1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PACTO CONSTITUCIONAL

Rigor

Si el rey emérito quiere ayudar a su hijo, lo mejor que puede hacer es someter su patrimonio a una investigación fiscal y transparente. Y dar cuenta de su procedencia y origen, de tal manera que el legado que le deje sea legal

José Luis Villacañas Berlanga 5/08/2020

<p>Don Juan Carlos saluda a su hijo Felipe VI tras imponerle el fajín de capitán general, en julio de 2014.</p>

Don Juan Carlos saluda a su hijo Felipe VI tras imponerle el fajín de capitán general, en julio de 2014.

CASA DE S.M. EL REY / BORJA FOTÓGRAFOS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Presiona en el ánimo del observador atento de la actualidad una tensión de difícil expresión. Y sin embargo, debemos sacarla a la luz para no caminar humillados por la realidad. Aquí no podemos encogernos de hombros y dar prueba de una docilidad indigna. Esa tensión a la que aludo tiene que ver con la aguda sensación de estar asistiendo a horas extremadamente graves y de profundo significado histórico, mientras que todo un intenso decorado público se empeña en hacernos creer que el abandono del país por parte del rey don Juan Carlos es un asunto cotidiano más. Y sin embargo, la larga pedagogía para disminuir el estupor, el asombro y el escándalo, ese trágala homeopático que, ya durante años, pretende que traguemos en pequeñas dosis lo que es una monumental rueda de molino no debería confundirnos. 

Buena parte del sentido moral y político de Occidente procede de dos escenas judiciales. Una tuvo lugar en Atenas y otra en Jerusalén. Las dos acabaron con la muerte de sus personajes

A esa comunión de la dura piedra contribuye el presidente Sánchez de dos maneras: primera, cuando en su rueda de prensa de este martes 4 de agosto usa de forma ligera el argumento de que una cosa son las instituciones y otra las personas. Al aludir a que todos los partidos han tenido corrupción, pero no se han cuestionado como instituciones, olvida dos puntos. Primero, que aquella corrupción general de los partidos sí afectó a las instituciones, como recuerda cualquiera que aprecie el descenso de credibilidad que han padecido. Pero olvida otro segundo punto fundamental. La monarquía es un régimen de representación concentrada de la unidad del Estado en una persona. Su dimensión simbólica es de tal índole que nada de lo que afecte a la persona deja de afectar a la institución. No es posible tener una institución monárquica fuerte y un rey personalmente problemático. Pero todavía más grave es la forma en que nos quiere hacer pasar esta enorme noticia como si fuera un hecho cotidiano, y esto contribuye a nuestra desolación, cuando se niega a contestar sobre su pacto con la casa real apelando a una confidencialidad y al mismo tiempo repite una y otra vez que considera vigente el pacto constitucional.

Mucha enjundia debió tener esa confidencialidad cuando tiene que ser cubierta con ese acto de fe cerrada en el pacto constitucional. Sin embargo, tanto esa confidencialidad como esa fe dejan fuera de óptica lo más relevante que nos concierne como ciudadanos. Buena parte del sentido moral y político de Occidente procede de dos escenas judiciales. Una tuvo lugar en Atenas y otra en Jerusalén. Las dos acabaron con la muerte de sus personajes. Ambos se entregaron a ese destino por el mismo motivo, uno por obediencia estricta a la ley, y el otro en obediencia igualmente estricta a la voluntad del que llamaba Padre, vertida en una larga profecía que debía cumplirse al pie de la letra. Dejemos aquí al margen el caso de Cristo, y reflexionemos un poco sobre el de Sócrates, pero no olvidemos que ambos son ejemplos de seriedad y fidelidad.

Ahí vemos a Sócrates, en una edad avanzada, en la cueva que le sirve de cárcel. Una noche recibe a sus jóvenes amigos que le proponen fugarse. Él se niega. La razón que da para quedarse, cuando sus amigos ya tenían comprados a los carceleros y preparada la fuga, generó la ética política posterior, acuñada en la sentencia pro patria mori. Sócrates murió porque no podía verse viviendo de otra manera, en otro sitio. No era por falta de capacidad de adaptación. El motivo era porque toda la vida había defendido la ley y la ciudad y no podía soportar que ahora, con su huida, la totalidad de su vida quedara reducida a una mentira, a una farsa. Los juramentos antiguos, los peligros asumidos, las guerras combatidas, todo sería falso. Era vivir como si no se hubiera vivido. Una vida vana, vacía. Sólo pensar en una cosa así le producía una profunda vergüenza. Por respeto a todo eso, se quedaba. Pues la vida no era el valor absoluto. Solo lo era la vida cumplida a pie firme allí donde el daimon había señalado que estaba su lugar. 

Nos gustaría mucho escuchar el daimon que ha aconsejado a don Juan Carlos que abandone su puesto, rompa el papel de su condición simbólica y ponga todo lo vivido políticamente en estos cuarenta años en almoneda. Y ya nos gustaría montar un diálogo de ese despacho confidencial entre Sánchez y el rey don Felipe, que, al contrario de lo que sucedió con Sócrates, ha traído como consecuencia que el rey abandone el suelo español en un momento en que está siendo investigado por corrupción. Las leyes promulgadas, los valores defendidos, los discursos pronunciados, la ejemplaridad proclamada, de todo eso parece que se desvincula el anterior jefe del Estado cuando se marcha de España. Y lo hace con la confidencialidad del Gobierno. 

En lugar de esa hipotética e instructiva obra, tenemos una carta de un padre a un hijo, como en época de Fernando III o de Alfonso X. Sin embargo, por lo que respecta a nosotros, que nos asomamos a esa carta al parecer sin derecho, todas y cada una de sus palabras están bajo sospecha cuando la conclusión es que el rey emérito se va de España. Dice en su carta privada a su hijo que lo que está provocando repercusión es su conducta privada. Pero si es así, reconoce que no tiene nada que ver con su función de rey. En este aspecto, debería someterse a la ley común de todos los españoles sin mayor problema. Dice que lo hace para permitir que el hijo cumpla sus funciones, como si estas no pudieran ejercerse sometiéndose a la ley común. Al final, argumenta que presta un servicio a los españoles haciendo todo esto, como si llevar a cabo un acto confuso que devalúa y desprestigia a la institución monárquica fuera algo positivo. A Torra, sí le hace un gran servicio, ¿pero a los españoles en general? Y añade que está a disposición de la justicia. Si es así, ¿por qué entonces tiene que marchar? Ante todo esto es fácil preguntarse: ¿no ha entrado en consideración de nadie, en esos diálogos confidenciales, que es una grave responsabilidad favorecer la consecuencia de que cincuenta millones de españoles comiencen a creer que toda su vida fue una farsa, un tenderete, cuya única realidad era consolidar un patrimonio personal? ¿Se teme algo peor aún?

Dice en su carta privada a su hijo que lo que está provocando repercusión es su conducta privada. Pero si es así, reconoce que no tiene nada que ver con su función de rey

Algo no cuadra en todo esto. Si el rey emérito está siendo investigado por su vida privada, no se entiende que tenga que abandonar España, salvo que quiera eludir la acción de la justicia. Si quiere hacer un servicio a los españoles, entonces debe tomarse en serio las leyes que los rigen y dar un ejemplo de que cree en su verdad. Si quiere ayudar a su hijo en sus funciones, entonces lo mejor que puede hacer es someter a una completa investigación fiscal y transparente todo su patrimonio, y dar cuenta de su procedencia y origen, de tal manera que el legado que le deje sea legal. Si su marcha fuera de España se toma como unas vacaciones, como un viaje que nada impide que se realice porque no hay cargos contra él, como dicen los juristas de corte, no se entiende por qué se guarda tanto secreto acerca de su destino. Si se afirma que es una salida temporal, creo que el pueblo español necesita una explicación acerca de qué depende ese tiempo y respecto de qué se toma la decisión de su duración. Pues creo que a estas alturas tenemos derecho a saber si tiene algo que ver con que pueda ser citado por la justicia de un país tercero, para el que no desea estar localizable. En efecto, no parece que en esas conversaciones confidenciales se tema a la justicia de este país, en el que se nos va a imponer la increíble teoría de la inviolabilidad “absoluta”, que no sería constitucional ni para el discípulo más reverente de Bodino, pues la inviolabilidad no protege respecto de lo que aquí está en juego, los “acontecimientos pasados de mi vida privada”, como dice la carta.

Las relaciones de la monarquía de la casa Borbón con el pueblo español están basadas sobre la carencia de rigor, de seriedad política y de respeto a su pueblo y el montaje al que asistimos con estupor nos dice que todo sigue sin novedad en El Alcázar. Quizá sea merecida esa falta de respeto, pues siempre se ha olvidado, una y otra vez, lo decepcionantes que fueron las actuaciones de la dinastía, ya sea con Fernando VII, con Isabel II o con Alfonso XIII. Yo no reclamo una república sobrevenida y preparada por la mendacidad de sus enemigos, no una vez más. Ya tuvimos bastante con dos de esa forma. No quiero que la república venga por la debilidad y la falta de compromiso de nuestras elites, que cuentan con la falta de rigor de la memoria de nuestro pueblo. No quiero una república presa de un sistema de defensas completamente hostil, que pronto presionaría para producir el caos que haría deseable el regreso. Quiero ante todo que la ley que ha sido verdadera para todos nosotros, lo sea para el rey emérito. Quiero primero que sea obligado a dar cuentas de su patrimonio como cualquier otro español y quiero que pague los impuestos correspondientes. Quiero que don Juan Carlos se vea obligado a obedecer lo que a todas luces no parece tomar en serio, nuestra Constitución y su legislación. Una salida descomprometida, con la confianza puesta en una rápida vuelta, bajo el supuesto de la falta de rigor de todo un pueblo, con eso no se debería contar más.

Autor >

José Luis Villacañas Berlanga

Es catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense y director de la Biblioteca Saavedra Fajardo de Pensamiento Político Hispánico. 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí