1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Redes

Pero cómo no va a ser Twitter importante

La plataforma ha servido como catalizador de la movilidad social para aquellos que se dedican a las letras, un fenómeno nunca antes visto

Esther Miguel Trula 9/11/2022

<p>Twitter y la polarización.</p>

Twitter y la polarización.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Entrar estos días a Twitter por primera vez en dos semanas debe parecerse mucho a irrumpir en una habitación en llamas. Los usuarios basculan entre la desesperación, la ira y el cachondeo descontrolado mientras ven cómo aquello en lo que han invertido tanto está en jaque por los movimientos del nuevo propietario de su app, alguien de quien no podemos estar seguros de que quiera, como afirma, salvar el negocio, ¿no pretenderá más bien llevárselo todo por delante en un gesto de troleo máximo?

¿Cómo sería un mundo sin Twitter? Es la pregunta que los tuiteros se están haciendo lícitamente ahora mismo ante la que parece una amenaza directa a la viabilidad futura de la red social; pero es importante que no perdamos la perspectiva: al margen de Elon Musk, la plataforma lleva un tiempo siguiendo un rumbo incierto: según documentos internos, allá por 2020 (je), empezó a producirse algún tipo de hartazgo entre sus usuarios más implicados que ha hecho que vayan abandonando la plataforma a gran velocidad. Una teoría interesante, que suscribo, defiende que, aunque seguimos en estas históricas redes sociales por inercia colectiva, las utilizamos cada vez con mayor distancia emocional, bien por empacho, bien por rediseños del algoritmo, y que la parte del contenido está ganándole la partida a la parte social, por lo que cada vez se parecen más a los medios pasivos. Y esta falta de pasión del usuario común podría llevar en último término a que estos espacios entren en estado comatoso. Twitter no se libraría de esta corriente.

Twitter no solo es el narcopiso al que los yonkis de la confrontación política vamos a darnos un chute, es también el abrevadero que da vida a procesos de nuestro ámbito social y profesional

Así que aquí estamos, en 2022, preguntándonos cómo sería un mundo en el que nos quedásemos sin los silbidos del pájaro azul. Es algo que hemos de meditar activamente. Sobre todo las personas que nos dedicamos a las letras. Pese al socorrido chascarrillo (con un trasfondo de verdad) de que Twitter es el narcopiso al que los yonkis de la actualidad y la confrontación política vamos a darnos un chute un puñado de veces al día, es también el abrevadero que da vida a tantos y tantos procesos de nuestro ámbito social y del profesional. Ahí Musk sí que la clavó: es un espacio con una conversión comercial pésima si tenemos en cuenta el enorme valor que le atribuimos.

Hablemos en primera persona: Twitter me ha ayudado profesionalmente como ninguna otra herramienta a modo de sarao de periodistas, sustituto de tertulias y foros de networking a los que por distancia y falta de contactos previos nunca habría podido acceder de otra forma. En 2014 me abrí un blog y empecé a seguir a blogueros y escritores que me interesaban. Interactuando con ellos y promocionando en Twitter los posts en los que escribía de lo que me apasionaba, atraje la atención de diferentes personas que, a lo largo de los años, me dieron primero oportunidades de colaboración no remunerada, luego pagada, después bien pagada y finalmente incluso un trabajo de algo que se parecía remotamente a Lo Mío. Me consta que ha sido el mismo caso para al menos cientos de personas en España (hay altísimas probabilidades de que, si estás leyendo esto, tú también seas uno de ellos), y lo sé porque también les sigo en Twitter y he asistido a la evolución de su carrera. Pequeños aspirantes en redes que después estaban en este o en aquel medio, movimiento político, programa literario, etc. No puede ser casualidad que el segmento poblacional más presente en Twitter sean personas de entre 25 y 34 años, en edad de arrancar su trayectoria. La plataforma ha sido, desde mi punto de vista, un catalizador de la movilidad social para aquellos que se dedican a las letras (es la red social que más potencia el pensamiento y la escritura sin lugar a dudas), un fenómeno nunca antes visto.

Añadiría entre los méritos de la red su incontestable labor como espacio de producción de cultura de masas, y si no me crees a mí, cree a la popular biblioteca del arte digital Knowyourmeme, que hace poco compartió una investigación sobre la evolución de las fuentes a través de las que sus colaboradores detectan el origen de los memes y, por delante de 4chan, Reddit o Youtube, Twitter siempre ha estado ahí con gran dominio, hasta que TikTok ha entrado en juego y le ha comido la tostada. Los memes, podría parecer, son una intrascendencia, pero en realidad son la señal de otras facetas menos mensurables pero igualmente reales en las que Twitter ha cambiado las cosas. La primavera árabe, el movimiento feminista o las preocupaciones de la sociedad española que después los partidos rescatan e insertan en su agenda política (no es broma) son las manifestaciones más visibles. El día a día de Twitter es gente teniendo debates de besugo sobre si estamos leyendo correctamente Lolita, pero mientras ocurre eso también ocurre lo otro, la paulatina y sistemática democratización del ágora pública que las “élites” escuchan mucho más de lo que a veces puede parecer.

Como ejemplo quiero rescatar una anécdota que mencionó hace dos días Naiara Puertas en su blog Domingosenchandal: con la nueva normativa que aprobaba que las trabajadoras del hogar empezasen a cotizar para el paro, El País publicaba un cuestionario en el que sólo se respondía a las dudas que pudieran tener sus propios lectores sobre cómo iba a afectarles la medida a la hora de cambiar las condiciones de sus empleadas domésticas, es decir, sin incluir en el artículo la perspectiva de la propia trabajadora, sin pensar que también ella podía ser su lectora, y las dudas que pudiera tener sobre cómo iba a beneficiarle la normativa. Este tic, posiblemente inconsciente, parecía la evidencia irrebatible de la mentalidad de clase de la gente del periódico. Después de un intenso debate en Twitter, reprochándoles el feo, rectificaron y añadieron estas dudas. Si bien Puertas apuntaba que este caso indica que El País no es periódico para los proletarios, yo veo en la corrección posterior la conquista desde las redes de un espacio hegemónico que, sin ser un asalto a los cielos, sí nos sirve como pequeño pasito palante. También es la prueba de que movilizarse en redes sí acarrea cambios en los espacios de poder, y que la acumulación de protestas tuiteras ha sido como una lluvia fina que termina calando aquí y allá. En ese sentido, los perjudicados no seremos sólo los que dejaremos de poder usar Twitter con intenciones más o menos laborales, sino también los usuarios que tienen vínculos con los medios y la academia, a los que podríamos definir como los auténticos lectores influyentes.

Así que volvemos al principio, a imaginarnos que a Twitter le quedan dos telediarios, algo que ahora mismo no cotiza precisamente a la baja. El sitio al que la gente está probando a saltar es Mastodon. Mastodon es una red con una estética y funciones parecidas a las de Twitter. Parece un buen candidato. Pero lo que nos topamos al empezar a interactuar ahí es que la aplicación divide tu experiencia entre servidores: tienes servidores de periodismo, de música o de comunidades LGTBIQ+ , pero esto nos lleva a una compartimentación que impide la polinización entre grupos y que no refleja la realidad de eso que somos como seres humanos: personas con múltiples intereses al mismo tiempo, que pueden ser etiquetadas de muchas maneras. Si podemos hablar de la época dorada de las redes sociales, este sería a mi juicio el motivo: durante casi tres lustros cuatro empresas han concentrado a enormes masas de usuarios en espacios en los que todos veían todo, todos votaban todo y por eso se podía influir de forma multifocal en las corrientes del mundo. Este escollo es el mismo con el que se toparán las otras dos alternativas: rescatar los antiguos foros o irnos a Reddit.

Como identificó el otro día el estratega de medios Antonio Ortiz, no podemos olvidar otra de las razones de ser esenciales de Twitter: el odio. Ese supuesto mal que tanto se le ha achacado a las grandes redes sociales de nuestro tiempo es en realidad la sal de la vida. Toparnos con idiotas y adversarios es el pasatiempo gratuito más adictivo que puede existir y ayuda, no sólo a incendiar los chats cuando alguien ha dicho una parida, sino a replantearnos nuestras creencias, explorar la psique ajena e intuir cómo son esos otros mundos desde la barrera. No es casualidad que todas las copias de Twitter que ha intentado la derecha estadounidense hayan fracasado: ¿qué sentido tiene su existencia si no pueden interactuar con los woke? Pero, por supuesto, no es solamente una cuestión entre rojos y azules, en mi timeline cada día se encuentran y discuten los defensores del cine “gafapasta” y los fanáticos de franquicias superheróicas, y yo eso lo entiendo como una virtud: que en el mismo espacio se fuerce a convivir a los distintos discursos es un caldo de competitividad intelectual.

¿Volver a los blogs y las newsletters y no mirar atrás? Para aquellas personas que quieren dedicarse a la producción literaria, quizás podría servir de terreno seguro, una isla alejada del ruido. Pero esta utopía, además de ser inviable en un panorama post RRSS, es poco práctica porque el blogging no puede sustituir al microblogging: a veces no tenemos nada más interesante que decir que uno o dos tuits, a veces lo importante no es lo que uno dice, sino lo que surge cuando le interpelan, y a menudo es de lo más satisfactorio rebatir a alguien sin la necesidad sentarse durante un par de horas para formar todo un texto.

Si se tomase cualquiera de las soluciones anteriores de forma abrupta nos conduciría a un ecosistema ruinoso. Me explico: los periodistas, los científicos y similares son personas, y las personas somos vagas por naturaleza. Todos ellos han adquirido el hábito de entrar cada día a la santa casa tuitera y hacer scroll en busca de información, ideas y otros contactos para sus proyectos y artículos. En el momento en el que estos objetivos se descentralicen y se vuelvan más difíciles de encontrar, se tenderá a refugiarse en lo conocido, es decir, a redundar en las redes de contactos previamente creadas. El acceso a estos gremios se volverá más exclusivo y cerrado, los conocidos, los hijos de, serán beneficiados por descarte, la vía económica (todos los equivalentes al máster de 12.000 euros de El Mundo con seis meses de prácticas garantizadas) también saldrá reforzada, y en ese plano la selección de los mejores trabajadores perderá una importantísima pata de diversidad. Además, al concentrarse la selección en una clase se acrecienta el riesgo de que produzcan contenidos peores y más homogéneos. Por no decir que cuanto más endogámico el entorno, más fácilmente corruptible.

Por supuesto, no todo está perdido. Un buen amigo me contaba que de un tiempo a esta parte los medios que se preocupan por la captación de personas bucean entre newsletters, canales de Discord, bases de datos de cine… Pasan tiempo activamente allí donde esté abierta la participación de la comunidad separando el grano de la paja. No hay por qué lamentarse en extremo porque Internet sigue ahí, las autopistas de la información se mantienen abiertas para todos y esto ya sí que no tiene marcha atrás. Pero nos vendría bien ser conscientes de la ralentización y deterioro que la ausencia de un Twitter supondría en el ámbito de la captación de talentos, incluso la insensibilización que podría provocar: se me ponen los pelos de punta pensando que los chicos de hoy tuvieran que andar vendiéndose a la puerta fría del email de la redacción. Hemos de abandonar el autodesprecio que caracteriza al tuitero medio y empezar a valorar la red como lo que es y ha sido, pensar en que esta década del dominio del tripartito social de Facebook, Instagram y Twitter puede cascar en cualquier momento, lo cual podría ser hasta positivo por aquello de la concentración empresarial, pero que todavía no hemos dado con un sustituto público o privado lo suficientemente bueno a este mercadillo de las ideas casi global en el que nos hemos venido encontrando.

—-----------------------

Esther Miguel Trula es periodista, ha pasado por medios como Magnet, El Español o Fotogramas. Ahora es responsable de procesos e innovación en Webedia Publishing.

Entrar estos días a Twitter por primera vez en dos semanas debe parecerse mucho a irrumpir en una habitación en llamas. Los usuarios basculan entre la desesperación, la ira y el cachondeo descontrolado mientras ven cómo aquello en lo que han invertido tanto está en jaque por los movimientos del...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Esther Miguel Trula

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    Es una lástima que el artículo nada comenta sobre manipulaciones, diseño de algoritmos, bots y fake news. >.> de Jaron Lanier

    Hace 2 meses 19 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí