1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Justicia, jolgorio y regocijo

Un alegato en defensa de la (Ley de) Libertad Sexual

Ángela Rodríguez 25/11/2022

<p>Protestas en las calles de Madrid por la sentencia en el Caso de La Manada.</p>

Protestas en las calles de Madrid por la sentencia en el Caso de La Manada.

ProtoplasmaKid

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“No dijo que no”, “se notaba que quería”, “lo estaba pidiendo”, “me dio bola toda la noche”, “ambiente de jolgorio y regocijo”, “edades próximas y grado de madurez similar”; esta es la historia de las violencias sexuales en España y esto es lo que viene a cambiar la LO 10/2022 para la Garantía Integral de la Libertad Sexual. 

Podría decir que este cambio comenzó en marzo de 2020, cuando llega el Anteproyecto de Ley en primera vuelta al Consejo de Ministros y Ministras, pero no lo haré; si hablase de esta norma desde ese lugar, estaría colaborando en el relato de que esta Ley es de un Gobierno, de un Ministerio, de unos partidos políticos, de las izquierdas, de una sola ministra; sencillamente, esto no es verdad. Esta Ley es de las mujeres. Sí, de todas las mujeres. Y sí, esta Ley ha sido impulsada y escrita fundamentalmente por mujeres, por feministas. Esta Ley tiene muchas madres y ha sido y sigue siendo la hija más deseada. 

No es sencillo enunciar qué es el Derecho, por qué lo necesitamos, cómo ordena nuestras sociedades, nuestras instituciones y nuestras conductas, sin pensar simultáneamente en sus parcelas de impunidad que han desprotegido a las mujeres de nuestro país. En esta contradicción se inscribe la relevancia de la ley para la libertad sexual, pues en ella va implícita una idea muy determinada de justicia, una feminista, que inevitablemente viene a colisionar con esa otra idea de justicia consolidada en las raíces más profundas del Estado. No está de más recordar que el Comité CEDAW de Naciones Unidas, en su Recomendación General 33 sobre el acceso a la justicia para las mujeres, insta a los Estados al respecto de los sesgos patriarcales que afectan a la aplicación de la ley: “Los estereotipos pueden hacer que los jueces interpreten erróneamente las leyes o las apliquen en forma defectuosa. Esto tiene consecuencias de gran alcance, por ejemplo, en el derecho penal, ya que dan por resultado que los perpetradores no sean considerados jurídicamente responsables de las violaciones de los derechos de la mujer, manteniendo de esta forma una cultura de impunidad. En todas las esferas de la ley, los estereotipos comprometen la imparcialidad y la integridad del sistema de justicia, que a su vez puede dar lugar a la denegación de justicia, incluida la revictimización de las denunciantes”.

La salvaguarda de la autonomía sexual siempre ha estado vinculada a la moralidad del momento en el que se legisla

La autodeterminación sexual siempre ha sido un bien jurídico protegido, pero ¿esto qué significa?, ¿por qué lo es?, y, sobre todo, protegido ¿para quién? y ¿de quién? Nuestro corpus legislativo protege aquellos bienes, valores y derechos que se consideran fundamentales en una sociedad y, en concreto, el Código Penal actúa como última ratio en defensa de los mismos. En este sentido, la salvaguarda de la autonomía sexual siempre ha estado vinculada a la moralidad del momento en el que se legisla, y por ello la penalización de conductas contra la sexualidad se ha hecho desde diferentes perspectivas, comenzando por la protección de la honestidad de la mujer, de cuando éramos consideradas las garantistas de ese baluarte social; también siguiendo la visión de la libertad sexual, suprimiendo la autoridad marital, derogando el perdón del ofendido, dejando por lo tanto de identificar sexo con moral y dando un paso en el reconocimiento del sexo como un ámbito en el que es necesario garantizar la autonomía y el libre desarrollo; y desde la indemnidad, buscando garantizar una auténtica protección de esta integridad también para la infancia y para las personas con discapacidad. La evolución en la protección de este derecho tiene mucho que ver con las luchas feministas, que nunca han dado esa libertad por supuesta. En su momento, nuestras abuelas y madres se enfrentaron al puritanismo que restringía la sexualidad de las mujeres, defendieron su deseo. Mi generación se crió, sin embargo, con el relato del miedo: el miedo a ir sola por la calle, el miedo a ser una niña de Alcasser, como tan bien narra Nerea Barjola, el miedo al pinchazo en una discoteca o a caer en manos de una “manada”, bajo la amenaza constante de que, en mi autonomía, en mi diversión, había un riesgo intrínseco e inevitable. No hablo de que esta realidad no existiera antes, obviamente otras mujeres de generaciones anteriores la vivieron y cargaron con el peso del “eso no se cuenta”, pero el contexto informativo y comunicativo actual es lo que nos hace hablar hoy de un mayor aleccionamiento en el terror sexual. 

Para entender la importancia de una ley que reconoce expresamente el derecho a la libertad sexual como derecho fundamental, y que establece medidas para su garantía, es preciso alejarnos del trazo grueso y poner el foco en las discriminaciones que nos atraviesan a todas, incluidas las que afectan a mujeres con identidades no hegemónicas, como mujeres migrantes, racializadas o trans. Porque hablar de libertad sexual implica necesariamente hablar de relaciones de opresión machista y de sus cruces con el racismo u otras discriminaciones. De lo contrario, faltaría contextualizarla y no sería útil para el conjunto diverso de las mujeres que buscan ejercer sus derechos en una sociedad patriarcal como la nuestra. 

Legislar desde ese lugar, hacerlo desde la justicia feminista, implica que la ley además de ser una herramienta para el aparato que imparte justicia y condenas, tiene un objetivo superior; incide en la estructura social patriarcal. De hecho, así se interpretó por quienes manifestaron, desde el principio, su rechazo a que lo hiciéramos: que si era una ley que obligaba a firmar un contrato para follar, que sí era una ley que criminalizaba a todos los hombres, que si era una ley que daba privilegios a las mujeres, además del clásico pack denuncias falsas-hombres maltratados. Supongo que ese potencial de la Ley no lo han sabido ver todas las personas, sí sus detractores, pero, a cambio, qué conversación social intensa e interesante hemos tenido y tenemos sobre la sexualidad. 

El sistema de penas que establece la ley es progresivo y proporcional y pretende cerrar la brecha de impunidad existente

Precisamente por todo ese ruido, es necesario recordar que esta ley aborda la violencia sexual en su totalidad y complejidad –por eso hablamos de una ley integral– planteando medidas de atención especializada, –como, por ejemplo, los Centros de Crisis 24h en cada provincia del Estado–, así como medidas de reparación inéditas hasta el momento en nuestro país, también, y especialmente, planteando políticas de prevención y sensibilización, basadas –cito literalmente– “en la coeducación y en la pedagogía feminista sobre educación sexual e igualdad de género y educación afectivo-sexual en el ámbito educativo”, medida por la cual pasamos de ser monjas a putas sin cambiar de página en el BOE. Aún con todo esto, ahora resulta que la ley se ha convertido en un arma arrojadiza a costa del Código Penal: entonces, su carácter integral se ha desvanecido, pasa a ser simple aritmética del castigo, y ahí donde antes veían políticas punitivistas y castrantes –porque así nos lo hicieron saber–, ven ahora políticas de impunidad con los agresores, fruto de la torpeza o de la maldad que se nos imputa cada día, quién sabe. Acerca de esto último que señalo, es particularmente preocupante que, a una reforma penal basada en el principio de proporcionalidad, que establece que la agresión sexual se produce siempre que no se haya manifestado un consentimiento libremente, mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona, se le pretenda achacar la desprotección de las víctimas debido a un desajuste en la interpretación del derecho transitorio por parte de algunos tribunales. 

El Código Penal puede ser también, y debe serlo, una herramienta feminista. Sin ello, será difícil sentar las bases de la verdad y la justicia que posibilitan también la reparación de las víctimas

El sistema de penas que establece la ley es progresivo y proporcional, en función de la gravedad de las posibles conductas contra la libertad sexual; que, por cierto, son muchas. Actualmente, se agrupan en un mismo delito las conductas tipificadas anteriormente a esta reforma como abusos y como agresiones sexuales. Esta nueva configuración pretende cerrar la brecha de impunidad existente en la persecución de los mismos, tanto en las conductas más leves como en las más graves. Aunque las horquillas de penas se mantienen (presumo aquí ya un conocimiento exquisito por parte de la persona lectora sobre el derecho transitorio vigente, así como sobre volcanes, virus o cualquier otro asunto de enorme relevancia como estos), se extiende y matiza la consideración de aquellas conductas que son consideradas punibles, probablemente a la luz de un determinado imaginario social que ve ya difícilmente tolerable que un hombre se masturbe mirando a una mujer en el transporte público, o que una mujer deba intentar resistirse con violencia para dejar claro que no quería mantener una relación sexual. Esta reforma responde, por tanto, a la idea de que el Código Penal no deja de ser también la expresión de un sistema de valores que no está tampoco exento de debate. En este sentido, el corazón de este sistema reside en la idea de que nuestro consentimiento debe poder expresarse libremente y sin violencia, pero también que nuestro deseo se queda fuera de ese límite que establece el sexo consentido, que es funcional al establecimiento de los límites del delito, pero no a los límites de lo que deseamos. El deseo no cabe en el Código Penal, pero ello no debe impedir la persecución de los delitos contra la libertad sexual. El Código Penal puede ser también, y debe serlo, una herramienta feminista. Sin ello, será difícil sentar las bases de la verdad y la justicia que posibilitan también la reparación de las víctimas. Y lo más importante, más allá del pertinente debate sobre si el sexo consentido es necesariamente sexo deseado –que en mi opinión no lo es, necesariamente–, cabe decir que la historia de esta reforma y sus críticas, lo que incluye las autocríticas (es necesario recordar que fue un informe del CGPJ el que recomendó al Gobierno subir los máximos de las penas y que así se hizo para evitar la inseguridad jurídica de las víctimas tras la aprobación de la ley), se entiende mejor cuando no solo va de brujas y jolgorios, sino también de hogueras en plazas públicas y calibanes con sus diferentes regocijos, como los que hemos visto esta semana en el Congreso o en las portadas de muchos medios de comunicación. 

Bien, y tras legislar, ¿cuál es el siguiente paso?, ¿actuar?, ¿ejecutar? Actuar desde la justicia feminista implica, en primer lugar, ponerse frente a una justicia que ha tenido, aun con la separación de poderes, creadores, administradores e intérpretes demasiado parecidos entre sí. Esta Ley del Sólo Sí es Sí ha puesto sobre la mesa los derechos de las mujeres como sujetos de justicia y con ello las tensiones que ocurren cuando, de pronto, irrumpen en ese sistema unas intrusas, unas advenedizas, unas forasteras para defenderlos. Ya puestas a hablar de justicia, sería profundamente injusto negar que hay mucho de violencia política de género en el desprecio y el insulto, en el desdén hacia esas “inútiles”; “chapuceras”; “cagaprisas”, o “incapaces”. Haciendo memoria (democrática), conviene recordar que esta reacción patriarcal ya tuvo precedentes en 2004. La ley de violencia de género, y con ella, las mujeres víctimas, tuvieron que enfrentarse a recursos de inconstitucionalidad contra los preceptos que establecen la tipificación penal de esta violencia. Aunque la norma fue finalmente avalada por un Tribunal Constitucional partido en dos en su criterio, su cuestionamiento siempre estuvo, y está, ahí, en las pegatinas de “Stop Feminazis” que aparecen en los juzgados; en los maltratadores que se dan palmaditas en la espalda entre ellos, temerosos de perder, por fin, su privilegio; en todos esos “te lo dije” que esperan, agazapados, el mejor momento para asaltar yugulares. En definitiva, tal y como ocurre ahora, aunque con mayor virulencia y reacción en el ataque de hoy respecto al de entonces. El caso es que la democracia feminista pudo más, y casi veinte años después, esa Ley se ha convertido en vanguardia y patrimonio político de un país. 

En 2004, la ley de violencia de género, y con ella, las mujeres víctimas, tuvieron que enfrentarse a recursos de inconstitucionalidad

Entonces, aunque el escenario fuera muy diferente, las feministas tenían clara la maternidad de esa ley, la importancia de abrazarla, aun con las diferencias internas que pudiera suscitar, y, sobre todo, lo que nos jugábamos –todas– en el caso de perderla. Esta Ley de Libertad Sexual también tiene una maternidad compartida y diversa, desde quienes la gestaron en 2018 con las manifestaciones contra la sentencia de La Manada hasta quienes este mismo verano volvían a gritar el “yo sí te creo”. Y aunque haya quienes quieran hacerla sentir una ley huérfana y repudiada, la Ley –como la de 2004– ha venido al mundo para ser madre, amiga, hermana y compañera de otras muchas luchas, de tantas mujeres y hombres feministas, y, sobre todo, para sostener a las víctimas. 

Pensar políticamente desde la justicia feminista conlleva también asumir que habrá, incluso entre nosotras, disensos y diferencias, pero que existen paradigmas compartidos, frentes comunes y urgencias que merecen el más sólido de los consensos: la defensa de las víctimas de la violencia sexual es el más importante de todos ellos. Durante estos días hemos visto cómo la polémica también traía al debate la cuestión del antipunitivismo, un debate que a quienes hemos reflexionado mucho sobre cómo articular las ideas de reparación, de justicia y de libertad desde los feminismos no nos es en absoluto ajeno. Probablemente esa sea, no lo dudo, una conversación necesaria. Quizá sea ya hora de que salga de las tribunas del activismo militante y del privilegio de quienes lo han convertido en su bandera, desde donde es muy cómodo imaginar leyes mejores. Sin embargo, me preocupa mucho la ausencia, en todas esas defensas, de las mujeres, de las víctimas. Porque si uno de los compromisos del feminismo interseccional y de los derechos humanos es dar agencia, voz y espacio a quienes están en la subalteridad, en la sombra, ¿por qué en este momento hay quien las prefiere mudas?

Nosotras no. Porque no hay reparación simbólica ni colectiva sin el reconocimiento de esas víctimas y de su violencia, y ello, no se confundan, no nos hace punitivistas ni lo contrario: nos hace justas, en el sentido más digno y militante de la justicia feminista, que es una virtud y un derecho fundamental. El placer, el deseo, la cara luminosa de esta ley, no necesita un código ni un BOE: necesita espacios seguros, vidas plenas y libres, y futuros donde la violencia sexual no tenga cómplices ni aliados, y cada vez menos ejecutores; necesita de una educación sexual y en igualdad que, de hecho, garantiza con carácter obligatorio esta ley, por primera vez en nuestro país. 

Termino recordando que hoy es 25 de noviembre, un día que quizá sirva a algunos dentro y fuera de las instituciones para seguir haciendo brindis al sol y conmemoraciones huecas; pero que, para muchas feministas en todo el mundo es el recordatorio de lo que hemos conquistado, y de lo que nos queda pendiente. Al final del día, cuando la realidad nos revela que seguimos siendo orgullosamente brujas enfrentando calibanes, se evidencia lo esencial que es luchar, empujar y a veces, simplemente, resistir. Resistir por nuestro derecho a la justicia; resistir por nuestro derecho al jolgorio, un jolgorio consentido y placentero para todas, y resistir frente al regocijo de quienes disfrutan viendo crepitar las llamas mientras arden las brujas en sus hogueras.

Por cierto, que quienes murieron el 25 de noviembre y a quienes debemos tal fecha, las hermanas Mirabal, no lo hicieron a mano de sus parejas, sino de un dictador, Trujillo, que las apaleó y ahorcó tras perseguirlas durante casi diez años, bajo amenazas de muerte y de violencia sexual. Trujillo, por cierto, comparte hoy sepultura con Franco en Mingorrubio; así de caprichosa es la Historia. La “culpa” de las Mirabal fue ser mujeres, jóvenes, de izquierdas y plantar cara a la dictadura y su represión imaginando otros mundos nuevos y mejores donde ser más libres, hasta que la violencia política acabó con ellas. Que tres mujeres valientes sean la razón para conmemorar este día dota al 25N de aún más significado. Que esas tres mujeres murieran en manos del poder del Estado, como castigo por luchar por la libertad de muchas, de todas, le da a este 25N aún más sentido. 

----------------------

Ángela Rodríguez es feminista, filósofa y secretaria de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género.

“No dijo que no”, “se notaba que quería”, “lo estaba pidiendo”, “me dio bola toda la noche”, “ambiente de jolgorio y regocijo”, “edades próximas y grado de madurez similar”; esta es la historia de las violencias sexuales en España y esto es lo que viene a cambiar la LO 10/2022 para la Garantía Integral de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ángela Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    Quizá por ser una mujer destacada en el Ministerio de Igualdad, eso la limite a la hora de defender a su/nuestra ministra. Pero a mí no. Indignación sería una palabra leve para definir lo que siento al oír cómo se concentra todo el odio posible contra Irene Montero, que está haciendo las veces de mascarón de proa de esta dura singladura, aguantando todos los embates machistas de unos y de otras, gente con mucha educación, pero toda mala. Quiero manifestar todo mi respeto, mi solidaridad y mi cariño hacia quien tan bien representa mis ideas. Gracias a Irene, en particular, y a todas las feministas, en general, por vuestra lucha, que también es mía. Blandengues, nos llaman a los hombres feministas. ¡Qué más quisieran! Salud y ánimo a todas. No podrán con nosotr@s.

    Hace 2 meses 5 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí