1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El peso del relato

Estasis (o la deriva de los héroes)

Las grandes crisis comunitarias se explican, a la postre, sobre los pilares de la épica (cobardía, valentía y temeridad). Pero la valentía anti-contagio lo desafía. Hoy la cobardía se mezcla con la temeridad

Álvaro Cortina Urdampilleta 12/02/2021

<p>Sancho Panza y Don Quijote en una ilustración de Gustave Doré (1863).</p>

Sancho Panza y Don Quijote en una ilustración de Gustave Doré (1863).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Existe la creencia de que, según la teoría clásica, la virtud es, por fuerza, un término medio equidistante de dos extremos viciosos. La virtud apunta siempre a un término medio. Esto es cierto en el caso de la liberalidad, por ejemplo: tan lejos está el generoso del derroche como de la ratería. 

La noción ética de la equidistancia no se ajusta, en cambio, al caso de la valentía. Vamos a echar un vistazo a esto, pues es la valentía, el arrojo o la bravura la más vistosa y narrable de nuestras virtudes. Hay que preguntarse antes de nada si la valentía, en griego andreía, está más arrimada a un extremo que al otro. Pues bien, aunque es Aristóteles el filósofo paradigmático de la in medio virtus, él, precisamente él, está dispuesto a hacer una excepción con la bravura. Esto se lee en Ética a Nicómaco II.8. Aristóteles, como ya hizo su maestro, distingue, es verdad, netamente, entre valentía y temeridad. Un valiente es alguien que domina la situación de alguna manera. En cambio, un temerario es algo así como un chalado. En el campo de batalla, el valiente sabe manejar sus armas, y el temerario no tiene ni idea de cómo hacerlo. Ahora bien, Aristóteles añade que la valentía tiene una afinidad con la temeraria locura y no tiene nada que ver con la cobardía, el otro extremo. La valentía es una locura lúcida, de algún modo. O sea, los más admirables valientes son, potencialmente, pirados temerarios, y, en cambio, son extraterrestres de cualquier tipo de pusilanimidad. 

Lo único que comparte el cobarde con el valiente es que ambos tienen algo que perder y lo saben. O sea, el temerario es un inconsciente puro, pero el valiente sabe a lo que se expone, como el cobarde. El temerario no tiene miedo, pero el valiente y el cobarde sí. El valiente, con todo, controla su miedo. El valiente sabe lo que es el miedo, el dolor… El valiente convierte su defecto en virtud. Un valiente es humano. Si no tuvieran defectos, no podrían ser virtuosos. Un valiente es mortal. Habría que preguntarse si un ser racional inmortal podría llegar a ser valiente… Entre los intrépidos héroes clásicos que baraja el maestro Carlos García Gual en su reciente La deriva de los héroes, todos son mortales. 

Tal es la relación asimétrica de los valientes con los cobardes y con los temerarios. El libro de García Gual muestra hasta qué punto la valentía (esa locura que supera un miedo) es importante, más allá de la ética, porque es la condición de posibilidad de un gran relato, y los grandes relatos son importantes porque nos permiten, si no explicar el mundo, sí narrarlo. De una forma u otra, la valentía florece en el período de crisis. Con estas ideas en mente me asomo a las crónicas, webs y columnas del día.

Hoy ya podemos estar ciertos de que los políticos han abandonado aquel peculiar lenguaje de la guerra natural contra otra forma de vida (un discurso algo alienígena en la era ecológica). El presidente de España, aquel grave Sánchez de hace meses, que nos pedía sacrificios y arrojo bélico o pseudo-bélico ha quedado atrás. Esta Navidad se pidieron, nuevamente, sacrificios, pero el acento ha sido otro. Recuerdo que el Lehendakari Urkullu salió ante los vídeos pidiendo más estasis ciudadana, restringiendo las horas del pote, del pincho-pote: en sus palabras y en la reacción del personal se notaba que había quedado algo atrás la guerra biológica y el revuelo del caceroleo. En el discurso de Felipe VI tampoco detecté conato alguno de contienda-frente-al-virus. La guerra a la Covid y los aplausos, desde las ventanas, a los profesionales más heroicos ha dado pie, desde la Navidad, a un aplanamiento pragmático y a la más calmada “responsabilidad” ciudadana. La ruina social y adquisitiva se ha hecho más silenciosa, como de ataque de termitas. Hoy por hoy, en febrero de 2021, parece un año para la resignación. 

No obstante, digo yo que donde hay sacrificios más o menos nobles se puede encontrar a un héroe. Dado que hemos afrontado una suerte de invasión letal, según el primer relato, era el conjunto de la sociedad la que realizó la gran proeza de detenerse, de hibernar. Al pueblo se le pidió la proeza de la estasis. 

Por un lado, está la valentía de los médicos y enfermeros: ésta es más clásica y genuina. Entre la cobardía y la temeridad, el enfermero valiente o la doctora intrépida arriesgan su salud por el bien común. Por otro lado, la valentía del pueblo (todos nosotros, gente no preparada técnicamente para combatir el mal) es más bien la valentía de la estasis. Es presumible que este tipo de valentía se haya dado en innumerables ocasiones en la historia, en etapas de pandemia, por caso. Común o no, parece que es el signo de los tiempos y la virtud del momento. Es la valentía de pararse. 

Es sabido que, ante la amenaza cierta y directa de un violentado gorila de montaña macho de la selva de Centro África, recomiendan los expertos aventureros no moverse. Michael Crichton tomó nota del dato, y trasladó esta valentía estática a su novela Congo y a su novela jurásica con tiranosaurios.  Este estancamiento nos han pedido los políticos desde dentro de su máscara anti-vírica.

Una situación como la actual es doblemente difícil porque, comportando el miedo, el dolor, la muerte y la depauperación general, tampoco se enriquece, como otros dramas comunitarios, con los valores tradicionales del relato. Es decir: lo del 2020 y del 2021 va a ser difícil de contar. ¿Por qué? El letargo siempre ha sido materia anti-narrativa. Contar el 2020 o 2021, abandonado ya el lenguaje bélico, va a ser difícil, sobre todo, por esta épica de no hacer nada mientras todo se desmorona. Más que nada, por esta virtud tan poco incitante, tan poco inspiradora y, en el fondo, tan sutil de la valentía estática. El lenguaje dramático de la “guerra a la Covid” revelaba, al menos, un deseo de forma narrativa. Actualmente, el lenguaje rebajado de la responsabilidad revela más bien un vacío resignado, que marca el 2021 en el que ya llevamos dos meses. Desconozco, repito, si anteriores pandemias de la historia han tenido este progreso. 

Es decir, las más penosas guerras se aderezan, por sus narradores retrospectivos, con la incitante valentía, que reluce, cual nimbo, en los héroes ora valientes, ora temerarios. Acaso las grandes crisis comunitarias se explican, a la postre, sobre los pilares de la épica que son la cobardía, la valentía y la temeridad. Pero la valentía estática o valentía anti-contagio desafía esta triádica distinción. Hoy, mágicamente, tenemos que la cobardía se mezcla con la temeridad. Me explico. 

El temerario fiestero desafía con su jarana el miedo razonable, y por tanto se aleja de la virtud. Además, el juerguista pandémico tiene, simultáneamente, algo de cobarde, pues no pretende sacrificarse, como el resto, por pura flaqueza, poniendo en riesgo, como se suele decir, a los más mayores. Parece que, a nuestros ojos, el loco desorbitado y el ensimismado debilucho trabajan para el mismo enemigo. ¿Y qué es de la valentía responsable de arruinarse en soledad que hoy nos exigimos? Observemos, por un lado, científicamente, esta virtud epocal. Observemos, de paso, cómo se cuenta y cómo se puede contar. 

Para empezar, diría que esta peculiar valentía global del siglo XXI adolece de desviación hacia la temeridad. ¡Curioso rasgo! La brava estasis que hoy practicamos tiene muy difícil degenerar en temeridad. En el fondo, es bastante lógico. Se ha dicho que todos los problemas de la vida comienzan al salir de casa: por eso mismo los valientes-temerarios, como Perceval o don Quijote, tienen la ansiedad de abandonar el hogar. Pero estos días se nos pide un valor y un sacrificio: hay que quedarse en casa, hay que pararse. Cuanto menos hagas en el mundo real, mejor. 

Realmente, si tuviéramos los humanos la capacidad de hibernar, como los lirones, hace tiempo que nos lo habrían pedido todos los gobiernos. La vitalidad, se ha volcado en el trasmundo de internet: para el cuerpo se reserva una quietud que, como digo, si pudiera ser más quieta sería aún más perfecta. Así pues, observamos: ¿qué haría, en esta situación, un espíritu temerario? ¿Cuáles son sus posibilidades? ¿Pararse, por ejemplo, excesivamente hasta el paro cardíaco? Las otras valentías históricas, más activas, tienen el campo abierto de la locomoción, hacia lo público. ¡Pero, ay, es harto difícil ser un héroe sin moverse! Inténtelo, lector.

Las otras valentías son valentías activas, y requieren del arranque hacia el espacio, como requiere el verdadero arrepentimiento de un gesto externo. La valentía activa se nutre más que otras virtudes de la tentación loca hacia lo temerario, como vimos al inicio.

El primer personaje de nuestra literatura, el mentado Quijote, debate doctamente sobre este asunto. Vamos a ver qué dice. Don Quijote, el loco, sabe, por cierto, más de Aristóteles que algunos de sus compañeros de viaje. En tres ocasiones, el canónigo (I.49), un inspirado Sancho (II.4) y la condesa Trifaldi (II.40) le mientan lo de que el valiente se queda siempre en el término medio. En la aventura de los leones (II. 17), Sancho repite expresamente la idea de que “no es loco sino atrevido” el que arriesga en extremo y que “la valentía que entra en jurisdicción de la temeridad, más tiene de locura que de fortaleza”. 

A eso el hidalgo don Quijote replica, más peripatético que ingenioso: “… bien sé lo que es valentía, que es una virtud que está puesta entre dos estremos viciosos, como son la cobardía y la temeridad: pero menos mal será que el que es valiente toque y suba al punto de temerario que no que baje y toque en el punto de cobarde…” El intrépido de La Mancha no cita al Filósofo, sino al sentido común: “mejor suena en las orejas de los que lo oyen ‘el tal caballero es temerario y atrevido’ que no ‘el caballero es tímido y cobarde’”.

El Quijote no era sólo un valiente/temerario protagonista de ficción, sino, además, un sabio narrador de historias. Era exigente, el ingenioso peripatético, en cómo se han de narrar las peripecias para darles enjundia (para el Quijote, por ejemplo, Sancho no sabe contar bien las historias). Para el Quijote, claramente, un buen relato tiene forma de aventura, y una aventura implica una valentía. Narrar con brío nuestros tiempos de estasis sería, creo yo, todo un reto para aquel narrador. 

Yo diría que también lo es y lo va a ser para nosotros mismos. ¿Cuál es el arco de nuestros años confinados? ¿Cuál la forma interna de este relato? Tan pronto tenemos un lenguaje narrativo-institucional, como otro… Hoy surge una alarma en torno a este país… otro día en otro. Están las mutaciones, las alarmas… Este año largo detenido que nos espera no parece muy propicio, me parece, para el relato literario clásico: es más bien una ciega sucesión de estímulos. Quizá la escultura podría expresar mejor la naturaleza del 2020-2021: aquella “escultura del vacío” de Oteiza, por ejemplo. La lírica parece, en todo caso, más apropiada que la épica.

Don Quijote era locomóvil. Ya pertrechado, su primera intención fue trasponer el umbral de su casa. La primera vez, no le salió bien, pero en la segunda salida llega a Andalucía, y en la tercera a Barcelona, pasando por Zaragoza, siempre planeando entre lo temerario y la valentía. Nosotros vamos a terminar el año de la Covid donde lo dejamos: en casa. Nuestra épica popular frente a la invasión será la épica de quedarse en casa. Cuando olisquea el T-Rex y es preciso no inmutarse; cuando amenaza el “espalda plateada” del Congo y es preciso no huir. Pero incluso en estos casos, la analogía se queda corta: la vía de la temeridad, frente al gorila, está clara. ¡El temerario arrancaría contra el fiero animal! Nuestra valentía de estasis no abre un camino por ese lado. ¿Qué hacemos?

O, en otras palabras, ¿hacia dónde corre hoy el loco atrevido que no teme a nada? Tan sólo los pobres médicos, enfermeros y transportistas se han convertido en valientes profesionales, técnicos. Los que no forman parte del, digamos, “ejército de salvación” están ahora en casa, de la manera más digna posible: lector, ¿lees estas líneas como el soldado asediado en un bastión? 

He dicho que un partidario del espacio y un conocedor de las bendiciones de la temeridad como don Quijote tendría problemas, acaso teóricos, para narrar lo nuestro: esto no quiere decir que sea imposible. Dos productos audiovisuales han caído en mis manos a modo de símbolos, en la etapa post-bélica del año doble de la peste. 

En la fantástica película Lua vermelha, de Lois Patiño, tenemos un pueblo donde, debido a un embrujo, todos se han quedado físicamente congelados, aunque escuchamos en voz en off su cavilar. En esta película paralizada, el narrador ha incluido a un héroe, ora valiente, ora temerario, que es, no obstante, invisible. Nunca vemos su valentía, tan sólo sus efectos. Por otro lado, está la versión de HBO de la novela Patria: tanto en el relato de Aramburu como en su fiel traslación cinematográfica es una chica físicamente impedida, de nombre Arantxa, la que cambia las tornas, las anquilosadas tornas de la vida mezquina. 

La primera película corrobora las limitaciones narrativas de la parálisis que he señalado: aquella gente detenida necesitaba un salvador móvil; en cambio, la segunda cinta mostraba más bien lo contrario, algo que tenía que ver con nuestra posible deriva de los héroes. El caso emocionante de Arantxa, la heroína de la estasis, me ha insinuado, sin aclarármelas, las nuevas posibilidades de una proeza moral cierta y quijotesca en esta aburrida existencia aminorada. 

Autor >

Álvaro Cortina Urdampilleta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí