1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BLOQUEO JUDICIAL

Un tribunal inconstitucional e inmoral

El TC se ha situado por encima de la ley e incluso de la propia Constitución, y se ha convertido en un órgano que decide por criterios políticos y de interés

Jesús López-Medel 21/12/2022

<p>Enrique Arnaldo, durante la decimotercera renovación del TC, en 2021.</p>

Enrique Arnaldo, durante la decimotercera renovación del TC, en 2021.

TribunalConstitucional.es

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos viviendo el momento más involucionista de la historia española desde el intento de golpe militar de 1981. El Partido Popular, a través de sus magistrados en el Tribunal Constitucional, no ha tenido ningún reparo en violentar la Constitución para sus fines, erosionar la democracia y aplicar las teorías diseñadas por el nazismo sobre este órgano, como luego se explicará.

Deben recordarse antes algunos elementos históricos que ayudan a entender esto. En primer lugar, el hecho de que solo la mitad de los diputados de AP (Alianza Popular), el partido del cual surgiría el Partido Popular, votase a favor de la Constitución. Dirigentes históricos como Aznar o Rajoy provienen de aquella organización que no tenía fervor constitucional alguno. Del primero son conocidos algunos artículos periodísticos criticando el texto constitucional. Ahora, sin embargo, se quieren apropiar de él.

En segundo lugar, la reacción del PP cada vez que ha perdido las elecciones. En reiteradas ocasiones, y sin rubor alguno, calificaron de “ilegítimo” al gobierno presidido por Zapatero, igual que hacen ahora con el actual, fruto de una coalición del PSOE y Unidas Podemos. Demonizan el apellido de ambos presidentes, lo pronuncian con odio, como escupiéndolos. El sentido patrimonial que tienen del poder y de las instituciones es muy evidente. Lo están demostrando con el órgano de gobierno de los jueces y con el Tribunal Constitucional.

Hay algo que caracteriza al PP en su resistencia a perder cualquier forma de poder: no tienen límite

Hay algo que caracteriza a este partido en su resistencia a perder cualquier forma de poder: no tienen límite, todo les vale y carecen de prejuicios jurídicos y morales. Estamos asistiendo a algo inaudito, que jamás había acontecido, y que resulta un desprecio a la democracia parlamentaria.

La impugnación por el PP por vía de medidas cautelarísimas (sin intervención de otras partes afectadas) para suspender una actividad parlamentaria casi de un día para otro es algo más que excepcional, es alucinante. Cierto es que se utilizó ante el Parlament de Cataluña, pero era para evitar que se aprobara una declaración de independencia. Eso estaba basado en un artículo concreto de la Constitución (155).

Sin embargo, en el asunto actual estamos ante un proceso netamente legislativo. La interferencia en un poder del Estado es una locura, como lo sería acudir por vía de amparo al TC para impedir que la Administración dictase un acto administrativo. O que, en un juicio cualquiera, antes de que el tribunal dicte sentencia, el TC interfiriera, mediante un recurso de amparo, impidiéndole realizar su función jurisdiccional. La intromisión es inaudita y disparatada. Pero aún mucho más si se hace contra la institución que constituye el eje del sistema político, el Parlamento. En ningún país europeo ha sucedido esto antes. El recurso de amparo invocaba una supuesta vulneración de derechos fundamentales. Es importante resaltar que, en la práctica, nuestro Tribunal Constitucional rechaza o inadmite casi la totalidad de los recursos de amparo y lo hace después de dejarlos dormir durante muchos meses. Es decir, lo hace prácticamente por sistema.

Pero no, en este caso ha hecho una excepción escandalosa, porque se trata de un partido político al que quiere favorecer y lo ha hecho, además, con una inaudita celeridad. Yo me pregunto qué pensarán los ciudadanos que en cualquier lugar de España llevan meses esperando que se resuelva su recurso de amparo, para que luego les digan, con una fórmula de copia y pega sin razonar, que no lo admiten a trámite. Lógicamente pensarán que la justicia siempre protege a los poderosos y que es un trato desigual.

Además, hay otro elemento a tener en cuenta. La petición de medidas cautelarísimas, que el TC nunca había concedido, debía servir para evitar que se pudiera votar una ley en el Congreso. La justificación era que los diputados no podían introducir enmiendas, dada la fórmula, muy desafortunada y chapucera, elegida por los grupos proponentes. Pero fue el lunes 19 de diciembre cuando el TC dictó su resolución y es evidente que, para ese momento, los parlamentarios que habían acudido al tribunal no se encontraban en desamparo pues ya había pasado el trámite del Congreso. La reforma estaba ya en el Senado, donde sí se había habilitado un plazo para que los senadores pudiesen hacer uso de esa facultad de enmendar. Así pues, ya había decaído el objeto del recurso.

Es indudable que era una excusa, pues había otras medidas legislativas que se habían introducido en esta fórmula incorrecta en técnica legislativa, pero el PP solo ha intentado paralizar lo que más le preocupaba: un cambio en el poder. El objetivo era impedir que, pese a tener su mandato más que caducado, se produjese una legítima renovación de órganos constitucionales capitales porque el PP perdería su mayoría en ellos.

Esos dos órganos (TC y CGPJ) tienen en común el carácter negro de sus togas sacerdotales tras las que se esconden vergüenzas, pero que ellos engalanan con chapas y más chapas. Se sienten ensoberbecidos de poder y se sitúan por encima de todo y de todos. Desde luego, de la institución que representa la soberanía nacional, las Cortes, y por supuesto, de las normas que estas aprueban. Se las han saltado por su manera de actuar. Se han pasado las leyes por el forro. La moral no, porque algunos parecen carecer de ella.

TC y CGPJ tienen en común el carácter negro de sus togas sacerdotales tras las que se esconden vergüenzas

Esta dimensión ética especialmente pisoteada es uno de los más aberrantes aspectos de esta grave decisión. No tiene nombre el hecho de que votaran los dos magistrados con mandato más que caducado a los que se iba a cesar en pocos días si el 22 de diciembre se hubiera aprobado definitivamente la reforma. Las leyes aplicables al funcionamiento del TC obligan a aquellos a abstenerse si tuviesen interés directo en el asunto. ¿Qué mayor interés que el de quienes se veían afectados por el cambio legislativo y debían abandonar el TC si se aprobaba la ley? Nunca debieron haber participado en el asunto por decisión propia. Además, estaba la recusación presentada por dos partidos, que los magistrados conservadores se negaron a tramitar.

Esto evidencia la absoluta falta de valor jurídico e igualmente la carencia de ética de los dos magistrados que debían haberse retirado. El descrédito del Tribunal Constitucional ha llegado a límites insospechados. Algunos veníamos alertando de la degeneración ya en tiempos de la mayoría absolutísima del PP (en 2014 publiqué un artículo jurídico en la revista La Ley titulado “Crisis institucional, crisis normativa, crisis democrática”). Pero lo que se ha producido ahora es un paso gigante en la erosión del sistema democrático. Y demuestra que no tienen límites y pueden hacer cualquier cosa para retener el poder en las instituciones e impedir algo consustancial en democracia: la temporalidad y la renovación.

Para intervenir en un proceso, hay que tener independencia e imparcialidad, y es muy importante que la apariencia de esto sea creíble y asumible por la ciudadanía. Una de las votantes del desafuero ha sido la magistrada del PP Concepción Espejel. Quiero recordar que cuando estaba en la Audiencia Nacional siempre se la apartaba de juzgar todos los asuntos que afectaban al PP por decisión de los órganos superiores. No era idónea para ello, pero ahora, como el TC no tiene superior jerárquico, la jueza no tiene barreras. Vota y votará en todo lo que interese al PP. Tampoco su colega, el ponente de este desgraciado asunto, Enrique Arnaldo, un enredador nato, una persona de antecedentes morales tenebrosos. Cada vez está más extendida la idea de que él mismo podría haber sido el muñidor de la idea y reacción del PP, como Juan Palomo. Esos dos miembros del TC, peperos hasta la médula, fueron torpemente aceptados por el PSOE. El negociador del Gobierno, Félix Bolaños, diseñador también de esta chapuza reciente de las enmiendas, ha hecho un papelón. La actuación invasiva e ilícita del TC no exime a los responsables de esas dos torpezas graves.

Esos dos miembros del TC, peperos hasta la médula, fueron torpemente aceptados por el PSOE

Tengo fundadas sospechas de que los magistrados votaron sabiendo que aquello era jurídicamente rechazable y erróneo. Pero les pueden más los intereses propios y, sobre todo, los del partido al que sirven.  

Son tres poderes los que existen en nuestro sistema. No lo es el Tribunal Constitucional que, con esa decisión, en connivencia con un Consejo General del Poder Judicial más que caducado, podrido, ha invadido, de una manera estrepitosa, la inviolabilidad del Parlamento, según proclama la Constitución.

Es la consagración en la práctica de la peligrosísima teoría de Carl Schmitt, brillante jurista pero sustentador ideológico del nazismo, que trata, entre otras cosas, de la politización de la justicia constitucional, frente a la tesis del gran Hans Kelsen que defendía lo contrario y cuyas ideas, afortunadamente, son las que existen donde hay tribunales constitucionales, aunque ahora el español ha dado un paso peligrosísimo.

La decisión que ha tomado el TC constituye un inaudito precedente para que cualquiera, a través del recurso de amparo, pueda paralizar un proceso legislativo e impida que el parlamento apruebe leyes.  ¿Van a volver a utilizar esa vía para paralizar la elaboración de leyes estatales o autonómicas, o solo era para evitar que les expulsaran a ellos mismos? Eso no sucede en ningún país democrático y solo tiene un nombre: golpe de Estado. Aquí lo ha perpetrado el Partido Popular a través de los magistrados que nombró.

Siguiendo la teoría de Carl Schmitt, el tribunal español se ha situado por encima de la ley e incluso de la propia Constitución, y se ha convertido en un órgano que decide por criterios políticos y de interés. Su descrédito es enorme y su prestigio quedará siempre manchado. Las Cortes no han sabido o no han querido hacer frente a ello de manera suficiente; se han limitado a emitir dos comunicados, cuando tenían que haber forzado personarse ante el TC con alegaciones, aunque este las hubiera rechazado.

-----------------

Jesús Lopez-Medel es abogado del Estado.

Estamos viviendo el momento más involucionista de la historia española desde el intento de golpe militar de 1981. El Partido Popular, a través de sus magistrados en el Tribunal Constitucional, no ha tenido ningún reparo en violentar la Constitución para sus fines, erosionar la democracia y aplicar las teorías...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús López-Medel

Es abogado del Estado.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pilisms

    Un magnifico articulo. Pero es tan descorazonador ver cómo el PP se apodera de todas las instituciones judiciales, mientras el PSOE calla y deja hace..... Cuánta frustración!!!

    Hace 5 meses 10 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí