1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

memoria

Historia de la FUE: intelectualidad, represión y descontento universitario

Surgida a mitad de la dictadura de Primo de Rivera, la Federación Universitaria Escolar sentó el precedente necesario para las algaradas estudiantiles contra el franquismo de 1956

Guillermo Martínez 24/02/2023

<p>Carnet de la FUE de 1937. </p>

Carnet de la FUE de 1937. 

Ismael Latorre Mendoza

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Pasaron de la clandestinidad a la superficie, para después volver a la lucha subterránea. Les ocurrió lo mismo que a tantos otros movimientos que ansiaban la liberación a través del conocimiento durante la dictadura de Primo de Rivera primero, la Segunda República después y, por último, el franquismo férreo de la primera posguerra. Ellos eran la Federación Universitaria Escolar (FUE), un grupo de estudiantes y docentes que querían modernizar la academia. Así lo demostraron personajes ilustres que engrosaron sus filas: Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, María Zambrano y Ramón Pérez de Ayala. De todo aquello quedan algunas investigaciones y la viva voz de Nicolás Sánchez-Albornoz, el incansable antifranquista que agita su memoria hasta la extenuación.

Sánchez-Albornoz, con 97 años recién cumplidos, todavía recuerda las hazañas por las que el régimen franquista le condenó, consejo de guerra mediante, a trabajos forzosos en el valle de Cuelgamuros, enclave del que terminaría escapando. “Yo estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central (UC), la actual Universidad Complutense de Madrid (UCM), y para mí fue determinante conocer a Carmelo Soria, hermano de Arturo Soria, que ya había sido miembro relevante de la FUE durante la dictadura de Primo de Rivera”, rememora.

Como dice este antifranquista que ha llegado a sufrir tres exilios a lo largo de su vida, la FUE ya tenía una trayectoria. Según Gutmaro Gómez, profesor de Historia Contemporánea en la UCM, “la Federación concentró a casi toda esa generación entre la del 14 y la del 27 y que luego sufriría la Guerra Civil; fue la primera vez que en España hubo un movimiento estudiantil moderno y potente en el que se llegó a incluir a las mujeres”. En aquel momento, cuando Primo de Rivera gobernaba el país con mano dura, la gente de la FUE se afanaba en diversas actividades en las aulas, lo que les sirvió para extender su crítica a la dictadura. “Sobresale, ante lo que se podría pensar en un primer momento, la presencia de personas procedentes de carreras científicas, aunque de las ramas clásicas también había. Lo que pasa es que a estas carreras técnicas entraron profesores y estudiantes jóvenes con ideas renovadas”, sostiene el docente universitario.

Una universidad que sirviera a la sociedad

La llegada casi inesperada de la Segunda República, en abril de 1931, fue un momento de expansión para la FUE. Poco a poco, la organización se convirtió en ese espacio en el que ir más allá, sin miedo a una represión como la sufrida durante la dictadura. Es el lugar, por ejemplo, en el que diversos pensadores imparten conferencias sobre su concepción de la República, de España y del papel que los jóvenes estudiantes tienen que jugar en ella. Tal y como expresa Gómez, “el mundo universitario aportó un mar de ideas a la constitución republicana, llevando sus planteamientos de una sociedad nueva al terreno de la ciencia, y eso es muy importante”.

Ese mundo universitario del que habla el historiador seguía restringido a una minoría, aunque se estuviese orientando más a servir a la sociedad que a proyectos académicos individuales. Todo aquello se vio truncado en julio de 1936, con la sublevación militar. “Desde la victoria en febrero del Frente Popular, en la universidad ya había bastantes incidentes violentos. Hubo enfrentamientos que llegaron a acabar con muertos a tiros, en Ciudad Universitaria y el centro de Madrid. Muchos de ellos eran de la FUE. También de la Falange, pues en aquellos años gran parte de sus militantes procedían del mundo académico”, se explaya el experto.

La Guerra Civil dividió a los miembros de la Federación: unos se exiliaron, otros fueron llamados a combatir al frente, y otros tantos desarrollaron tareas en la retaguardia, dados sus conocimientos técnicos. “Es el caso de un primo de mi madre, que era geógrafo y durante la contienda hizo funciones de cartógrafo en la sierra de Madrid. Era gente que no había cogido un fusil en su vida y fueron movilizados para labores de traducción, censura e instrucción, por ejemplo. Combatieron con sus armas, es decir, con el conocimiento que poseían”, añade Gómez.

Llega la reconstrucción

Recién terminada la guerra con la victoria del bando franquista, la FUE intenta reconstruirse sin éxito. El férreo régimen autoritario podía llegar a condenar a muerte a cualquier integrante de un movimiento clandestino de oposición. Esperan, aunque no demasiado. En 1946, cuando mucha gente en España pensaba que la victoria de los aliados frente a los nazis podía liberar al país del yugo franquista, se produce otro gran intento de reconstrucción. Sánchez-Albornoz juega un papel clave.

Recién terminada la guerra con la victoria del bando franquista, la FUE intenta reconstruirse sin éxito

Tal y como él mismo escribió en sus memorias, Cárceles y exilios (Anagrama, 2012), “la FUE llevaba agitando la Universidad Central de Madrid desde fines de 1945. Poco más de un año después, a comienzos del 47, había conseguido implantarse en unas facultades o escuelas más que en otras. De una primera etapa dedicada a la captación sigilosa de miembros, pasó después a una campaña pública para darse a conocer a los estudiantes y al público general”. Y continúa: “Sus afiliados pegaron pegatinas, pintaron consignas en los muros y repartieron octavillas o modestos periódicos, por lo que fueron acusados de atentar contra la seguridad del Estado”.

El incipiente movimiento estudiantil pretendía agitar los resortes del nuevo y autoproclamado régimen dictatorial. Así relata a CTXT el propio Sánchez-Albornoz cómo fueron los renovados inicios de la FUE: “Primero nos empezamos a entrevistar unos con otros. Al poco, nos llegó el eco de una organización estudiantil catalana, la Federación Nacional de Estudiantes de Catalunya. También entramos en contacto con estudiantes vascos, que no tenían universidad propia pero sí fundan una especie de organización por iniciativa del PNV que les aglutina; y también contactamos con Valencia”. 

El miedo y la desilusión de los intelectuales

La parte del estudiantado parecía articularse poco a poco. No hubo tanto éxito con la parte docente, veterana. Según recoge Sánchez-Albornoz en sus memorias, “los primeros entrevistados fueron los catedráticos que habían hecho causa común con los estudiantes en la lucha contra Primo de Rivera, en el orden siguiente: Gregorio Marañón, médico y escritor sobresaliente; José        Ortega y Gasset, el filósofo por antonomasia, y Teófilo Hernando, médico de gran renombre”. 

Sobre el primero dirá que “la acogida fue afable, pero con un no por delante”. El caso de Ortega y Gasset podía ser algo diferente, ya que el pensador había llegado a dedicar a la FUE su libro Misión de la Universidad, de 1930. “Nos escuchó, pero dejó claro que no deseaba asumir compromiso alguno, ni mantener tratos. La falta siquiera de palabras de aliento moral a un proyecto de regeneración universitaria confieso que decepcionó. Costaba ver al filósofo admirado replegado en su circunstancia”, recoge en las memorias. 

Diferente fue el caso de Teófilo Hernando: “Escuchó con atención la exposición sobre la FUE (…). Simpatizó con nuestros objetivos universitarios y, en un momento dado, preguntó de qué manera podía ayudar. Su buena disposición nos llevó a confesar nuestra penuria de recursos. Hernando pasó a una habitación contigua y volvió con un sobre en la mano. El sobre contenía veinticinco mil pesetas –recuerdo fielmente–, una cantidad generosa para la época, que nos sirvió para afrontar el pago de algunos encargos de imprenta y algunos viajes”.

La FUE crece, la FUE cae

En Valencia, la FUE estaba repleta de estudiantes anteriores a la Guerra Civil pero que ya no formaban parte de la universidad porque se habían tenido que refugiar de la represión. “Habían estado tres o cuatro años en la clandestinidad de sus casas, como topos, y la FUE de allí cae en el 46. Nosotros, desde Madrid, conseguimos sobrevivir y darnos a conocer. Por ejemplo, tirábamos pasquines en los cines desde el último piso”, explica Sánchez-Albornoz con voz pausada.

Pese a la represión, la FUE cada vez integraba a más miembros, por lo que la dirección decidió desdoblarse en una de ámbito local, la FUE como tal, y otra nacional, la Unión Federal de Estudiantes Hispanos (UFEH). Para crecer todavía más, la FUE tenía que dejarse ver, aunque ello tuviera sus riesgos. El mismo Sánchez-Albornoz cuenta cómo en su escrito: “La federación de Madrid ideó dos métodos de propaganda inéditos hasta entonces. El primero consistía en lanzar racimos de pasquines por medio de un mecanismo de relojería con retardo que los dejaba caer desde el aire sobre un público paralizado por la sorpresa. Las pruebas realizadas con esos artilugios habían tenido éxito, pero la campaña se hallaba en sus comienzos”, por lo que nunca la llevaron a cabo.

El segundo de estos métodos es mucho más conocido, ya que pasó a la historia y todavía hoy se sigue recordando con ahínco: “Consistía en una pintada en la fachada exterior del paraninfo de la Facultad de Filosofía y Letras y dio lugar a bastantes comentarios (…). En un día frío y claro de enero, el sol del amanecer hizo aparecer las consignas trazadas a media noche con nitrato de plata. Las letras permanecieron ilegibles en la oscuridad hasta que la luz las hirió, en una reacción análoga a la que experimenta esa sustancia en el laboratorio fotográfico. El producto había sido sustraído de la Facultad de Química por los compañeros que concibieron el plan. Los poros de los ladrillos se impregnaron del lema: ‘FUE. Viva la Universidad Libre’. Los disolventes aplicados sobre la superficie afectada no fueron capaces de ocultar lo escrito. Para borrar las letras, sólo restó picar la fachada. Tal fue el ahínco que los obreros pusieron en su cometido que la pintura desapareció, pero los rasgos quedaron incisos a martillazos”.

Sánchez-Albornoz no participó en los hechos. “Yo fui uno de los autores intelectuales, podríamos decir, pero no materiales porque íbamos a pintar en mi misma Facultad, donde me conocían”, explica. Estas precauciones no surtieron demasiado efecto: en la Semana Santa de 1947, por armar el mínimo revuelo entre el alumnado, el joven estudiante de la Universidad Central y otros tantos compañeros de militancia fueron detenidos.

El valioso precedente de la FUE

“Pertenecer a la FUE era un agravante en los consejos de guerra, pero agravantes había para todos los gustos. Lo más grave era que pidieran pena de muerte o condena de 30 años de prisión, pero a nosotros no nos pidieron eso”, rememora el protagonista de la historia. Él dio con sus huesos en la construcción del faraónico valle de Cuelgamuros, de donde consiguió escapar hacia Francia. Era la segunda vez que llegaba al país galo huyendo de España. De allí pasó a Argentina, de donde también se exilió ante la dictadura militar impuesta por el general Onganía en 1966.

Décadas después, Sánchez-Albornoz sigue sin titubear: “Al luchar en la FUE me parece que hicimos lo que teníamos que hacer por coherencia con nuestras ideas, y lo que conservo es un afecto por todos los que participaron en los acontecimientos”. Acontecimientos que, por otra parte, sirvieron como punto de partida para las siguientes revueltas estudiantiles. 

Tal y como explica Gómez, el historiador de la UCM, hasta 1956 no se volvió a dar una gran agitación en las aulas, esta vez proveniente de los hijos del régimen. “Siguen la misma geografía que la FUE, de hecho. Cuando se niegan a seguir al representante del SEU, el sindicato falangista universitario, las protestas se extienden por la zona de Argüelles y Moncloa y San Bernardo hasta llegar al paraninfo histórico de la actual Complutense”, relata. La gran humildad con la que siempre se refiere a sí mismo Sánchez-Albornoz no es óbice para que se considere precursor de las algaradas estudiantiles posteriores: “Claro que sembramos la semillas para las actuaciones de estudiantes años después. Cuando me entrevisté con algunos exiliados en París, me reconocieron que contaban con nuestro antecedente y que decidieron llamarse Unión Democrática Española (UDE) porque FUE suponía muchos más riesgos”, concluye.

Pasaron de la clandestinidad a la superficie, para después volver a la lucha subterránea. Les ocurrió lo mismo que a tantos otros movimientos que ansiaban la liberación a través del conocimiento durante la dictadura de Primo de Rivera primero, la Segunda República después y, por último, el franquismo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Pues el tema poco ha variado ya que seguimos en plena segunda década del siglo XXI en tiempos democráticos irreales pues sigue vigente el traspaso de poderes desde EL PARDO hasta su trueque-cambalache en LA ZARZUELA: Juan Carlos I, Felipe VI, sin visos de caducidad el "Todo Atado y Bien Atado", calamidades amorales 1936-1975-1978-2023 en La Piel de Toro ESPAGNISTÁN-Maestros Toreros con sus reyezuelos políticos-centros: Diestro-PP-Arlequines y Siniestro-PSOE-Bufones.-ya que nadie quiere reconocer de que "hasta el rabo todo es toro franquista-fascista", dilatando el preciso y conciso "acoso y derribo del franquismo-fascismo", que se consiguió en ALEMANIA-Hitler y en ITALIA-Mussolini.-Esperemos que nunca llegue el nefasto viernes 18-07-2036, para que nunca se celebre, a causa de apatía y pasotismo de los que correspondan en La Zarzuela, en Génova 13 y en Ferraz 170: "Centenario Golpe de Estado del generalísimo gallego Francisco Franco Bahamonde".

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí