1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Literatura y mercado

Una deshonestidad de otro tiempo

El autor replica a una columna de Javier Cercas sobre la crítica y se explica, de paso, “por qué el talento de nuestros escritores canónicos envejece tan mal en España”

Nadal Suau 21/02/2021

<p>Javier Cercas posa con el Premio Planeta 2019 junto a Manuel Vilas, galardonado con el 2º premio.</p>

Javier Cercas posa con el Premio Planeta 2019 junto a Manuel Vilas, galardonado con el 2º premio.

PlanetadeLibros / Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El pasado 6 de febrero, Javier Cercas publicó una columna en El País titulada ‘Una superstición de nuestro tiempo’. En ella, se mostraba decepcionado tras leer “una reseña” de Alegría, la novela de Manuel Vilas finalista del Premio Planeta en 2019. Aquel crítico, cuyo nombre no revelaba, había deslizado la idea de que todo éxito comercial es “imperdonable”, provocación debida al argentino Damián Tabarosvky en su ensayo Literatura de izquierda, y esto constituía una irresponsabilidad a juicio de Cercas. Que un reseñista se atreva a poner en circulación una idea tan gruesa y fácil de desmontar (¿acaso no fueron muy populares Shakespeare o García Márquez?), sin que nadie se la rebata, solo podría significar, por un lado, que la crítica literaria está en una crisis profunda, tomada por “tontos con lecturas”, “perezosos mentales” o “necios”; y por otro, que esos mismos tipos tienen aterrorizados a sus posibles detractores ante la posibilidad de “represalias”. ¡La Asociación Española de Críticos Literarios imponiendo la omertá en la España Constitucional!

Convengamos en que, por mucho que el panorama crítico sea poco estimulante, todavía no ha llegado el día en que los medios de este país se atrevan a publicar una reseña profesional tan severa como el artículo de Cercas sin dejar constancia de quién es el autor criticado y qué texto está siendo analizado. Yo diría que ese es el primer punto de una discusión pública digna. Sin embargo, observo que los escritores de vocación polemista sí que practican esa fealdad moral en sus intervenciones. En este caso el silenciado he sido yo, que publiqué esa pieza sobre Alegría en El Cultural hace ¡trece meses! 

Me ha parecido oportuno no tardar tanto en replicar a Cercas, sobre todo para preguntarme en público por qué ha mantenido una actitud tan inelegante: y es que, aparte de meter a su amigo Vilas en un fregado desagradable (mi reseña fue exigente, pero más respetuosa que ese modo de utilizar a otro escritor a modo de escudo humano) y de alimentar la razonable sospecha de que en realidad le pican otras cosas y otros críticos que mi reseña y mi persona (idea al tuntún: ¿seguro que el apellido Tabarovsky le molestó más que el apellido Echevarría, que también invoqué?), me habría facilitado mucho las cosas al deslizar mi nombre. Así me habría enterado en su momento, y no nueve días más tarde, gracias a un comentario de Alfonso Sánchez. Además, Cercas y yo no hemos tenido más intercambio personal que el ejemplar de El punto ciego que llegó al buzón de mi casa en 2016 “por deseo expreso del autor” y, por lo tanto, podría conversar con él en los términos más corteses. Pero, vistos los modales desplegados, necesito dejar en claro mi propio deseo expreso: conviene citar cuando se critica.

No es un capricho (aunque admito que mi vanidad lo habría agradecido). Si Cercas citara, el lector podría acudir a mi reseña. Al hacerlo, descubriría que no recogí las palabras de Tabarovsky como “artículo de fe”, sino con este relevante matiz: “No diría que [considerar imperdonable el éxito] sea una regla universal, pero la afirmación insinúa ciertas verdades: en una reformulación a la baja, digamos que el éxito exige análisis”. ¡Por supuesto que la frasecita es una exageración deliberada por parte del argentino! Tabarovsky se burla de aquellos autores populares que se quejan amargamente de que “¡parece imperdonable tener éxito!”, y aspiran a ser John Grisham, Gadamer, Víctor García de la Concha y Albert Camus, al mismo tiempo. ¿Les suena? Así que responde: ¡pues claro que es imperdonable! ¡Claro que si público y medios y academia te ponen en el centro del escenario vamos a tener que preguntarnos por qué, y analizarlo, y considerar que hay razones para el escrutinio! Al menos, así lo harán quienes defienden una idea de la literatura vinculada con la ruptura constante y con la posibilidad de ser incómodo en todo momento, en forma y fondo. Nadie tiene la obligación de pensar en estos términos la creación literaria, pero menos todavía el derecho a ridiculizar una lectura desde esa perspectiva.

(Un paréntesis: Cercas califica de “superchería” la idea de que una novela de éxito comercial es forzosamente mala. Bueno, claro que es superchería, por eso yo no lo digo. Luego, alude al éxito del Quijote para demostrar su tesis, lo cual viene a cumplir la particular ley de Godwin de las discusiones sobre los best-sellers, aparte de ser una tontería: ni la comparación entre ecosistemas literarios tiene el más mínimo sentido, ni su punto se sostiene sin derivaciones, en todo caso, curiosas: por ejemplo, que Cervantes sí vivió el éxito del Quijote como cierta renuncia a su verdadero arte. Por otra parte, animo a los implacables debeladores de supercherías a examinar en Youtube un vídeo en el que Carmen Posadas, miembro del jurado que premió Terra alta con el Planeta 2019, sonríe ante las cámaras de Antena 3 durante la ceremonia de entrega y afirma que el debate de esa noche va a ser “muy, muy reñido”. ¡Intrépida aventura que sin duda les tendrá entretenidos un buen rato, esta de descubrir si ahí se esconde o no algún fraude!).

¿Es tan difícil para Cercas entender que los demás no somos idiotas, que sabemos cómo se concede el Planeta, y que tememos que es difícil que la escritura salga incólume de esa coyuntura?

Pero volvamos a mi reseña, con la esperanza de que este artículo sirva para algo más que llamar a mis critic gangsta brothers a las armas (algo me dice que ese plan saldrá mal). ¿Es tan difícil para Cercas entender que los demás no somos idiotas, que sabemos cómo se concede el Planeta, y que tememos que es difícil que la escritura salga incólume de esa coyuntura? Mi reseña no hablaba sobre el éxito popular y digamos que espontáneo de Ordesa, sino de cómo ese tipo de éxito condiciona los pasos siguientes del escritor, de cómo decide relacionarse con lectores y editores a partir de ese momento: ¿acomodándose a las expectativas creadas, o desafiándolas? Alegría es una segunda parte deslavazada de Ordesa, o así la hemos percibido muchos. Incuso si nos negamos a prejuzgar las intenciones del autor (no dudo de que Vilas necesitaba con toda honestidad artística volver a ese tono, a esos temas), es obvio que Planeta se animó a premiarla, opas hostiles entre grupos editoriales aparte, por ser exactamente eso, y que no habría visto con los mismos ojos, por ejemplo, un regreso al estilo de España o Aire nuestro. Estos elementos estaban sobre la mesa (o sobrevolándola) del escritor Vilas, tanto los íntimos como los financieros, los de su proyección pública y los de su creatividad. Por eso yo acabé diciendo que el libro ofrecía “una prosa atrapada” en una reiteración extraña y decepcionante que al lector le cuesta mucho abstraer de ese contexto.  

¿Se entiende, pues, en qué sentido comentaba que el éxito es, no “imperdonable”, pero sí de obligado análisis? Quien no lo perdona no soy yo, sino el grupo Planeta, que pasa a exigir unas cosas y no otras. Quien no lo perdona es el mercado, el nuevo público, los críticos que serán invitados a congresos internacionales si insisten en poner bien cada nuevo libro de un consagrado hasta el día en que gane el Cervantes, las ilusiones legítimas del autor que nunca caen solo del lado de la escritura, porque es tan humano como cualquiera. El éxito le pasa una cuenta al escritor, como al jugador de fútbol o al ebanista. Si se prefiere fingir que no, adelante. Por lo demás, no sé si el éxito es imperdonable o no, pero lo que hace con algunos egos es, desde luego, difícil de perdonar. 

Estas explicaciones deberían bastar para que se entienda lo que trato de decir. Sin embargo, siempre puedo ofrecer mis argumentos de un modo más didáctico: voy a intentarlo con un meme de producción propia. Si el lector busca en Instagram publicaciones de usuarios como @policiadelafecto o @concurseiti, descubrirá que los memes pueden ser muy sofisticados, incluso más que una columna en El País. Como yo no tengo talento en ese campo, me conformaré con un meme anticuado y facilón:

No hace falta decir que la reducción del campo de producción literaria a un binarismo Literatura-Ventas es del todo insuficiente, hasta tramposa, pero hemos entrado en el apartado del ingenio y sabrán disculpar que simplifique. Dicho esto: lo sutil de este meme es que muestra un instante en la vida del Éxito, dejando el terreno abierto para todo tipo de especulaciones: en efecto, una cosa es que al escritor le seduzcan las ventas (o, digamos, los 600.000 euros de un premio pactado previamente), y otra muy distinta que no logre reprimir la tentación de volver a los brazos de la literatura con ardor renovado. Puede que el escritor convenza a esas dos bellezas para mantener una sana y estimulante relación poliamorosa. Puede incluso que el escritor sea uno de esos seductores despistados, o tiránicos, que logran los favores de las Ventas sin darse cuenta de que la Literatura se pone un poco nerviosa, y que esa torpeza o tiranía logren, miren por dónde, que la Literatura lo quiera todavía más y se aferre a él; nunca se sabe con los machos alfa. Cierto que existe el riesgo de acabar solo, o con la pareja equivocada. En fin, hay mil formas de imaginar el futuro que seguirá a ese giro de cuello babosillo y un poco sucio, en el que tantos nos reconocemos, ay, muy a nuestro pesar. Pero no creo que sea necio, ni perezoso, ni enloquecido, pensar que en la vida de un verdadero escritor de verdadero éxito se producen esos instantes de tensión. Es normal, como lo es tener que asumir contradicciones en la vida. Por razones muy cercanas a las que comentamos aquí, hace unos trece meses recibí varios mensajes de un novelista. Como eran privados, no haremos explícito quién era. Este escritor me hizo saber que me “estaba lucrando” (sic) reseñando negativamente los Premios Planeta en El Cultural, revista que “se sostiene gracias a la publicidad de los grandes grupos”. Aparte del humor negro financiero, tenía su parte de razón: ¿solo se cae en la incomodidad moral cuando se gana mucho dinero? Evidentemente, no. Todos hacemos malabares éticos y pactos con la realidad.

El deprimente espectáculo de una plana mayor de Escritores Oficiales incapaces de tener incidencia real en la obra, la vocación o la mirada de sus sucesoras jóvenes tiene todo que ver con estos ejercicios pueriles de tirar la piedra y esconder la mano

Y por supuesto que los críticos tienen que ser criticados. Este es un argumento central de mi propia idea del oficio, hasta el punto de que en ocasiones recientes he explicado la manera en que algunas respuestas duras a mi trabajo me han ayudado a admitir errores, y qué bien cuando ocurre. Ningún miedo a admitir errores. En cuanto a Tabarovsky, su libro y sus argumentos me divierten mucho, pero no más que la respuesta minuciosa y durísima que le dio Guillermo Martínez en su momento, cráneo estupendo que practica un tipo de narrativa cerebral-popular con el desparpajo y la falta de complejos que convienen a tal disciplina. De hecho, si lo desean, seguro que en ese texto de Martínez encontrarán munición en mi contra. Es decir: el campo literario es un debate agitado, y así debe ser. ¡Si me están entrando ganas de admitir que utilicé a Tabarovsky a la ligera en mi reseña sobadísima!

Sin embargo, el artículo de Cercas desbarata preventivamente cualquier diálogo, al poner en práctica todas las valentías posibles (el uso de calificativos gruesos), salvo la única imprescindible, insisto: citar al desmenuzado. Al no hacerlo, me falta al respeto a mí, a los demás críticos (a los que difumina en vaguedades), y desde luego a los lectores. Luego, con un sentido del humor involuntario y admirable, se lanza al victimismo: aunque a los críticos solo los leen “otros críticos”, resulta que nadie critica a la crítica porque los autores temen esas famosas “represalias”. ¿Hola? Todos sabemos que nadie saldrá herido de este intercambio de artículos. Pese a ello, y por el placer de sumergirnos en el marco mental propuesto por Cercas, les invito a preguntarse quién, en todo caso, tendría más razones para temer puertas cerradas u oportunidades clausuradas por alzar la voz en estos asuntos: ¿un escritor premiado con columna fija en El País y el Grupo Planeta cubriendo sus espaldas, o un profesor de escuela de adultos que desde Mallorca escribe reseñas a 85 euros la pieza? Incluso descontando la tendenciosidad de ambas descripciones, y admitiendo que hay críticos más agresivos en las formas que yo, la respuesta sigue siendo obvia, y constatar que Cercas no quiere reconocerse poderoso, o no es capaz de saberse poderoso, resulta preocupante.

Más allá, la anécdota explica muy bien por qué el talento de nuestros escritores canónicos envejece tan mal en España. Más aún, y esta analogía le encantará al Capitán Trueno de la Transición: también explica por qué envejecen tan mal las instituciones. Agazapados en un entorno ultraprotector, dolidos ante la más leve y civilizada crítica, instalados en la ensoñación de que siguen siendo jóvenes prometedores ¡e independientes!, pierden la oportunidad de hacerse preguntas sobre su propia posición, el anquilosamiento de su estilo o la reiteración de sus temas. El deprimente espectáculo de una plana mayor de Escritores Oficiales incapaces de tener la menor incidencia real en la obra, la vocación o la mirada de sus sucesoras jóvenes tiene todo que ver con estos ejercicios pueriles de tirar la piedra y esconder la mano, este estar a la defensiva en el puente de mando, pensando qué nueva iteración de sí mismos lanzar ahí fuera y por qué demonios no aplaude el tío del fondo. Así se producen los cortocircuitos generacionales, la sensación de que las élites (¿o es que Cercas no es élite cultural, desde un punto de vista material y pragmático?) ni quieren dialogar, ni saben qué mundo habitan. Sin ser derrumbadas (demografía manda), sin ceder ni un milímetro de terreno, sin importar demasiado a nadie.

Autor >

Nadal Suau

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí