1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Polis

La democracia ya no es lo que era

El abuso de las manipulaciones mediáticas y la destrucción de los mecanismos de garantía nos ha metido de lleno en un sistema protoautoritario que se puede calificar de democracia formal

Joaquín Urías 25/07/2022

<p>Teatro de Epidauro.</p>

Teatro de Epidauro.

CC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Llevo ya cinco veranos asistiendo fielmente al festival de teatro de Epidauro. Me motiva tanto la sensación peliculera de sentarme en las mismas gradas que vieron nacer el teatro hace dos mil trescientos años y ver el mismo paisaje estelar como el gusto de revisar las obras clásicas. Este año he visto Los Persas, de Esquilo, en una versión de Dimitris Karantzas. Se trata de la obra de teatro más antigua que se conserva y plantea el problema esencial de la democracia. Yo la había leído y usado mucho con ocasión de un artículo científico que escribí sobre el origen de la libertad de expresión, pero la otra noche, mientras los ojos se me iban de la representación a la constelación de la osa mayor, caí en la cuenta de lo poco que hemos avanzado en estos veinticinco siglos.

Esquilo –intentando resaltar la diferencia entre un Estado democrático y otro que no lo es– nos cuenta cómo impactan en los habitantes de la capital persa las noticias que llegan sobre la derrota del rey Jerjes en Salamina. Las familias gritan, uno tras otro, los nombres de sus hijos fallecidos. La masacre ha acabado con la flor de la juventud persa y los lamentos de las madres desesperadas van poniéndole rostro a cada una de las víctimas de la desmesura de un rey hinchado de soberbia. Porque, en efecto, la desgraciada decisión de atacar Grecia ha sido solo fruto de la ambición de Jerjes. El pueblo, sometido a las decisiones de un tirano, ha ido al matadero cruzando el puente de barcas sobre Los Dardanelos con el que este fanfarrón ha querido incluso cambiar la geografía del mundo.

Para el dramaturgo griego, la lección es que eso no habría pasado en una sociedad democrática como la ateniense. Allí, la decisión de ir a la guerra se toma en una asamblea en la que son los propios soldados que van a jugarse la vida los que argumentan, debaten y finalmente deciden si atacar o no. A los persas, en cambio, una vez que han visto sus vidas arruinadas por los delirios del déspota, no les quedaría otra solución que levantarse en masa contra él. Y viendo la versión del joven director, que transforma la obra en una especie de 15M del mundo antiguo, resulta difícil no acordarse de las víctimas de la crisis económica en la que estamos entrando.

Ciertamente, las sociedades democráticas actuales son mucho más complejas que las pequeñas polis griegas. Los mecanismos de decisión colectiva actuales combinan las elecciones representativas, en las que la ciudadanía designa a sus dirigentes para los próximos años de entre el puñado de partidos que se le ofrecen, con el debate social que se origina a través de los medios de comunicación y, más recientemente, las redes sociales. Se supone que quienes toman las decisiones lo hacen con la legitimidad de haber sido nombrados para ello por el pueblo, pero el sistema no permite nombrar a un dictador cada cuatro años, porque, de una parte, los gobernantes están sometidos a un sistema legal y constitucional que les impide privar a ningún ciudadano de unos derechos básicos y, de otra, existe una opinión pública, capaz de articular las inquietudes y los posicionamientos mayoritarios, que actúa como contrapeso del poder. Mientras se mantengan esas premisas podemos entender que disfrutamos de una democracia en el sentido de los griegos clásicos: no estar en manos de los caprichos de un tirano.

El secuestro de la democracia se consuma con la construcción deliberada de una verdad falseada

Utilizando este criterio, básico pero muy operativo, la crisis en la que estamos entrando adquiere una preocupante dimensión. El déficit democrático es especialmente grave en España, donde los contrapesos parece que –como diría Vargas Llosa– se han jodido. La politización del poder judicial es una característica netamente española. Pero no por lo que se suele decir. Hay otros países donde el nombramiento del órgano de gobierno de la judicatura está en manos de instancias políticas o simplemente no existe. En Alemania, sin ir más lejos, es competencia directa del Ministerio de Justicia. Aún así, la gestión de las cuestiones internas y disciplinarias de los jueces debería estar en manos del propio colectivo de magistrados, pero ese es un problema menor en España. Nuestra auténtica tragedia es la descarada politización de los jueces. Los jueces del Supremo, nombrados a dedo por un partido político, no dudan en mostrarle sumisión en todas las sentencias en las que lo pueden hacer sin que se note demasiado. Más allá, nuestro poder judicial hace tiempo que dejó de preocuparse por su imparcialidad y neutralidad. Jueces y magistrados actúan, incluso en sus asuntos cotidianos, como un poder político que no aplica la ley con ecuanimidad, sino que la manipula para proteger a los suyos (la policía, los poderes financieros) y perseguir a los contrarios (independentistas, activistas de izquierdas). Es lo que Gerardo Tecé en estas mismas páginas ha llamado el equipo porra-toga. Prácticamente no pasa un día sin una decisión judicial motivada ideológicamente, en una situación que impide la centralidad democrática de las leyes aprobadas por los representantes populares.

Al mismo tiempo –y en esto somos más europeos– la opinión pública cada vez sirve menos de contrapoder. La discusión pública de ideas y hechos en medios y redes no cumple un papel similar al del debate ciudadano en la asamblea ateniense. El problema va más allá de que el ciudadano de a pie no tenga acceso a los grandes medios privados o que estos se muevan por intereses empresariales. El secuestro de la democracia se consuma con la construcción deliberada de una verdad falseada. La difusión de noticias inventadas con la intención de llevar a la opinión pública a defender determinadas posiciones conduce a la completa perversión de la voluntad popular. Los audios de las grabaciones de conversaciones en las cloacas del Estado nos permiten escuchar el descaro con el que supuestos periodistas de grandes medios aceptan difundir mentiras (algunas creadas nada menos que por la propia policía) para aumentar o reducir el apoyo a una u otra formación política. Junto al teatro clásico, otra de mis aficiones inconfesables es navegar por las redes sociales ultraderechistas. Resulta espectacular cómo sustentan todo un cuerpo de opiniones en apariencia fundadas en una serie de bulos absolutamente falsos pero convertidos en verdades indiscutibles: que los inmigrantes aumentan la delincuencia; que pagamos más impuestos o tenemos más representantes políticos que la media europea; que gitanos, extranjeros y pobres en general viven holgadamente gracias a abundantes paguitas que reciben del Estado; que los hombres sufren tanta violencia como las mujeres… Las noticias falsas son una epidemia que va mucho más allá del escándalo de un presentador con pocos escrúpulos.

Así que no solo no ejercemos ningún control sobre los representantes que elegimos cada cuatro años, sino que a menudo sus decisiones políticas no se aplican y son sustituidas por las de jueces sin ninguna legitimación popular. Y por encima de todo ello, la mayoría de la sociedad basa su opinión sobre la gestión pública en mentiras que le cuelan deliberadamente. La dirección política de nuestra sociedad está en manos de una oligarquía que no se diferencia tanto de Jerjes, el tirano persa.

Y nos han metido en una crisis perfecta. El empeño codicioso en aumentar indefinidamente los beneficios de las grandes empresas, la banca y las eléctricas pone en peligro el planeta, nuestra salud y la paz, y por ahora ha destruido ya nuestras economías familiares. El empobrecimiento de amplias capas de la población, según predicen economistas como Paul Krugman, se resolverá con un aumento permanente de la desigualdad. Mucha gente verá bajar su nivel de vida. Algunos dejarán de poder irse de vacaciones; otros tendrán que cambiar de casa a una peor; habrá quien pase hambre. Y habrá muertos. Las crisis afectan al bienestar y a la salud de los más pobres, que son además quienes ponen el cuerpo ante todas las desgracias. En las guerras, en los incendios, en las crisis y hasta en las olas de calor quienes ponen el cuerpo son siempre las personas con menos recursos. Quienes trafican con los precios de la gasolina y el gas, los que declaran las guerras, aprueban los recortes en los salarios y montan campañas de prensa para engañar a la gente, nunca arriesgan su propia vida, sino la de los demás.

Como los persas enviados a la guerra, nosotros pondremos los muertos y las víctimas. Cada una, con su propio nombre y su historia.

La democracia ya no es lo que era. El abuso de las manipulaciones mediáticas y la destrucción de los mecanismos de garantía nos ha metido de lleno en un sistema protoautoritario que se puede calificar de democracia formal. Igual que el pueblo persa solo fue consciente de la gravedad de estar en manos de un tirano cuando empezaron a perder batallas, el autoritarismo de las élites se pone especialmente de manifiesto en los momentos de crisis como el actual. En democracia los muertos dolerían igual, pero no es lo mismo equivocarse colectivamente y asumir por igual las pérdidas que ser carne de cañón de unos déspotas.

En verano, las horas perdidas en la playa mirando el horizonte mediterráneo, el sonido de las chicharras en los pinos a la hora de la siesta y el humo de los incendios forestales nos recuerdan que Grecia y la península ibérica no están tan lejos. Los problemas sobre los que hace dos mil quinientos años escribían y charlaban en las playas de rocas y bajo los cipreses griegos son los mismos que aún nos conmueven. Básicamente, la manera de conseguir la felicidad y la libertad. Y al pensarlo, a veces parece que cíclicamente volvemos hacia atrás. Ahora la democracia ya no es lo que era, y de nuevo nos toca pelear por lo más básico frente a los nuevos tiranos.

Llevo ya cinco veranos asistiendo fielmente al festival de teatro de Epidauro. Me motiva tanto la sensación peliculera de sentarme en las mismas gradas que vieron nacer el teatro hace dos mil trescientos años y ver el mismo paisaje estelar como el gusto de revisar las obras clásicas. Este año he visto Los...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí