1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ARTE TRANSFORMADOR

Las paredes hablan. Una colección para un museo situado

El nuevo recorrido del Reina Sofía forma parte de un esfuerzo por introducir la vida social en el museo

Pablo Martínez 11/03/2022

<p>Sala 103.02, 'La plaza. La potencia de lo colectivo', en el Museo Reina Sofía.</p>

Sala 103.02, 'La plaza. La potencia de lo colectivo', en el Museo Reina Sofía.

Museo Reina Sofía

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Fiat arts, pereat mundus” (Hágase el arte, aunque perezca el mundo). Con estas palabras Walter Benjamin iniciaba el último párrafo del ensayo sobre la obra de arte y su reproducibilidad técnica. Ante el inminente peligro que suponía el fascismo, el pensador alemán advertía en 1936 sobre el alcance de la enajenación de la humanidad, que se disponía a contemplar con goce estético el espectáculo de su propia aniquilación. Fiat arts, pereat mundus, parecen repetir también hoy todos aquellos que niegan la posibilidad de que el arte y sus instituciones intervengan de manera decidida en los asuntos del mundo para contribuir a evitar que colapse. Conscientes de esta disyuntiva, y frente a la deriva ecocida de los museos corporativos dedicados a su expansión como centros de atracción turística, los responsables de la nueva disposición de la colección del Museo Reina Sofía parecen haber asumido la condición crítica del museo público como única alternativa a los constantes intentos de neutralización de la cultura.

La expansión global de museos y bienales durante la década de los noventa propició un modelo sustentado en la fórmula de arquitectura espectacular combinada con colecciones que celebraban una multiculturalidad desterritorializada y atemporal. Frente a ese modelo, que se puede rastrear hasta la actualidad en muchas programaciones museísticas, en los últimos años el Reina Sofía ha contrapuesto, no sin contradicciones, lo que podría ser un museo situado y que culmina en esta ordenación de su colección. Los ciento cuarenta años de historia del arte de la colección (1881 – 2021) se articulan en torno a ocho bloques temáticos que siguen una ordenación cronológica, aunque no lineal. Hasta hace poco la colección se abría con las primeras imágenes del cine, aquellas que mostraban la salida de las trabajadoras de la fábrica de los Lumière en Lyon. Con ese audaz gesto se equiparaba aquella entrada de las multitudes en la historia por vía de las imágenes con la de las visitantes al museo. El recorrido actual, con un inicio más costumbrista, dota a la ciudad de una centralidad que atraviesa toda la colección y alcanza nuestros días, con la explosión de signos, gestos e imágenes de las movilizaciones del antifosilista Nunca Mais, la indignación ciudadana del 15M o la impugnación feminista de la desigualdad. El viaje por la historia del arte que el Reina Sofía nos ofrece se inicia con los movimientos artísticos de vanguardia, basados en la innovación disruptiva de la percepción como motor para el cambio y alcanza las prácticas más recientes alentadas por los movimientos sociales.

Las primeras salas ofrecen instantáneas de las ciudades como escenario para la vanguardia con sus galerías, tertulias, y revistas ilustradas, todas ellas territorios para el agitado tráfico de ideas y formas de inicios de siglo. Se trata de una ciudad plena de tensiones: entre su potencia emancipadora y su fuerza opresiva, su opulencia y su miseria, su capacidad creadora y su revés destructor. Las imágenes de luchas ya centenarias por la vivienda digna, las pinturas de Ramón Casas o Antonio Fillol Granel con las multitudes y revueltas anarquistas o los trazados racionalistas para Madrid de Arturo Soria que contrastan con las fotografías de Alfonso Sánchez Portela de los barrios populares o los carteles de la industria del automóvil que auguraban ya, hace más de un siglo, un Madrid atestado de coches. La disposición de estas imágenes de acontecimientos del pasado para ser activadas en nuestro particular instante de peligro responde a un método muy cercano al que teóricos de la vanguardia como Carl Einstein, muy bien representado en la colección, definieron con la figura temporal del anacronismo. Con ello se consigue huir de cualquier historicismo y poner en valor lo intempestivo en la historia.

Las paredes del museo están jalonadas de gráfica política: en la sala Las paredes hablan, repleta de carteles de la Guerra Civil; en la presencia gráfica de las revueltas latinoamericanas de la década de los setenta; en la agitación activista del sida en los ochenta; en los indignados dosmil. Un ritornello que reconstruye la historia del compromiso de los artistas con causas concretas mediante la producción de imágenes que invaden la ciudad. Con esta incursión de elementos urbanos, así como libros, documentos y otros materiales de archivo, ahora en las paredes, se pone en evidencia que el ideal del museo moderno en su pretendida autonomía y neutralidad, su hiperpureza, atemporalidad y blanquitud −en todas las acepciones del término−, está llamado a desaparecer.  El centro del recorrido continúa siendo el Guernica (1937). En la actual presentación, que amplía el entorno del proyecto de la diplomacia del gobierno de la Segunda República, se subraya aún más su condición propagandística, como el gran cartel del siglo XX que es, y se convierte en inspiración conceptual para la reflexión sobre el papel social de las imágenes de toda la colección.

En esta revisión del pasado a contrapelo se presentan producciones artísticas que, o bien no han sido reconocidas como tal por el canon dominante, o bien fueron sustraídas del relato histórico por su condición política. Tal son los casos de las ilustraciones de Dehly Tejero y Francis Bartolozzi; la mirada fotográfica de Kathi Horna, Margaret Michaelis o Gerda Taro; o la incorporación por primera vez del arte realizado al margen de la oficialidad durante la dictadura y en el exilio, con figuras clave como José Val del Omar, Max Aub, Francesc Tosquelles o Josep Renau. Si bien el giro de la historia hacia los conceptualismos del sur, para mostrar las transformaciones operadas en el arte en las décadas de los sesenta y setenta, es una de las aportaciones más sustanciales de la nueva narración del museo, se echan en falta algunas de las prácticas que tuvieron lugar en la transición española, tan bien presentadas en anteriores muestras, precisamente porque el paradigma de creación sobre el que se articula la colección parece situarse en esa década. Las poderosas transformaciones operadas en el arte desde entonces han sido fruto de la activación de la sociedad civil −y desde este paradigma miramos los carteles de la Guerra Civil o las creaciones del entorno del movimiento de los indignados. Así sucede también con los feminismos, cuyas genealogías son difíciles de rastrear, y cuya contribución fue clave para entender que no hay mirada sin cuerpo y que ninguna mirada es desinteresada; un sencillo pero radical giro epistémico que no solo debilitó las grandes narrativas de la historia del arte sino que también supuso una transformación radical de los modos de hacer por su experimentación con los nuevos medios.

Merecen mención destacada las salas correspondientes a Dispositivo 92 ¿Puede la historia ser rebobinada? Este capítulo se abre con una inteligente selección de casos relacionados con la Expo de Sevilla en los que se evidencia la actualización de los relatos imperiales en una España eufórica que, con la embriaguez de la celebración, quedaba ciega tanto para reconsiderar su pasado colonial como para vislumbrar el desastre que comportarían la desindustrialización y la liberalización del suelo. Sorprende el modo en que, en tan poco espacio, se pueden condensar tantas cuestiones que son urgentes en el presente: desde lo climático (en las acepciones política y térmica) a la urgencia de decolonizar nuestra mirada.

En el corazón del último episodio, Éxodo y vida en común, se encuentra la instalación audiovisual con cuatro proyecciones y dieciséis canales de audio de Angela Melitopoulos Crossings (2017), que nos sitúa en medio de las crisis actuales del sur de la Europa fortaleza: la depredación extractivista, la crisis de deuda, el colapso ecológico, la crisis de refugiados... Esa intemperie en la que nos deja el régimen neoliberal de extracción de recursos y que ejecuta con violencia la Europa imperial tiene su otra cara en la potencia de lo común que resiste y abre continuamente horizontes de lo posible. La incorporación de trabajos colectivos deudores de la potencia semiótica del 15M, cuya incorporación en el discurso era insoslayable, deja abierta la esperanza que nos brinda lo colectivo ante la desposesión y el desastre ecológico. Con estas incorporaciones, la Colección del Museo Reina Sofía ha hecho un encomiable esfuerzo por introducir la vida social en el museo, pero quizás el gran desafío de nuestro tiempo consista en que el arte penetre en la misma medida en la vida social, una tarea que no compete exclusivamente al museo, tal y como sucede en el movimiento zapatista tan bien representado en la exposición y para quienes el arte puede abrir otros mundos sensoriales determinantes para la transformación política. Esto es fundamental si queremos que, a diferencia de lo que sucediera con los fascismos del siglo XX, el arte no se dé a pesar de que el mundo perezca, sino que el arte contribuya a la expansión de formas de existencia que hagan que todas las vidas merezcan la pena ser vividas.

Fiat arts, pereat mundus” (Hágase el arte, aunque perezca el mundo). Con estas palabras Walter Benjamin iniciaba el último párrafo del ensayo sobre la obra de arte y su reproducibilidad técnica. Ante el inminente peligro que suponía el fascismo, el pensador alemán advertía en 1936 sobre el alcance de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí