1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

alucinógenos

¿Ayahuasca o MDMA como terapia?

Las drogas psicodélicas protagonizan programas de investigación que buscan su aplicación en el tratamiento de trastornos mentales

Leyre Flamarique 30/03/2023

<p>Experiencia psicodélica. </p>

Experiencia psicodélica. 

בר

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La investigación sobre el uso de alucinógenos como tratamiento psiquiátrico está de moda. Muy de moda. Y no es cuestión de un reducido grupo de nostálgicos de los psicodélicos años 60. Entidades como el Imperial College de Londres, en Reino Unido, cuentan con sus propios programas científicos sobre el tema. Los resultados de las numerosas publicaciones y ensayos clínicos revelan que el MDMA, la ayahuasca o las setas alucinógenas podrían ser considerados herramientas terapéuticas. 

“Una de sus ventajas es la innovación. Ofrecen una nueva forma de tratar la depresión y el trastorno de estrés postraumático, así como otros trastornos mentales que no han respondido a la terapia tradicional”, explica por correo electrónico David Nutt, director del Centro para la Investigación en Psicodélicos de la institución londinense. 

Los alucinógenos son sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central alterando el estado de la conciencia, la percepción, las emociones o el ánimo. Como resultado, emergen experiencias muy vívidas y aparentemente reales, similares a los sueños. La esencia para el poder terapéutico que muestran las investigaciones actuales, y algo con lo que los fármacos psiquiátricos al uso no pueden competir, parece ser, precisamente, esta vivencia conocida como viaje. 

“Los psicodélicos modulan la dinámica del cerebro ayudando en el procesamiento de memorias emocionales como las traumáticas. También ayudan a uno mismo a distanciarse de los propios pensamientos y emociones, dando lugar a una autoaceptación mayor”, afirma Elisabet Domínguez, investigadora y miembro de la Sociedad Española de Medicina Psicodélica.

Los fines sanatorios y espirituales de los también denominados enteógenos han sido aprovechados por numerosas culturas desde los albores de la humanidad. En las poblaciones indígenas de la Amazonía, los chamanes elaboran una bebida basada en una liana y un arbusto endémicos para guiar y protagonizar rituales: la ayahuasca.

Domínguez ha centrado parte de su investigación en el brebaje. Entre los resultados, emergen sus efectos en “la atención plena de las personas y, sobre todo, en la aceptación y la autocompasión”. La ayahuasca también disminuye la disregulación emocional, “un síntoma muy transversal a varios trastornos, caracterizado por la hiperreactividad e hipersensibilidad emocional”.

La experiencia psicodélica es tanto su fuerte como su componente a vigilar para el uso terapéutico de los alucinógenos. Según narra Robin Carhart-Harris, fundador del Centro para la Investigación en Psicodélicos, en The Guardian, “no son drogas de recompensa, drogas que te hacen sentir bien, sino de confrontación”. Las vivencias pueden escalar a una gran intensidad, con sensaciones desagradables tanto emocionales como físicas –son famosas las náuseas y vómitos iniciales de los usuarios de ayahuasca–. Un “mal viaje” puede resultar aterrador, especialmente teniendo en cuenta que el efecto es capaz de alcanzar las 12 horas, como ocurre con el LSD.  

Se trata de sustancias con la capacidad de desencadenar ataques de pánico, brotes psicóticos o disociaciones serias de la realidad

“No son para cualquiera”, sentencia Domínguez. A la mayor apertura mental que requiere una terapia novel y basada en drogas ilegales, se suman las contraindicaciones de estos químicos en un plano más clínico. Se trata de sustancias con la capacidad de desencadenar ataques de pánico, brotes psicóticos o disociaciones serias de la realidad, por lo que no estarían indicadas para aquellos con estos problemas de base. Tales efectos indeseados son, sin embargo, muy escasos. 

Otro riesgo importante de estas drogas es que interactúan con ciertos fármacos, como los antidepresivos, provocando una intoxicación potencialmente mortal conocida como síndrome serotoninérgico. Los alucinógenos producen su buscado efecto porque interactúan con la red de neuronas que usan la serotonina para comunicarse, entre otras, aumentando la disponibilidad del neurotransmisor. Esta sustancia cerebral es la misma que suelen potenciar los antidepresivos. Y es la misma que interviene en controlar el funcionamiento de funciones vitales como la temperatura o el ritmo cardiaco. La sobreproducción de serotonina llevaría al fallo de dichas funciones. 

Los enteógenos deberían ser usados “en un entorno seguro, con alguien experto que guíe la experiencia”, dice Domínguez. Para ella, no valdría cualquier persona que ofrezca una experiencia tipo retiro, puesto que realmente no conoce el estado de salud físico y mental de quien tiene delante.  Ni tampoco si la persona realmente está lista para la experiencia.

La preparación del sujeto supone una parte fundamental en los ensayos llevados a cabo. Antes de la toma de la sustancia, hacen falta una serie de sesiones previas para conocer miedos o expectativas, así como la toma de fármacos, legales o ilegales, o sus posibles problemas de salud. Es asimismo clave saber si se trata de una decisión informada y explicar lo que puede ocurrir durante los efectos del alucinógeno. “A veces, las personas esperan una experiencia agradable y no siempre es así o incluso pueden no tener experiencia alguna”, apunta la investigadora. En última instancia se busca que el usuario afronte la situación con una actitud calmada y sintiéndose cómodo.

Es probable que la vivencia psicodélica no se asemeje a nada de lo que haya experimentado previamente la persona. En los ensayos llevados a cabo en el Imperial College con psilocibina –setas alucinógenas–, en personas con depresión, algunos usuarios han llegado a afirmar que después de la sesión se sienten como si fueran una nueva persona y más capaces de afrontar la vida. Pueden encontrarse también particularmente sensibles, con una cierta desestabilización emocional. Para integrar la experiencia en la vida del usuario, se torna necesario todo un trabajo posterior a la toma de la droga.

Precisamente la forma de administración de esta terapia, abrigada con todas estas sesiones y consideraciones en torno a la toma del químico, participa en una de las ventajas fundamentales de los alucinógenos respecto al uso actual de muchos psicofármacos: evita la administración crónica. El consumo de estos medicamentos no ha parado de crecer de forma global en los últimos años, siendo España un país que encabeza las listas de uso de este tipo de sustancias a nivel europeo y mundial. 

En ocasiones, el motivo reside en la insuficiente atención terapéutica –mientras que estamos a la cabeza en cuanto a fármacos, nos situamos a la cola en psicólogos– que se compensa aliviando a las personas con pastillas. Otras veces, porque las medicinas empleadas actualmente no dan más de sí, tal vez porque el paradigma en el que nada la psiquiatría actual tampoco.

Los psicodélicos han mostrado éxito con un número mínimo de dosis

Los psicodélicos han mostrado éxito con un número mínimo de dosis. En los ensayos con psilocibina del Imperial College, la aproximación terapéutica generalmente implica solo una o dos sesiones con el principio activo del hongo. Los resultados de uno de los ensayos clínicos más avanzados, publicado en Nature Medicine y en el que emplearon MDMA para tratar a personas con trastorno de estrés postraumático, lograban mejoras en los síntomas con tan solo tres tomas de la droga. El 67% de los participantes ya no cumplían con los criterios para un diagnóstico del trastorno varios meses después. De esta forma, la pauta de uso se desplaza de un tratamiento incluso de por vida en muchas ocasiones, con las consecuencias para la salud y económicas que ello acarrea, a algo más puntual enfocado en los síntomas y con un gran papel de la psicoterapia.

La interacción con el sistema serotoninérgico de las místicas drogas propicia la apertura a integrar los eventos traumáticos y el reprocesamiento de la experiencia. Traducido a términos cerebrales, estas favorecen que el sistema nervioso se reorganice, lo que se conoce como plasticidad neuronal. Así, los psicodélicos no solo no resultan especialmente dañinos para el cerebro, sino más bien al contrario, pues pueden promover la generación de nuevas neuronas y conexiones entre ellas.

Tampoco son especialmente destacables los efectos secundarios o no deseados en personas aptas para su uso. El riesgo de tener una experiencia aterradora, en un entorno controlado, no es alto. Elisabet Domínguez cuenta que, especialmente al inicio de la sesión, puede aparecer cierta inquietud o ansiedad siendo lo esperable que vaya remitiendo y deje paso a sensaciones más agradables. Vivir disociaciones graves de la realidad o brotes psicóticos representa también la excepción más que la norma.

La interacción con el sistema serotoninérgico de las drogas propicia la apertura a integrar los eventos traumáticos y el reprocesamiento de la experiencia

Puesto que se trata de drogas, un miedo obvio de cara a su empleo reside en la posible adicción. Más allá de que este uso tan controlado ejerce de muro de contención para ello, no solo no presentan, en general, este riesgo como sustancia química, sino que se ha demostrado en varios estudios la capacidad y efectos beneficiosos para tratar la adicción a otras drogas. Los ansiolíticos, por ejemplo, serían químicos más peligrosos en este sentido.

La categoría de drogas ilegales sí conlleva un posible desafío para las revolucionarias terapias alucinógenas: su autorización. Los dos expertos entrevistados han destacado el escollo que puede suponer conseguir el visto bueno de las agencias reguladoras pertinentes.  

Aún con todo, el camino ya se ha empezado a andar y el futuro parece optimista. En Europa, está aprobada la estekamina, de la misma familia que la droga ketamina, para el tratamiento de “depresión grave en adultos resistente al tratamiento”, según el informe de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). Por su parte, el gobierno estadounidense ha anticipado que la agencia reguladora del país, la FDA, podría aprobar el MDMA y la psilocibina en el próximo año para el trastorno de estrés postraumático y la depresión, respectivamente.  

La investigación sobre el uso de alucinógenos como tratamiento psiquiátrico está de moda. Muy de moda. Y no es cuestión de un reducido grupo de nostálgicos de los psicodélicos años 60. Entidades como el Imperial College de Londres,...

Autor >

Leyre Flamarique

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí