1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La vita nuova

Postales

Los indultos vendrán. Una de las razones es para evitar una humillación al TS en Europa. Para que funcionen, para que todo funcione, serán necesarios traidores esp y cat a los mitos

Guillem Martínez 26/05/2021

<p>Pere Aragonès, durante el nombramiento de los nuevos consejeros de la Generalitat.</p>

Pere Aragonès, durante el nombramiento de los nuevos consejeros de la Generalitat.

Esquerra Republicana

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- En los primeros meses de la Guerra Civil, el Comitè de Milícies Antifeixistes tuvo un proyecto sorprendente. Armar a las cabilas del Rif y que la liaran en el protectorado esp de Marruecos. La cosa no se llevó a cabo. El Gobierno de la República lo impidió por los pelos, en tanto no quería pollos con Francia, con la que ya tenía el pollo de la no-intervención. La idea, no obstante, era brillante. Por una parte, se creaba un frente en la retaguardia de Franco. Por otra, se avanzaba un par de décadas el proceso de descolonización africana. Todo ello hubiera tenido consecuencias importantes y, tal vez cotidianas, en la actualidad. Nunca lo sabremos. García Oliver habla de este episodio en El eco de los pasos, su monumental biografía. En breve, por cierto, aparecerá una edición a cargo de –yupi– Chris Ealham.

2- No es extrapolable a la actualidad nada acaecido hace casi 90 años y, menos aún, en el contexto de una guerra. En general, el pasado nunca es extrapolable. Los países, por si todo eso fuera poco, no suelen disponer de 90 años de pasado. No se retrotraen a los íberos o al siglo XVIII. Un país, una sociedad, son sus dos o tres generaciones en edad de recordar y con la memoria en activo. Y los mitos con que se dotan. O les dotan. Por lo común, son mitos poco extrapolables, pero extrapolados a gogó. Ese conjunto de mitos es lo que denominamos cultura nacional, un cacharro que suele ser un fruto y un desvelo gubernamental. He empezado con lo del Comitè de Milícies porque es una postal que alude a una normalidad. De otra época, que no ha dado pie a ningún mito extrapolado por ningún Gobierno. En ella aparece una Cat que no es Estado, ni ganas, pero que tiene su techo competencial histórico. Tiene, incluso, política exterior. Lo más. Es, así y paradójicamente, algo sumamente parecido a un Estado. Y también aparece en la misma postal el norte de África. Y no lo hace como un enemigo, sino como un activo. Es más, como un aliado contra el fascismo. La semana pasada, por cierto, accedimos a una postal diametralmente diferente. Las postales en fin, son de quien se las trabaja.

3- En la postal de la semana pasada, Cat estaba aparentemente más preocupada por ser Estado que por sus competencias, que le importaban una higa, al punto de que nadie quería ser vicepresident. Marruecos, a su vez, era un enemigo I+D, un invasor, incluso. Quizás, algo une a Cat y al enemigo marroquí en esa postal. Si se establece el carácter sobreactuado de una de las dos situaciones de esa postal, igual se establece la sobreactuación de la otra. La sobreactuación, supongo, puede coincidir con la época, y con las extrapolaciones que la época elige para cuadrar de alguna manera el presente, esa cosa que nunca cuadra.

4- Sobreactuación ceutí. La semana pasada 6.000 inmigrantes asaltaron el Checkpoint Charly, o cómo se llame, de Ceuta. Eso provocó la movilización del Ejército, una crisis, y llamamientos gubernamentales a la Unidad Nacional. Por, lo dicho, 6.000 personas. Algo sorprendente cuando en la planificación demográfica del territorio, el Gobierno establece que, de aquí al famoso 2050, Esp necesitará más de 7 millones de inmigrantes. Como el agua. Es más, si no vienen es que no se producirá un ciclo económico favorable, y nos estaremos comiendo los mocos, aquellos que tengan el lujo de disponer de ellos. Un grupo que necesita más de 7 millones de personas entra en pánico con 6.000. Y no sólo entra en pánico, sino que lo vertebra, estadísticamente, a través del odio. Con la exhibición de puntas de odio en verdad extremo, de espontaneidad imposible en su desmesura, lo que habla de corrientes subterráneas sumamente inquietantes, y moduladas por las extremas derechas, los grandes gestores de marcos en esta época. La sociedad y el Gobierno, con sus pánicos –distintos, distantes, relacionables– perdieron la oportunidad de normalizar esa irrupción de inmigrantes. De, entre otras maniobras, explicar que aquello no solo es lo que hay, sino lo deseable, además de lo estipulado y previsto. El Estado siempre hace pedagogía. Un discurso, una multa o la bomba de Hiroshima lo son –rayos, hoy estoy muy suelto–.  Durante la crisis ceutí, el Estado, a través del Gobierno, hizo pedagogía, por tanto. De lo contrario a lo que tiene calculado y previsto. La actitud del Gobierno no contradijo, en líneas generales, el carácter reaccionario de las respuestas histéricas, mediatizadas por la extrema-derecha. Lo que explica que la época está repleta de mitos sólidos que impiden hablar de lo sólido, de lo acertado o, incluso, de lo acordado, cuando no coinciden con los mitos de una de las culturas disponibles en la plaza, que se expresa a través de los medios y de la política. Glups.

5- Sobreactuación cat. Como los profesores perezosos, y las obras de ballet contemporáneo manguis, les dejo a ustedes la interpretación al respecto de Cat. Este articulete sólo se proponía explicarles una postal, y luego otra, con el fin de razonar que la realidad tiene más herramientas y es más amplia que los mitos. Si bien es menos determinante, parece. Por lo mismo, les explicaré las últimas jornadas cat, a través de varias postales. Ahí van. Alehop.

Que un grupo de extrema izquierda apoye un Gobierno con elementos de extrema-derecha, y que su explicación sea el palabro CRUZADA, explica un avanzado estado de putrefacción de los mitos

6- Postal 1. Jueves-viernes, Parlament. En esta postal castiza aparecen diversos pollos hablando. Todo es tan mítico que se lo traduzco. Aragonès, candidato a presi, moduló un discurso amplio, barroco, ambiguo, en clave. Si uno lo huele, parece el habitual discurso procesista al uso. Un mito. Pero entre la selva del mito aparece una frase, que establece su poética como presi. En ella, Aragonès opta, y así lo afirma, por el modelo escocés. Es decir, que descarta la unilateralidad mítica del procesismo. Es un game-over, si bien, cuando se utiliza el mito, incluso para escaquearse del pack mito, es que la cosa está, en verdad, malita. En su intervención posterior, el portavoz de JxC, apela a un embate –el mito; cuando se ha de inventar un palabro para substituir combate, es que no hay de eso– con el Estado. Importante –no se pierdan el punto 8–: establece que el sujeto político en Cat es el 52% de la ciudadanía –en términos reales, el 27%–. Es el censo y el grupo para el que gobernar a través del mito, o para el que suplir políticas con mitos como para una boda. En este discurso –a través del mito y de la épica, se establece la exclusión social y nacional; es un discurso veladamente supremacista; lo velado, lo subterráneo, es lo que emerge en una crisis, en 24 horas, como emergió, chas, la semana pasada en Ceuta–. Es un discurso de Estado. Más concretamente, del Gran Estado de Alabama.

7- Postal 2. En el mismo paraje, pero con la portavoz de CUP. Esta sección no reproduce declaraciones, salvo cuando son puro Lacan –como el resto, snif, del artículo–. Por eso les reproduzco estas de la líder CUP, en las que afirma, en alusión a Comuns y en el trance de dar el voto a una coalición integrada por un partido de extrema-derecha como JxC,  que el procés es a) “el mayor movimiento popular de autoorganización y desobediencia que se ha planteado en Europa”, por lo que apela a Comuns para que b) “se sumen a esta CRUZADA para tumbar el Régimen del 78”, esa cosa que, por otra parte, podemos definir como ausencia de neutralidad en las instituciones, un solo uso interpretativo de la ley, propaganda, y dominio de la interpretación y de propaganda por el Gobierno, a través de los medios. El concepto básico en a) y b) es el palabro CRUZADA. Un mito. Un compromiso, en este mundo, con el otro mundo, en el que seremos premiados. Que un grupo de extrema izquierda apoye un Gobierno con elementos de extrema-derecha/Gran Estado de Alabama, y que su explicación para ello sea el palabro CRUZADA, explica un avanzado estado de putrefacción e inoperancia de los mitos convocados. El mito, en fin, es ya tan amplio y desparramado que admite cruzadas, palabra ajena al corpus de las izquierdas en Esp. Y, en general, en el mundo posterior a Ivanhoe, que tanto hizo por nosotros y por el rey Ricardo tras las Cruzadas.

8- Postal 3. Waterloo. Puigdemont, que ha mantenido silencio durante las negociaciones JxC-ERC, abre la boca de la cara cuando Aragonès es proclamado presi.  Remite un mail a todos los asociados del Consell per la República, en el que aparece el Govern del Consell per la República, así con G mayúscula, mientras el de la Gene aparece con g minúscula. Posteriormente, redobla sus declaraciones. En un  tuit afirma que Colón era cat –el lenguaje mítico tiene esas cosas; si quieres que cuele lo categórico, tienes que colar previamente y continuamente lo anecdótico–. En otras declaraciones, explica que la desunión del mundo indepe –en alusión a ERC, con quien JxC se ha unido nuevamente–, ha supuesto un dolor mayor que el de la “repressió de l’Estat a Cat” –una represión en verdad grande, al punto que la Gene, que también es Estado, se ha presentado como acusación particular en varios juicios a manifestantes–. Este es el primer movimiento de JxC en este Govern: Puigdemont dibuja que, dentro del Govern, casi afuera, habrá un Govern puro, que reclama la unidad y la obediencia –del 52% / el 27% / el Gran Estado de Alabama– a un no electo. Es una cruzada. Papal.

Aragonès va a la cárcel, a visitar a Junqueras. No va, como Torra, a Waterloo, a visitar a Puigde. Parece una tontería. Pero es una decisión cargada de agresividad mítica

9- Postal 4. Palau de la Gene. Retransmisión televisada de la toma de posesión de Aragonès. Se trata de un acto simbólico, que pretende alejarse del simbolismo exasperante del procesismo. A través de un simbolismo exasperante. El acto está repleto de absurdos, si no eres un poeta simbólico. Mi favorito: en el Pati dels Tarongers, el nuevo presi invierte unos segundos en mirar, compungido, el busto de dos presis de la Gene anteriores, en modo San Ignacio mirando una calavera. En su discurso –mítico, cursi, si bien notoriamente alejado de Mossén Torra y del Cabo Puigde–, habla, veladamente, de racismo, y de ciudadanos que no pueden utilizar su lengua. Sin entrar en más detalles. Es posible que sea una cita de la inmigración extracomunitaria. O no. El mito facilita que cada uno piense lo que quiera, que es lo que quiere el emisor de mitos. En ese momento aún no hay Govern. Faltan nombres y carteras. Lo que es un indicio de que JxC se lo ha tomado con tranquilidad. Y ERC, con desesperación, pues no encuentra nombres para carteras que, tal vez, por tanto, no tenía previstas. Ya se conoce desde hace horas el nombre del vicepresident. De JxC. Jordi Puigneró, autor del prólogo de un libro del Institut de Nova Història –corriente mítica que defiende que Colón, media Italia y todos los escritores castellanos del Siglo de Oro, son, en verdad, cat; en general, lo es todo el mundo, salvo la inmigración del siglo XX y XXI–. También se conoce al nuevo conseller de Economía, un cargo determinante. Lo detenta una persona indeterminada, comunicadora, alejada de la economía y exempleado de la Caixa. Vicepresidencia y Economía, se supone, son dos cruzados. Al compendio, a ese Govern con muchos independientes en JxC –un indicativo de que JxC pasa 8 pueblos–, veo que la prensa lo denomina “Govern tècnic”. Y, en efecto, está repleto de técnicos. De sí mismos. ERC ha apostado, a su vez, y por lo que veo, por premiar antes trayectorias a militantes y próximos, que por premiar a la sociedad. Veremos.

10- Postal 5. Ayer. Dos postales. En una, Aragonès va a la cárcel, a visitar a Junqueras. Es decir, no va, como Torra, a Waterloo, a visitar a Puigde. Parece una tontería. Lo es. Pero es una decisión cargada de agresividad mítica. Y así será interpretada por el sacerdocio mítico. La otra postal sucede en la XXXX calle. El conseller de Interior saliente –JxC– le hace un regalo al nuevo Govern. Lleva los Navy Seals cat a un desahucio. La CUP, que montó ese Govern, monta ahora el pollo. Va al lugar del crimen y se interpone ante la policía. En declaraciones posteriores, califican al nuevo Govern como derechista. En la semana anterior, voces de la CUP y de ERC ponderaban el carácter civilizado de la derecha cat –esa corriente subterránea que puede emerger en 24 horas– frente a la esp –esa corriente subterránea que puede emerger en 23 horas–. Lo que nos lleva a una última postal. Futura.

Los indultos vendrán. Sí o sí. Una de las razones es para evitar una humillación al TS en Europa

11- Este Govern, que nadie quiere –ni siquiera ellos– parte y se centra en el mito. Concretamente, tres. El combate contra el mito a través del mito y de un discurso tímido, por ahora, frente a él, por parte de ERC. El mito alabamo, o como se diga. Lo utilizará JxC. Consistirá en demostrar que ERC no es lo suficientemente mítica, lo que la emparenta con minorías étnicas alejadas del ADN de Colón. O de Quevedu. O de Servantès. El mito de la CUP: votar un Govern neoliberal y con componente mítico –ay, uy–, para poder diferenciarse de él puntualmente, a través de otros mitos, aún más puros. Dos mitos necesitan a ERC, para diferenciarse de ella y labrarse un futuro descuartizando a ERC. En total, por otra parte, son tres accesos al mito unidos en el mito de la cruzada. Lo que es gastar cruzadas por encima de nuestras posibilidades. Todo ello presupone que el nuevo Govern no tendrá  capacidad, margen mítico, para la invención. Pongamos, para armar al Rif. 

12- En un Govern tan míticamente absurdo, el mito llega a formas tan absurdas de cruzada que no es descartable la implosión. Es decir, otras mayorías a lo largo de la legislatura, aunque hoy no lo sepan ni ellos. De izquierdas e implícitamente –jamás explícitamente; no se puede; es la época– contra un mito que nos asfixia a todos. Incluso, a parte de los cruzados. 

13- En la postal de esta semana, el Gobierno apuesta por los indultos, mientras Estado y paraEstado –el constitucionalismo ese– anuncian el fin del mundo. Los indultos vendrán. Sí o sí. Una de las razones es para evitar una humillación al TS en Europa. En el próximo articulete les explico todo eso y, en general, otros fakes que, me temo, determinarán los próximos meses. Tengo una lista resultona. Para los indultos, para su funcionalidad, para la funcionalidad de todo, serán necesarios traidores esp y cat a los mitos. No los hubo en Ceuta. A ver si los hay en forma determinante en este otro pack. Las postales de hoy indican que, curiosamente, los hay más en Esp. 

14- Hoy me han vacunado. La enfermera me ha dado a elegir entre Pfizer y Umbrella. Y, pobre de mí, he elegido la de colores.

1- En los primeros meses de la Guerra Civil, el Comitè de Milícies Antifeixistes tuvo un proyecto sorprendente. Armar a las cabilas del Rif y que la liaran en el protectorado esp de Marruecos. La cosa no se llevó a cabo. El Gobierno de la República lo impidió por los pelos, en tanto no quería...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí