1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Itxaso Atutxa / Presidenta del Bizkai Buru Batzar del PNV

“El PNV no es un partido de derechas”

Gorka Castillo 30/06/2020

<p>Itxaso Atutxa, presidenta del Bizkai Buru Batzar del PNV.</p>

Itxaso Atutxa, presidenta del Bizkai Buru Batzar del PNV.

PNV

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para un partido político que dentro de pocas semanas cumplirá 125 años de historia, la elección en 2013 de Itxaso Atutxa (Bilbao, 1967) al frente del Bizkai Buru Batzar (BBB), el órgano directivo más influyente del PNV, se convirtió en una novedad inconmensurable, casi en una noticia bomba. Desde ese momento, Atutxa es la mujer más poderosa del partido, por encima incluso de su marido, el portavoz nacionalista en el Congreso, Aitor Esteban. “Lo que espero es que algún día, además de lograr una paridad en los cargos del partido, contemos con una presidenta, una lehendakari o más alcaldesas nacionalistas”, asegura en esta entrevista realizada pocas horas antes de arrancar la campaña electoral más extraña que jamás se ha celebrado en Euskadi. “Ganaremos pero, si puede, el PSE intentará pactar con Bildu y Podemos”, afirma astuta. Productora audiovisual de profesión, niega que el PNV sea “un partido de derechas” o que el lehendakari haya defendido los intereses de la patronal durante la gestión de la pandemia. “No creo en esa dicotomía entre salud y empresa que algunos defendían. Se pueden hacer las dos cosas al mismo tiempo”, dice con contundencia. Pero Itxaso Atutxa tampoco esconde dónde se encuentra su dolor: “En Zaldibar”. Reconoce que la tragedia ocurrida el 6 de febrero en el vertedero, donde aún se siguen buscando los cuerpos de los dos trabajadores que quedaron sepultados en el derrumbe, se ha convertido en uno de los episodios más duros de su vida. “Queremos que se investigue hasta el fondo, no sólo por las familias sino también porque se ha atribuido una responsabilidad al Lehendakari que no tiene”.       

El PNV ha entrado en esta campaña con una defensa férrea del autogobierno. ¿Considera que está en peligro?

En nuestros programas electorales siempre aparece el autogobierno porque es una forma de defender nuestra capacidad de gestión. Y aunque algunos sólo lo vean como un asunto identitario, que indudablemente lo es, no se trata sólo de eso. Y más después de lo que hemos vivido. Durante la pandemia, el lehendakari manifestó en varias ocasiones su preocupación por el problema sociosanitario pero también porque nuestra capacidad de autogobierno no se estaba llevando con corrección. 

Era un momento de emergencia sanitaria y, quizá, se intentó mejorar la coordinación entre las comunidades autónomas. 

La autonomía no es incompatible con mantener una buena coordinación sanitaria y de seguridad a nivel estatal, e incluso europea

Si, pero la autonomía no es incompatible con mantener una buena coordinación sanitaria y de seguridad a nivel estatal, e incluso europea. Hemos echado en falta más equilibrio. Ahora tenemos una oportunidad estupenda para que los grandes partidos españoles, y aquí incluyo también a Unidas Podemos (UP), revisen sus recetas de recentralización y apuesten por una profundización de la autonomía de las autonomías. A estas fuerzas políticas parece que les cuesta aceptar que Euskadi tenga un régimen especial dentro del sistema autonómico. Todos, excepto el PP que ahora dice ser foralista, aseguran ser federalistas pero tienen una forma de actuar muy jacobina. 

¿Cree que ha comenzado un proceso de recentralización del Estado? 

Todos, excepto el PP que ahora dice ser foralista, aseguran ser federalistas pero tienen una forma de actuar muy jacobina

Es que se han aprobado leyes básicas que, de forma indirecta, han recortado nuestra capacidad de autogobierno. Sabemos que existen muchas formas de actuar para que el Estatuto no termine de cumplirse. Una es bloqueando las transferencias pendientes. Otra es legislando en Madrid de otra manera. Mire, que el Estado no haya resuelto todavía su forma de financiación autonómica ha provocado muchos problemas que esta crisis ha dejado en evidencia. 

¿Cuáles?

Recentralizar se ha convertido en una garantía de buen servicio, lo que a nosotros nos parece un poco tramposo. Y Unidas Podemos está cayendo en eso

Pues si el Ministerio de Sanidad, hoy reducido a la mínima expresión, hubiera estado organizado y financiado de otra manera quizá no habría tenido tantos problemas. Después de lo que ha sucedido, más de una autonomía no tendría ahora muchas dificultades en devolver al Estado parte de sus competencias sanitarias. O por lo menos, para compartirlas. Parece que recentralizar se ha convertido en una garantía de buen servicio, lo que a nosotros nos parece un poco tramposo. Y Unidas Podemos está cayendo en eso.  

Entonces, ¿considera que la reconstrucción en Euskadi pasa por incrementar el autogobierno? 

Sin duda. Recuerdo que aquello del “cuponazo vasco” que decían Arrimadas, Rivera y la actual ministra de Hacienda cuando estaba en el gobierno de Andalucía. Lo que escondía en realidad era una queja por algo que también les hubiera gustado tener a otros como es el Concierto Económico. Yo no tengo ningún problema en que otras autonomías lo tengan. Eso sí, deberían saber que el riesgo de asumirlo es unilateral y que pueden quedarse sin algunas ayudas del Estado. El régimen especial vasco nos obliga a vivir de lo que ganamos y, además, a aportar el 6,24 % del gasto que el Estado destina a aquellos territorios que tengan necesidades. Y nos parece estupendo porque es una forma de solidaridad que en Euskadi nunca hemos puesto en tela de juicio. 

¿Cree que otras autonomías estarían dispuestas a asumir ese riesgo?

Esa es mi duda porque, ojo, aquí también van a bajar los ingresos recaudatorios por los efectos de la pandemia. El consejero de Hacienda del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, ya ha anunciado que el descenso estimado puede alcanzar el 8,7%. Y con eso vamos a tener que jugar durante un año, quizá dos. Esto es riesgo puro y duro pero ahora que vienen mal dadas no podemos decir que no lo queremos. Lo que tenemos que hacer es aprovecharlo.

Usted ha asegurado que no habrá recortes en Euskadi. ¿Mantiene su afirmación?

Los ayuntamientos vascos tienen capacidad para hacer frente a los gastos añadidos sólo con el remanente que han generado estos últimos años

Si no hay ingresos habrá que ajustar el presupuesto. Ocurre como en casa. Pero si partes de una situación económica solvente se pueden afrontar coyunturas imprevistas como la que se ha producido ahora. Por ejemplo, los ayuntamientos vascos tienen capacidad para hacer frente a los gastos añadidos sólo con el remanente que han generado estos últimos años.  ¿Podemos endeudarnos para hacer lo que ya teníamos previsto? Sí. Y en un porcentaje muy alto. ¿Debemos hacerlo? Sí, sin duda. No soy muy prodeuda pero si mantenemos la responsabilidad de no endeudarnos por encima de nuestras capacidades es totalmente viable. Qué duda cabe que van a ser tiempos difíciles. Las diputaciones sufrirán un descenso de ingresos importante y tendremos que estudiar cómo repartirlo. Así que lo notaremos. 

¿Cómo van a endeudarse las instituciones?

Primero, habrá que hacer el presupuesto del próximo año y analizar las capacidades de los ayuntamientos, diputaciones y del Gobierno vasco pero es una buena pregunta: ¿Por qué no van a endeudarse nuestras instituciones? Es que ahora les toca hacer ese esfuerzo para mantener los servicios públicos. En las épocas duras de la crisis en Euskadi, en los años 80, con ETA actuando y con la Margen Izquierda destruida, se tomaron decisiones cruciales sobre cuestiones que han resultado decisivas para Euskadi y que, en aquel momento, no fueron bien entendidas. Tampoco algunas que tomemos ahora se entenderán. Por ejemplo, Otegi ya nos ha recordado que dejemos de construir el AVE, aunque estoy segura de que luego utilizará ese tren porque la inversión le parecerá sostenible.

¿Ya empieza a meterse con Otegi?

No, para nada, pero es que todos los días nos busca la boca y nosotros, a veces, también somos un pocobocachanclas.

Mucha gente considera que usted es la mujer más poderosa de la historia del PNV. Preside el Bizkai Buru Batzar (BBB), el órgano de dirección más influyente de su partido.

(Risas) Bueno, eso lo dicen porque soy la primera mujer que dirige el BBB pero le recuerdo que en el Euskadi Buru Batzar (EBB) estamos cuatro mujeres. Es verdad que mi elección en 2013 fue bastante chocante pero me gustaría desmitificar esa leyenda de que el BBB es el aparato de poder más influyente del PNV. En realidad, es el órgano donde más marrones llegan. Personalmente, no me molesta que me consideren la mujer más poderosa del partido. Creo que es por la novedad, porque es noticia. Lo que espero es que algún día no lo sea porque, además de tener una paridad en los cargos del partido, contemos con una presidenta, una lehendakari o más alcaldesas del PNV. No tengo ninguna duda de que debemos continuar haciendo una discriminación positiva hacia las mujeres. 

El PNV es, junto al PP, el único partido que no concurre a estas elecciones con una candidata.

De Leixuri Arrizabalaga, cabeza de lista por Bizkaia, han llegado a decir que ha sido colocada para que la foto quede bonita

Es cierto, pero si los demás partidos tuvieran a Íñigo Urkullu en sus filas también presentarían a Urkullu. De eso tampoco tengo duda. Sabemos que vamos a ganar estas elecciones. Por lo tanto, nadie lo tenía más fácil que nosotros para colocar a una mujer al frente pero es que tenemos a un candidato que lleva dos legislaturas como lehendakari, que cumple con aquello que promete y que cada día da la cara por ello. Algunos olvidan que nuestras listas en Gipuzkoa y Bizkaia están encabezadas por mujeres, aunque algunos se empeñen en menospreciarlas. De Leixuri Arrizabalaga, cabeza de lista por Bizkaia, han llegado a decir que ha sido colocada para que la foto quede bonita pero si usted revisa su trayectoria profesional y política comprobará que está superpreparada. Tiene menos de 40 años, fue parlamentaria y alcaldesa, integró el BBB y ejerció la abogacía antes de llegar al Parlamento. Pero es que, además, fue elegida por las bases del partido. Esas críticas demuestran que la política sigue presentando formas muy masculinas. Creo que habría que, no digo que feminizar la política, pero sí encontrar fórmulas más intermedias y transversales. Y digo lo de no feminizarla porque comparto la idea de mi amigo Daniel Innerarity sobre que es mejor llevarlas a la política. Tenemos que atraer a las mujeres para que participen más en las decisiones. 

Pero usted es la jefa de su marido, Aitor Esteban. ¿Cómo lo llevan?

Lo que más me ha preocupado de esto es el hecho de trabajar juntos porque tenemos una forma de ser muy diferente. Los dos, cada uno a su manera, somos difíciles e intensos. Además, cuando llegué al BBB, él ya estaba, así que pensé que esta situación podía complicar el rollo que tenemos. Tenga en cuenta que en este partido sigue existiendo una barrera entre los cargos internos y los institucionales. Por generación, Aitor es muy cercano a Andoni Ortuzar, a Koldo Mediavilla y al propio lehendakari. Afortunadamente, hacemos una vida bastante independiente, incluso dentro del partido. Pero hay gente que todavía se extraña. Recuerdo que en una ocasión una afiliada me preguntó si tenía un lío con Aitor Esteban. No pude parar de reír porque ya llevábamos 26 años casados pero, la verdad, me pareció un cotilleo bastante bonito (risas). 

El PNV llega a estas elecciones con dos frentes abiertos: la gestión de la pandemia y la catástrofe del vertedero de Zaldibar. ¿Pueden pasarle factura? 

El tema Zaldibar es dolorosa. Se le está atribuyendo al lehendakari una responsabilidad que no sólo no tiene sino que ha asumido el trabajo que le correspondía hacer a la empresa del vertedero

La utilización, y lo digo claramente, que se está haciendo del tema Zaldibar es dolorosa. A mí me duele en lo personal porque creo que se le está atribuyendo al lehendakari una responsabilidad que no sólo no tiene sino que ha asumido el trabajo que le correspondía hacer a la empresa propietaria del vertedero. El Gobierno vasco es quien se ha encargado de la atención inmediata porque, además, sigue habiendo dos cadáveres que somos incapaces de encontrar. Le diré algo. El día del derrumbe estaba con el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y hablamos con la consejera de Interior, Estefanía Beltrán de Heredia, y con el propio lehendakari. Empezaron a coordinarlo de inmediato y como el derrumbe se produjo sobre la autopista Bilbao-Donostia, había un problema de seguridad añadido. Lo primero que se decidió fue limpiar el vial para que llegaran las ambulancias, los bomberos, porque ya empezaban los incendios y se debía habilitar un acceso rápido al lugar del siniestro. Ese mismo día, las familias fueron informadas de lo sucedido por una persona especializada en este tipo de emergencias. Ya sé que nadie encuentra consuelo en estas circunstancias porque no hay duelo posible si no tienes los cuerpos, pero la movilización institucional fue inmediata y la preocupación, absoluta. Sin embargo, ¿sabe usted cuál fue la primera crítica que recibimos? Que decidimos abrir la autopista rápidamente para no perder el dinero de los peajes. Escuchar eso es terrible. 

¿Quieren que todo eso se investigue hasta el final?

Pero, ¿cómo no vamos a querer que se investigue hasta el fondo? Evidentemente que lo queremos pero hay cosas que se han publicado que duelen mucho. Allí sigue habiendo dos personas desaparecidas pero que nos echen en cara cuántos días llevan enterrados entre los escombros, como hace ahora el PP, es muy duro. Que esto nos pueda afectar o no en las elecciones ya no depende de nosotros.

Esta tragedia, ¿no debería abrir una reflexión sobre la gestión privada de este tipo instalaciones o, al menos, para extremar los controles? 

Hay que investigar si esos controles no se hicieron bien en Zaldibar y, si es así, que se tomen medidas

Los controles deben tener la garantía de que se hagan bien. Lo tengo clarísimo. Pero también es verdad que en Euskadi hay más vertederos que el de Zaldibar y nunca ha habido problemas. Y, por cierto, ya me gustaría que se hicieran los controles que se realizan en Euskadi en otros sitios, no sólo del resto del Estado sino también de Europa. Nuestra legislación es muy estricta en esta materia. Lo que debemos hacer es que las inspecciones se cumplan. Y me da igual que se trate de un vertedero público o privado. Ahora hay que investigar si esos controles no se hicieron bien en Zaldibar y, si es así, que se tomen medidas. 

Las investigaciones indican que en Zaldibar se superó la capacidad de residuos permitida y se vertían productos ilegales.

Habrá que verlo. Si hay un control que ha fallado y es institucional, tendrá que haber responsabilidades. Es evidente. Pero conociendo al lehendakari, de verdad, le puedo asegurar que no va a esquivar esta investigación. Que nuestra comunicación no haya sido la mejor, puede ser.

En Euskadi también se privatizaron la mayoría de las residencias de personas mayores. ¿Piensan replantearse este modelo después de lo que ha sucedido en la pandemia?

La pregunta que debemos hacernos es si las residencias tienen que ser pequeños hospitales. En mi opinión, no. Deben ser centros sociosanitarios, sitios amables para vivir

Es cierto que nosotros tenemos muchas residencias privadas, y en Bizkaia más que en otros lugares, pero también tenemos controles públicos muy estrictos. Me gustaría que en otras comunidades hubiera los mismos controles que aquí tenemos pero también desearía que tuvieran las mismas licitaciones que se hacen en Euskadi, con el mismo número de euros por paciente que se invierte. La pregunta que debemos hacernos es si las residencias tienen que ser pequeños hospitales. En mi opinión, no. Deben ser centros sociosanitarios, sitios amables para vivir, no para hospitalizaciones. El gran esfuerzo que hemos hecho durante los últimos 10 años ha sido combinar ese concepto con ayudas destinadas a las personas que necesitaban unas condiciones mínimas para seguir viviendo en sus propias casas, es decir, porque no tenían una cama articulada o un baño adaptado. El objetivo de las residencias es convertirse en hogares donde la gente pueda ir porque así lo deciden y, en el caso de las privadas, se lo puedan pagar, aunque a algunas de las plazas se  acceda por convenios para cuidar de grandes dependientes que necesitan vivir ingresados. Aquí, las diputaciones forales siguen destinando el 48% o el 49% de su presupuesto a la acción social. Las inspecciones que hacen en las residencias son brutales pero, por favor, no las convirtamos ahora en pequeños hospitales. En Bizkaia, hay 10.800 plazas en total. El último dato de fallecidos es de 280 y otros 32 que no sabe si eran claramente por covid-19 porque era gente muy mayor con muchísimas patologías previas. Hay otro dato que se puede confrontar, el del año anterior a la pandemia. ¿Cuántos fallecimientos tuvimos? Pues unos poquitos menos. Hablamos de un cero y pico por ciento más cuando en Madrid y en otros sitios han estado por encima del 50%.

EH Bildu y Podemos acusan a Urkullu de gobernar durante la pandemia al dictado de Confebask, la patronal vasca. 

Hay quien intenta simplificar que economía es sólo Confebask. Pues no. Economía también es la pequeña tienda que no ha podido abrir durante meses por las condiciones de seguridad sanitaria que se exigen. Nosotros hemos defendido el mantenimiento de la actividad económica esencial para ir abriendo otros servicios progresivamente en función de la evolución de la epidemia y bajo estrictas inspecciones de trabajo. Yo creo que no se pueden confrontar salud y economía. 

¿Se puede hacer las dos cosas al mismo tiempo?

Por supuesto. Así lo han hecho los países de Europa que mejor han gestionado esta crisis. De hecho, si hubiéramos tenido que cerrar la actividad una o dos semanas más, se habría hecho. Ni el Gobierno vasco ni el español habrían dudado. Y, si viene un rebrote, se volverá a hacer. Pero este cierre prolongado ha golpeado duro a un montón de empresas que no están representadas por Confebask. Me refiero a los pequeños negocios, a los autónomos. Las grandes empresas llegan a ayudas a través del ICO o de los bancos que los demás no pueden. Por lo tanto, no creo en esa dicotomía entre salud y empresa. Y, por cierto, alguien debería preguntar a Confebask cuántas veces hemos estado en desacuerdo con ellos, lo cual no quiere decir que no defendamos a quien intenta sacar adelante un negocio con su esfuerzo.

En Madrid, hay quien echa de menos un partido de derecha como el PNV en Euskadi. ¿Qué les diferencia del PP? 

No me considero de derechas. Aquí parece que todos somos ultracatólicos. Otra cosa es que seamos un partido de orden

Se lo he escuchado decir a Pablo iglesias pero, mire, no me considero de derechas. Aquí parece que todos somos ultracatólicos. Otra cosa es que seamos un partido de orden, que no lo niego, y que hablemos de estabilidad porque nos parece fundamental. Si a alguien le parece que esos planteamientos son de derechas, pues vale. Pero si se analiza lo que hemos hecho en los últimos 40 años, y no solamente en Asuntos Sociales con la puesta en marcha hace muchos años de la Renta General de Inserción (RGI) que es lo que ha conseguido que hoy este país tenga una cohesión social que posiblemente no exista en otras autonomías, nadie podrá decir que el PNV es un partido de derecha. No me siento identificada con ese título. 

Pero el PNV es un partido democristiano.

No soy muy creyente, he aprendido los valores humanistas del partido y no coinciden ni con esa derecha rancia española ni tampoco con otras derechas europeas

El lehendakari suele decir que es socialcristiano. Yo, que no soy muy creyente, he aprendido los valores humanistas que hay dentro del partido y que no coinciden ni con esa derecha rancia española que estamos viendo ahora ni tampoco con otras derechas europeas. Bueno, Angela Merkel es derecha y ahora la alaban desde la izquierda. Ocurre lo mismo con la socialdemocracia europea. Tampoco creo que sea marxista, como dice constantemente Arnaldo Otegi para recordarnos a todos que también él es marxista. Creo que hay un centro muy amplio que está muy lejos de la derecha. 

Entonces, ¿por qué el PP vasco es un partido residual y Vox, inexistente? ¿Dónde van a parar esos votos de la derecha?

Es posible que si hubiera otro tipo de derecha en España, aquí tendría más opciones. No lo sé. Creo que la política realizada por el PP en los últimos años, desde luego en el Parlamento vasco, ha sido nefasta. No sé a qué público se dirige, no sé si a su votante potencial o a una sociedad vasca que desconocen pero la recuperación de Carlos Iturgaiz es la demostración del posicionamiento del PP más duro de Madrid. Aquellos que apostaron por Sáenz de Santamaría están absolutamente defenestrados y ahora han colocado a Raquel Rodríguez, que no manda pero la ponen; o a Iturgaiz, un hombre que ellos mismos arrinconaron meses antes de las elecciones europeas. Ellos lo hacen y ellos lo deshacen pero, en cualquier caso, el gran problema del PP vasco es su discurso y la distorsión que tiene de la sociedad vasca a la que no saben interpretar. Escuchar aquí es bastante fácil porque la gente te dice en la calle lo que piensa. 

¿Y Vox?

Es posible que si hubiera otro tipo de derecha en España, aquí tendría más opciones

¡Qué le voy a decir! Estos días se ha hecho muy famosa Macarena Olona. A mí me puede preocupar como ciudadana porque me parece que representa a una extrema derecha insultante y poco respetuosa con los derechos y libertades, y por lo tanto, me puedo enfrentar a ella en la crítica política. Pero lo grave es que esta señora ya era así cuando estuvo representando aquí al Estado. Y me da igual si entonces gobernaba el PP o el PSOE. Olona era abogada del Estado y pensaba y actuaba en base a esos principios. Eso es lo grave. 

Hasta ahora el papel negociador en Madrid lo ha capitalizado el PNV pero EH Bildu ha llegado ya a dos acuerdos importantes con el Gobierno. ¿Les molesta este cambio de actitud? 

Nosotros, los “amigos” de Confebask, votamos contra la reforma laboral que hizo el PP

Les ha costado llegar a lo que el PNV lleva haciendo 40 años. Lo que antes hacíamos mal nosotros parece que, ahora que han comenzado su transición hacia la Política con mayúsculas, es lo correcto. A mí me parece fenomenal que negocien con el Gobierno de España y consigan algo para Euskadi. Aplaudiré siempre que logren algo más sustancial y sostenible que lo que firmaron hace unas semanas con el PSOE y UP sobre la reforma laboral. Porque, sinceramente, aquello no puede catalogarse como un acuerdo. Cuando nosotros votamos afirmativamente a la investidura de Sánchez ya sabíamos que íbamos a trabajar en una reforma laboral. Y me gustaría recordarle algo: Nosotros, los “amigos” de Confebask, votamos contra la reforma laboral que hizo el PP. 

Pero, ¿le parece mal que Bildu haya entrado en el terreno de la negociación parlamentaria?

A mí me parece muy bien que Bildu haya empezado a explorar esa vía. También es verdad que el PSOE está muy necesitado de apoyos en algunas comunidades, concretamente en Navarra donde está obligado a mantener una buena relación con EH Bildu porque necesita sus votos y eso pasa por hacerle pequeños guiños. Bienvenidos sean sus logros aunque ya nos estén copiando muchas cosas. Por ejemplo, sus campañas son como las nuestras. En fin, que no tenemos ningún problema pero, por favor, que lo que consigan la próxima vez sea algo más sustancial que aquel papel que firmaron sobre la reforma laboral.

¿Es posible un gobierno vasco sin el PNV? Lo digo porque usted ha alertado de la inclinación del PSE a pactar con Bildu y Podemos

Me refería a una parte del PSE. Es que siempre ha existido esa tendencia en un sector de los socialistas vascos. Es algo histórico.  A nosotros nos han llegado a decir que acordar algo con nosotros es como meterse veneno en vena. Eso lo dicen porque creen que electoralmente crecemos a costa de su target potencial. Pero ese es un problema que también te lo cuentan los del PP y algunos de los de Bildu. Y algo de razón tienen porque nuestro modelo puede picar un poco de todas las partes. El miedo del PSE empezó cuando vieron que ganamos las elecciones locales en 8 de los 9 municipios de la Margen Izquierda-zona minera, su feudo histórico. Eso fue duro para ellos porque nos siguen considerando un partido de derechas. Por eso digo que, dependiendo de la situación que se presente en Madrid y en Vitoria en estas o en las próximas elecciones, van a intentar pactar entre ellos. Tienen una relación de amor-odio con Podemos y mantienen un idilio con la izquierda abertzale que oficialmente no puede existir pero que es muy fluido. 

¿Quién es Itxaso Atutxa?

Nunca me lo han preguntado (risas) y no sé qué decir. Tengo dos hermanas con las que hago piña aunque mantengo un sentido de la familia muy amplio. Soy muy disfrutona de esos momentos. A la mínima organizo una comida porque me encanta cocinar, me relaja y, además, soy buena aunque mi defecto es la purrusalda. Creo que es la peor del mundo. Soy seguidora del Athletic y disfruto mucho con el baloncesto. También con la música, en concreto con la ópera. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí