1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La educación a la que deberíamos aspirar

El autor, que fue el estudiante con la mejor nota de la EvAU en Madrid este año, analiza las carencias de la enseñanza media y superior en España

Gabriel Plaza 12/09/2022

<p>Una larga hilera de estudiantes en el transcurso de un examen. </p>

Una larga hilera de estudiantes en el transcurso de un examen. 

publicdomainpictures

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Decía el pedagogo estadounidense John Dewey que “la educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”. Él y muchos otros pensadores de todos los rincones del mundo han confiado en el poder constructivo de la educación como medio para alcanzar una democracia plena y una sociedad igualitaria. Y es que, como dijo el sabio Confucio muchos siglos atrás, “donde hay educación, no hay distinción de clases”. 

Pero en esta nuestra España, “país de todos los demonios”, la educación queda menoscabada por el ideario colectivo a algo mucho más burdo y sin trascendencia. Renegamos del valor del conocimiento en sí mismo y de su potencia transformadora y reducimos la educación a una mera preparación para el mundo laboral, para servir como empleados. Despreciamos las disciplinas humanísticas por no ser productivas para la sociedad capitalista. Y, así, nos sorprende y causa revuelo que el estudiante con mayor nota de EvAU en Madrid estudie clásicas porque “ganaría mucho más en otras cosas”, porque “está desperdiciando sus capacidades”. Hubo incluso quien me achacó ser egoísta por no estudiar “algo más útil para la sociedad”.

No obstante, no me dejo vencer por el derrotismo y confío en que seremos capaces de avanzar hacia la educación a la que aspiro: más moderna, más humanística, una educación para todos, capaz a su vez de provocar una mejora en esta sociedad que, en ocasiones, tanta impotencia me genera. Y aunque cada pocos años se aprueba una nueva ley educativa (en total llevamos ya ocho desde 1970, en un tramo de 52 años), las mejoras son lentas e insuficientes.

España adolece de un sistema educativo eternamente anacrónico, a la cola de Europa, como demuestran los resultados de 2018 de los informes PISA, donde, en las pruebas de matemáticas y ciencias, obtuvo peores resultados que una gran parte de las naciones de Europa (Alemania, Polonia, Portugal, Francia, Dinamarca…) y se posicionó por debajo de la media de la OCDE. Otras estadísticas alarmantes son las que proporciona el INE en relación al abandono temprano de la educación-formación en España: la cifra en hombres en 2020 (20,2%) fue la más alta de Europa y casi duplica la media de los países de la UE y en mujeres (11,6%) es solo superada por tres países más. La causa de esto, en gran parte, es que no se han resuelto algunos problemas crónicos de la educación española.

De forma general podemos destacar la rigidez y escasa adaptabilidad de nuestra educación en distintos aspectos. Los largos currículos de ciertas asignaturas como Literatura Universal, Historia de la Filosofía o Historia de España, por lo menos en la Comunidad de Madrid, pretenden abarcar todo en estas disciplinas desde los albores de la humanidad hasta la actualidad en un único curso académico, lo cual es casi imposible por el reducido tiempo y conlleva que se deseche el aprendizaje en favor de la memorización y la preparación para los exámenes de acceso a la universidad, que en la mayoría de ocasiones, a su vez, terminan siendo pruebas memorísticas y no valoran la madurez intelectual del alumno. 

El problema de los currículos excesivamente extensos afecta de manera similar a todas las asignaturas y es la causa de que muchas veces se sacrifique la lectura, producción o análisis de textos literarios en clase de Lengua, las disertaciones y reflexiones críticas en Filosofía, etc. Deberíamos hacer caso de nuestro refranero, que tanta sabiduría popular encierra: “El que mucho abarca, poco aprieta”. Ciertamente, es mejor reducir el contenido de algunas asignaturas para que los estudiantes aprendan más y mejor y sean capaces de aplicar sus conocimientos de forma creativa , así como reflexionar sobre ellos.

Tengo depositada una gran confianza en el enfoque competencial y basado en la transversalidad de la LOMLOE, que deja de concebir las diferentes disciplinas como compartimentos estancos y sin relación entre sí, y permitirá a los alumnos aplicar, por ejemplo, sus conocimientos en materia tecnológica al latín, sus conocimientos históricos a la literatura… También me genera gran expectación la prueba de madurez que sustituirá a la EvAU, que, según parece, será similar a la fase oral de la Maturità italiana, donde el alumno debe analizar un material (audiovisual, escrito, etc.) proporcionado por el tribunal examinador y realizar conexiones multidisciplinares relativas a las asignaturas estudiadas. Este enfoque demuestra que todo conocimiento suma, contribuye a una visión más amplia de la realidad, y permite determinar si el alumno ha comprendido realmente lo estudiado. 

También espero que en lo relativo a la Filosofía, imitando el Baccalauréat francés o el Bachillerato Internacional, se dé una mayor importancia al desarrollo por parte del alumno de disertaciones en torno a preguntas filosóficas determinadas, que aportan mucho más a la formación de este que estudiar únicamente las perspectivas de diversos autores: la filosofía se aprende filosofando.

No obstante, creo que la LOMLOE no es el fin de esta lucha por una educación de calidad y aún son posibles muchas mejoras, como la ya mencionada reducción del temario o una oferta más amplia en la elección de asignaturas. Y con esto no me refiero a introducir asignaturas nuevas, lo cual muchos creen que es la solución a todos los problemas, sino a acabar con el estancamiento en áreas de saber que conllevan las modalidades de bachillerato y permitir, de forma similar a los A-Levels británicos o el Bachillerato Internacional, que los alumnos configuren su itinerario libremente eligiendo qué asignaturas desean cursar. 

Es normal que un adolescente tenga intereses muy variados y sería enormemente beneficioso que, si alguien quisiera cursar a la vez Matemáticas y Latín o Física e Historia del Arte, tuviera la oportunidad. De este modo, no le limitaríamos u obligaríamos a abandonar un área de conocimiento que le atraiga a tan temprana edad, como a mí me ocurrió con las Matemáticas, que tanto amaba. No soy partidario de las medias tintas y creo que el Bachillerato General, que muchos centros ni siquiera implantarán, es una solución parcial que no atiende a la raíz de la cuestión.

Existen otros graves problemas de índole social y económica, que me limitaré a nombrar brevemente porque merecen su propio artículo. Por un lado, la dificultad para acceder a estudios superiores de aquellas personas con peor situación económica, que a menudo deben precipitar su incorporación al mundo laboral para contribuir a la economía familiar. Este problema, aunque mitigado por ciertas becas y ayudas, sigue siendo una de las principales causas del abandono escolar temprano o el fracaso escolar. Por otro lado, hallamos ciertas fallas estructurales en la educación pública, causadas por la falta de fondos destinados a esta –mientras se sigue financiando la concertada–, como los altos ratios de alumnos por aula o las instalaciones deficientes.

Antes de terminar, me gustaría tratar también el arraigado eurocentrismo presente en el mundo académico español, incoherente en una realidad tan globalizada y multicultural. Así, la Historia en los institutos omite hechos de gran relevancia, como la invasión mongola de Europa. La Filosofía, a su vez, se limita a autores europeos o norteamericanos, cuando filósofos tan importantes como Lao Tse, Confucio o Rumi podrían aportar mucho a la formación de los jóvenes, y lo mismo ocurre con la Literatura Universal.

Esto es mucho más grave en las universidades, donde un estudiante en Filosofía en la Complutense, por ejemplo, solo dispone de dos optativas de Filosofía no europea; donde un filólogo clásico no puede estudiar el sánscrito, lengua clásica tan relevante para la lingüística indoeuropea, si no es de forma extracurricular. Otras naciones de Europa, como Países Bajos, ya avanzan en este aspecto y, así, el estudiante de Filosofía en la Universidad de Leiden comprobará que la filosofía china, hindú, árabe o africana forma una parte fundamental de su currículo. También hallamos en universidades europeas grados en Egiptología, Estudios de Medio Oriente, Estudios Latinoamericanos… solo presentes en la universidad española como máster, mientras en esta misma línea solo existen como grado los Estudios de Asia Oriental o los Estudios Semíticos e Islámicos.

En la resolución de todos los problemas citados reside la posibilidad de conformar una educación mejor, que nos haga libres. Una educación que conduzca al fortalecimiento de la democracia, que valore el conocimiento en sí mismo y no se instrumentalice para crear a los empleados perfectos: dóciles, obedientes, conformistas. Una educación que motive la creatividad y el pensamiento crítico, incluso hacia la propia cultura o la sociedad en que vivimos, que sirva a los intereses del pueblo y no a los de la oligarquía capitalista. Una educación que erradique la LGBTfobia, el machismo, el racismo y otras formas de discriminación y conduzca al aprecio de las diferentes culturas y lo que de estas podemos aprender, que entusiasme a los jóvenes y les permita construir su propio futuro. Citando otra vez a Confucio: “La educación genera confianza. La confianza genera esperanza. La esperanza genera paz”.

La lucha está lejos de terminar y confío en que, algún día, alcanzaremos ese sistema educativo al que deberíamos aspirar.

Decía el pedagogo estadounidense John Dewey que “la educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”. Él y muchos otros pensadores de todos los rincones del mundo han confiado en el poder constructivo de la educación como medio para alcanzar una democracia plena y una sociedad...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gabriel Plaza

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. txanoarizaga

    Los amplios currículos de Literatura Universal, Historia de la Filosofía o Historia de España tratan precisamente de que mo te enteres de nada. A menor crítica, menor sabiduría y mayor preparación para el mercado laboral, mayor integración y aceptación del sistema capitalista.

    Hace 2 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí