1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Una palabra lo cambia todo: qué ha pasado con la Ley Audiovisual

La nueva legislación abre la puerta a que se consideren ‘productores independientes’ empresas asociadas a grandes grupos, lo que pone en riesgo la diversidad del cine

Gorka Bereziartua Mitxelena 23/06/2022

<p>Una escena de la película Alcarràs.</p>

Una escena de la película Alcarràs.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Ley General de Comunicación Audiovisual ha provocado la respuesta prácticamente unánime de los productores independientes. CTXT ha hablado con representantes de las asociaciones PATE y PROA sobre la polémica norma y las consecuencias que puede tener.

Una de las primeras escenas de Alcarràs, la película de Carla Simón que ha ganado el Oso de Oro en la Berlinale, introduce al espectador en el comedor familiar cuya mesa está abarrotada de papeles. El abuelo, rodeado de familiares, está buscando un documento, algo a lo que agarrarse para no perder las tierras que rodean la casa familiar, en las que varias generaciones han cultivado melocotones para ganarse la vida. El documento no aparece. Porque no existe. Porque antes las cosas se hacían de otra manera y bastaba con dar la palabra. Hasta que un día llega una “nueva oportunidad de negocio” y lo único que cuenta es a nombre de quién están las escrituras.

La nueva ley apunta hacia una mayor concentración de poder y beneficios en manos de grandes grupos audiovisuales

La importancia de los papeles. Documentos, certificados, títulos de propiedad, leyes. Tenerlo todo bien amarrado, no terminar protagonizando un drama así fuera de la pantalla. Cada palabra que se escribe en un documento legal es un tema delicadísimo y el menor cambio puede alterarlo todo. Es lo que ha pasado con la Ley General de Comunicación Audiovisual, donde una variación minúscula en el artículo 110.1 que marca la definición de productor independiente ha desatado una tormenta en el sector. “Se puede aprobar la sentencia de muerte de la industria audiovisual española tal como la conocemos”, afirmó en el Festival de Cannes María Zamora, productora, precisamente, de Alcarràs.

No se ven tractores, ni agricultores arrojando melocotones en el vídeo de Youtube que recoge sus declaraciones –que suscribe la práctica totalidad del sector audiovisual independiente–, pero al igual que los trabajadores del campo en la película de Simón, los agentes que operan al margen de las grandes empresas están viendo que su medio de vida puede estar en peligro. La nueva ley audiovisual apunta hacia una mayor concentración de poder y beneficios en manos de grandes grupos audiovisuales. Según Valerie Delpierre (productora en Inicia Films y vicepresidenta de la asociación de productores PROA), es más que un cambio de política cultural: “Creo que perdemos todos. No se trata de preservar nuestra parcela, nosotros nos adaptamos continuamente. Lo que estamos defendiendo es un modelo de sociedad y un ecosistema que no es de producción, es de creación”. Delpierre opina que la nueva ley puede provocar que ese sector creativo cuya virtud es la diversidad “pase a manos de tres o cuatro grupos”.

La productora independiente de tu casa

El punto de ruptura entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el sector audiovisual ha sido la definición de productor independiente que hace la nueva ley. En principio, “el productor tenía que ser independiente de cualquier proveedor de servicios audiovisuales”, explica José Nevado, director general de PATE, la mayor asociación de productoras de televisión en España. Pero la Ley General de Comunicación Audiovisual aprobada en el Congreso define al productor independiente de la siguiente manera: “La persona física o jurídica que no está vinculada de forma estable en una estrategia empresarial común con un prestador del servicio de comunicación audiovisual (…) y que asume la iniciativa, la coordinación y el riesgo económico de la producción de programas o contenidos audiovisuales, por iniciativa propia o por encargo, y a cambio de una contraprestación los pone a disposición de dicho prestador del servicio de comunicación audiovisual”.

El punto de ruptura entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el sector audiovisual ha sido la definición de productor independiente que hace la nueva ley

En opinión de los productores, ese “dicho” desvirtúa la definición y abre la puerta a empresas asociadas a grandes grupos mediáticos como Atresmedia o Mediaset. Con la fórmula legal aprobada, “empresas como Buendía, participadas al 50% por Telefónica y al 50% por Antena 3, o Alea que es parte del grupo Mediaset al 100%, acaban siendo independientes frente a otros operadores”, según Nevado. La importancia de esa definición radica en que con la nueva ley, las grandes plataformas de streaming como Netflix o Disney+ tienen que dedicar el 5% de sus ingresos a financiar producciones independientes. Pero si, gracias al cambio de definición, las filiales de grandes grupos pueden acceder a ese dinero, entrarían a competir en un terreno que estaba destinado a las productoras verdaderamente independientes. “Estábamos en el patio de los pequeños y al lado estaba el patio de los grandes: normalmente hay una barrera que separa los dos, para la supervivencia de las dos especies; y ahora han abierto la barrera y nos han dejado en medio con los monstruos. Y no tenemos capacidad de luchar, si no es con una ley”, explica Delpierre.

Menos diversidad artística e ideológica

El mazazo que puede suponer el cambio legislativo para las independientes llega precisamente cuando algunas apuestas hechas por el sector estaban empezando a dar sus frutos. Delpierre hace un repaso de las decisiones que han ido tomando en los últimos años para paliar las carencias que tenía la industria local: “Nos lamentábamos por no estar en festivales y dijimos: ‘Hagamos las cosas para que nuestro ecosistema, además de cine comercial, pueda hacer cine para festivales’. Y eso pasa, por ejemplo, por depender menos de las televisiones, porque tienen una meta que es hacer audiencia. Y eso es lícito, claro, pero a veces es incompatible con querer estar en un festival. Estábamos teniendo el resultado de eso ahora: este año hemos visto que podemos apostar por un cine artístico, que contaba con TVE porque es la única cadena que se puede permitir esto. Y ahora, parece que la recompensa es volver a empezar la carrera en pelotas”.

Nevado señala que la concentración del audiovisual en grandes grupos mediáticos influye también en la línea editorial de las producciones, y cita como ejemplo al director Rodrigo Sorogoyen: Movistar tuvo muchas presiones tras estrenar la serie Antidisturbios y ha suspendido su siguiente proyecto –una serie ambientada en la Guerra Civil– por motivos políticos, según el propio director. “Los productores”, afirma Nevado, “somos esa barrera frente a los proveedores de servicios audiovisuales, para mantener la creatividad, la entereza y la integridad de las obras. Y ver que esas visiones se empiezan a poder alterar de una manera realmente sencilla también nos preocupa”.

Lo que está en juego también es el imaginario colectivo. El director de PATE sostiene que hay contenidos que hacen que la sociedad cambie

Porque lo que está en juego también es el imaginario colectivo. El director de PATE sostiene que hay contenidos que hacen que la sociedad cambie: “Creo que sentirte en los brazos de un transexual, como te invita a hacer Pedro Almodóvar en algunas de sus películas, hace que te pongas en otro punto de vista. No quiere decir que tengas que estar de acuerdo, pero tienes un montón de visiones diferentes. Y gracias a esas visiones tienes la capacidad de tomar las decisiones que más te convienen. Si eso se polariza como se está haciendo, va a ser mucho más difícil”. Delpierre coincide con ese punto de vista y apunta otro tema, el de la transmisión cultural: “Creo que el éxito de las plataformas proviene de una gente que ha tenido una cultura cinematográfica. Y si dejamos de hacer cine tal y como lo entendemos nosotros, no estamos proporcionando esta memoria colectiva”.

A falta de soluciones, arreglos

Con la ley aprobada, no parece que haya muchas opciones para las independientes en el plano político. En todo caso, el director de PATE no tira la toalla. Cree que hay posibilidades de negociar, “lo que pasa es que esto es un encaje como el de estos juegos asiáticos en los que hay un montón de piezas, unas apiladas encima de otras, y retirar una o meter otra puede causar un desastre o no”. La siguiente parada para el sector parece ser la Unión Europea, ya que la Ley Audiovisual es en realidad una transposición al marco legal español de la Directiva Europea 2018/1808 de Servicios de Comunicación Audiovisual (DSCA), cuyo espíritu de pluralidad y diversidad se ha perdido por el camino, en opinión del sector.

Además de lo que se pueda alegar en Bruselas, Nevado cree que hay otras medidas que, si bien no son una solución, podrían ser un arreglo para “dulcificar” la situación. Una de ellas sería cambiar la política de incentivos fiscales para el sector: “Como nosotros somos pequeñas y medianas empresas, lo que necesitaremos en algún momento será tener un instrumento de incentivos que no nos haga perder la mitad por el camino”, explica. Delpierre, por su parte, cree que hay que diferenciar los planos: “Efectivamente, podemos apelar a lo fiscal, pero es un recurso, no es un objetivo. Lo que queda es un espacio para paliar los efectos de la ley. Y eso no es política”.

La productora de películas como Estiu 1993 o Las niñas ha puesto el foco en el que será a todas luces el siguiente caballo de batalla para el sector: la nueva ley del cine, cuyo anteproyecto se aprobó en febrero y anuncia novedades en el terreno de las ayudas. También advierte de que el panorama audiovisual ha cambiado muchísimo en los últimos años y nada indica que la transformación del sector vaya a parar. “Hay que asumir que las cosas van tan rápido, que a lo mejor dentro de 10 años tenemos que volver a estar hablando. Ya sabremos cuáles han sido las consecuencias de ésta ley, y veremos lo que se puede revertir. Pero lo que pierdes en el camino, cuesta muchísimo recuperarlo”.

Hablemos de propiedad

En ese panorama cambiante y acelerado, cada vez más dominado por plataformas con sede en Estados Unidos, Nevado ve diferencias importantes en los modelos de regulación y cree que es un punto en el que incidir: La moneda de cambio primordial en el sector audiovisual no es el dinero, es la propiedad intelectual, quién tiene las ideas. Y en estos momentos se están enfrentando dos modelos de regulación: uno que se centra en el creador, que es el europeo; y otro que se centra en el propietario, que es el modelo de Estados Unidos. Lo primero que tenemos que hacer es que nuestra regulación proteja las ideas que se desarrollan aquí, para que se queden aquí. Porque si tú tienes una parte de esa propiedad no te van a poder sacar de la ecuación, no te pueden echar”.

No es un problema que surge únicamente con las plataformas extranjeras. Lo que pasó con la serie La Unidad puede servir para ilustrar la importancia de la propiedad: la primera temporada del thriller policíaco fue producida por Vaca Films, pero en la segunda pasó a manos de Buendía –el lector recordará que es una empresa participada al 50% por Telefónica y Antena 3–. “Fue una jugarreta y es lo que nos puede acabar pasando a todo el sector”, afirma Nevado, que aboga por sentarse con las plataformas y llegar a acuerdos. “Hay que ver cómo establecemos un código de buenas prácticas para que les siga resultando atractivo trabajar en España. Ver qué tipo de productos se lanzan con un modelo en el que ellos se queden con toda la propiedad intelectual; y otros en los que parte de esa propiedad se quede aquí”.

Volvemos a la mesa familiar llena de papeles. A la importancia de tenerlo todo bien amarrado. A intentar evitar que te echen de tus tierras. O de tus producciones.

La Ley General de Comunicación Audiovisual ha provocado la respuesta prácticamente unánime de los productores independientes. CTXT ha hablado con representantes de las asociaciones PATE y PROA sobre la polémica norma y las consecuencias que puede tener.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gorka Bereziartua Mitxelena

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí