1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entretxts.mx (III)

Mazahua y otomí, la desaparición de dos mundos

Los habitantes de estos dos pueblos originarios de Michoacán se enfrentan a la pérdida de sus idiomas debido a la discriminación y el olvido institucional. Con ellos, se van también su historia, su cosmovisión, sus tradiciones y su memoria

Liliana David 4/08/2021

<p>Fotografía de una familia mazahua de Michoacán (México).</p>

Fotografía de una familia mazahua de Michoacán (México).

Cultura10

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Resulta inquietante pensar en toda la gran diversidad étnica que, de cara al resto del mundo, se ha ocultado debajo de la identidad mexicana, así como en la incesante pérdida de hablantes en lenguas originarias. Este es un fenómeno que si bien comenzó desde la llamada Conquista en 1521 –que encabezaría Hernán Cortés a su llegada al lugar donde habitaban los antiguos aztecas y cuya lengua principal era el náhuatl–, sigue hoy en día un proceso cada vez más acelerado.

Además de la lengua originaria del náhuatl, los españoles se encontraron con nativos que hablaban las lenguas p´urhépecha, mazahua y otomí, entre otras. Todas ellas se usaban desde la época prehispánica y aún hoy en diferentes zonas localizadas a lo largo y ancho de la geografía de México, un país conformado actualmente por 31 estados, entre los que se encuentra Michoacán.

A 500 años del arribo de Cortés por tierras aztecas aún siguen resistiendo varios grupos representantes de estas lenguas originarias en el estado michoacano, entre las que se halla la lengua mazahua, en peligro de perderse, y la otomí, que está en proceso de extinción desde 2009, de acuerdo con un pronunciamiento hecho por funcionarios de las Naciones Unidas.

Así lo refiere en nuestra entrevista Gerardo Sánchez Cayetano, director de la radiodifusora indígena XETUMI, y nativo de la sierra de Tuxpan en Michoacán. Desde allí se transmite la señal de dicha estación, un espacio que no solo ha funcionado en la defensa de la visibilización de la diversidad indígena y cultural de México, sino que también ha jugado un importante papel como interlocutor en la tarea de traducción, del español al mazahua, entre los habitantes de su comunidad.

“La radio ha venido articulando una función social clave pero que se enfrentó a una mayor responsabilidad desde que comenzó la pandemia, pues la situación mundial que generó la emergencia del covid 19 ha sido y sigue siendo un acontecimiento que afectó a los pueblos indígenas. Desde que comenzó esta urgencia sanitaria hemos tenido que interpretar todos los mensajes emitidos por el gobierno mexicano para transmitir en los propios términos de la comunidad, de su concepción, lo que conlleva esta enfermedad”, refiere Sánchez Cayetano.

Los pueblos mazahua y otomí siguen siendo portadores de una historia, un idioma, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literatura

Si bien a partir de esta situación la radio indígena ha ido ganando cada vez un mayor respeto entre las comunidades, esta no es la panacea, ni mucho menos, ante una serie de problemáticas que viven estos dos pueblos indígenas, el mazahua y el otomí, lingüísticamente pertenecientes al mismo tronco común y asentados en el oriente de Michoacán. Los habitantes de estas comunidades no solo se enfrentan a la falta de intérpretes en su propia lengua, sino también a la pérdida de su idioma original y, con él, de todo su mundo, de toda una cosmovisión propia. “Se pierde así todo el conocimiento, toda la sabiduría y tradiciones contenidas en estos pueblos. Costumbres que abarcan desde una organización comunitaria, su medicina tradicional, los saberes ancestrales”, señala el locutor.

En efecto, estos pueblos indígenas siguen siendo portadores de una historia, un idioma, tradiciones orales, filosofías, sistemas de escritura y literatura, además de que dignifican dentro de su organización comunitaria a una serie de personajes, quienes en sus diferentes roles posibilitan la preservación y transmisión de su forma de ver el mundo a futuras generaciones. Pero “la radio no puede asumir todo el trabajo que se requiere para frenar la pérdida de la lengua.  Hace falta mayor interés por parte de los tres niveles de gobierno para implementar estrategias de conservación frente al idioma dominante, el español” refiere el jefe de la radio xhtumi, que depende del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

En ese inminente proceso de desaparición de las lenguas mazahua y otomí, también ha contribuido la emergencia sanitaria, ya que el covid 19 ha ocasionado la muerte de miembros de la comunidad que habían sido importantes en la transmisión de ciertas manifestaciones artísticas y culturales, entre ellas algunas músicas regionales y danzas. “El covid nos ha arrebatado a personas muy importantes para la región, músicos que sabían tocar el banjo, un instrumento tradicional que se utiliza mucho en las expresiones artísticas del pueblo mazahua. Así que no solo los hablantes de la lengua materna han sido las víctimas de la pandemia, sino también, de forma más concreta, algunos músicos relevantes para el sostén de la vida comunitaria. Y esto lo vemos con mucha preocupación porque dentro de las instituciones culturales, escuelas o centros educativos estos oficios y artes no se enseñan”.

Para Gerardo Sánchez Cayetano, las lenguas originarias desempeñan un papel crucial en la vida cotidiana de su comunidad, ya que estas no son únicamente un instrumento de comunicación, educación, integración social y organización, sino sobre todo las depositarias de una identidad, historia cultural, tradiciones y memoria. En este sentido, esta radio indígena ha querido servir, en los 22 años que lleva en funciones, a esas dos comunidades indígenas, procurando mensajes de sensibilización a una población mayoritariamente compuesta por hablantes en lengua original, pero también influyendo en el resto de la sociedad respecto de los temas apremiantes entre los indígenas. “Aquí tratamos de concientizar respecto de los roles comunitarios, que nos toca a cada uno, llámese cargueros (encargados de la fiesta principal de la comunidad), mayordomos (responsable igualmente de las ceremonias religiosas) y autoridades civiles”. Esto es parte del programa que mantiene esta radiodifusora junto con otras pequeñas emisoras comunitarias e indígenas que hay en México, pero que igualmente están en riesgo de desaparecer a causa de los recortes presupuestarios que cada año hace el gobierno. 

Entre 1930 y 2015 la tasa de hablantes de lenguas indígenas de cinco años de edad o más se redujo del 16 al 6,6 por ciento

Esta multiplicidad de factores provoca que la historia de olvido y marginación hacia los pueblos indígenas continúe frente a una débil y desinteresada política social por parte del Estado mexicano. “Estos pueblos siempre han sido marginados por la cuestión de su lengua; apenas se piensa en traductores o intérpretes para el ámbito de la justicia, pero no existen, por ejemplo, para el sector de la salud. Hay gente monolingüe que decide no acudir a ninguna instancia de gobierno porque nunca los van a entender, ya que los funcionarios no han procurado tener un traductor en las presidencias municipales. Estamos hablando de que no hay un diálogo. Ellos se excusan de no poder entender a la gente de la comunidad porque no hablan su lengua, pero el mensaje es que tampoco les interesa. Si el municipio no tiene o no pone a nadie en la lengua materna, la comunidad no participa; entonces, estamos frente al desconocimiento total de la cosmovisión de los pueblos”.  

Otra exclusión es la que, desde instancias gubernamentales y de cara a la historia social y cultural de las comunidades originarias de la zona, ha acabado diferenciando a los nativos de lengua mazahua y otomí de los hablantes en lengua p´urhépecha, la comunidad indígena más grande en Michoacán y la más explotada por el imaginario global del negocio turístico. En Michoacán, durante el año 2010, la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, en consonancia con el Censo de Población y Vivienda, informaba que las lenguas p´urhépecha (o tarasca) y náhuatl agrupaban al 89,7% de los hablantes en lengua indígena de dicha entidad. El resto pertenecían a la minoría de hablantes en lengua mazahua y otomí, que conviven en los municipios vecinos de Zitácuaro y Ocampo. Ambos grupos siguen siendo en la actualidad los más excluidos y olvidados del territorio michoacano. Igualmente, de acuerdo con los censos históricos que proporcionó en 2020 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI), entre 1930 y 2015 la tasa de hablantes de lenguas indígenas de cinco años de edad o más se redujo del 16 al 6,6 por ciento. En este complejo escenario, la preservación de las 362 lenguas prehispánicas o variantes lingüísticas con las que todavía cuenta México, “sigue siendo una tarea pendiente del gobierno mexicano con los pueblos indígenas”, concluyó Gerardo Sánchez Cayetano. Sin duda, hoy los pueblos mazahua y otomí también sufren la decadencia que les ha causado el olvido y la marginación prolongada de sus vidas.

Resulta inquietante pensar en toda la gran diversidad étnica que, de cara al resto del mundo, se ha ocultado debajo de la identidad mexicana, así como en la incesante pérdida de hablantes en lenguas originarias. Este es un fenómeno que si bien comenzó desde la llamada Conquista en 1521 –que encabezaría Hernán...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Liliana David

Periodista Cultural y Doctora en Filosofía por la Universidad Michoacana (UMSNH), en México. Su interés actual se centra en el estudio de las relaciones entre la literatura y la filosofía, así como la divulgación del pensamiento a través del periodismo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí