1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TECETIPOS

Moda gallega

Que coincidan relato y hechos es recomendable cuando los proyectos políticos arrancan. Nada tiene que ver con los cuidados obviar, en nombre del tono agradable, la intensa persecución sufrida por Podemos

Gerardo Tecé 6/04/2023

<p>Yolanda Díaz posa saludando a la multitud junto a Ada Colau y Mónica García el pasado día 2 en Magariños. </p>

Yolanda Díaz posa saludando a la multitud junto a Ada Colau y Mónica García el pasado día 2 en Magariños. 

Sumar

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El lanzamiento de la candidatura de Yolanda Díaz como nueva cabeza de la izquierda española es el relato de una ilusión. El de una nueva etapa caracterizada por la ansiada llegada del buen tono y la sonrisa en sustitución del conflicto y las malas caras que tanto le dificultan a la izquierda la tarea de seducir al votante medio. La política es relato. Sin embargo, para que el relato funcione es recomendable que se apoye en hechos. Y Sumar está teniendo un grave problema con esto.

En los primeros días post-Magariños, los hechos que deberían acompañar al relato caminan por un lugar diferente. Para decepción del votante zurdo y entretenimiento, cubo de palomitas en mano, del votante medio, el lanzamiento del proyecto de Díaz es, en estos primeros instantes, la cruda crónica de una división en la izquierda que trasciende los debates internos y los corrillos de periodistas. La cosa está en la calle. Lo está porque la división es la comidilla de los grandes medios de comunicación que, en este caso, sí sustentan su relato en hechos. Hechos alimentados por la ausencia de Podemos del acto de Magariños y también por una Yolanda Díaz que, en sus primeras declaraciones recién coronada, decidió añadirle desasosiego al asunto: “Sumar sin Podemos no sería un fracaso”. Las matemáticas, apolíticas y transversales como ellas solas, desmienten tajantemente la sorprendente subtrama del relato planteado por Díaz: si Podemos y Sumar caminan separados, la izquierda no tendrá ninguna opción de Gobierno. Que eso sea un fracaso o no, depende de gustos.

Que relato y hechos coincidan es especialmente recomendable cuando los proyectos políticos arrancan. Siempre habrá espacio más adelante para las incoherencias, estrechamente ligadas a la política, pero, en estos primeros días, toca responder algunas preguntas que, por tempranas, resultan inquietantes. Preguntas que no aparecen en las narraciones y debates de los principales medios de comunicación, centrados en su tarea de señalar las culpas moradas. Si uno de los objetivos fundacionales de Sumar es conseguir aglutinar a las izquierdas, ¿por qué dejar para mañana lo que ya es más que urgente hoy? Teniendo a la vuelta de la esquina unas elecciones autonómicas en las que están en juego la Sanidad y la Educación, pilares de la política progresista, ¿qué extraño fenómeno atmosférico provoca que al hablar de unidad no nos estemos refiriendo precisamente a esas próximas y trascendentales elecciones? ¿Por qué, despachado ya lo de Magariños, se sigue considerando una mayor afrenta a la unidad de la izquierda que Podemos no acudiese al acto que la negativa de Más Madrid y Compromís a ir de la mano junto al resto de fuerzas a unas importantísimas elecciones? ¿Por qué Yolanda Díaz, que hace bien redoblando presiones en los medios para que Podemos esté en la foto, no hace lo mismo para que Más Madrid y Compromís den ese paso más urgente y necesario? Algo falla en un relato que empezó a tambalearse el día que se consideró inasumible pagar un precio tan barato como el compromiso de unas primarias abiertas.

El relato de Sumar habla de diversidad, habla de una nueva mirada que ponga los cuidados en el centro de la acción política. Y, de nuevo, el relato choca con ciertos hechos ocurridos en estos primeros pasos. Cuidar es entender que, en una suma, por definición, debe haber distintos elementos. Cada uno con sus peculiaridades. Cada uno con sus pasados. No entender de dónde viene Podemos y cuáles son las necesidades afectivas de los militantes y votantes que vieron cómo su voto era perseguido de manera ilegal, no es sumar. Diga lo que diga el relato. Obviar, en nombre del tono agradable, aquella persecución empresarial, policial, judicial y mediática que provoca esas caras alejadas de la sonrisa, nada tiene que ver con los cuidados. Como tampoco tienen nada que ver con los cuidados ciertos gestos de desprecio hacia aliados políticos como ERC por parte de quienes parece que darán el salto a la dirección del nuevo proyecto. Podemos instaló en la izquierda española una política de código abierto en la que no morderse la lengua y poner sobre la mesa asuntos incómodos era el pan de cada día. Que el nuevo liderazgo cambie eso es una opción respetable. Apostar por otra política más amable y medida es posible. Y, seguramente, hasta recomendable. Amancio Ortega no tiene por qué ser calificado como el explotador de niños asiáticos que es. Vale con salir del paso diciendo que representa la moda gallega. Eso sí, para que el relato de la política de afectos se sostenga, primero toca coser bien los afectos cercanos. La sonrisa debe ser una apuesta política real, no una cuestión de modas.

El lanzamiento de la candidatura de Yolanda Díaz como nueva cabeza de la izquierda española es el relato de una ilusión. El de una nueva etapa caracterizada por la ansiada llegada del buen tono y la sonrisa en sustitución del conflicto y las malas caras que tanto le dificultan a la izquierda la tarea de seducir...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto. Es autor de 'España, óleo sobre lienzo'(Escritos Contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. frrguezgomez

    Lo que siempre me gustó (y sigue gustando) de Pablo Iglesias, es que dice lo que piensa sin cortarse. Al que no le guste, que se aguante. En el parlamento, en entrevistas, en su faceta como periodista. Va de cara. yolanda no va de cara. Como desgraciadamente estamos comprobando.

    Hace 1 año

  2. jmfoncueva

    Lo mismo te deseo, j-ab. Buen "Lo que queda del día". Torres y Malvar son mis favoritos del digital de al lado. Salud y paz.

    Hace 1 año

  3. juan-ab

    Gracias, xxxx, por esa Manzanita colorá y jugosa. Canciones que forman la banda sonora de los capítulos de una vida. A otra que a mí todavía me gusta escucharla de vez en cuando, se refería hace unos días David Torres, en su simpático artículo “Yolanda era una canción” (Público, 03.04.23). Esa hermosa composición de Pablo, que un aciago día en el foro cantó de forma magistral, tan generosa; su canto del cisne que supuso la retirada de los escenarios. Pero las personas excepcionales, ya sabes, siempre son capaces de reinventarse y seguir, de una u otra forma, en la tarea, ahora haciendo la tan necesaria política “por otros medios”. Mientras el equipo sigue siendo fascinante y cogobernando. ¡Buen fin de semana!

    Hace 1 año

  4. Moti

    juangodmed, no podría haberlo explicado mejor, yo fui aquel pitufo gruñón militante de IU que no entendió el desprecio de Podemos, ahora  creo que les toca a ellos entender la realidad, Podemos ya no suma, resta y como tu dices. Dejemos en paz a Yolanda

    Hace 1 año

  5. jmfoncueva

    A juan-ab: sigues con tus jugosas citas. Valiosas para mí: la muy prematura muerte de Eduardo Benavente nos privó de quién sabe qué más discos prometedores (quedaban muchos 80 por delante), y seguro que no hubiese seguido la senda de Alaska, con todas sus heces musicales. Por ahí anda Ana Curra, vieja y digna, único resto reconocible de Parálisis Permanente. En cuanto a "Atraco a las tres", servidor, más de 36 años de chupatintas en el gremio. Te regalo ésta, de Manzanita, muy acorde con estos tiempos que vivimos: "Que cuántas veces tú a mí me juraste que sin mi amor tú te morirías / te he dejao y no te has muerto: tus palabras eran mentira". Salud, amigo.

    Hace 1 año

  6. ecac

    Los egocentrismos a veces matan, y más cuando se trata de que una vez hecho realidad el 15M2011 Movimientos de Indignados contra el uso y abuso de poder, tanto del "Partido Popular". cómo de primos hermanos del "Partido "SOCIALISTA" ¿OBRERO? ESPAÑOL".-Con su opereta tragicómica "Don Mendo" y sus venganzas "Opacas Calamidades Amorales". No se puede nunca olvidar, que están metidos con calzador, tras el traspaso de PODERES desde EL PARDO hasta LA ZARZUELA.-Tanto Juan Carlos I y Felipe VI, no han hecho nada buena para que ESPAÑA sea un País 100% DEMOCRÁTICO en plena segunda década del siglo XXI, acoso y derribo cómo en Alemania-HITLER y en Italia-MUSSOLINI. Maestros toreros con sus reyezuelos políticos: Arlequines-PP y Bufones PSOE en la PIEL DE TORO ESPAGNISTÁN.-Apáticos y pasotas, sin ton ni son, sigue imperando sin visos de caducidad el "Hasta El Rabo Todo Es Toro Franquista-Fascista", miserablemente; desde 1936-1939-1940-1975.-1978-1999-2000-2023: "Todo ATADO-Amamantado-Anexionado y Bien ATADA-Amoralidad-Aprovechada".-La Zarzuela.-PP.-PSOE.-Las Piedras Chinescas en Europa Democrática.-Pues parece ser que se llegará, tras dejar de coger el toro por los cuernos franquista-fascista, transcurran 13 Años y Días Vistas: Nefasto Viernes 18 de Julio de 2.036: "Centenario Golpe de Estado del Generalísimo FFB". Dicho lo cual, volvemos a los egocentrismos indebidos tanto de Izquierda Unida cómo de Podemos, cuando, éstos lograron la marca "IZQUIERDA+UNIDA+PODEMOS" cambiar el destino histórico de España-Política PPPSOE.COM.ES; y hasta que le "Quitaba el sueño a "Pedro Sánchez Opacos Estigmas".-"Que se salió de la mesa contractual para hacer mutis por el aforo y querer unir al mayordomo del PP, "Albertito RIBERA" de "Calamidades Sumergidas", el traidor en 2019 fue por 3 veces el PSOE.-Pero el Pueblo Sano y Llano del 15M2011 logró que 2019-2023 Surgiera la XIV Legislatura-Primer Gobierno de Coalición en tiempos democráticos, irreales a un 70% Democracia y un 30% Franquista-Fascista. Curiosamente el Centro Zurdo-Absurdo PSOE-Mayoritario-CAÍN (a) "Pinochos Sátrapas Opacos Estigmas", tiente una guerra incivil política versus "IZQUIERDA UNIDA PODEMOS" fiscalizándoles cómo minutarios, la gestión y el bien común de todos y de nadie en particular cómo el PSOE, actualmente, y antes el PP en las Cámaras Alta y Baja, sin dividir a los autóctonos españoles, una vez más, ya van por enésima vez históricamente la guerra incivil entre CAÍN contra ABEL, regímenes 1936 y 1978.

    Hace 1 año

  7. juan-ab

    Alberto Garzón (@agarzon), al día siguiente del “Acto”, refiriéndose a la congregación aritmética “Sumar” también contó un cuento (al menos hemos de agradecerle la brevedad): “Al final ganamos la posición en IU. Fui coordinador con el 70% de los votos. Pero por el camino perdimos a mucha gente que hoy está en su casa todavía convencida de que el sistema sustituyó a la izquierda real por un tipo con coleta útil al sistema.” (3:45 p. m. · 3 abr. 2023) Y a continuación, él mismo se responde: “Mi conclusión: no es tiempo de crear trincheras, sino de sumar. La izquierda es plural y habrá diferencias que canalizar y debatir. Y para eso debemos renunciar a argumentos que, útiles desde la cohesión interna, nos cierran posibilidades para un futuro compartido.” / Verán, bueno... iba a decir que... no, nada... pero que... no sé..., que tal vez estemos de acuerdo en que lo mismo no tendrían que haberlo sacado del hoyo. Claro que eso sería casi como venir a coincidir, de una u otra manera, con el rechazo que hacia él y hacia Izquierda Unida mostró en su día Errejón y que tanto daño os hizo por defender la confluencia. En realidad, ya lo sabéis, para este “mesquiño” lo de menos era I.U. Si entonces I.U. hubiera estado liderada por Yolanda Díaz (cuando el “Pacto de los botellines” ella aún no los había abandonado, pero no tardaría -al igual que antes abandonó AGE y después a En Marea- entre otros motivos por la negativa de Podemos a apoyar un gobierno de coalición del PSOE con Ciudadanos, algo que sí quería I.U.; también porque Garzón rechazó que Díaz fuera -a propuesta de Podemos- Ministra de Trabajo. Lo fue y ahí suma y sigue...), como digo, habría sido lo mismo. Claro que el otro día, Domingo de Ramos, durante el “Acto” (como en el disco de Parálisis Permanente, uno de sus temas pudo haber sonado allí: “Quiero ser tu perro”) Errejón se mostró además como un perfecto Fernando Galindo: “un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo” en el ya histórico “Atraco a las tres”. Bien sabe que es el abrasador clavo que le queda. Lo dicho, que el tal “Acto” en realidad ha sido la mar de revelador. Y a pesar de todo me resisto a darle la razón a Camarón cuando canta: “Yo tiré un tiro al aire / cayó en la arena / confianza en el hombre / nunca la tengas / nunca la tengas, prima, nunca la tengas. / Yo tiré un tiro al aire / cayó en la arena.” Y me resisto porque creo que entonces hicisteis lo que había que hacer con I.U.; pero sobre todo porque también ahora -y con más motivo- estáis haciendo lo que debéis cuando insistís en cerrar un acuerdo previo antes de la supuesta suma. Y también, claro, porque en vosotras sí confío. (Hoy, Viernes Santo, después de las treinta monedas, tenemos crucifixión. Vamos a pasarlo bien).

    Hace 1 año

  8. juangodmed

    Un padre tenía 4 hijos. Dos hijos nacidos de su primer matrimonio, ya adultos, en la veintena, y 2 hijas nacidas de su segundo matrimonio, en edad adolescente y preadolescente. El padre llevaba varios años separado de su segunda mujer, y se encontraba postrado en una silla de ruedas. De acuerdo a la sentencia judicial fruto del divorcio de su segunda esposa, al padre le correspondía tener a sus hijas en casa un fin de semana de cada dos. Durante los primeros años, cuando las hijas eran todavía niñas, la cosa iba bien, las niñas iban con gusto a casa de su padre cuando les correspondía y pasaban con él contentas el fin de semana. Pero a partir de que entraron en la preadolescencia empezaron a no ir con tanto gusto, preferían quedarse en casa de su madre, y así tenían libertad para hacer lo que quisieran, tener todas sus cosas a mano y poder quedar con los amigos y amigas de su barrio y su instituto cuando quisieran. Pero el padre, que se sentía solo y una de cuyas pocas alegrías que le quedaban en la vida era disfrutar de la presencia de sus hijas cada 15 días, no estaba dispuesto a renunciar a ese “derecho” y las obligaba a venir a pasar el fin de semana con él en su casa, a pesar de que ellas realmente preferían ver a su padre con libertad, acercarse a su casa cuando tuvieran ganas, pero no tener que quedarse con él un fin de semana entero. Ellas claro que querían a su padre, y querían verlo, pero con libertad. Los dos hermanos mayores se dieron cuenta pronto de que sus hermanas no iban ya tan a gusto a casa de su padre cada quince días, y se lo comunicaron al padre, para que entendiera que ellas estaban en una edad en que necesitaban sentirse libres para decidir y moverse, y no verse atadas por un formalismo fruto de una sentencia judicial que ya no cumplía la función para la cual fue establecido, más bien contribuía al malestar en la relación entre el padre y sus hijas. ¿Por qué cuento esta historia?, para intentar explicar cómo veo el asunto de Podemos en su relación con Sumar. Cuando nació Podemos, yo los abracé con una enorme ilusión, una indescriptible sensación de esperanza inundó mi vida durante mucho tiempo. La esperanza de que algo podía de verdad cambiar de una vez por todas en este país. En aquella época Podemos tuvo que marcar distancias con Izquierda Unida, a quienes veía como un lastre y en ningún momento quería que se les identificara con ellos, porque Podemos habían venido a ocupar el centro del tablero político y no querían que se les identificara con la izquierda, no querían que el sistema, los medios, la gente, los arrinconara en una esquina del tablero político, porque ellos había venido a cambiar la sociedad y para ello necesitaban los votos de mucha más gente que la que se identificaba con la esquina a la izquierda del PSOE; mucha gente a la que la identificación con la izquierda les causaba rechazo, pero que simpatizaban en realidad con muchas de las ideas y valores que defendía Podemos (y que defendía IU). Los fundadores de Podemos se dieron cuenta de que la única manera de salir del rincón izquierdo del tablero y llegar a ser una fuerza mayoritaria que cambiara de una vez la sociedad española era conseguir que la gran mayoría de la gente no les identificara con la izquierda del PSOE, sino como que eran algo completamente diferente. En ese trance mucha gente de la izquierda, especialmente la que llevaba años en la lucha política y sindical, y que se identificaba mayoritariamente con Izquierda Unida, no entendieron el movimiento, se sintieron despreciados, humillados, vilipendiados por unos jovenzuelos que de la noche a la mañana habían llegado y querían cambiarlo todo de golpe, y encima pasaban y rechazaban la compañía de aquellos a quienes en realidad debían rendir homenaje y respeto, pues llevaban luchando por los mismos valores y principios que ellos durante décadas, sin recibir prácticamente más que un apoyo minoritario de la población. Costó mucho sufrimiento conseguir que aquello se entendiera, y recuerdo las entrevistas radiofónicas, en televisiones, de Pablo Iglesias e Íñigo intentando explicar su posición política y de qué iban. A mí también me costó bastante entenderlo. Después de oírlos, cuando me quedaba con mis reflexiones, pensaba en la gente de Izquierda Unida y me daba mucha pena su dolor, sufría por ellos, porque realmente se les estaba dejando “tirados”, abandonados en la cuneta, como cacharros inservibles, a pesar de que defendían los mismos valores que Podemos. Pero estaba claro que tenía que ser así, porque en ese caso lo importante no era tener compasión de un compañero o compañera de ideas, pasarle la manita para que no se sintiera dolido, para que su orgullo no se viera humillado, sino conseguir de una vez el capital de votos necesario para llegar a tocar poder y empezar cambiar algo en este país. Pues ahora, salvando las distancias que se quiera, pasa lo mismo o muy similar. Sumar quiere llegar a juntar el capital de votos necesario para poder seguir manteniendo el Gobierno de coalición e incluso mejorar la posición de la opción política que representa a las personas que queremos una sociedad mejor, más justa, social e igualitaria, más respetuosa con el medio ambiente. Y para ello consideran, y con bastante razón, que, por diversos motivos, Podemos es una marca ya devaluada y desgastada que va a suponer un freno más que una ayuda, y ya no quieren que se les identifique con ellos. N quieren que las personas “del montón”, esas que suponen una gran mayoría de los votantes de este país, que no tienen una conciencia política clara pero sí quieren una sociedad en la que poder llevar a sus hijos al médico o a una escuela sin tener que pagar por ello, les identifiquen con Podemos, porque saben que, por desgracia, para muchas de esas personas, la palabra “Podemos” tiene ya connotaciones negativas y les causa rechazo. Y poco importa aquí, por mucho que nos duela, cual sea el motivo de que esas personas hayan llegado a esa conclusión negativa sobre Podemos. El fin a conseguir es suficientemente importante como para que el intento político se tenga que ver frenado, o fracase, por tener que guardar respeto y veneración a los que 2 días antes fueron los que hicieron ese mismo intento, con gran éxito durante un tiempo, por cierto. Creo que la cosa se entiende. Gerado Tecé dice que “Si uno de los objetivos fundacionales de Sumar es conseguir aglutinar a las izquierdas, ¿por qué dejar para mañana lo que ya es más que urgente hoy?”. También dice que “El relato de Sumar habla de diversidad, habla de una nueva mirada que ponga los cuidados en el centro de la acción política. Y, de nuevo, el relato choca con ciertos hechos ocurridos en estos primeros pasos. Cuidar es entender que, en una suma, por definición, debe haber distintos elementos. Cada uno con sus peculiaridades. Cada uno con sus pasados. No entender de dónde viene Podemos y cuáles son las necesidades afectivas de los militantes y votantes que vieron cómo su voto era perseguido de manera ilegal, no es sumar.” Honestamente no creo que el objetivo de Sumar sea “conseguir aglutinar a las izquierdas” y tampoco creo que su función o razón de ser tenga que ser entender o mostrar sus respetos a Podemos, lo que han hecho por este país y entender y considerar las necesidades afectivas de sus cuadros, militantes y votantes. Para mí, el objetivo de Sumar es el mismo que tenía Podemos en 2014-2015, y que se acabó cuando se firmó el “Pacto de los Botellines”, que no solo no sumó, sino que restó 1 millón de votos, ni más ni menos. Con ese pacto se otorgó “reconocimiento y honor” a Izquierda Unida (eso de lo que tanto se quejaron los de la izquierda tradicional), sí, pero supuso el fin de la posibilidad de cambio de este país. A partir de ese momento la caída fue en barrena. Hasta el momento presente. Sumar quiere volver a salir de la esquina izquierda en la que ha caído Podemos, o Unidas Podemos, porque necesita un capital de votos que ya no se lo puede proporcionar el votante de Podemos y los que se sienten claramente de izquierdas. Necesita el voto de las personas más allá de la esquina izquierda. Por eso Yolanda está haciendo lo que está haciendo. Honestamente, creo que lo mejor sería dejarla en paz que ella elabore y desarrolle su estrategia, con el equipo de personas que ella considera que necesita. Está demasiado en juego, y no para el votante de izquierdas, sino para millones de personas que no entienden mucho de política pero como dice Gerardo, necesitan abierto el ambulatorio del barrio con un médico que les atienda. Creo que toca un ejercicio de humildad a las personas que están en Podemos, tanto cuadros como militantes o simpatizantes. Hay que tragarse el orgullo y dejar que Yolanda actúe según sus ideas. Porque estoy seguro que ella también siente, le duele, no poder tener a todos en el carro, pero se da cuenta de que el objetivo a conseguir, el bien que se persigue, es mucho más importante - y ciertamente lo es - que el dolor que pueda sentir un militante de Podemos por verse desplazado o ignorado, “cuando ha hecho tanto por este país”. A mí claro que me duele ver que a Podemos se les tenga que hacer algo similar a lo que se le hizo a IU en su momento, pero hay que entenderlo, aunque cueste. Volviendo a la historia que he contado al principio, el padre en su silla de ruedas tiene que entender que por encima de sus necesidades afectivas, de paliar su soledad, está el bienestar de sus hijas como bien superior, de dejar que ellas se muevan y se desarrollen con libertad, para que crezcan felices, sanas y libres (por mucho que a él le duela y en casa llore desconsolado por las ganas de tenerlas a su lado). Seguramente, cuando sus hijas pasen la adolescencia, visitarán a su padre con libertad y vendrán a verlo con verdadera alegría. Y su padre estará orgullosa de ellas, de verlas felices y sanas, y habrá entendido que lo que hizo renunciando a obligarlas a estar con él era lo correcto. Pues lo mismo pasa con Podemos y Sumar. Para mí está caro. El que quiera entender, que entienda.

    Hace 1 año

  9. jmfoncueva

    Hasta para titular los artículos se puede tener arte. No el arte barato, esa palabra sobreutilizada para cualquier cosa, no. El que eleva el espíritu. Sublimes los versos de Giordani en el comentario de juan-ab. Me encanta (esto no son los versos, me toca opinar) estar aquí. Ya lo conté un día. lo que me decía mi padre: "júntate con listos, que los tontos aprenderán de ti". Cada día lo tengo más claro. Gracias a todos, que hacéis que me sienta menos solo. Fachas, S.A. está al acecho. Rufián y Matute no se sienten españoles, pero nos echan buenos capotes a los de abajo. Es lo malo del nacionalismo, que si prospera te quedas sin gente así y con gente inmunda. No merecen ser menospreciados. Salud y paz, gente así. Os aprecio de verdad.

    Hace 1 año

  10. fpg999

    Cuando dice Yolanda que “Sumar sin Podemos no sería un fracaso”, ¿será porque tiene la certeza de que con las alabanzas y el apoyo de los medios a ella misma y a su proyecto y el bombardeo inmesricorde y masivo de los mismos contra Podemos éste llegue a las generales reducido a escombros haciendo posible su profecía? De momento esos medios no han tardado ni un segundo en mostrarle a ella y a Sumar un apoyo masivo y en lanzarle a Podemos sus raids. Pero la gente de Podemos ha demostrado tener una gran capacidad de resistencia y de lucha; y, si al final no hay unión, igual sí hay sorpresa.

    Hace 1 año

  11. manucruz-com

    Muy de acuerdo con Gerardo. Yo remataría así, Tití me preguntó si tengo muchas novias … XD

    Hace 1 año

  12. pjimenezramos

    Si Sumar no consigue que se sume para las autonómicas y municipales, para que sirve Sumar? Curioso que Más Madrid y Compromis no quieran sumar en los comicios que creen les va a ir bien y si en las Generales, que hasta ahora les ha ido fatal. Para Sumar hay que estar a las duras y las maduras, o jugamos todos, o se rompe la baraja. Permítanme estos dichos populares. Buen análisis Gerardo.

    Hace 1 año

  13. juan-ab

    Después del Domingo de Ramos, ya estamos en Jueves Santo, día en que los cristianos conmemoran, además de otras cosas, alguna terrible, la eucaristía. Como acto simbólico que es he comulgado con tu artículo, más bueno que el pan. Y a modo de vino, comparto con la comunidad unos versos de una sensible poeta a la que admiro, Laura Giordani, de su último libro “Manca terra”: “En un taller de Bangladesh / una niña menstrúa por primera vez / frente a una máquina de coser. / Mírate bien en los escaparates / hasta no tener ninguna duda: / tu vestido sangra.”

    Hace 1 año

  14. arocas

    Me encanta que el autor cuente mi opinión. Ya lo dije: mi vida no tendría sentido sin GT ;D .

    Hace 1 año

  15. manuel-avalos

    Nada que añadir Gerardo, creo que señalar los hechos es suficiente para mostrar las vergüenzas, la realidad de la trastienda trás el escaparate, la decepción es mayúscula, es lo que hay.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí