1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rosa María Calaf / periodista

“Temo más a los gobiernos supuestamente democráticos que a los golpes militares”

Gorka Castillo 5/08/2022

<p>Rosa María Calaf posa durante la entrevista. </p>

Rosa María Calaf posa durante la entrevista. 

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De las preguntas clásicas a las que debe dar respuesta un periodista, hay una, por qué, que es una obsesión para Rosa María Calaf (Barcelona, 1944). Reportera y corresponsal de RTVE en Moscú, Pekín o Washington durante más de 30 años, Calaf observa hoy desde la bancada reposada de la jubilación una preocupante deriva en la profesión que tanto contribuyó a engrandecer. “Los poderes tratan de interferir en la calidad periodística para evitar que se haga visible lo invisible, para que no se cuente lo que callan”, afirma. Sabe bien de lo que habla. Para quien ame el periodismo y el reportaje, Calaf es una de las maestras, un icono de honestidad informativa y valentía. Ella, junto a otra grande como Carmen Sarmiento, rompió en su momento todos los techos de cristal del reporterismo en este país con su disposición a impregnarse de dolor ajeno en los lugares más inhóspitos del planeta. “Las dictaduras aplican la censura sin rubor, pero, como una supuesta democracia no puede hacerlo, busca el mismo fin de una manera mucho más sutil, más difícil de detectar y extremadamente más compleja de combatir”. Algo que hoy comienza a producir alarma en muchos países. No en vano asegura: “Temo más a los gobiernos supuestamente democráticos que a los golpes militares”.

¿Cómo ve hoy la profesión tras los sonoros escándalos en los que están envueltas grandes corporaciones mediáticas y algunos de sus periodistas de cabecera?

Buen y mal periodismo ha habido siempre. Como también los poderes han tratado siempre de interferir en la calidad periodística para evitar que se haga visible lo invisible, para que no se cuente lo que callan. No digo que todo tiempo pasado fue mejor pero, a diferencia de antes, hoy se invierte más en el mal periodismo, en desinformar, y los niveles de eficacia son altísimos gracias a las nuevas tecnologías. Todo esto, indudablemente, exige al receptor una postura muy activa para separar lo tóxico de lo que no lo es. Pero tampoco hay una voluntad pública de enseñar con sentido crítico. Es decir, si tenemos una educación que no pretende conseguir ciudadanos sino consumidores ni tampoco quiere construir una sociedad de derechos sino que de aplicaciones, el resultado es que nos perdemos en la saturación informativa. Es cierto que hoy estamos más informados que nunca, pero hay grandes intereses para que no sepamos buscar la buena información, independiente y rigurosa.

Hoy se invierte más en el mal periodismo, en desinformar, y los niveles de eficacia son altísimos gracias a las nuevas tecnologías

¿Y le preocupa esta deriva?

Sí. Siempre he dicho que los golpes militares me producen menos miedo que los gobiernos elegidos por ciudadanos que votan sin saber lo que votan. Tenemos fenómenos supuestamente democráticos, cada vez más despreocupados informativa y formativamente por el bien común y la justicia social, como Trump, Bolsonaro o Boris Johnson que pueden volver a repetirse. Hay un riesgo enorme. Personajes de ese estilo me aterran.

Algunos políticos se apropian de banderas como la libertad pero toman decisiones que restringen derechos colectivos. ¿Qué opina?

Claro. Ese es el gran problema. Se está creando un tipo de sociedad que aparenta ser más democrática pero, en realidad, es un simulacro porque la están vaciando de contenido. Basta con analizar un poco la situación actual para ver la tremenda promiscuidad que existe entre el poder ejecutivo, el legislativo, el judicial y el mediático. Y cuidado con esto porque cuando los poderes actúan con esa indisimulada interacción, dejan de cumplir su función. Es como si pusieras al zorro a cuidar del gallinero. Y todo esto lo estamos viendo en medio de una pasividad generalizada. La gente no se da cuenta y acaba votando contra sus propios intereses.

La gente está perdiendo la conciencia sobre el inmenso poder que aglutina la sociedad civil y estamos renunciando a nuestro derecho a la protesta

Por ejemplo, que trabajadores, desempleados y asalariados voten a un partido de extrema derecha como Vox.

Efectivamente. Desde el punto de vista del diseño del sistema, algo que ya comenzó a planificarse en los años sesenta, está siendo tremendamente exitoso. Es decir, están logrando convencer a la ciudadanía de lo que le conviene votar sin que tenga que pensar en exceso, sin un mínimo de reflexión sobre cuáles son sus propios intereses. Vivimos en un permanente simulacro de democracia, de libertad, de igualdad. Todo consiste en hacer ver que... pero lo tremendo de todo esto es que cuando se descubre la falsedad, no sucede nada. Me refiero a la impunidad de las conductas irregulares, no sólo a las prácticas ilegales que son un escándalo, sino a los comportamientos antiéticos y amorales. No hay sanción social para ellos y se les sigue votando. Lo mismo sucede con quienes promueven recortes en la sanidad pública. La gente está perdiendo la conciencia sobre el inmenso poder que aglutina la sociedad civil y estamos renunciando a nuestro derecho a la protesta. Y, ¿sabes por qué? Porque cada vez estamos peor formados e informados. Es una tendencia general, no sólo en España sino en el mundo.

Pero España parece tener una característica propia: no se consolidan los avances.

Exacto. En situaciones extremas tenemos comportamientos muy loables. Somos capaces de movilizarnos masivamente en un momento determinado pero luego nos diluimos. Es como si avanzáramos tres pasos en justicia, solidaridad y libertades para, a continuación, retroceder dos pasitos poco a poco. Y eso ocurre porque no hemos sabido quitarnos de encima las minas que llevamos pegadas desde antiguo y que son las que cercenan cualquier evolución colectiva. Esa dinámica tan española me parece socialmente agotadora.

¿Quizá el resultado de todo ello es el triunfo del individualismo que algunos estimulan frente al bien común?

Totalmente. Intentan convencernos de que el triunfador no es el que hace algo en base a su esfuerzo y talento cuyo resultado es aportar un valor enriquecedor para la comunidad a la que pertenece. Ahora no. Aquí el exitoso es el que tiene mucho y no nos importa cómo lo ha conseguido. Con eso no quiero decir que todos los empresarios sean malos. En absoluto. Pero, hombre, lo razonable es avanzar hacia una sociedad con un capitalismo controlado, con rostro humano, que cree riqueza para todos, no para unos pocos. La democracia es repartirla.

Es un discurso socialdemócrata

Sí, mucho. Es que me eduqué en esos valores, viajé desde muy joven y he podido verlo. Tengo muy claro que la única manera de avanzar como sociedad es cuando se respetan los derechos de todos los ciudadanos. Con el tema feminista me sucede lo mismo. Es evidente que si todas las personas de una sociedad son aprovechadas según sus talentos, capacidades y esfuerzos, el país en su conjunto será mucho mejor que si sólo utilizas a menos de la mitad de sus ciudadanos, es decir, a los hombres. 

Hay gobiernos conservadores que critican las políticas de igualdad, porque dicen que adoctrinan ideológicamente, y las cuotas, porque restringen el desarrollo del talento del género

Pues es justo al revés. Si no se establecieran cuotas, la mujer nunca llegaría a entrar. La interposición activa de defensa es imprescindible para avanzar. Por eso son tan importantes los ejercicios de discriminación positiva. Y no hablo sólo del feminismo. También de cuestiones como la raza, la clase social, la inclusión. Pero, claro, hay idiotas en todas partes. 

¿Cree que la discriminación de la mujer sigue siendo rentable?

La palabra libertad se está manoseando tanto que empieza a parecer cualquier otra cosa

Un informe completísimo de la Fundeu analizó casi un millón y medio de tuits en España con la palabra feminismo y el resultado fue brutal: un porcentaje altísimo, creo recordar que casi el 70%, tenía una percepción negativa y sólo el 17% positiva. ¿Qué significa esto? Pues que se está invirtiendo mucho en desinformar y estamos normalizando una libertad disminuida, de mala calidad. La palabra libertad se está manoseando tanto que empieza a parecer cualquier otra cosa. Yo cubrí la campaña electoral de 1984 en Estados Unidos, cuando por primera vez se presentaba una mujer a la vicepresidencia, Geraldine Ferraro. La siguiente fue Sarah Palin, en 2008, y, más recientemente Hillary Clinton. Los informes sobre las elecciones de estas tres candidatas indican que fue muchísimo más sexista y antidemocrática la campaña de Clinton que la de Palin y Ferraro. Vamos a peor. Para mí, fue una prueba clara de que vivimos una involución en derechos.

Ocurre lo mismo con el periodismo.

El buen periodismo es independiente, responsable, honesto y veraz. Todo aquello que no se guíe por estos principios innegables sólo contribuye a cercenar derechos y libertades, y favorece las peores prácticas e injusticias. Pero quien coopera con ese modelo luego lo sufre. Hoy en día existe una ofensiva, sobre todo de los poderes económicos, contra el periodismo independiente y riguroso.

Existe una ofensiva, sobre todo de los poderes económicos, contra el periodismo independiente y riguroso

¿Por qué?

Porque lo último que quieren esos poderes es que alguien controle lo que hacen o lo que no hacen. Las dictaduras aplican la censura sin rubor, pero, como una supuesta democracia no puede hacerlo, busca el mismo fin de una manera mucho más sutil, más difícil de detectar y extremadamente más compleja de combatir. Por eso te digo que un gobierno que no ejerce una democracia de calidad es más peligroso que una dictadura y un votante desinformado es peligrosísimo porque va a acabar entronizando prácticas y regímenes que atentan contra sus derechos. El panorama que observo es angustioso. 

Fue corresponsal de TVE durante cuatro décadas en diferentes zonas del planeta, ¿cómo percibe los cambios que se están produciendo en la forma de contar los acontecimientos?

La prensa de hoy, con algunas brillantes excepciones, no informa de los procesos. Sólo nos cuenta acontecimientos puntuales. ¿Por qué? Porque consumimos un periodismo poco analítico y descontextualizado, sobre todo a través de las televisiones y las redes sociales. Nos enteramos de forma inmediata de lo que pasa pero no de dónde viene ni hacia dónde va. Eso es gravísimo pero no es una casualidad. Los corresponsales están prácticamente extintos, ya no ejercen como tales porque tienen que hacer siete crónicas al día y así es difícil enterarse de lo que está pasando. Entonces, ¿qué ocurre? Que la información termina aplastada por la corriente general, que es lo que llega a la gente, pero que normalmente carece de muchos matices de la realidad que el ciudadano debería conocer para estar bien informado. 

Un votante desinformado es peligrosísimo porque va a acabar entronizando prácticas y regímenes que atentan contra sus derechos

Entre otros muchos sitios, usted trabajó en Moscú y en Pekín. Conoce bien aquellas sociedades. ¿Cuál es su opinión de la crisis mundial desatada tras la invasión rusa de Ucrania?

Dicho lo anterior, puede usted comprender que lo que está pasando no ha ocurrido porque de repente Putin se levantó un día con ganas de bombardear Ucrania. Esto viene de mucho antes. Llevábamos muchos años de un trasvase del eje del poder del Atlántico al Pacífico. China es el objetivo decisivo. Desde hace muchos años. Pero lo importante de lo que ahora está pasando es saber qué se juega cada uno en este tablero. En mi opinión, se está rediseñando claramente una nueva estructura de poder. De la bipolaridad intimidante EEUU–URSS se pasó a la hegemonía estadounidense tras el derrumbe soviético, y ahora ha surgido China como dualidad universal, una potencia que recuerdo fue considerada hace unos pocos años por Washington como su aliado estratégico. 

Sin embargo, Rusia inició la guerra

Es cierto. No se puede eximir de responsabilidad a Putin y las élites que están con él. Pero es importantísimo rebobinar el proceso. Y si lo analizas con sentido crítico, no tiene justificación pero sí una explicación, como suele decir Rafael Poch, uno de los periodistas que mejor conoce esa realidad. Es que tanto él como yo misma fuimos testigos directos de lo que ocurrió, se habló y se acordó tras el derrumbe de la URSS con Gorbachov, durante los años turbulentos de Yeltsin y en la época de Putin. Hubo una voluntad de incorporar a Rusia a la zona europea y a un modelo de seguridad propio que Estados Unidos boicoteó. 

¿A quién beneficia esta inestabilidad?

A Estados Unidos. En primer lugar, porque la guerra en Ucrania vuelve a ser, para ellos, el conflicto externalizado, en territorio ajeno. Los muertos los ponen otros y les abre la posibilidad para iniciar sus juegos de poder. Venden armas, gas, siguen con su fracking y Europa no funciona, momento grandioso para apropiársela. Ese es su juego para establecer un nuevo orden mundial. No estamos viviendo una era de cambio, como dicen muchos, sino un cambio de era. Entonces veremos hacia qué modelo nos dirigimos. Yo, que normalmente soy optimista, estoy muy preocupada porque veo a la sociedad cada más apática, consumista y carente de sentido crítico. Por lo tanto, hay que estar alerta para que la gente reaccione.

Pero es un caos.

Al principio suele ser así pero siempre hay uno que gana más, otro que se adapta y muchos que pierden. El problema es que Estados Unidos ha empujado a Rusia hacia China, dos países que mantienen unas desconfianzas mutuas casi atávicas, y no ha logrado que toda la comunidad internacional esté contra Putin. Si exceptuamos a Estados Unidos, Australia y Europa, el resto de países, con los BRICS a la cabeza, no se han sumado a la misma corriente. Creo que nos dirigimos hacia un mundo bipolar entre dos grupos que van a privilegiar las relaciones comerciales sólo con sus aliados. ¿Y con los que no tienen nada qué hacemos? Me parece aberrante. 

Sociedades opulentas como la europea comienzan a sentir miedo por las consecuencias a corto plazo de la falta de combustible y el imparable aumento de los precios

Hemos construido una sociedad sin capacidad de sufrimiento. Creo que fue Jacques Brel quien dijo que somos muy solidarios porque somos débiles para imponer justicia. Pues eso. Me temo que en cuanto a la gente empiece a faltarle la calefacción y la inflación siga descontrolada, que no es culpa sólo de la guerra en Ucrania, iremos apagando nuestra solidaridad con ese país. En relaciones internacionales no hay amigos, sólo intereses.

¿Qué echa de menos del periodismo actual?

Se ha perdido la vocación de servicio y la información sobre el terreno. Ir a donde ocurren cosas y hablar con la gente a la que le pasan las cosas. Y a partir de ahí, elaborar informaciones que no se limiten al acontecimiento, sino que se cuente de dónde viene lo que está sucediendo y a dónde se dirige. Y, a ser posible, a quién beneficia.

De las preguntas clásicas a las que debe dar respuesta un periodista, hay una, por qué, que es una obsesión para Rosa María Calaf (Barcelona, 1944). Reportera y corresponsal de RTVE en Moscú, Pekín o Washington durante más de 30 años, Calaf observa hoy desde la bancada reposada de la jubilación una preocupante...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí