1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

#Metoo

El fútbol femenino se rebela contra los abusos y el acoso sexual

Las denuncias de jugadoras de distintos países sobre los comportamientos inadecuados que han sufrido en los últimos años revelan la impunidad en la que se han movido los acusados y el fallo en los controles para evitar estas situaciones

Ricardo Uribarri 3/11/2021

<p>Jugadoras del OL Reign protestan contra los abusos sexuales.</p>

Jugadoras del OL Reign protestan contra los abusos sexuales.

Twitter OL Reign

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos años fue en Colombia. Después ocurrió en Haití. También en Afganistán. Ahora se han conocido casos en Venezuela, Estados Unidos y Australia. El problema de los abusos a las mujeres futbolistas, ya sean sexuales o verbales, por parte, en el mayor número de casos, de los entrenadores de los equipos o de las selecciones, sigue bien presente, como hemos comprobado con las denuncias realizadas por varias jugadoras en las últimas semanas. Los organismos responsables de velar por la seguridad de las deportistas dicen estar tomando desde hace tiempo medidas para evitar que se den nuevos casos, pero no parece que estén dando resultados. Es más, la propia FIFA reconoce que se teme que las últimas acusaciones no sean más que “la punta del iceberg”.

La última luz de alarma se encendió hace unas semanas, cuando las jugadoras estadounidenses Sinead Farrelly y Meleana “Mana” Shim, reconocieron al medio digital The Athletic que habían sido objeto de abusos sexuales por parte del entrenador Paul Riley. Farrelly los empezó a sufrir en 2011, cuando estaba en el Philadelphia Independence. Después volvió a vivir la misma situación en 2014 en el Portland Thorns, donde también jugaba Shim. “Me sentí bajo su control”, ha reconocido Farrelly, que debido a la ansiedad y la presión que sentía llegó a desmayarse en medio de un partido. Ambas acusan a Riley de coaccionarlas para tener relaciones sexuales con él, de obligarlas a besarse entre ellas a cambio de no realizar algunos ejercicios físicos, de enviarles fotos de carácter sexual no solicitadas, y de menospreciarlas y someterlas a abusos verbales. Según el relato de Farrelly, Riley le dijo: “Esto nos lo llevamos a la tumba”.

El técnico niega estos hechos, aunque el Portland Thorns ha reconocido en un comunicado que decidió no renovar su contrato por encontrar “claras violaciones de las políticas de la compañía”. El dueño de la entidad, Merritt Paulson, ha sido más explícito. “Hicimos un anuncio opaco sobre la no renovación del contrato de Riley en lugar de anunciar explícitamente su rescisión, guiados por lo que, en ese momento, pensamos que era lo correcto, el respeto a la privacidad de las jugadoras. Lamento profundamente nuestro papel en lo que claramente es un fallo sistémico en el fútbol profesional femenino. En última instancia, podríamos haber hecho más. Pido disculpas a Mana, Sinead y todas las demás que están sufriendo como resultado”.

Los organismos responsables de velar por la seguridad de las deportistas dicen estar tomando desde hace tiempo medidas para evitar nuevos casos, pero no parece que dé resultados

El equipo notificó a la Liga Nacional de Fútbol Americana (NWSL) el resultado de su investigación y la propia Farrelly intercambió correos al respecto de este asunto durante este año con la comisionada de la NWSL, Lisa Baird, pero la institución no tomó ninguna decisión. Esa inacción le ha costado el puesto tanto a Baird como a la abogada general del organismo, Lisa Levine. A raíz de la publicación de estas acusaciones y a la espera de conocerse el resultado de varias investigaciones puestas en marcha, la NWSL ha suspendido la licencia de Riley, mientras que el equipo al que entrenaba, el North Carolina Courage, ha decidido prescindir de él. El escándalo provocado hizo que la jornada correspondiente al 2 y 3 de octubre se suspendiera y que unos días después, todos los partidos se pararan en el minuto 6, en reconocimiento a los seis años que tardaron en conocerse los actos denunciados por Farrelly y Shim. 

No ha sido el único problema de este tipo que ha vivido la competición estadounidense en las últimas fechas. Richie Burke, técnico de los Washington Spirit, fue denunciado hace unos meses y una investigación ha determinado que “acosó y abusó verbalmente de sus jugadoras, violando la política anti-acoso de la liga”. Además, la junta de gobernadores de la NWSL ha sancionado al club por permitir que las futbolistas se sintieran marginadas y degradadas.

Un comentario en Twitter de la estrella del fútbol norteamericano Megan Rapinoe, en el que decía: “Hombres que protegen a hombres que abusan de las mujeres”, en referencia al mensaje de agradecimiento del director general de los Thorns hacia Riley cuando éste salió del equipo en 2015, sirvió para que, en otra parte del mundo, en Australia, la que fuera internacional del país y segunda máxima goleadora de la selección, Lisa De Vanna, ya retirada, contara su experiencia y ofreciera una perspectiva más. “Estoy de acuerdo con Megan, pero he sido testigo de: mujeres protectoras de mujeres que abusan de mujeres; jugadores que protegen a los jugadores mayores que abusan de los jugadores más jóvenes; organizaciones que protegen a los entrenadores/jugadores que abusan de los jugadores. El abuso es abuso. ¡El mal comportamiento es malo en todos los ámbitos!”.

En una entrevista con el Daily Telegraph de Sidney, De Vanna se mostró más clara sobre lo que vivió en sus años de carrera. “¿Me han acosado sexualmente? Sí. ¿Me han intimidado? Sí. ¿Ostracismo? Sí. ¿He visto cosas que me han incomodado? Sí. Creyeron que era divertido. Solo era una niña de Perth, no conocía nada diferente… Quería golpearlos. Como era una jugadora joven no sabía cómo etiquetar esto, pero sigue sucediendo en todos los niveles y es momento de alzar la voz”. La jugadora contó que sufrió estos hechos en los vestuarios y las duchas, donde fue tirada al suelo y algunas compañeras abusaron de ella. Lisa no ha sido la única jugadora australiana en reconocer en las últimas semanas haber sufrido este problema. Rhali Dobson, que dejó de jugar hace unos meses, también afirma haber sido objeto de abusos sexuales: “Es una cosa que todavía sucede, hasta en los más altos niveles, y hasta que no se aborde no va a cambiar nada”.

De Vanna ha pedido que se sancione a los responsables de esta conducta y la Federación Australiana de Fútbol ha contestado que mantiene tolerancia cero y ha pedido a las denunciantes que presenten sus quejas de manera formal “para proceder a investigar a fondo”.

Pocos días después de conocerse el caso de Farrelly y Shim, salió a la luz un comunicado de 24 internacionales de Venezuela en el que denunciaban situaciones de abuso y acoso físico, psicológico y sexual ocasionadas por el entrenador panameño Kenneth Zseremeta durante el tiempo que estuvo al frente de la selección, entre 2013 y 2017. En el escrito explican que, a causa de eso, “muchas de nosotras seguimos con traumas y heridas mentales que nos acompañan en nuestro día a día”. Las jugadoras explican que, en 2020, una compañera les contó que “había sido abusada sexualmente desde los 14 años por Zseremeta”, una situación en la que tenía la complicidad de su ayudante Williams Pino. Afirman que esta compañera es una “sobreviviente a un monstruo que no solamente abusaba de ella a nivel sexual. Emocionalmente vivía en un constante asedio en el que ella no prefería ser convocada más”, a pesar de ser el sustento de su casa en muchas ocasiones.

A raíz de esta confesión, otras jugadoras reconocieron haber tenido “experiencias de acoso, tanto telefónico como preguntas e invitaciones indebidas, sobornos para mantenerse dentro de la selección, regalos fuera de contexto, masajes y diferentes situaciones que definitivamente no eran normales”. También relatan que las jugadoras de la comunidad LGTBI eran constantemente cuestionadas por su orientación sexual. “Existían amenazas y manipulaciones de decirles a los padres de las jugadoras su orientación sexual si no tenían disciplina. Las insinuaciones sexuales eran temas del día a día, al igual que los comentarios hacia el atractivo físico de muchas jugadoras”. Los dos técnicos han hecho públicas unas notas en las que niegan las acusaciones, afirmando Zseremeta que “me acojo constitucionalmente a la presunción de mi inocencia hasta que se pruebe lo contrario”. La justicia venezolana ha dictado una orden de arresto contra ambos, que ya no se encuentran en el país desde hace años.

Después de hacerse públicas las denuncias de las futbolistas estadounidenses, la FIFA emitió un comunicado en el que afirmaba que “debido a la gravedad de las acusaciones de las jugadoras, podemos confirmar que los órganos judiciales de la FIFA están investigando activamente el asunto y han abierto una investigación preliminar”, al mismo tiempo que reafirmaba su postura de que “cualquier persona declarada culpable de mala conducta y abuso en el fútbol será procesada, sancionada y expulsada del juego”. 

Es cierto que el organismo que rige el fútbol mundial ha tomado medidas contundentes en los últimos años contra el presidente de la Federación Haitiana de Fútbol, Yves Jean-Bart y el presidente de la Federación de Fútbol de Afganistán, Keramuudin Karim, a los que ha sancionado de por vida tras ser investigados por acoso y abusos sexuales y físicos, pero también que, a la vista de los acontecimientos, aún hay mucho que mejorar en la prevención de este tipo de actitudes. No se trata solo de sancionar a posteriori sino de impedir que estos hechos ocurran. Y los casos que se están conociendo demuestran la impunidad en la que se han movido los acosadores y cómo han fallado los controles. Da miedo pensar cuantos episodios de este tipo seguirán ocultos, pero al mismo tiempo resulta alentador ver que cada vez más afectadas se deciden a denunciar. 

Urge poner coto a esto porque el fútbol femenino no se puede permitir perder en todo el mundo a chicas a las que les gustaría jugar, pero que es posible que tanto ellas como sus familias se echen para atrás al conocer este riesgo. Por eso, para que se tomen medidas efectivas y ninguna otra jugadora tenga que sufrir algo así en el futuro, es importante que las afectadas tengan la valentía de contar lo que pasa y que las instituciones les ofrezcan medios adecuados y seguros para que puedan hacerlo. Y es que, como decía la jugadora estadounidense Sarah Gorden en un mensaje directo a los entrenadores en las redes sociales: “Les prometo que pueden ser duros y mantener los estándares sin ser abusivos, tóxicos o manipuladores”.

Hace unos años fue en Colombia. Después ocurrió en Haití. También en Afganistán. Ahora se han conocido casos en Venezuela, Estados Unidos y Australia. El problema de los abusos a las mujeres futbolistas, ya sean sexuales o verbales, por parte, en el mayor número de casos, de los entrenadores de los equipos o de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí