1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL DECAMERON (XVIII)

Jornada decimoctava: Covid-Hungría

Aprovechando el bicho, Viktor Orbán, un hombre del pueblo y para el pueblo, que señala a su pueblo quién no es pueblo, gobernará por decreto 'system' y por tiempo indefinido

Guillem Martínez Madrid , 31/03/2020

<p>MAD postnuclear </p>

MAD postnuclear 

G.M

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Ayer fue mi cumple. Lo pasé en mi mini-piso. Tan pronto estaba en el invernadero, como me desplazaba a los secaderos de salmón, atravesaba las pistas de bádminton, o me estacionaba durante horas, sin sentido u objeto alguno, en el fumeur. Es el ennui. Algo razonable, si pensamos que ayer no tenía a nadie con quien hablar, pues el servicio libraba. Creo, en ese sentido, que fue una buena idea que, al inicio de esta crisis, no ertezara al servicio. Su contacto me impide la soledad. Y ello, la locura. Así, en un día normal, puedo ir a la biblioteca, gestionada a la perfección por la picarona Lulú, con la que paso horas. Disfrutando de sus volúmenes. O puedo hablar de la nada con Pierre, mi valet, un tipo ocurrente y locuaz que, como Lulú, se parece, sorprendentemente, a mi geranio. Ahora que lo pienso, tanto Mildred, la cocinera, o Jeeves, el mayordomo, como Onkawa, le chauffeur, tienen un asombroso parecido a mi geranio. Por lo que esta noche, y contrariamente a mis planes matinales, no cenaré geranio sino, otra vez, zapato. ¿Ha tomado nota, Mildred? Creo, en fin y como habrán percibido, que me estoy volviendo majara. Tan solo aplazo ese estado gracias a mis frenéticas actividades deportivas en mi mini-piso. Hoy, kayak. Y gracias también a las conversaciones luminosas, por Skype, con mi hijo, que está viviendo una Edad de Oro ensamblado a la play. Empezó esta crisis con el Call of Duty, siendo soldado raso en Normandía, y hoy –se ha dejado los dedos– ya es un general de división que desinfecta aeropuertos en el Berlín ocupado.

2- Ha llegado un avión desde China, con material chino, y otro de Chequia, con material de la OTAN. Esto parece el Berlín del bloqueo. Cualquier día viene Kennedy a darnos la vara. Por lo demás, los sanitarios siguen quejándose de que están desprotegidos. Me dice –piticlín-piticlín– un amigo de BCN –me envía fotos de su compi, enfermera, vestida de peli del fin del mundo y, aún así, sonriendo a cámara; esa gente, los sanitarios, molan– que se desinfecta y recicla, diariamente, el material EPI. El mundo está sometido a especulación y estafa por material sanitario. Es decir, a chantaje. Dos territorios más de la UE han sufrido el timo del test chino –Holanda y Escocia–, lo que indica que es algo usual y generalizado. La escasez es tan llamativa que dos colectivos de médicos han demandado, respectivamente, a la CAM y a la Gene. Es preciso señalar que el TS ha emitido la doctrina de que no se puede demandar al Gobierno por esas cosas.

3- Ha aparecido, por cierto y en El País, una brillante recreación documentada de la reuni del jueves, en la que Italia –sobre todo–, Esp –con cierta energía– y Francia –poco o nada– chulearon a Alemania y Holanda. Es decir, se puede observar cómo Alemania y Holanda han chuleado, más y mejor, al resto. La opción ofrecida por Alemania/Holanda es el uso del fondo de compensación. Traducción: “un crédito en condiciones ventajosas”, que decía Guindos en los glory days. Vamos, deuda. A comerse con patatas y en solitario. En esta ocasión, no obstante, parece que habrá combate. Sin Francia, que suele rendirse si llueve en la línea Maginot. Enric Juliana, en La Vanguardia, ofrece un itinerario novedoso. Si todo fracasa, como se huele, el sur demandará a la UE en el TJUE “en tanto la constitución material de la UE ampara al sur para exigir una respuesta concertada a un cataclismo político”. Una sentencia, positiva o negativa, sería histórica. Supondría saber qué es la UE. Espero, con toda el alma, que no sea lo que parece.

Esta semana parece que Cat pasará la fase que MAD pasó la semana pasada. Cat es el modelo de privatización mayor del Estado, seguida por MAD. Por lo que pueden pasar fenómenos parecidos

4- Por lo demás, prosigue la orgía de Covid-19 en Esp. Son seis las CC.AA. con el agua al cuello. Por lo que se va a proceder –en esta crisis, todos los tiempos verbales son en futuro, lo que invita a desconfiar– a una coordinación de territorios para lo de las UCIs. Esta semana parece que Cat pasará la fase que MAD pasó la semana pasada. Bueno, la sigue pasando, pero la semana pasada, más. Cat es el modelo de privatización mayor del Estado, seguida por MAD. Por lo que, todo apunta, pueden pasar fenómenos parecidos. Hay cierto temor, por parte de la clase política –piticín-piticlín– ante cierta falta de planificación, que se solventa con la política informativa. Es decir, con propaganda. Proceder con propaganda en una pandemia es una buena idea. En el siglo XIV. Hoy es un indicio de bancarrota ética. Es, por otra parte, una propaganda buena. Nació, hace 8 años, para diluir la percepción ante los recortes, también en Sanidad. Funcionó. Tanto que puede volver a hacerlo N veces. Las sociedades en las que la realidad no es importante son impredecibles, como verán en el punto 9. En BCN, en lo que es una metáfora de lo que es un recorte social en Sanidad, y hacia que otros barrios/colectivos se orienta la propaganda, las infecciones se ceban en Nou Barris, la parte más pobre de la ciudad y, estos días, menos expuesta a mejores alimentos, condiciones de vida y segundas residencias.

5- Parece que, no obstante, la cosa se ralentiza en el Estado y en cifras globales, si bien en Italia se ha pasado por alguna fase similar. Ya veremos. Faltan test. Es decir, estadísticas. Oficialmente se hacen más de 100.000 test semanales. Lo que no acaba de cuadrar con la ausencia de estadísticos. Tal vez sólo se hacen a enfermos y no a su entorno, que es lo que mola. Y lo que vale una pasta. El sábado, no obstante, apareció un informe del Imperial College, una institución solvente y relacionada con el European Centre of Disease Control, con cuyos estadísticos han realizado el estudio. Se estudia la pandemia en once Estados europeos, en distinta fase de infección. Se establecen diversos niveles de contagio para esos países. Noruega –0,41%– y Alemania –0,72%–, ambos en una fase inicial de infección, serían los países menos afectados. E Italia –9'8%– y Esp –15%–, a tutiplén, serían los más. En Italia, unos 9 millones. Unos 7 millones en Esp. Veremos cómo evoluciona la cosa en todos los Estados antes de la vacuna/ la globalización del anticuerpo. Lo de Esp e Italia, a falta de estadística reales y a lo bestia, no deja de ser positivo, supongo. Lo real siempre es positivo, en fin. Salvo en el love story de Eros y Psique. Y en Tinder. Lo real alude, en este caso, a cifras espectaculares pero, por lo mismo, a una letalidad y mortalidad más bajas de lo percibido a ojímetro. El informe ofrece más buenas noticias, por otra parte.

6- Analiza las intervenciones no farmacéuticas de los Estados observados. Es decir, las que se hacen a pelo, sin tests, sin cura –se están investigando varias en el planeta y en Esp–, sin vacuna. Y afirma que “con las intervenciones vigentes” –la confinación en unos Estados, sólo el distanciamiento y el cierre de escuelas en otros– “los once países habrán evitado 59.000 muertes hasta el 31 de marzo. Se evitarán muchas más muertes garantizando que las intervenciones sigan hasta que la transmisión se reduzca a niveles bajos”. Recordemos que este informe, que valora positivamente la reacción Esp, está realizado antes del aumento de la intensidad del confinamiento. Un tanto asiática. Lo que invita a desconfiar de ella. Es decir, de su criterio sanitario. Miguel Hernán, epidemiólogo y, me dicen, una de las figuras más brillantes del Comité Técnico del Ministerio de Sanidad, al menos hace un par de semanas hablaba, en una entrevista en El Confidencial, de que el virus, ya fuera de su etapa de contención y a su bola, no precisaba de restricciones en viajes entre puntos de infección. También razonaba que los límites del confinamiento eran humanos, y aludían a la libertad –lo que hizo que me fluyera una corriente de simpatía y respeto hacia ese hombre–. No se podía reproducir en Europa la terapia China ante el virus: confinamiento y Kung-fu al que saliera. Es posible por tanto, que el Comité –dispone de la autoridad intelectual en esta crisis; hay que respetarlo hasta el fin de ella, momento en el que será evaluable– disponga de otros datos. O de otros puntos de vista nuevos. O no.

7- En todo caso, la ampliación del confinamiento fue publicada en el BOE el domingo 29, a las tantas. Al filo de ser efectiva antes que publicada. Lo que orienta sobre los recortes legales que plantea en potencia. Apareció en la forma de Real Decreto, y no bajo la forma de Orden Ministerial, que es como fue filtrada a la SER. También desapareció el polémico punto 12 –en el que se hablaba de la posible transición al estado de, guau, excepción–. Eva Belmonte, periodista y bóer –esto es, una especialista en leer en BOE– explica en Civio –magnífica publicación especializada en transparencia y Open Data–, el Real Decreto. Salvo algunos tramos nítidos, hay otros más confusos, como el listado de actividades permitidas –como debe serlo en una economía paralizada de antemano–, Eso, junto a las filtraciones del decreto, que finalmente no coinciden, ha provocado cierta confusión aumentada. Y, todo ello, invita a suponer que las medidas son en segundo lugar científicas. En primer lugar son un mensaje sencillo y político: aumento del confinamiento, que se ha perdido la unidad política en esta crisis, y hay que escenificar fortaleza. Las derechas esp y cat pedían ese aumento, en tanto eso es lo que quedaba de sus demandas iniciales –no sanitarias, recuerden: confinamiento absoluto, es decir, exhibición de la fuerza del Estado; y cierre de territorios políticos, en tanto el virus es extranjero–. Y las izquierdas proponían eso en tanto que esa era una medida clara y no acometida en su totalidad. El resultado es algo muy poroso, como en Italia. Y espero que, de algún modo, con resultados científicos. Por otro lado, es algo menos poroso en cuanto a derechos. Antes de hablarles de ello, hablo sobre este Real Decreto con el abogado Carlos Sánchez Almeida. “Nada que ver con lo filtrado. ¿Cuál fue la intención de la filtración? ¿Un globo sonda?”. Si lo fue, nadie, a derecha o izquierda, glups, se quejó de ello. Lo que puede explicar una época.

El Ejército no puede mantener el orden ciudadano, alegremente y sin consecuencias. Sencillamente porque no sabe, no es su función y está desestimado en democracia

8- Antes de la noche del domingo habían quedado restringidos el derecho ambulatorio y el derecho de reunión. Algo, diría, consensuado socialmente y para un periodo, con el fin de evitar la congestión de UCIs, la muerte de los más débiles. Esta ampliación, justa al evitar el trabajo a colectivos vulnerables, y teatral y gaseosa en otros tramos, tiene como actor a las FF.SS y FF.AA. Sí, se han desplegado y hacen cosas chachis, como hospitales y desinfecciones. Pero progresivamente, a lo largo de la crisis, han ido aumentando su rol. Con fecha más concreta que la recepción de un envió de EPIs o de tests, empiezan las patrullas mixtas de GC y Ejército para controlar el confinamiento. En 87 localidades y 7 provincias. No sabemos cuáles. Yupi. El Gobierno les ha atribuido la condición de agentes de la autoridad, para blindarles –blindar a un tipo con bazoka, vamos– ante posibles agresiones. El Ejército no puede mantener el orden ciudadano, alegremente y sin consecuencias. Sencillamente porque no sabe, no es su función y está desestimado en democracia. No queda claro que lo sepan hacer las FF.SS. ante fenómenos civiles de protesta –no supo hacerlo en 2017–, ni está claro que sepa hacerlo en una construcción cívica como esta confinación. Desde el inicio de la crisis, las FF.SS. han detenido a 1.688 personas –unas 150 en las últimas 24h– y ha emitido unas 200.000 sanciones –17.236 en las últimas horas; muchas más que tests–. A escala, los Mossos, en Cat, un epicentro intelectual de la confinación asiática, tienen estadísticas mayores. Para entendernos, estas estadísticas policiales –sólo las esp– son tres veces superiores a las italianas, un Estado con mayor población, con más días de confinamiento y carácter general más extrovertido. Algo pasa. Cabe deducir que, con la intensificación del confinamiento, se intensificará. Sería un drama si todo esto fuera por criterios políticos y no científicos. Sería, incluso, la muerte del factor cívico. O su seria herida.

9- Esta crisis transcurre sobre otras. En lo local, la crisis de Régimen, crisis incluso de la monarquía. Pero también la crisis europea y americana de la democracia liberal hacia nuevas formas autoritarias, asumidas como normalidad y dinámica cotidiana por las derechas esp y cat. Según cómo se gestione esta crisis sanitaria, esos populismos autoritarios saldrán reforzados. En tanto se refuerza su cosmovisión. Hubiera sido costoso, en ese sentido, que esta crisis sanitaria hubiera sido gestionada por Salvini, en Italia, o por las tres derechas en Esp. Lo que no quita que, sin todo eso, sea un drama. Un darles la razón. Un depurar la autoridad.

Orbán gobernará por decreto system y por tiempo indefinido. Restringirá la información, con penas de hasta cinco años para quien se ponga chulo/antipueblo

10- Ayer hubo Covid-golpe de Estado en Hungría. Básicamente, Orbán, un hombre del pueblo y para el pueblo, que señala a su pueblo quién no es pueblo –siempre lo son minorías: judíos, gitanos, izquierdas vilipendiadas por venderse a otros poderes que no son pueblo/poble–, gobernará por decreto system y por tiempo indefinido. Restringirá la información, con penas de hasta cinco años para quien se ponga chulo/antipueblo. El argumento: la epidemia. En Hungría hay 447 infectados y 15 fallecidos. Sólo uno de ellos, fallecido ayer, me dicen –piticlín-piticlín–, era húngaro/pueblo. El resto eran extranjeros o extranjerizantes. No es la primera restricción democrática en esta crisis. Pero es la más explícita y sencilla. Es importante saber que vino precedida por poéticas ensayadas por autoridades territoriales y de partidos políticos locales. Propaganda antes que planificación, cierre de fronteras, establecimiento de que el virus venía del enemigo, extranjeros, no-pueblo, defensa de un carácter y de un cuerpo que hacía a los nacionales inmunes, o al virus débil. Y medidas sanitarias que ponían a uniformados al frente. Que siempre necesitan más disciplina y menos derechos.

11- Mala época para una epidemia, si su respuesta deja de ser cívica y pasa a ser autoritaria. 

12- No se pierdan la campaña #SeguridadConDerecho. Sus creadores, bajo el nombre de No Somos Delito, han emitidio un manifiesto/itinerario al respecto de lo que está pasando en Esp en el tema seguridad y derechos. Hummm, qué bien huele, ¿qué has hecho, oh, vieja Mildred? “Zapato au beurre noir”. Espléndido. Mildred, recuérdeme que luego la riegue.

1- Ayer fue mi cumple. Lo pasé en mi mini-piso. Tan pronto estaba en el invernadero, como me desplazaba a los secaderos de salmón, atravesaba las pistas de bádminton, o me estacionaba durante horas, sin sentido u objeto alguno, en el fumeur. Es el ennui. Algo razonable, si...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonius Block

    Sin duda esta serie es de lo más certero y acertado que has escrito en esta página, y eso que las anteriores también han sido interesantes. Sigue con ello, es necesario entre tanta propaganda interesada frentista, tremendismos aprovechados, inconsciencias y demás ruido de fondo.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Pedro Armendariz

    Guillem, es usted un faro en la niebla!!

    Hace 4 años 2 meses

  3. Aznarmamon

    Que bien me lo he pasado leyendo, y eso que estaba tan ricamente en mi casa ( cardhu no, pero tintineando hielos), sin querer saber nada de lo que bombardean las Ana Rosas, Indas, y demás próceres de la sociedad. Muy acertado, si hubiera una vacante para presidente de la 3º República, no dude en postularse.

    Hace 4 años 2 meses

  4. Uno

    Supongo que lo de "dejemos que los más vulnerables y, en última instancia, el estado, se endeuden para que los fondos buitre y la clase rentista pueda seguir forrándose con sus alquileres desorbitados" no valía la pena comentarlo porque total pa qué.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí