1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

nuevos tiempos

Los desafíos de un país partido por la mitad

Lula deberá recuperar el funcionamiento de las instituciones democráticas, reconciliar a los brasileños, equilibrar la economía, proteger el medioambiente y reconducir el papel de Brasil en el mundo

Bernardo Gutiérrez 31/10/2022

<p>Mapa de los resultados electorales del segundo vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil.</p>

Mapa de los resultados electorales del segundo vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil.

G1

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la tarde del domingo 30 de octubre, saltaron todas las alarmas en la campaña de la coalición Brasil da Esperança liderada por Luiz Inácio da Silva: múltiples vídeos revelaban controles policiales en las carreteras de las regiones que apoyan masivamente a la izquierda, a pesar de que el Tribunal Superior Eleitoral (TSE) había prohibido a la Policía Rodoviaria Federal (PRF). Durante los últimos días de la campaña, los movimientos sociales y la izquierda habían festejado que la justicia garantizase el passe livre (transporte gratuito) en las principales ciudades del país. Nadie se esperaba el cambio de guión.  

El uso partidario de la policía de Brasil durante la votación decisiva es la metáfora perfecta de la era Bolsonaro

En la esfera digital bolsonarista la directriz era votar pronto por la mañana, para “evitar confusiones”. La estrategia de la policía de carreteras, liderada por el bolsonarista radical Silvinei Vasques, fue orquestada por el propio Gobierno. El boicot de algunas ciudades al passe livre completaba el escenario hostil hacia la izquierda. En Macapá, capital del estado amazónico de Amapá, casi desaparecieron los autobuses públicos. Algunas personas, tras horas de espera, desistieron de votar. El cacique Siraium, del pueblo Kaiabi, denunció que en el municipio de Querência (Mato Grosso) tres mil indígenas no estaban pudiendo votar porque el alcalde suspendió el transporte. Desde el nordeste, tierra natal de Lula, llegaban vídeos con policías dentro de autobuses pidiendo el voto para Bolsonaro. En el estado amazónico Pará, en el que Lula ganó por casi diez puntos, muchas empresas de autobuses incumplieron la resolución de la justicia y alegaron falta de billetes. Hashtags como #DeixemONordesteVotar o alusiones a un “golpe de Estado” incendiaron Twitter. En los grupos de WhatsApp de las fuerzas del orden, algunos agentes celebraban la privación del derecho al voto de izquierdistas.   

A falta de un estudio pormenorizado, los resultados electorales sugieren que la redadas policiales y falta de autobuses en tierras izquierdistas pueden haber afectado algo al resultado. En el estado de Amapá, Lula ganó a Bolsonaro en el primer turno por el 45,67% frente al 43,41%. Bolsonaro ganó el segundo por 51,36% a 48,64%. El resultado de Lula en el nordeste, su gran bastión electoral, fue el peor de un candidato del Partido dos Trabalhadores (PT) desde 2002: un 69,3%. ¿Hasta qué punto la megaoperación policial es responsable del resultado?  

Normalización democrática

El uso partidario de la policía de Brasil durante la votación decisiva es la metáfora perfecta de la era Bolsonaro. Nunca la máquina del Estado había estado funcionando a pleno gas durante una campaña electoral. Nunca antes la Procuradoria Geral da República (PGR), dirigida por el bolsonarista Augusto Aras, había hecho tanto la vista gorda ante el descarado uso electoral de la maquinaria pública. Jamás había existido en el Congreso un presupuesto secreto que desviara de forma sistemática tanto dinero público hacia la campaña electoral de un gobierno y sus aliados, como denunció el veterano corresponsal Andrew Downie en The Guardian.  

El primer gran desafío de Lula cuando asuma la presidencia es restaurar el funcionamiento básico de la democracia

Por todo ello, el primer gran desafío de Lula cuando asuma la presidencia el 1 de enero es restaurar el funcionamiento básico de la democracia. La tarea es ardua, pero no imposible. Lula vuelve con autoridad. El resultado del segundo turno de las elecciones fue apretado (1,8 puntos), pero los 60.345.999 votos de Lula le convierten en el presidente más votado de la historia del país. Además, Jair Bolsonaro es el único presidente desde la redemocratización que no tendrá un segundo mandato. Muchos analistas destacan las dificultades que Lula tendrá para lidiar con un Congreso y un Senado conservadores. Sin embargo, Lula, como jefe del Ejecutivo, tiene la posibilidad de restaurar con rapidez el funcionamiento de instituciones tan vitales como la citada Procuraduría, el Ministerio Público o las policías que dependen del gobierno central (la PGR y la Policía Federal). También de instituciones secuestradas por el bolsonarismo como la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), la Fundación Palmares o el Instituto Brasileño do Medio Ambiente e dos Recursos Naturais Renovaveis (IBAMA), del que depende parte de la fiscalización de la Amazonia. El Gobierno de Noruega ya ha anunciado que retomará el Fondo Amazonia para ayudar a la conservación de la selva, que había cancelado en 2019 tras el aumento de la deforestación. Muchos otros acuerdos de cooperación internacional, bloqueados por el Gobierno de Bolsonaro, serán reactivados. El paulatino regreso de Brasil al panorama internacional nutrirá la restauración democrática del país.  

La relación con el Congreso y el Senado no será fácil. Pero el escenario no es tan diferente al que se enfrentó Lula durante sus dos mandatos. Tras estas elecciones, los aliados de izquierda y de centro del presidente electo suman 223 diputados en un Congreso de 513. La base de diputados bolsonaristas, 197. Haber configurado un frente democrático amplio provoca que Lula pueda volver a contar con el Movimento Democrático Brasileiro (MDB) de Simone Tebet (42 diputados) y con el Partido Social Democrático (PSD, 42), con quien tejió una sólida alianza en Minas Gerais. Todo apunta a que podrá contar habitualmente con los 29 diputados de su archienemigo Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB). El denominado centrão, el bloque parlamentario de partidos de centro y de derecha, suele alinearse con el presidente. Lo hicieron durante los dos mandatos de Lula y durante el Gobierno Bolsonaro. “Si el gobierno tiene un plan de obras públicas, el 80% de la base de Bolsonaro migra inmediatamente a la base del presidente Lula”, acaba de afirmar Reginaldo Lopes, líder del Partido dos Trabalhadores (PT) en el Congreso.  

La situación en el Senado es similar. El resultado en los gobiernos regionales, sin ser favorable a Lula, no es tan demoledor. São Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro, los estados más importantes del país, están en manos de la derecha. Sin embargo, el arco de alianzas de Lula transforma en aliados a políticos tan dispares como Helder Barbalho (MDB) en Pará o a Eduardo Leite (PSDB) en el influyente estado Rio Grande do Sul. La casi segura incorporación de Simone Tebet al Ejecutivo de Lula puede allanar otras alianzas en muchas regiones. Da Silva ya ha tendido la mano a todos los gobernadores y alcaldes de Brasil, sean del partido que sean.  

El bolsonarismo mantendrá a todo gas la estructura de guerra sucia activada para las elecciones de 2018  

El futuro del bolsonarismo

La mayor dificultad a la que se enfrenta Lula no es pues, la gobernabilidad. Tampoco la delicada situación económica inestabilidad global, deudas contraídas por medidas electoralistas, inflación, tipos de interés altos, sino la división de Brasil. El país está profundamente dividido incluso regionalmente, como muestra el mapa de los resultados electorales. Lula, en los dos discursos que dio la noche del domingo, insistió en la reconciliación del país. Conciliación de opuestos, reconciliación familiar. “No existen dos Brasiles. Es hora de bajar las armas que jamás deberían haber sido empuñadas”, afirmó. Encarnar la figura del reconciliador nacional ha sido una estrategia clave para derrotar al autoproclamado rupturista Bolsonaro. Es además, una de las pocas narrativas que permitirán a Lula maniobrar con los poderes fácticos y económicos.  

No será fácil. Los camioneros bolsonaristas tardaron solo unas horas en bloquear las carreteras de medio Brasil. Cualquier palabra o insinuación de Jair Bolsonaro o su familia pueden desatar una ola de violencia imprevisible. El no reconocimiento inmediato del resultado electoral es una señal. Es bastante improbable que no reconozca los resultados. Pero sí que lance una secuencia de declaraciones ambiguas que siembren dudas sobre el proceso electoral. Como apuntaba hace unas semanas la socióloga Esther Solano, puede que Bolsonaro juegue la carta de encender las calles para intentar proteger a su mujer y a sus hijos de procesos judiciales. Todos están envueltos en casos de posible corrupción. Y Lula ha recordado durante la campaña que levantará el sigilo de cien años que Bolsonaro decretó sobre las actividades de su familia y otros protagonistas de su Gobierno. ¿Cederá Lula? ¿Existirá una transición política pacífica?  

La ecuación a la que se enfrenta Lula es compleja. Superar la ola antipolítica de descrédito de las instituciones que aupó a Bolsonaro necesita tiempo

Ocurra lo que ocurra con Jair Bolsonaro, el movimiento bolsonarista no desaparecerá. Durante los próximos cuatro años existirá una feroz oposición al Gobierno de Lula. En el Congreso, en el Senado, en las redes, en las calles. El bolsonarismo mantendrá a todo gas la estructura de guerra sucia activada para las elecciones de 2018. La movilización permanente girará en torno a cuestiones morales. Y la narrativa antisistema de Bolsonaro, que consiguió mantener incluso siendo presidente, se reforzará. Del otro lado, la base electoral de Lula canalizará todos los esfuerzos para defender al Gobierno. Aunque Lula apueste por tener un Ministerio de Cultura fuerte y desarrolle algunas políticas públicas de redistribución de renta y de apoyo a la diversidad, es posible que la frustración de sus votantes vaya in crescendo. El pragmatismo económico será insuficiente para su base más izquierdista. Simultáneamente, el Gobierno será tildado de comunista y/o bolivariano por el bolsonarismo. “Lula tiende a tener una luna de miel corta y una aprobación baja”, en palabras de Christopher Garman, director ejecutivo de Eurasia para las Américas.  

La ecuación a la que se enfrenta Lula es compleja. La receta con la que llegó al poder hace veinte años parece estar caducada. Superar la ola antipolítica de descrédito de las instituciones que aupó a Bolsonaro necesita tiempo. Algunas voces solicitan un nuevo acuerdo democrático, algo que parece inviable a corto plazo. Roberto Andrés, influyente urbanista que ha estado en la línea de frente de la campaña ciudadana de apoyo a Lula, demanda en un artículo una urgente producción de “perspectivas de futuro reales”. Argumenta que el bolsonarismo no es un fenómeno exclusivamente ligado al resentimiento, sino al deseo, porque su proyecto reaccionario ha sido capaz de dar cohesión a tendencias conservadoras apuntando a un futuro: “Un futuro ilusorio e inviable, pero es el que hoy está sobre la mesa. Debilitarlo demandará producir perspectivas de futuro reales que van más allá del retorno a los años de oro del primer lulismo. Eso solo puede ocurrir mediante un proceso de cambio social, en el que las tendencias progresistas se fortalezcan a partir de decisiones políticas”.  

El desafío es enorme. A primera vista, imposible de ser ejecutado. Pero Roberto Andrés concluye su artículo con optimismo: “Quien veía a Lula saliendo de prisión en noviembre de 2019 difícilmente podía imaginar que vencería la carrera de obstáculos necesaria para asumir la presidencia tres años después”.

En la tarde del domingo 30 de octubre, saltaron todas las alarmas en la campaña de la coalición Brasil da Esperança liderada por Luiz Inácio da Silva: múltiples vídeos revelaban controles policiales en las carreteras de las regiones que apoyan masivamente a la izquierda, a pesar de que el Tribunal Superior...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí