1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

repaso musical

Música: lo mejor del 2022

Dos artistas de generaciones distintas (uno del 82, otro del 97) seleccionan treinta canciones para definir el año

Manuel González Molinier / Mané lopez 27/01/2023

<p>Imagen de la canción <em>Sakura</em>.</p>

Imagen de la canción Sakura.

Rosalía

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

2022 podría llevar el título del año del renacimiento, si atendemos al nombre del disco de Beyoncé y al de la composición de Cristóbal Tapia de Veer para la sintonía de la segunda temporada de White Lotus, ambos titulados Renaissance. Sí, el fin (a medias) de la pandemia pudo tener ese efecto, y desde luego, quitarnos las mascarillas fue un acto liberador, aunque poco después nos sumergiéramos en un clima bélico que ha disparado todas las alarmas. En cierto modo, la música de este año también refleja ambos polos, el de la euforia y el del caos. Los estilos musicales, cada vez más atomizados, pero también cada vez más interconectados, abren sus propios caminos, a la caza de unos oyentes de mente abierta y atención dispersa. Es lo que Gonzalo Torné llama “las audiencias emancipadas”, a las que todo músico contemporáneo aspira a seducir, al menos por unos minutos. La sensación, por tanto, es que se vive en una continua expansión. Las que fueron lenguas novísimas hace unos pocos años, como el llamado hyperpop (tendencia musical electrónica, a la vez experimental y ultramelódica) parecen perder su poder transgresor, pero dejan una serie de marcas que se incorporan a estilos inesperados. Así, Charli XCX, punta de lanza de aquel estilo, entrega un disco dedicado a su amiga SOPHIE (fallecida en un accidente en 2021), de estructuras más o menos convencionales. Sin embargo, algunos rasgos del estilo que ella abanderó (estructuras rítmicas mutantes, voces modificadas digitalmente) se infiltran en trabajos como el de Rosalía o Rocío Márquez con Bronquio, bañando de vanguardia los géneros tradicionales.  

En cuanto al rock, parece que se han abierto dos vertientes: la que quiere alejarse del consumo fácil llevando la música a su lado más arty, recurriendo a instrumentaciones y ritmos abigarrados, que miran al rock progresivo y al free jazz, llenando así la fórmula de aristas y trayendo viejos ecos de lo que se llamó el post-rock (como ocurre con los discos de Black Country, New Road, Black Midi o los inclasificables King Gizzard & The Lizard Wizard), y la que tiene ansias de renovación, pero busca llegar a un público más joven tirando de estructuras clásicas (como ocurre con Fontaines D.C. en el Reino Unido o Carolina Durante en nuestro país). El indie patrio, por su parte, goza de una salud excelente y sigue sacando cada año un puñado de canciones brillantes para un público reducido pero entusiasta. En ese sentido, también aquí, las mujeres están marcando el camino, que fuera de nuestras fronteras han coronado brillantemente los canadienses Alvvays. Mientras tanto, el folk y el country muestran también un envidiable músculo, con trabajos tan relevantes como los de Angel Olsen, Florist, Aldous Harding y, sobre todo, Big Thief. 

Es también destacable que algunas de las mejores canciones de este año están atravesadas por la subjetividad contemporánea y los procesos de transición de género, algo de lo que dan cuenta en sus letras músicos como Ezra Furman, Villano Antillano o Kae Tempest. Por su parte, los artistas masculinos heterosexuales, algunos de vuelta a la actividad tras una reciente paternidad, parecen haber perdido el miedo a confesar sus debilidades y muestran en sus discos una revisión introspectiva y, por qué no decirlo, deconstructiva, de los códigos con los que construyeron sus masculinidades, como puede verse en los trabajos de Bad Bunny, Kendrick Lamar o Stromae. Definitivamente, como ya nos advirtió ese viejo premio Nobel que un día fue joven, “The times they are a-changin’!”.

El 2022 en 30 canciones:

No se ha hecho justicia con la joya de la corona de esta obra, la canción que lo cierra, ese prodigio vocal de instrumentación minimalista

1 - Rosalía - Sakura

Han corrido ríos de tinta sobre ese artefacto sonoro bautizado con un neologismo, que parece ya una palabra de uso común: Motomami. Con este disco transgresor Rosalía ha conseguido sorprender, encandilar e irritar a medio mundo. Sin embargo, no se ha hecho justicia con la joya de la corona de esta apabullante obra, la canción que lo cierra, ese prodigio vocal de instrumentación minimalista que fusiona, con asombrosa versatilidad, la tradición y el futuro, la copla y el sonido asiático. En su letra,  llena de frases de gran alcance poético, nos señala claramente cuál es la posición del artista de vanguardia (y por tanto, la suya propia): las llamas son bonitas porque no tienen orden y el fuego es bonito porque todo lo rompe. M.G.M.

Rosalía - Sakura (Official Audio)

2 - Ethel Cain - American Teenager

American Teenager es la felicidad de una joven de los suburbios que ansía el sueño americano; de esos en los que empiezas a sentir la libertad, el viento en la cara, la certeza de que lo que está por venir será mejor. Ethel Cain firma una canción que bebe de la Lana del Rey más patriota y luminosa para crear un oasis de paz en un disco que se torna cada vez más y más oscuro. La vida misma, supongo. M.L.

Ethel Cain - American Teenager

3 - Alvvays - After The Earthquake

Suena el arpegio del inicio de la canción y los canadienses Alvvays ya han sintetizado todo el pop de guitarras que realmente importa, que arranca en los Byrds, pasa por Big Star, cruza por encima de Tom Verlaine y su Television (al que guiña en otra canción del disco), acaricia el lomo a los Smiths de Morrissey y Johnny Marr, y se encuentra con el mejor indie actual: el que hacen mujeres como Mitski, Snail Mail o Soccer Mommy. Tres minutos de oro para los que aún amamos ese sonido. M.G.M.

Alvvays - After The Earthquake

4 - Black Country, New Road - The Place Where He Inserted The Blade

¿Qué decir del grupo encargado de firmar uno de los mejores (si no el mejor) álbum del año según crítica y público? Es curioso, porque esa fusión de barroquismo y post-rock de Black Country, New Road no es fácil ni accesible. Sin embargo, la habilidad del (ahora ex-vocalista) Isaac Wood para cantar de forma histriónica unas letras de gran contenido melancólico y autobiográfico hace que al oyente se le pongan los vellos de punta y no pueda dejar de prestar atención. La música te envuelve, la voz te conmueve y tú solo quieres darle un abrazo a este hombre y decirle que todo está bien mientras las lágrimas discurren por tus mejillas. M.L.

Black Country, New Road - The Place Where He Inserted The Blade

5 - Ezra Furman – Forever Sunset

Como si de un Bruce Springsteen queer se tratara, que en vez de recorrer los paisajes de la américa obrera surca un mundo de ángeles marginales y amores torcidos, Ezra Furman saca oro de su particular odisea identitaria y sexual, dejando atrás aquel Transangelic Exodus (2018) para decirnos a la cara que todos estamos en llamas, arrebatados por la imposibilidad de fundirnos para siempre con el otro. “I told you on the phone, I told you I was trouble, man”, nos susurra, y ya nos tiene rendidos. M.G.M.

Ezra Furman – Forever Sunset

Ningún grupo nacional de los últimos años ha sabido ilustrar tan bien el ethos y el pathos de la juventud como Carolina Durante

6 - Carolina Durante, Orslok - Casa Kira

Ningún grupo nacional de los últimos años ha sabido ilustrar tan bien el ethos y el pathos de la juventud como Carolina Durante. En Casa Kira se juntan con Orslok dotando a su fórmula rock de un puntito más electrónico mientras hablan de afters y de autodestrucción como forma de evasión, el arrepentimiento al día siguiente y las ganas de repetirlo todo otra vez. “Nos drogamos para no pensar en nada”, nos confiesan. “Solo quiero hacer lo mismo que ayer: quedamos y bebemos, y nos drogamos y nos queremos”. M.L.

Carolina Durante, Orslok - Casa Kira

7 - Beyoncé - CUFF IT 

Aunque no fue single, CUFF IT ha acabado siendo la punta de lanza de ese sofisticado y festivo ejercicio de estilo llamado RENAISSANCE gracias a ese mundo viral paralelo llamado TikTok, en el que esta canción de ritmo trotón y melodía gloriosa ha hecho mover las caderas a medio mundo porque condensa, en tres minutos y pico, la pura esencia de la música negra de baile. Lo dicho, “unapologetic when we fuck up the night!”.M.G.M.

Beyoncé - CUFF IT 

8 - Caroline Polachek - Welcome To My Island

Caroline Polachek ha ido poco a poco mostrando canciones que formarán parte de su segundo álbum de estudio, y, sin duda, Welcome To My Island, puede ser la mejor de todas. Su torrente de voz es la protagonista absoluta de esta canción que juega con el synthpop más arty hasta llevarlo a terrenos de auténtica épica y luz. La referencia a Ulises atrapado en la isla de Circe es más que acertada: uno no puede salir de esta composición hipnótica, dinámica y pegadiza. M.L.

Caroline Polachek - Welcome To My Island

9 - Stromae – L’enfer

Tras un largo periodo de ausencia, Stromae sorprendía a todos cantando, durante una entrevista en la televisión francesa, este alegato contra el estigma de la enfermedad mental, en el que reconoce haber tenido ideas suicidas. Porque él, con su cara de niño y su voz anciana, con ecos de los viejos conflictos de Europa y África, posee una voz global, y nada hay más global que este malestar. Lo brillante no es solo la confesión, sino el reconocimiento de sus paradojas, como que la idea de poner fin a la vida sea a la vez infierno y alivio, y que aunque la sufran muchos, siempre implique soledad. M.G.M.

Stromae – L’enfer

10 - Molly Nilsson - Pompeii

Como los últimos instantes de la ciudad de Pompeya antes de la erupción del Vesubio, así se encarga de plasmar Molly Nilsson una relación que llega a su fin. Pompeii es una canción que no da tregua; al pegadizo riff de piano se le van añadiendo capas de sintetizadores y uno no puede hacer más que bailar entre las ruinas de un amor que ha consumido a sus amantes. M.L.

Molly Nilsson - Pompeii

11 - SZA – Kill Bill

Igual que Little Simz, otra jefaza que va por libre, SZA sacó un disco a final de año para invalidar todas las listas ya publicadas. Nosotros, que somos más cautos y pacientes, hemos sabido esperar para incluir este hitcon hechuras de clásico atemporal. En él, la cantante afirma que ha tenido que ir a un terapeuta solo para que le diga que existen otros hombres. Pero nuestra Beatrix Kiddo solo piensa en uno, y fantasea con aniquilarlo si no es para ella. No me gustaría estar en el pellejo del tal Bill. M.G.M.

SZA – Kill Bill

12 - Charli XCX - Beg For You (feat. Rina Sawayama)

Después de haber facturado álbumes donde reflejaba un futuro donde el pop era maximalista e hiperactivo sin perder un ápice de adicción, este año ha decidido mirar atrás, a los 80. El resultado ha sido otro gran álbum lleno de melodías pegadizas y guiños a épocas pretéritas, como esta Beg For You junto a Rina Sawayama, que samplea a Septemer y Milk Inc. M.L.

Charli XCX - Beg For You (feat. Rina Sawayama)

Con su flowimparable y su desparpajo queer, la rapera puertorriqueña dispara rimas a discreción cargadas de mala baba

13 - Villano Antillano – Bzrp Music Sessions, Vol. 51

Para el firmante, la mejor de las sesiones de Bizarrap de 2022 no fue otra que la de la villana. Con su flow imparable y su desparpajo queer, la rapera puertorriqueña dispara rimas a discreción cargadas de mala baba, mientras guiña a ídolas como Gabriela Mistral, Rihanna o Jeniffer Aniston. Como dice ella misma, “llegó la descabrona, la que los encabrona, llegó la goat, llegó la cabra so cabrona”. Sí, y ha llegado para quedarse. M.G.M.

Villano Antillano – Bzrp Music Sessions, Vol. 51

14 - Carly Rae Jepsen - The Loneliest Time (feat. Rufus Wainwright)

Innumerables son los artistas que han reivindicado la música disco en los últimos años, pero poca gente lo ha hecho con tanta gracia como Carly Rae Jepsen en esta The Loneliest Time. Junto a Rufus Wainwright firma una divertida pieza de pop sintético con aroma disco que, recogiendo el sonido facturado en aquel espectacular Emotion, se posiciona en la misma liga que Jessie Ware o Kylie Minogue. M.L.

Carly Rae Jepsen - The Loneliest Time (feat. Rufus Wainwright)

15 - Aldous Harding – Tick Tock

Disputándose este año con Cate Le Bon el trofeo de reina de las raras, la amiga freak de Lorde ha vuelto a sacar un disco inclasificable de folk cubista, en la que su voz, proteica cual piel de camaleón, muestra una infinidad de registros y colores, en canciones hipnóticas y seductoras, como esta Tick Tock a la vez pegadiza e intrincada, accesible y enigmática. M.G.M.

Aldous Harding – Tick Tock

16 - Margarita Quebrada - Azul

Cuando parecía que el post-punk dentro de nuestras fronteras no tenía nada más que ofrecer, llega Margarita Quebrada con un Gas Lágrima en el cual recrudecen su fórmula. Es un disco que suena frío, con sintetizadores más industriales y letras demoledoras. Pero también encontramos momentos más evocadores como Azul donde encuentran luz en la oscuridad. Suena urgente, romántica y, lo más importante, es harto pegadiza. M.L.

Margarita Quebrada - Azul

17 - Bad Bunny - Me porto bonito

Resulta que el conejito ya no es tan malo como cuando se presentó como punta de lanza del trap latino. Ahora dice que en la calle está suelto, sí, pero por ella se quita, y si hace falta, le da hasta un bebé (o tantos que no los pueda ni contar, quién sabe). Este nuevo conejito, enamoradizo, adulador y disfrutón, se trae de vuelta a los Plan B para que le acompañen a deponer armas, porque a fin de cuentas, ser un latin loverdeconstruido también es signo de los tiempos. Y para muestra, esta reluciente joya de reguetón romántico.  M.G.M.

Bad Bunny - Me porto bonito

18 - Let’s Eat Grandma - Happy New Year

Rosa Walton y Jenny Hollingworth, o lo que es lo mismo, Let’s Eat Grandma, se encargan de plasmar en este éxtasis sintético lleno de emoción la amistad que las ha mantenido unidas a lo largo de los años. Saben que sus caminos pueden llegar a separarse en algún momento, pueden añorar a sus “yo’s” más antiguos, pero de momento están juntas y brindan por un año más.  M.L.

Let’s Eat Grandma - Happy New Year

La canción de Marta Movidas pone de manifiesto su inusitada virtud para retorcer las estructuras y armonías típicas del indie pop patrio

19 - Marta Movidas – La flor de loto florece dos veces

Improbable (mas no imposible, puesto que la canción existe) cruce entre Sparks, La Oreja de Van Gogh y las sintonías de animes televisivos de corte romántico, rollo Ranma ½, la canción de Marta Movidas pone de manifiesto su inusitada virtud para retorcer las estructuras y armonías típicas del indie pop patrio, y aún así parir un pegajoso hit sobre encuentros fugaces que deberían prolongarse durante toda la existencia. M.G.M.

Marta Movidas – La flor de loto florece dos veces

20 - Tove Lo - No One Dies From Love

No one dies from love, guess I’ll be the first. Al igual que Robyn hace más de una década (!), Tove Lo firma un himno para bailar llorando en la discoteca. Los sintetizadores ochenteros, la forma en la que van apareciendo capas que te abrazan con suavidad y el ritmo de batería, simple pero machacón, bastan para atraparnos y empatizar con el dolor que siente la sueca a lo largo de estos tres minutos de pura orfebrería pop. M.L.

Tove Lo - No One Dies From Love

21 - Big Thief – Time Escaping

El grupo capitaneado por Adrianne Lenker y su inconfundible voz (bien arropada por las imaginativas guitarras de Buck Meek) se ha convertido en el auténtico estandarte del rock independiente de raíces americanas. Time Escaping, con su absorbente polirritmia y misteriosa poética, representa la capacidad de sorpresa que el grupo de Brooklyn aún conserva, a pesar de su estajanovismo, que le llevó a sacar dos discos en 2019 y uno de 20 canciones en este 2022, el fascinante Dragon New Warm Mountain I Believe in You. M.G.M.

Big Thief – Time Escaping

22 - Ralphie Choo, rusowski, PEDRAXE, mori y Clutchill - VALENTINO

VALENTINO es una composición llena de aristas, influencias y con algunos de los nombres más importantes de la escena joven electrónica/urbana. Es, así mismo, una muestra de lo que está por venir dentro de nuestro territorio gracias al buen hacer del sello rusia-idk, a saber: un poquito de post-dubstep del primer James Blake, el hard-techno de los 90 y algo de mumble rap. Ingredientes de sobra conocidos, sí, pero que jamás sonaron tan bien juntos. M.L.

Ralphie Choo, rusowski, PEDRAXE, mori y Clutchill - VALENTINO

23 - Aiko el grupo – Niños furbito y niñas lo que sea

Como un capítulo de Freaks & Geeks adaptado a la idiosincrasia del instituto español, a ritmo de guitarras crujientes y coros endiablados. Aquí en vez de emparedados de mantequilla de cacahuete lo que se revienta en la mochila son mandarinas, y los profesores de educación física, que siguen atrapados en sus prejuicios de género, pondrán a los niños a jugar al furbito y a las niñas… bueno, pues las niñas a lo que sea. Punto, set y partido y para las Aiko. M.G.M.

Aiko el grupo – Niños furbito y niñas lo que sea

24 - El Buen Hijo - Crucigrama

El Buen Hijo sigue acertando de pleno con una canción divertida, directa, que reivindica las guitarras y la pulsión del indie pop delicioso de finales de los noventa / principio de los 2000. Alicia coge la voz cantante en esta ocasión para hablar de un amor no correspondido comparado con un crucigrama al que no encuentra solución. No descubren nada nuevo, desde luego, pero el pop de toda la vida tampoco lo necesita si está facturado con tan buen gusto. M.L.

El Buen Hijo - Crucigrama

25 - Kae Tempest feat Kevin Abstract – More pressure

Tempest firma (ahora como Kae, tras su transición) la continuación espiritual del providencial Let Them Eat Chaos y claro, siente presión. Las palabras ya no son una riada, ahora caen como gotas solitarias, como significantes desligados. Y es que las certezas que antes lo empujaban ahora resultan inciertas. Afortunadamente, amigos como Kevin Abstract (BROCKHAMPTON) están ahí para arrimar el hombro. Más alivio, más creencia, menos empuje, más flujo. Una letanía para arreglárselas con lo imposible de decir. M.G.M.

Kae Tempest feat Kevin Abstract – More pressure

26 - Pipiolas - Club de los 27

Uno de los descubrimientos de este año ha sido el dúo madrileño Pipiolas. Han facturado un EP lleno de canciones de despecho con nombre y apellidos, pero nos quedamos con esta curiosa Club de los 27, la reapropiación del lenguaje (cantan “morido” en vez de “muerto”) y su crítica al moderno estándar de ciudad. Club de los 27 empieza siendo un ejercicio de pop rock “al uso” para pegar un volantazo al minuto y terminar siendo una canción expansiva, con arreglos orquestales y un final apoteósico. Ojalá poder escucharla por primera vez todos los días. M.L.

Pipiolas - Club de los 27

27 - Fontaines D.C. – Jackie down the line

Grian Chatten y los suyos han logrado engrasar los oxidados cigüeñales del post-punk hasta hacerlos lucir como nuevos. No necesitan vestirse de oropeles crooner, como los Arctic Monkeys de Alex Turner; lo suyo son las guitarras fangosas, los bajos gordos y una dicción y un pathos tan dublinés que, como diría su idolatrado Joyce, parecen apuntar directamente a la conciencia increada de la raza (irlandesa). M.G.M.

Fontaines D.C. – Jackie down the line

28 - Natalia Lacunza - No Me Querías Tanto (PERARNAU IV, Zahara Remix)

Natalia Lacunza lanzó este 2022 Tiene Que Ser Para Mí, lleno de canciones confesionales con elementos sintéticos aquí y allá, pero es la revisión de No Me Querías Tanto firmada por PERARNAU IV y con versos extra de Zahara la que se lleva el mérito de estar aquí. El tándem se encarga de acercar la canción a las coordenadas del PUTA de Zahara tanto en forma (esa producción de electrónica fría y machacona) como en contenido (los versos extras denuncian el machismo generalizado dentro de la industria musical). Impresionante y necesaria. M.L.

Natalia Lacunza - No Me Querías Tanto (PERARNAU IV, Zahara Remix)

29 - Kendrick Lamar feat. Sampha – Father Time

Uno de los puntales de este ejercicio de introspección y revisión del trauma que es Mr. Morale & The Big Steppers es esta fantástica Father Time. Planteada como una sesión de psicoterapia, aquí el rapero de Compton se enfrenta a la figura de su padre, un hombre duro y trabajador que siempre quiso alejarle de las calles, pero también el hombre que le enseñó que la masculinidad consistía en esconder las emociones. Un trago áspero, sin hielo ni soda, en el lento camino de la reconstrucción. M.G.M.

Kendrick Lamar feat. Sampha – Father Time

30 - Cometa - No Creo en el Amor

Otro de los grandes descubrimientos nacionales que nos ha traído 2022 ha sido Cometa. Cuando todo parecía haberse inventado y no quedaba nada por reivindicar, encontramos a este grupo madrileño que hace suyo el pop sesentero de los Beach Boys (¡esa maravilla de coros!), los Beatles o el sonido Torrelaguna de grupos como Solera en una composición moderna y clásica, llena de luz y con un estribillo pegajoso como un chicle. M.L.

Cometa - No Creo en el Amor

2022 podría llevar el título del año del renacimiento, si atendemos al nombre del disco de Beyoncé y al de la composición de Cristóbal Tapia de Veer para la sintonía de la segunda temporada de White Lotus, ambos titulados Renaissance. Sí, el fin (a medias) de la pandemia pudo tener ese efecto, y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel González Molinier / Mané lopez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí