1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando el yuyu

“A golpe de BOE” vs “golpe en el TC”

En ausencia de políticos de izquierdas que apuesten por la beligerancia democrática, y que no se sumen a la polarización, las opciones iliberales, que precisan tan poca inteligencia y formalidad, tienen el éxito garantizado

Guillem Martínez 22/12/2022

<p>Alberto Núñez Feijóo, durante un pleno del Senado. Diciembre 2022. / <strong>Senado</strong></p>

Alberto Núñez Feijóo, durante un pleno del Senado. Diciembre 2022. / Senado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

1- Lo chulo de explicar las cosas con sencillez y lentitud es que resultan ser otra cosa. Por lo general, más complicadas y veloces. Sucede eso si te explicas con sencillez y lentitud un beso. Y, por lo mismo, si te explicas lo contrario a un beso. Lo del TC de esta semana. 

2- El lunes 19D se reunió (lo que queda del) TC, un grupo de personas seleccionadas, no a partir de su formación, sino de su fidelidad. De manera que, para disimularlo, hablan raro. Chomsky, al analizar los trazos propagandísticos del Estado, denomina a esa cháchara técnica e incomprensible, precisamente, mediocridad. Sobre la mediocridad chomskiana: cuando un abogado, un economista o un vendedor de crecepelo hablan raro, es que, normalmente, mienten.  

3- Ya que vamos lentos, les endiño, en otro orden de cosas, dos metáforas sobre ese extraño grupo humano llamado TC. Metáfora a) Enrique Arnaldo, autor del papelito en el que se evaluaría –favorablemente– las peticiones del PP para ese día, accedió al cargo gracias a su amistad con el extinto Pablo Casado, cuando Casado era poseedor de una incipiente carrera política, si bien carecía de una carrera universitaria finalizada. Arnaldo fue un personaje clave en la solución de ese problema, gracias a un ascenso auspiciado por Esperanza Aguirre –la también ascendedora de Casado, y la persona que dejó claro a Casado la necesidad de tener una titulación rapidita–. Arnaldo fue, así, el gran jefe indio del centro en el que Casado, el Stephen Hawking español, aprobó, en cuatro meses, 12 asignaturas. Posteriormente, Arnaldo fue un gran ideólogo de la URJC, institución que regala conocimiento a espuertas y, más concretamente y en su día, un máster a Casado. En otros negocios, por hacer favores se te da la gestión de un casino en Las Vegas. En el de Aguirre o Casado, un estanco en el TC. El TC es, me temo, eso. Debería de ser el punto de reunión de los mejores. Pero el drama es que lo es. Están los mejores. En lo suyo. 

Incurrieron en una falta muy grave cuando los dos pollos caducados participaron en la votación. Este hecho puede invalidar la votación del conjunto

4- Metáfora b) En el orden del día del TC estaba la admisión o no de las cautelarísimas solicitadas por el PP. Que, de hecho, ya estaban admitidas tácitamente desde la semana pasada, cuando se pospuso la decisión al lunes 19D. Con ello se le dio vidilla al asunto, en vez de quitársela de cuajo, en tanto que, desde 1985, estaba derogado el recurso previo de inconstitucionalidad. Que es lo que ahora rogaba el PP. El sector progresista, que había podido retrasar el segundo y tercer acto de lo planteado la semana pasada, aún podría haber hecho algo al respecto. Pirarse. A comprar los turrones, por ejemplo. Y dejar con ello al TC sin el quórum necesario de ocho gatos, hasta después del jueves 21D, de manera que el Senado no se hubiera visto chuleado por el TC, y el PP hubiera tenido la oportunidad de recurrir una ley al TC por pecado de obra, que no de pensamiento. Pero el sector progresista no lo hizo, sino que, con su presencia, convirtió una ilegalidad en algo más nebuloso y cool. Lo que explica el sector progresista. Son otros Arnaldos que deben devolver otros favores. Lo que puede nublar la capacidad intelectual, y la ética, de los magistrados, antes lectores de favores que lectores de lo contrario a un favor: derechos. Un ejemplo de la degeneración que implica sustituir la meritocracia por el favoreo: un pleno de mayoría progresista fue el autor, en 2010, de la primera gran aberración paralegal que moduló el inicio formal de este largo final de Régimen: la sentencia al Estatut, que convirtió al TC en una de esas pelis del Oeste con juez chungo.   

5- Lo que nos lleva a meditar, hermanos, sobre este fin de Régimen. No se debe, por ejemplo, a que haya instituciones que no se renuevan. Se debe a que hay instituciones, previamente desprestigiadas y pobladas de lo que Marlon Brando, en Apocalypse Now, denominaba “chicos de los recados”, que van y encima no se renuevan con otros chicos/as de los recados. La ausencia de renovación de un biotopo degenerado viene a ser, incluso, lo menos importante en un biotopo degenerado. Como podrán comprender si observan la FIFA.

6- El pleno del TC duró lo que dura un Consejo de los EntsZzzz, esos personajes de Tolkien que hablan en modo punto 2. Lo que nos remite al punto 2. Mucho más si pensamos que, en el momento en el que escribo estas líneas, el TC aún no ha facilitado al mundo la doctrina en la que basó sus decisiones, lo que dificulta a) recurrir formalmente ante el TC y b) no reírse cuando uno piensa en ello. Por lo que ha trascendido, el TC discutió dividido en dos bloques, que se acusaron mutuamente –sic– de golpismo, como en un programa de la tele –se dice rápido–. Por lo demás, se realizaron cuatro votaciones –sobre la urgencia de la cosa, la admisión a trámite de la cosa, la recusación de dos magistrados y la solemne proclamación de las cautelarísimas–. En todo ello, incurrieron en una –otra– falta muy grave cuando, en el trance de votar la recusación de dos cargos caducados –el TC admite carne caducada en un grado e intensidad que no lo admitiría un restaurante de Pesadilla en la cocina–, los dos pollos caducados y sensibles de ser recusados participaron en la votación, alegremente, cuando el art. 210.10 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, pero también la ética más básica, les obligaba a abstenerse en esa votación. Este solo hecho puede invalidar la votación del conjunto. Es más, el hecho puede, y debe, ser llevado al TEDH. Y, parece ser, nadie lo va a hacer. 

El TC completó la solicitud del grupo PP, con demandas que el PP no había solicitado. La lógica del favor volvía a brillar sobre la lógica de los derechos

7- Ese grupo de grandes ideólogos, desprecintó, zas, la posibilidad iliberal de aplazar un pleno del Legislativo. Y lo hicieron a lo bruto, de manera que no pareció un accidente, al punto de suspender la sesión del jueves 22D en el Senado, cuando lo que la petición del PP solicitaba era la suspensión del pleno del Congreso de la semana pasada. Es decir, el TC completó la solicitud del grupo PP, con demandas que el PP no había solicitado. La lógica del favor volvía a brillar sobre la lógica de los derechos. 

8- Importante, el grueso de la maratón de votaciones del TC fueron ganadas o perdidas –según el punto de vista, claro– por un voto. Ese voto es la metáfora de lo que está sucediendo en sociedades ya perdidas. Es lo que sucede en las elecciones de Brasil, de USA, en el referéndum chileno… La polarización. Esa fase ajena a la política, a la inteligencia, a principios humanísticos, en la que la crispación se lo come todo con patatas. Las sociedades separadas por un voto –da igual si a favor o en contra de algo, da igual su ideología– es el objetivo de la nueva extrema derecha. No necesitan más. No precisan dominar la sociedad. Solo su 50%. O menos. Lo está consiguiendo allí donde las izquierdas fallan, y aceptan y ofrecen la polarización, también con naturalidad. Allí, en fin, donde las izquierdas carecen de discurso regenerativo o/y participan de la polarización, o incluso la desean, es su discurso. 

9- Inmediatamente, se produjeron discursos institucionales. Llamando a la tranquilidad. Lo que, en principio, está bien. El PP, que acababa de acometer un experimento iliberal, apoyado y jaleado por medios de comunicación, podía –puede– acusar de golpista a cualquier resistencia a esa iliberalidad. En ese sentido, hay que ser astuto en las respuestas. El discurso del presidente del Senado fue el más beligerante y, diría, acertado/astuto. Asumía un combate entre poderes, en el que el Judicial había emitido una legalidad cuestionable, y planteaba resistencia cívica, a través de un recurso ante el TC –el miércoles 21D, el TC, en otra reunión Ent, despachó la petición del Senado–. El de la presidenta del Congreso, carecía de electricidad alguna, y describía muy técnicamente, en modo punto 2, lo sucedido. Sánchez, al día siguiente, se sumó a las declaraciones desde cierta moderación y cierto tránsito hacia tonos y temas nuevos. El grupo parlamentario UP emitió el solemne anuncio de que llevaría la falta de imparcialidad de los jueces al TJUE. Donde, por cierto, si eso se hace, el TJUE sobreseiría el asunto, pues el TC, en su toma de decisiones, no ha entrado en colisión con el derecho europeo. Se debería remitir la cosa, me dicen, al TEDH. No saber eso, no disponer de un grupo en el que se pueda consultar eso, explica en parte lo que ha pasado, lo que pasó la semana pasada, lo que ha supuesto este éxito, iliberal y por todo lo alto, del PP. 

La judicialización del procés debía de producirse. Pero no con el escaso rigor con el que se ha hecho, dando un sopapo a los movimiento sociales en toda la cara

10- La semana pasada se emitieron enmiendas como para una boda. Y, esto es importante, con una altísima falta de técnica legislativa por parte de los partidos gubernamentales –todos–, que afectaron a la Ley del sí es sí, a la reforma del Código Penal, y a las pretendidas reformas en el CGPJ y en el TC. El fin de la judicialización del procés debía de producirse y corregirse, sin duda. Pero, también sin duda, no con el escaso rigor con el que se ha hecho, ampliando los delitos de manifestación, creando nuevos, dando un sopapo a los movimiento sociales en toda la cara. Y sin que los autores de estos cambios legales restrictivos fueran, aparentemente, conscientes de ello. Los cambios en la malversación son, a su vez, una ventana de oportunidad para la libertad de delincuentes políticos, y para una difícil condena a corruptos de un mañana que ya ha llegado. Los políticos que han participado en este tute deberían dar explicaciones a su sociedad. Y, sin duda, desaparecer de la política posteriormente. Y también deberían explicar dónde estaban los letrados, los legisladores, los chicos listos, cuando se redactaba todo esto. ¿En qué proyecto gubernamental estaban cuando dejaron abandonado y a su suerte todo este pack de enmiendas? ¿Estarían en modo planificar-la-entrega-de-fondos-europeos? ¿Para quién? ¿Con qué lógica? 

11- En la democracia española no ha habido grandes ministros comprometidos con amplios cambios sociales puntuales, grandotes y efectivos. De la segunda mitad del siglo XX se me ocurren Paco Ordóñez, autor de la Ley del IRPF original –era buena–, y de la Ley del divorcio –era necesaria–. O Ernest Lluch, que llevó a cabo la universalidad efectiva, no de palique y en modo ZP, de la Seguridad Social. Antes de ello, Frederica Montseny construyó una Ley del aborto buena y razonable, y Juan García Oliver, eliminó, zas, los antecedente penales, y creó un modelo penitenciario sin cárceles. García Oliver es el autor de una sentencia importante, que explica la labor de un gobierno progresista. Ahí va: “La anarquía” –él era anarquista; sustituyan ese palabro por palabros del XXI; por feminismo, o por libertad, o por educación, o por sanidad, opor Justicia, o por Derechos, o por anarquía– “se construye a golpe de BOE”.  

12- La semana pasada se construyó poco o nada a golpe de BOE. Salvo aquello que, gracias a la ausencia de inteligencia, permitió edificar al PP una extrema derecha 2.0, esa cosa que no necesita inteligencia alguna para edificar, como se comprende al meditar en el TC.  

13- Dicho lo cual, el problema de los puntos sobre cambios en el CGPJ y en el TC, integrados como enmiendas en el pack de enmiendas salvajes que debía votar el Senado el 22D, tiene solución. Tan solo hay que hacer una ley con todo eso. Y ponerle un nombre –yo proponga Solo en Casa III, que es pegadizo–. Que recorra el recorrido habitual –Consejo de EstadoZzzzz, CGPJZzzzz…–, y que posibilite cierta renovación efectiva en el TC en un par de meses. Se podría haber iniciado ese recorrido, anunciado el 21D, el lunes 19D por la mañana, cuando ya se sabía de qué iba el TC. No se soluciona con ello, no obstante, el carácter inoperante del TC, pero veríamos gente nueva, lo que es el gran divertimento en los geriátricos.  

El TC, un organismo con un sistema de designación reformable, no es reformable más allá de eso. Es otra institución muerta

14- Lo que nos lleva a tratar al TC como un ent(e) insolucionable. Metáfora de todo ello: mi agenda, por ejemplo, está llena de personas sexis e interesantes. Algunas son periodistas, otras, pongamos, políticos. Conforme pasa el tiempo, acabo viendo a mis agendados periodistas triunfando, comiéndose el mundo. Y a mis agendados políticos siendo ministros. Pero eso nunca pasa con mis amigos juristas. Siendo en algunos casos los mejores juristas que hay por aquí abajo, nunca jamás podrán entrar en el TC, pues exceden la inteligencia, la ética, el conocimiento y la libertad y el compromiso personal que el cargo, tal y como ha quedado, requiere.  

15- El TC, un organismo con un sistema de designación reformable, no es reformable más allá de eso. Es otra institución muerta. Ya hay tantas que la reforma constitucional se está haciendo sola, con lápidas. Es más, me parece que la están haciendo, tácitamente, en instituciones muertas, como el TC. En ausencia de políticos de izquierdas que apuesten por la beligerancia democrática, y que no se sumen a la polarización –ese pelotazo, ese éxito seguro, esa nada–, las opciones iliberales, que precisan tan poca inteligencia y formalidad, tienen el éxito garantizado. 

16- El PP, no obstante, tiene un problema. Ha acabado de arruinar el TC en modo superproducción para, simplemente, evitar que una reforma anecdótica se cuele por la vía de la enmienda. Ha bombardeado Polonia, para luego no invadirla. Sí, vale, lo que ha hecho es un aviso. Comunica que el CGPJ y el TC son suyos y, por lo mismo, irrenovables. Lo que sigue siendo poco, para tanta coreografía. Sin valorarlo, han comunicado a Europa su carácter iliberal, a cambio de algo que ya tenían. El control de la Justicia y del TC. Lo que es, por tanto, muy poco, y a un precio que puede llegar a ser muy alto. 

17- Hasta la próxima. No se pierdan el discurso del rey del sabadete. Esto no es 2017, no manda PP y, todo apunta a ello, no le dejarán decir nada. Por lo que igual acaba explicando el chiste del búho, o una receta de canelones. 

1- Lo chulo de explicar las cosas con sencillez y lentitud es que resultan ser otra cosa. Por lo general, más complicadas y veloces. Sucede eso si te explicas con sencillez y lentitud un beso. Y, por lo mismo, si te explicas lo contrario a un beso. Lo del TC de esta semana. 

...
Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí