1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

realidad política

El Estado-Iberdrola

Las medidas para paliar la subida del precio de la luz no ocultan que, en realidad, el oligopolio eléctrico sigue siendo un negocio incrustado en el Estado-nación

Isidro López 8/10/2021

<p>Torre Iberdrola del arquitecto argentino César Pelli, en Bilbao.</p>

Torre Iberdrola del arquitecto argentino César Pelli, en Bilbao.

Irekia / Gobierno Vasco

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 14 de septiembre, el Gobierno anunciaba una serie de medidas para abaratar una factura de la luz que no ha dejado de marcar récords históricos a lo largo de 2021. Entre ellas, se cuenta una tasa sobre los beneficios de las compañías energéticas que operan la distribución eléctrica en España, de unos 3.000 millones de euros obtenidos por los llamados windfall profits –beneficios caídos del cielo–. En este caso se apunta a una compensación por haber vendido el kilovatio hora (kWh) obtenido de fuentes nucleares e hidroeléctricas a precios de kWh obtenido a partir del uso de gas natural, combustible fósil cuyo precio no para de dispararse en los mercados energéticos globales, y que en Europa es clave para la producción de electricidad. 

Pero, por mucho que se quejen las empresas que operan la distribución eléctrica, especialmente Iberdrola, no se debe confundir esta medida episódica para calmar la evidente crisis que generan estas subidas de precios permanentes con cambios profundos en la posición del Gobierno sobre el modelo de incrustación de las grandes empresas energéticas privatizadas en los aparatos estatales. 

Las empresas energéticas privatizadas han vivido durante mucho tiempo a salvo de las presiones de la competencia

Iberdrola, sin ir muy atrás en el tiempo, ha sido la empresa española que ha solicitado al Estado la mayor cantidad de fondos europeos Next Generation. Como dice en su página web, más de 175 proyectos y 30.000 millones. Y presume de ser la empresa responsable de coordinar el reparto de fondos a todo el tejido involucrado en la transición energética. Esta posición dominante se acompaña de un buen número de concesiones millonarias y “de prestigio” a escala global, como la licencia para construir el primer parque eólico marítimo offshore en Estados Unidos

Este espaldarazo ha propulsado los precios de las acciones de Iberdrola a sus máximos históricos, viniendo desde el polo opuesto. En 2016, el precio estaba en mínimos históricos. En 2020, Iberdrola llegó a ser la segunda empresa en capitalización bursátil del IBEX, solo por detrás de Inditex. Algo absolutamente sorprendente si se tiene en cuenta que es una empresa que vive de contratos públicos y negocia combustible fósil. 

La competencia es un deporte de riesgo

Las empresas energéticas privatizadas han vivido durante mucho tiempo en el lugar en que desean vivir todos los capitalistas medianamente exitosos: a salvo de las presiones de la competencia. Tanto ha sido el uso que han hecho las energéticas privadas del Estado, que a día de hoy es complicado ver dónde acaban las empresas privadas y donde empieza el ámbito estatal. Es un trabajo de filigrana saber dónde acaba la vicepresidencia de Transición Ecológica y Reto Demográfico del Gobierno de España y dónde empiezan Iberdrola, Endesa, Naturgy o Repsol. Basta leer una entrevista reciente de Teresa Ribera en el Financial Times para darse cuenta de que la vicepresidenta se dirige a la Comisión Europea como representante patronal y relaciones públicas de las eléctricas españolas en nombre del desarrollo de las energías renovables. 

Estas empresas hace tiempo que dejaron de ser un refugio para las provincianas élites franquistas para pasar a ser paraísos transnacionales de las élites globales

A pesar del evidente origen franquista del modelo de empresa energética española, mal haríamos en pensar que esta posición oligopolista es una simple pervivencia del pasado. Estas empresas hace tiempo que dejaron de ser un refugio para las provincianas élites franquistas para pasar a ser paraísos transnacionales de las élites globales. Lo que se intenta es convertir en continental y global el acceso a los nichos de succión permanente de recursos públicos de los Estados nación. Lo que la Unión Europea llama “libre mercado energético” no es más que un conjunto de procedimientos formales para que los intereses de las distintas élites oligopolistas se socialicen en forma de participaciones y adquisiciones cruzadas de posiciones en los consejos de administración de los gigantes privatizados.  

Cuando la oferta encontró a la demanda

Realmente si hay un mercado en la historia del capitalismo que no cumple las condiciones para ser denominado mercado libre es el mercado actual de la energía. En concreto, la distribución de electricidad en las economías capitalistas actuales no puede ser sino oligopolista. Por supuesto, de este punto y los que siguen no se deriva ningún tipo de recomendación de vuelta a un esquema de soluciones “más mercado” hoy muertas en la práctica, cuanto de una advertencia muy seria contra los aún vivos esquemas de “más Estado”. 

En el caso de los combustibles fósiles, el componente principal de la oferta no es resultado de un proceso de producción para el mercado sino, aún mayoritariamente, de la extracción de depósitos minerales finitos. Si las industrias del Estado-nación en expansión –o, en el caso que nos ocupa, los hogares y las actividades de consumo del Estado-nación postindustrial– no pueden ser satisfechas con la explotación de las reservas internas, hay que ir a buscarlas allí donde estén. Como bien sabían los poderes coloniales, el acceso a las grandes reservas minerales no se consigue en una negociación de mercado sino en un despiadado dominio de las poblaciones no europeas que han sido, y son, parte desde hace generaciones de los ecosistemas que, en su evolución, han generado esos recursos. Tampoco la demanda es mucho más ajustada a los principios del libre mercado, puesto que la red de distribución es única y es el Estado quien determina sus usos, su crecimiento y sus conexiones. Hoy por hoy, por ejemplo, el autoconsumo no es una opción disponible libremente en las zonas urbanas.

Es imposible aplicar el adjetivo “libre” al mercado eléctrico, entre otras cosas porque no admite entradas de nuevos competidores en la producción. Todas aquellas empresas que entran de nuevas en el mercado energético lo hacen en el último peldaño de la distribución. Las subastas de electricidad que componen el núcleo del supuesto libre mercado energético europeo favorecen esta suerte de reproducción ampliada a escala europea de esa estructura oligopolista incrustada en los aparatos del Estado. La subasta de electricidad de la Unión Europea es el mercado mayorista central donde se fijan los precios. En el caso que nos ocupa, es el principal mercado para el gas natural. A las subastas mayoristas para el día en curso y a un día vista, tan sólo concurren los grandes operadores, ya sean productores o intermediarios financieros, utilizando contratos spot en los que se fijan la cantidad Mwh y el momento de la entrega; el uso de futuros y derivados financieros es habitual. 

El movimiento hacia el gas natural como recurso central de los mercados energéticos tiene que ver con la irrupción de la competencia por precios en el mercado del petróleo

La principal subasta europea de energía es el EEX (European Energy Exchange), donde los precios se fijan por el método llamado coste marginal local que fija el precio del kwh al precio de la energía de producción más costosa, generando ventajas inmediatas para las producciones más baratas que se venden al mismo precio. Este mecanismo ha funcionado tradicionalmente en contra de la producción renovable independiente de altos costes de capital frente a la extracción casi gratuita en tecnologías amortizadas como las hidráulicas o la nuclear. Este mecanismo de formación de precios ha provocado que sean los grandes grupos energéticos privatizados de cada país los que captan los beneficios regalados por la generación eléctrica con tecnologías amortizadas. 

No es que Iberdrola haya obtenido este tipo de beneficios por una manipulación del mercado puntual como sugiere el Gobierno; no le hace falta, las subastas ya funcionan a su favor, es la manera normal en que obtiene beneficios. Que los oligopolios hayan logrado controlar también la oferta renovable es un éxito de este modelo, de una exquisita sofisticación formal que, como sucede en otros tantos teoremas económicos ortodoxos, recubren las más chabacanas prácticas de saqueo. Ahí está el impune crimen ambiental de Iberdrola vaciando un número que aún no conocemos de pantanos de Extremadura, Zamora y Galicia para vender el Kwh hidráulico a coste de Kwh generado por gas natural. Un vaciado de pantanos que le ha valido a Iberdrola una multa de 25.000 euros por destruir irreparablemente un ecosistema. Toda una persecución del Gobierno.

El nuevo y el viejo “deal”

El movimiento hacia el gas natural como recurso central de los mercados energéticos tiene mucho que ver con la irrupción reciente de la competencia por precios en el mercado del petróleo, nunca vista en el régimen dólar/OPEP, en el que hasta 2020 era el combustible fósil el que ha funcionado como activo económico central para el funcionamiento del capitalismo global. Para terminar de rematar a Europa, deficitaria en gas y acosada por la inflación de origen energético, Gazprom, el gigante energético de Putin, ha cerrado el grifo del gas para forzar que el nuevo gobierno alemán firme la puesta en funcionamiento del Gasoducto ruso Nord Stream 2. Europa importa de Rusia casi el 42% del gas natural que consume.

Esta centralidad del llamado Green New Deal o transición energética en el momento actual de crisis capitalista global se puede comprobar fácilmente viendo las enormes cantidades que los grandes fondos financieros están dispuestos a invertir en nuevas tecnologías energéticas que, una vez cubran las gigantescas necesidades de beneficio de unas bolsas anegadas de capital barato, supuestamente llevarán al capitalismo hasta la neutralidad climática. Uno de los instrumentos centrales del capitalismo verde para llevar a cabo esta proeza es el mercado de emisiones de carbono. Al calor del giro chino, estos mercados de derechos de emisión se han disparado en volumen y precios, jaleados por las instituciones europeas y no pocas voces ecologistas. 

En el caduco mundo teórico de la economía ambiental, que aún hoy influencia por igual a los tecnócratas europeos y al ecologismo político decrecentista, la subida de precios de los recursos energéticos hace descender la demanda generando un menor ritmo de extracción del recurso. Uno de tantos ejemplos de desconexión de cierto ecologismo, ya sea tecnocrático o decrecentista, con la realidad política del capitalismo actual. Una realidad en la que por el momento la sobresaturación de discursos que prometen un capitalismo que “esta vez lo hará bien” y arreglará la tierra, coexisten sin mucho problema con un poder cada vez mayor de unos colosos oligopolistas que ya no son favorecidos por el Estado, sino que son el Estado. 

El 14 de septiembre, el Gobierno anunciaba una serie de medidas para abaratar una factura de la luz que no ha dejado de marcar récords históricos a lo largo de 2021. Entre ellas, se cuenta una tasa sobre los beneficios de las compañías energéticas que operan la distribución eléctrica en España, de unos 3.000...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Isidro López

Sociólogo. Miembro del colectivo de investigación militante Observatorio Metropolitano. Exdiputado autónomico por Podemos en la X Legislatura de la Asamblea de Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí