron a una compañía de préstamos llamada "St. Martin Loan Services", donde finalmente obtuve un monto de préstamo de $ 150,000.00 ayer para la cirugía de mi hija después de contactar a este prestamista hace solo unos días, ahora estoy muy feliz y no puedo guardar esta buena noticia para mí solo, así que quiero aprovechar esta oportunidad para comenzar informando a los solicitantes de préstamos que tengan cuidado de estafadores que dicen ser prestamistas porque pueden hacer todo lo posible para robar su dinero. Si realmente está interesado en obtener un préstamo garantizado y rápido como yo, le insto amablemente a contactar a este prestamista por correo electrónico: (martinloanservices@gmail.com) esta mujer prestamista es muy confiable y confía en mí, obtendrás tu préstamo de ella sin problemas. Gracias martinloanservices@gmail.com Whatsapp +13212413967.

    Hace 4 años 4 meses

  5. Oriol

    Por cierto, borre este comentario si quiere, pero aunque independentista soy buena persona, y le daré un consejo que le va a salir gratis: déjese atrapar por los ardides que le tiende su vecina, que seguro que en realidad quiere seducirle y va montando películas con las bragas, el frío y la edad de Vd. para no comprometerse en exceso por si la cosa sale mal... gocemos de la vida, que son cuatro días y ya han pasado tres. (Y deje de compararme al pobre Quim Torra con Vox, vive Dios. Es como comparar al pitufo gruñón con los enemigos de Iron Man.)

    Hace 4 años 4 meses

  6. Oriol

    Señor Martínez, en un par de comentarios le acusan de ser un maldito independentista y un malvado antiindependentista. Si después nos extrañamos de que los alemanes no entiendan nada... ;-)

    Hace 4 años 4 meses

  7. Gora Euskadi!

    Otro españolito cargando contra los catalanes. Pobre de ti. Vaya periodismo buajajajajajaj

    Hace 4 años 4 meses

  8. Huevo de Ñandú

    Eres tremendo, Martínez...

    Hace 4 años 4 meses

  9. zyxwvut

    Ah, y la CUP. El frente nacional PP, C's, VOX denunciado con todas las letras. Del frente nacional (y neogolpista probado) NeoCDC(JxCAT), ERC, CUP, sólo es denunciable NeoCDC (JxCAT), el resto, demócratas de "pedra picada", que van dando lecciones y aplicando exámenes de "democracia" (de la suya) a todas las personas de Cataluña que comulgan con el secesionismo - neogolpismo. En fin, "cal guanyar-se les garrofes" ¿verdad, Sr. Martínez? Penoso lo suyo.

    Hace 4 años 4 meses

  10. zyxwvut

    Lavado de cara en toda regla a los neogolpistas de ERC, y seguimos pasando de la mayoría social y política de Cataluña. Nada nuevo.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí