1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PENSADORES ESPAÑOLES (IV)

El estilo de Javier Gomá

Sorprendido por no haber escuchado hablar en el extranjero de filósofos con renombre en España, Ramón Mistral propone una serie de lecturas. Hoy, la Tetralogía de la ejemplaridad

Ramón Mistral 17/12/2021

<p>Javier Gomá</p>

Javier Gomá

Wikimmedia Commons

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Nace en Bilbao. Luego hace cosas. Le nombran director de la Fundación Juan March. Y escribe la Tetralogía de la ejemplaridad (2003-2013). ¡Pum! Cuatro volúmenes. No se sabe muy bien por qué no dos, siete o veintitrés: Imitación y experiencia, Aquiles en el gineceo, Ejemplaridad pública y Necesario pero imposible. La idea se le ocurrió una tarde mientras dormitaba a la sombra de un árbol tropical. De pronto, sacudió la cabeza, se quitó las legañas y exclamó:   ¡Claro!  “¿Qué es lo justo, lo bueno, lo útil, lo santo, lo noble, lo bello, en definitiva, lo humano? Pues lo que hacen y dicen los héroes ejemplares. ¿Qué es el ser? El ejemplo personal. ¿Qué es la verdad? Su imitación”. Parece una parida. ¿Pero quién le dedicaría mil quinientas páginas a una parida? No puede ser. Javier Gomá fue en 2012 uno de los cincuenta intelectuales iberoamericanos más influyentes según la prestigiosa revista Foreign Policy (en español), ya desaparecida. De todas formas, el diagnóstico que sustenta la Tetralogía es controvertido. En los últimos cuarenta años, sostiene Gomá, los filósofos han renunciado a su “misión histórica, que siempre consiste en proponer un ideal: “De conocimiento exacto de la realidad, de sociedad justa, de belleza, de individuo”. Hoy en día ya no proponen nada y se dedican exclusivamente a tareas menores (¡doxógrafos!) que serían “estimables y aun encomiables” si vinieran acompañadas de auténtica filosofía, pero que resultan insuficientes separadas de “la gran teoría humanista, integradora y universal”. Por alguna razón, casi nadie aspira hoy a un relato de sentido “unitario, intemporal, universal y normativo” que pretenda tener “validez para todos los casos y todos los momentos”. Y lo que es peor, muchos se sonríen con cinismo (“la manifestación más clara de la miseria”, según nuestro autor) cuando alguien intenta formular un relato semejante. Esto no solo ha privado a nuestras sociedades de un sistema de pensamiento verdaderamente prescriptivo, sino que, además, ha tenido consecuencias catastróficas para la filosofía desde el punto de vista estilístico. Los libros escritos por filósofos se han vuelto literariamente pobres: “Extremadamente pobres, extremadamente aburridos, tediosos, mal escritos, sin ningún talento para lo literario. Y la gran filosofía nunca ha sido así, todos los grandes filósofos han sido creadores de un estilo literario”. Gomá es contundente. El verdadero filósofo tiene que emplear una retórica pomposa, expresarse con lenguaje elevado, inteligente y refinado, estar formalmente a la altura de los grandes temas de su disciplina. Para responder a preguntas trascendentales, hay que ser pedantón, como Ortega y Gasset. E, inversamente, si la filosofía huye de sí misma y renuncia a comunicar, mediante un sistema ordenado de conceptos, una determinada visión del mundo, su estilo se vuelve pobre y aburrido. C’est comme ça. Ambas cosas, estilo y discurso significativo, están intensamente conectadas. Esto es esencial para comprender el pensamiento gomaniano. 

Para el autor de la Tetralogía, la filosofía consiste en hacer afirmaciones categóricas sobre temas muy importantes, aunque resulte imposible demostrarlas. “¿Ha sido sometido Platón a un experimento científico que advere la exactitud de sus proposiciones filosóficas? No”. A diferencia de las ciencias empíricas, la filosofía no puede verificar sus proposiciones. Por eso se ve, en todo momento, obligada a producir textos convincentes, persuasivos, seductores. “Y de ahí que, en la abrumadora mayoría de los casos, la gran filosofía, pensadora del ideal en cuanto al contenido, suele ir aparejada a un gran estilo en cuanto a la forma”. Gomá tiene toda la razón, o por lo menos es coherente: sus libros están repletos de afirmaciones que no hay manera de probar. ¿Cómo podría demostrarse que el ser es el ejemplo personal? ¿Qué argumento corroboraría que la filosofía deba ser ciencia del ideal? Son ocurrencias. Definiciones arbitrarias. “Una sociedad sin ideal está condenada fatalmente a no progresar, a repetirse y a la postre a retroceder”. ¿Cómo podría probarse semejante declaración? ¿Y una prescripción como las de Aquiles en el gineceo? ¿Cómo probar que aprender a ser mortal es superar el estadio estético e integrarse de lleno en el estadio ético, asumir sus dos instituciones esenciales: la familia y el trabajo al servicio de la felicidad colectiva? ¿Qué argumentación podría demostrarlo? Ninguna. No se puede. Pero no importa. Se trata de una virtud de su pensamiento y no de un defecto. La ejemplaridad es una propuesta de perfección y, por tanto, no describe lo que es, sino lo que, con toda evidencia, debe ser. Imagínense al autor levantando el puñito: “La ejemplaridad muestra una perfección que, por la propia excelencia de un deber-ser hecho en él evidente, ilumina una dirección y moviliza fuerzas latentes”. Se trata de una visión ocurrencial de la filosofía. El pensador vislumbra una verdad, la transforma en concepción del mundo y la transmite a la sociedad para, de este modo, alimentarla con emociones nobles y grandes pensamientos. Así se entiende mejor que, para Gomá, la auténtica filosofía deba adornar con estilo rimbombante sus intuiciones y ocurrencias: a falta de pruebas empíricas y argumentos que las sostengan, la reflexión tiene que hundir sus raíces en una poética. Un estilo rico hará más fácil la tarea de convencer al lector de que esto es virtuoso y ejemplar y aquello no. Como el papá que hace de la cuchara un avión a punto de aterrizar en lugar de metérsela por el gaznate a la pobre criaturita, el gran filósofo ha de idealizar sus convicciones por medio de un lenguaje colorido: solo así podrá presentar “un ideal –la ejemplaridad– dotado de fuerza innovadora que mueva al ciudadano de hoy, por convicción y sin coacción, a reformar su vulgaridad de origen y a elegir formas superiores de libertad”. 

El verdadero filósofo tiene que emplear una retórica pomposa, expresarse con lenguaje elevado, inteligente y refinado

Esta concepción de la filosofía como dispositivo generador/decorador de ideales tiene incluso un alcance hermenéutico. Gomá se sirve de ella para interpretar la tradición. Un pensamiento filosófico se define, no tanto por el tipo de preguntas que plantea, ni la clase de razonamientos que utiliza, como por los ideales que defiende. Por eso, a los grandes pensadores siempre vale la pena preguntarles: ¿Y usted qué propone? “Aristóteles introduce el hombre prudente; Epicuro, el sabio feliz; Agustín, el santo cristiano; Kant, el hombre autónomo; Nietzsche, el superhombre; Heidegger, el Dasein originario […] Los filósofos citados, y otros que podrían traerse, son pensadores del ideal y justamente eso hace grande su pensamiento”. Ahora bien, Javier Gomá es un hombre de su tiempo y, como hemos dicho, sabe que los filósofos de hoy no suelen proponer sistemas normativos. Lo que hacen, por ejemplo, Richard Rorty, Charles Taylor, Hans Blumenberg es filosofía, incluso buena filosofía, sostiene, “pero no gran filosofía porque carece de intención propositiva, abarcadora y normativa, de una imagen del mundo completa y unitaria”. Y lo mismo se podría decir de Derrida, de Foucault –pésimo escritor que no merece el puesto que ocupa en la Biblioteca de la Pléiade–, de Lyotard y de Deleuze: cretinos posmodernos empeñados en sospechar de la metafísica y los grandes relatos. De toda la escuela de Frankfurt, de Peter Sloterdijk, de Slavoj Žižek y de la “polígrafa Martha Nussbaum, quien asimismo ha contribuido a los estudios feministas y postfeministas que filósofas como Nancy Fraser, Seyla Benhabib o Judith Butler han llevado a una segunda madurez”. En fin. Ninguno propone nada. Pero lo importante es que no hace falta saber por qué. Basta con interpretarlo como una ocurrencia errónea de signo opuesto. O lo que es lo mismo, atribuirlo a causas accidentales. Los filósofos contemporáneos han decidido renunciar al ideal porque a veces en su nombre se han perpetrado crímenes muy graves, porque la complejidad de la democracia lo exige, o por alguna cosa así, pero en realidad podrían no haberlo hecho. “¿Y si la inveracidad de lo sublime a los oídos contemporáneos respondiera a causas accidentales, adventicias? Ojalá sea así porque sin ese anhelo de elevación hacia lo óptimo las culturas se empobrecen sin remedio”. Desde hace más de cien años, la filosofía analítica denuncia la falta de sentido del discurso metafísico, el hecho de que sus enunciados pretendan rebasar el dominio de la experiencia, que sus proposiciones carezcan de sentido y sus términos, de referencia, o, desde el punto de vista pragmático, que resulte imposible restituir sus proposiciones a sus contextos de uso. Desde antes incluso, los filósofos continentales ven en la totalización, el privilegio de la presencia y los modelos unilaterales de conducta contradicciones esenciales a partir de las cuales es posible cuestionar las pretensiones de la metafísica: la totalización siempre excluye, la presencia nunca está dada sin más y la libertad exige que no pueda determinarse a priori su contenido. A todos ellos el gomanismo responde: ¡qué cosas tienen estos filósofos!; ¿no saben que la gran filosofía es ciencia del ideal? Ojalá vuelvan pronto a pensar correctamente, porque si no, qué movida. “La hipercrítica es paralizante si seca las fuentes del entusiasmo y fosiliza aquellas fuerzas que nos elevan a lo mejor” –que es lo que digo yo–. Leyendo a Javier Gomá, uno acaba por comprender que no hace falta examinar las razones que los buenos filósofos puedan tener para no proponer una imagen del mundo completa y unitaria y sublime –pues por mucho que se empeñen no podrán demostrarlo–, sino que basta con oponerles testarudamente y con estilo un verdadero ideal. 

La estética de Gomá se basa en dos preceptos: imitación de los mejores temas del arte y sometimiento a sus reglas

En una entrevista recogida en Conversaciones, Gilles Deleuze afirma que los grandes filósofos son también grandes estilistas. “En filosofía ocurre como en las novelas: hay que preguntarse qué es lo que va a suceder o qué ha pasado, sólo que los personajes son los conceptos, y los ambientes, los paisajes, son espacio-tiempos”. Deleuze parece coincidir con Gomá. “Resulta curioso”, sostiene el filósofo francés, “que a veces se diga que los filósofos no tienen estilo, que escriben mal. Debe de ser que nadie los lee. Sin salir de Francia, Descartes, Malebranche, Maine de Biran, Bergson, e incluso Auguste Comte, con todo lo que tuvo de Balzac, son grandes estilistas”. Pero es solo una apariencia: las suyas son concepciones del estilo completamente opuestas. Y la de Deleuze es delirante, pues no está al servicio de ningún ideal. Para el autor de Diferencia y repetición, el lenguaje no es un sistema homogéneo. Ningún idioma, dice, está en equilibrio, sino que consiste en una cierta heterogeneidad. Esta posibilita que, mediante la escritura, algunos pensadores habilidosos produzcan en él “diferencias de potencial” que nos permitan ver y pensar algo que, hasta entonces, había pasado desapercibido. Según Deleuze, la búsqueda de una sintaxis original, el esfuerzo por llevar el lenguaje hasta sus límites puede tener como resultado una mejor comprensión de la realidad, de un problema filosófico o de la propia actividad intelectual. Javier Gomá es mucho más sensato, menos romántico, más ejemplar. En Dignidad, afirma: “Una filosofía de la dignidad, para ser completa, debe comprender también una poética. Ésta habría de indicar, en primer lugar, qué temas, de entre todos los posibles, son los más aptos para responder a la pregunta literaria trascendental: cómo reavivar el sentimiento de la grandeza de la dignidad humana en el actual estadio de la cultura”. La poética gomaniana está, espero que ya nadie se sorprenda, al servicio del ideal. Los temas que deben abordar la literatura y la filosofía los decide esta última en función de si son o no capaces de reavivar el sentimiento de la grandeza de la dignidad humana. ¿Qué es eso de hablar de los aspectos turbios de la vida? ¿Devenir animal? ¿El ano solar? ¿Toda vida es, naturalmente, un proceso de demolición? ¡Tonterías! La modernidad, dice Gomá, siente una atracción obscena y voluptuosa por estos temas y presume de exhibir una y otra vez la miseria de la condición humana. Pero esto tiene que acabar. “La vulgaridad triunfa por todas partes y acaba constituyéndose, como es conocido, en el estado normal de la democracia de masas”. A diferencia de Deleuze, Gomá piensa que escribir con estilo tiene 1) que tener un objetivo y 2) que este debe ser desarrollar un “programa de dignificación moral y estética” de la ciudadanía. Para esto no hace falta un tratamiento sintáctico de la lengua que sea original, sino todo lo contrario: “El sometimiento de la lengua natural a las reglas del arte”. La estética de Gomá se basa, por tanto, en dos preceptos: imitación de los mejores temas del arte y sometimiento a sus reglas. Alguien podría preguntarse a qué arte se refiere. Pues, obviamente, al arte canónico, es decir, al de aquellos autores que la tradición considera ejemplares. Gomá lo explicaba ya en el primer volumen de su Tetralogía: “La imitación del canon es la forma obligatoria para quien aspira a elevar su arte hasta el ideal”. Para el filósofo español, estilo no es innovar, estilo es imitar –aunque sin pasarse, sin copiar–. Que el estilo elevado dependa “en último término del conocimiento y aplicación de unas reglas que conducen a un decir artístico” –lo siento, lector, no puedo parar de citar, porque cualquiera pensará si no que me estoy inventando estos hallazgos– tiene como resultado una absoluta confianza en sí mismo por parte de quien lo realiza. Cuando en El Abecedario, Claire Parnet le pregunta a Deleuze si cree haber logrado un estilo propio, este se ríe incomodo, elude la pregunta y exclama: “¡Qué mala leche!”. Unos minutos después, ante la insistencia de su entrevistadora, responde: “Me gustaría. ¿Qué puedo decir? Me gustaría tener un estilo”. Como para Deleuze escribir con estilo no puede reducirse a aplicar las reglas de un sistema homogéneo, nunca estará seguro de haberlo logrado. En cambio, Gomá muestra una absoluta seguridad al respecto. Lo repite sin cesar. “[David Hume] lamenta la separación en su tiempo entre [eruditos] y [conversadores], lo que da lugar a esa filosofía sin placer ni experiencia, cultivada por hombres carentes de modales y de gusto por la vida, de un lado; y de otro, a esa conversación abocada a la cháchara interminable y tediosa. Hume se presenta como un ciudadano del Estado de la erudición enviado como embajador al reino de la conversación. Como Hume, nosotros”. Y en otro lugar: “Indudablemente, a una filosofía sobre la totalidad del mundo y para todo el mundo le sería muy recomendable presentarse ante los demás con un poco de mundo, esto es, con estilo, gusto y buen sentido”. No puede parar. Uno de los rasgos distintivos de su Tetralogía, afirma en el prólogo con el que la presenta, es que “se trata de una obra eminentemente literaria porque responde a la particular visio poética de su autor.

[…] Dibuja una imagen del mundo que aspira a ser atractiva y convincente para el lector, como lo haría un novelista, con la diferencia de que la novela muestra esa imagen y la define mediante conceptos. […] Otro de los rasgos distintivos de esta obra es que la anima en los más profundo y vivo un aliento ontológico que busca comprender el ser y la verdad” (esto del aliento ontológico lo cito porque me hace mucha gracia). Finalmente: “Si, tras este hiato […] la filosofía quiere recuperarse como gran filosofía, debe hallar el modo de proponer un ideal cívico para el hombre democrático… y hacerlo además con buen estilo”. Es todo un proyecto, una declaración de intenciones. Si les ha gustado, si están de acuerdo con Javier Gomá, si quieren ideales normativos a toda costa, ya saben, lean este clásico contemporáneo que es la Tetralogía de la ejemplaridad. O no lo lean, yo qué sé. 

------------

Ramón Mistral (1990) enseña Filosofía de la religión. Prepara un libro sobre el género autobiográfico y una tesis sobre Jacques Derrida.

Nace en Bilbao. Luego hace cosas. Le nombran director de la Fundación Juan March. Y escribe la Tetralogía de la ejemplaridad (2003-2013). ¡Pum! Cuatro volúmenes. No se sabe muy bien por qué no dos, siete o veintitrés: Imitación y experiencia, Aquiles en el gineceo,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón Mistral

Ramón Mistral (1990) es doctor en filosofía por la Universidad de Estrasburgo y especialista en filosofía francesa contemporánea.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí