1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

aniversario

El cumpleaños de Schiller

Sobre los peligros de las celebraciones culturales y a favor del juego

Leonor Saro 2/01/2022

<p>Retrato de Friedrich Schiller.</p>

Retrato de Friedrich Schiller.

Anton Graff

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No me gustan las efemérides. Me recuerdan a la clásica fiesta sorpresa que te organiza un amigo en tu propia casa y que se llena de gente que no conoces de nada y que ni siquiera te trae un regalo. Lo que menos importa en un aniversario institucional es el objeto de la celebración, porque los homenajes siempre se plantean para reforzar una narrativa previa. Las efemérides son la esclerosis de la memoria, la hipertrofia de un semblante fijo y de un repertorio de tópicos que se repiten cíclicamente hasta que se sustituye lo que se rememora por la imagen de lo que interesa rememorar. Con el tiempo, la fijación de cualquier canon deriva inevitablemente en manierismo, pero la deformación se agrava cuando la nostalgia, bajo cuyo prisma todos los gatos son pardos, ocupa el lugar de la memoria. 

La fijación de cualquier canon deriva inevitablemente en manierismo, pero la deformación se agrava cuando la nostalgia ocupa el lugar de la memoria

Lo peor de todo es que estos retratos parciales se presentan con grandes parafernalias: se legitiman porque son oficiales y, sobre todo, porque son solemnes, y no hay nada más eficaz que la grandilocuencia para colar un disparate. Sin ir más lejos, hace unas semanas, Sánchez Dragó escribió un tuit alabando a Dostoievski con ocasión de su bicentenario, poniéndolo a la altura de Homero y de Dante y afirmando tajante que, por supuesto “casi nadie lo lee ahora”. En realidad, Dragó podría haber escrito ese tuit sin haberlo leído tampoco, porque su apreciación se limita a constatar la posición que ocupa el autor en el canon: no hace falta emitir ningún juicio, porque la celebración en sí misma legitima a priori su valoración. Pero la cosa va más lejos: Dragó reivindica a Dostoievski como si se tratara de un autor olvidado, como si no hubiera más de veinte ediciones en español de algunas de sus obras, porque en la cultura de las efemérides lo redundante se hace pasar por necesario. 

El pasado 10 de noviembre fue el aniversario de Friedrich Schiller y me ha pillado en Marbach, su ciudad natal. Es una localidad muy pequeña a orillas del Neckar que hoy alberga el Deutsches Literaturarchiv, el archivo de literatura más importante del país, un destino obligado para cualquier interesado en las letras alemanas. Pero si Marbach es hoy un lugar de memoria es porque hacía falta significarla como tal. Tras la Segunda Guerra Mundial, Weimar, la ciudad indefectiblemente unida al nombre del poeta, quedó en territorio Oriental y este pequeño pueblo suabo en el que Schiller no pasó más que los primeros años de su infancia se institucionalizó como lugar de memoria para la Alemania Occidental: en 1955 el museo y archivo de la ciudad, inaugurado en 1903 y hasta entonces consagrado a la divulgación y conservación de la literatura de la región, se convirtió en el DLA. Hoy el complejo cuenta también con un museo de literatura moderna y una residencia para investigadores. 

Sigue prevaleciendo la idea de que interpretar una obra consiste en extraer un contenido cifrado, en reconstruir un sentido más o menos oculto

La historia del archivo es un claro ejemplo del papel que desempeña la custodia de los grandes mitos culturales en las instituciones y, por ese motivo, no me esperaba nada distinto de la programación cultural de la semana de Schiller. Pero no hay nada mejor que el aburrimiento para dejarse sorprender y, después de una semana de intenso trabajo y pocas distracciones, con el archivo cerrado en domingo y sin nada que hacer, decido acercarme a un recital de canto que se celebra en la balaustrada exterior del museo. Al llegar todo apunta a que el concierto ha sido cancelado: hace tanto frío que algunas personas llevan ropa de nieve y no hay más que algunas tarimas distribuidas a lo largo de la galería. Pero a las dos en punto, sin ceremoniales previos, los cantantes, alumnos de la Hochschule für Musik de Stuttgart, acompañados por la soprano Angelika Luz, se van subiendo a las plataformas. El concierto está planteado como una muestra. En cada una de las tarimas, separadas por unos metros, cada cantante interpreta un repertorio distinto, obras de Stäbler, John Cage, Mauricio Kagel, y una pequeña improvisación a partir de objetos distintos de la colección del museo. El público se mueve libremente por la galería, decide qué escuchar, desde qué distancia, durante cuánto tiempo. 

Una de las chicas, la del mono de esquí, empieza a interpretar Stripsody de Cathy Berberian, un aria construida con las onomatopeyas típicas de los dibujos animados y de los comics. Arrgrrr, bleach!, BUM, boiiiing. Tras unos segundos de desconcierto inicial, el público se engancha. La cantante lleva partitura; conforme va leyendo, lanza las páginas al suelo y el público las recoge y las examina con muchísima curiosidad. Es sorprendente: lo que está escrito como un código que debe ser leído corresponde con la imagen gráfica que evocan los sonidos en el oyente. Es cultura auditiva pop. La pieza de Barberian es divertidísima y muy inteligente; permite que el público se vincule de inmediato, porque su propuesta es reconocible pero no impone un modo de escucha, no te dice desde dónde relacionarte con la obra. Puedes reírte, puedes cabrearte, puede parecerte un disparate, puedes sentirte incómodo, puedes escuchar hasta el final o indignarte y largarte a tu casa. Y todas esas posiciones son válidas, forman parte de la propuesta, porque la obra también se toma en serio a sí misma y al mismo tiempo es consciente de ser una broma. 

Fragmento de la partitura de ‘Stripsody’, de Cathy Barberian.

 

En realidad no hay mucha diferencia entre Stripsody y un capítulo de los Looney Tunes, pero nuestras expectativas frente a las dos cosas no tienen nada que ver. Por algún motivo, la distancia irónica que en los dibujos animados nos parece una genialidad, no es tan fácil de asimilar cuando vamos a un museo o a un recital de canto y muchas veces es percibida como una barrera que dificulta el vínculo entre el público y la obra. En mi opinión el problema es que seguimos relacionándonos con cierto tipo de arte en clave de lectura. En el fondo, sigue prevaleciendo la idea de que interpretar una obra consiste en extraer un contenido cifrado, en reconstruir un sentido más o menos oculto. Pero en Stripsody no hay nada que leer porque lo que propone es un juego y lo único que es necesario en un juego es un contexto. 

No jugamos para aprender, ni para comprender, ni para sentir, ni para dialogar, aunque podamos hacer todas estas cosas jugando. Jugar es el simple ejercicio de la libertad sin limitaciones ni consecuencias reales, explorar todas las disposiciones a nuestro alcance en el marco de unas premisas pactadas, recorriendo caminos posibles y rebasando límites que en la realidad no se pueden transgredir. El juego brinda un espacio seguro donde la libertad y la curiosidad pueden ir mucho más lejos que en la vida, porque no hay más condiciones que las que se pactan previamente: el límite es la propuesta del juego en sí mismo y solo sirve como punto de partida. Como cualquier ficción, todo juego exige una dosis mínima de seriedad, la suficiente para aceptar el simulacro y que el juego sea posible, pero si nos lo tomamos demasiado en serio y nos lo traemos a la vida, si desficcionalizamos lo que ensayamos y performamos en el juego, la cosa deja de tener gracia, porque rompemos el pacto que nos permite ser más libres jugando que viviendo. Por eso no hay nada peor cuando se juega que un tramposo, y que un mal perdedor cuando el juego se ha acabado. 

Para Schiller, el juego era el fundamento de la civilización, el instrumento por el cual dominamos las cosas en lugar de ser dominados por ellas

No es poca cosa: jugamos para ser libres. Y si hay alguien que lo tenía claro, ese era Schiller. Para él, el juego era el fundamento de la civilización, el instrumento por el cual dominamos las cosas en lugar de ser dominados por ellas o al menos conseguimos distanciarlas. El lenguaje, los símbolos, los rituales no son más que instrumentos para conquistar un espacio de libertad allí donde la naturaleza nos impone un límite. El juego aligera el peso de la vida y alivia la angustia frente a la muerte y lo hace otorgándose sus propias reglas. Por eso “el hombre solo juega cuando es hombre en el sentido pleno de la palabra, y solo es enteramente hombre cuando juega”, y para Schiller el juego por excelencia es el arte, un espacio de disposiciones inagotables que nos permite liberarnos de las coacciones a las que está sometida la vida. Han pasado más de doscientos años desde la muerte de Schiller, pero por muchos aniversarios que celebremos y por mucho que repitamos los tópicos, todavía hay quien se empeña en seguir juzgando el arte según unas reglas distintas a las que la obra propone, unas reglas que por algún motivo parecen más legítimas. Resulta tan absurdo como empeñarte en jugar al ajedrez en una partida de mus. Pero esto es lo que pasa cuando se le concede más peso al canon que a las obras en sí mismas. Si todavía hay quien sostiene que la regularidad rítmica es una condición indispensable de la poesía es porque le está concediendo más peso a un canon determinado que a la obra que tiene delante y lo antepone como un criterio de valor a la hora de emitir un juicio. 

Por eso, me reitero: no me gustan las efemérides. Reivindicar a Schiller desde su posición en el canon sería pasar por encima de la realidad de su obra, condenarle a la inmovilidad de un retrato solemne y, sobre todo, echar a perder el juego. En Marbach, sin embargo, me han demostrado que existe otra forma de hacer memoria: han preferido demostrar que el espacio de libertad que él conquistó con su palabra sigue siendo habitado, que su punto de partida continúa inagotable, que seguimos descubriendo caminos y explorando direcciones para poder ser más libres, porque no nos hemos cansado de jugar. 

No me gustan las efemérides. Me recuerdan a la clásica fiesta sorpresa que te organiza un amigo en tu propia casa y que se llena de gente que no conoces de nada y que ni siquiera te trae un regalo. Lo que menos importa en un aniversario institucional es el objeto de la celebración, porque los homenajes siempre se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Leonor Saro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí