1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REVUELTAS

Apuntes sobre el dinosaurio

Cuando Chile se incendió, primero en la calle y luego en el verbo de la propuesta constitucional, el golpe de Estado de Pinochet se acabó como iconografía exclusiva y excluyente de la izquierda

Roberto Brodsky 8/05/2023

<p>Fotograma de ‘La batalla de Chile’ (Guzmán, 1975).</p>

Fotograma de ‘La batalla de Chile’ (Guzmán, 1975).

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Un sinceramiento intelectual y político que contiene más preguntas que respuestas parece imponerse a propósito de los cincuenta años del golpe de Estado de septiembre de 1973 y la interrupción de la democracia en Chile. Es una fecha histórica para la que se preparan inminentes golpes de pecho, grandes reportajes, inauguraciones, performances. Se trata de una conmemoración donde todos se aprestan a resignificar el Golpe, medir su recorrido, evaluar su significado más que celebrarlo. Desde esta perspectiva, resulta imposible desvincular lo ocurrido a lo largo de este medio siglo respecto a dos de los hitos más significativos que le han seguido en el tiempo de la historia reciente: el primero es la recuperación de la democracia chilena en el plebiscito de octubre de 1988, y el segundo es el estallido social de 2019 y su secuela institucional en el reciente plebiscito del 4 de septiembre de 2022.

En ambos casos, se plantea la cuestión central de qué es Chile hoy en día. O qué vemos en los tránsitos del país en los últimos treinta años. Ya la sola mención a la recuperación de la democracia en 1988 hace levantar la ceja izquierda a más de uno. Desde esa ceja izquierda, insatisfecha con la transición inaugurada en 1990, la democracia en Chile seguiría estando suspendida, anclada allí donde la dejó el golpe de Estado y su nefasta secuela de víctimas tanto humanas como sociales y políticas. La democracia aún no llega, nos dice este relato: la interrupción del curso histórico que llevaba el país sigue penando sobre nosotros como un fantasma en busca de redención. El Golpe, desde esta perspectiva, sería entonces un acontecimiento permanente, un evento que se reitera en el tiempo y determinaría nuestras vidas en una cacería incesante del pasado sobre el presente. Su contradictoria expresión política sería el aggiornamento procedimental de cambiar algo para que todo siga igual, en un abrazo gatopardista ejecutado a lo largo de treinta años por los sucesivos gobiernos concertacionistas dedicados a la administración del modelo heredado de la dictadura.

Bien. Todos hemos sido parte de este relato en un momento u otro. Lo hemos compartido, discutido, utilizado para nuestras películas, nuestras investigaciones académicas, nuestras novelas, obras de teatro e instalaciones de arte. Son las políticas del deseo, como las llamaría Guattari, cuya misión ha sido siempre extremar y hacerse parte de la subjetividad de la época para develar contenidos profundos y menos tangibles. Pero esto ha sido así desde el primer búfalo en la cuevas de Lascaux y Altamira hasta el día de hoy: inscribimos una figura en la piedra porque sabemos que esa imagen será más real que el transitorio recorrer del búfalo en la llanura. Esa subjetividad del deseo que se despliega es para nosotros más relevante que la misma política, porque nos habla de la verdad y de nuestra propia libertad para crear cada vez un mundo nuevo.

El problema surge cuando trasladamos las políticas del deseo a los deseos de la política, que es lo que vino a plantear el estallido social de 2019

Genial, quedémonos allí.

El problema surge cuando trasladamos las políticas del deseo a los deseos de la política, que es lo que vino a plantear el estallido social de 2019 y la refundación del país en la Convención Constituyente que le siguió. Su símbolo ya no fue la cansina administración del Estado por un grupo de burócratas bien adiestrados y concertados, sino el incendio: quemarlo todo, de la calle a las bibliotecas, de los libros a las personas, del transporte público a las estatuas, y de allí a las instituciones de la democracia, empezando por el gobierno constitucional de Sebastián Piñera. Alimentado por las ansias de borrarlo todo, de la página en blanco, ansias replicadas luego en la Convención elegida para redactar una nueva Constitución, el relato de la falsa democracia, de la democracia que sólo sirve al gran capital especulativo y nunca para ampliar las oportunidades de millones de necesitados, tomó su revancha a partir de octubre de 2019, hasta extenuarse por completo en la propuesta de nueva Constitución que se votó hace menos de un año.

Antes de ser acusado de facho, marrano, amarillo o cualquier otro calificativo del momento, expongo un dato de la causa que sirve de referencia general a lo que planteo como un sinceramiento urgente desde este lado de la mesa. El 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende llegó a la presidencia de Chile con un 36% de apoyo por parte de los votantes, casi el mismo porcentaje que obtuvo el “Apruebo” de nueva Constitución cincuenta años después, en el plebiscito del 4 de septiembre pasado, que fue de un 38%. Allende se las arregló como pudo para maniobrar durante tres años con esa mayoría relativa del 36%, largueza que no estuvo en manos de la Convención implementar. Estadísticamente subimos dos puntos, rebatirá alguien: del 36% de Allende al 38% del “Apruebo”. Bien, el optimismo siempre es saludable en horas difíciles. Yo diría, en cambio, que retrocedimos un total de dieciocho puntos, comparando ese porcentaje con el 54% del plebiscito de 1988 que dijo NO a Pinochet, y cuarenta puntos, sí, cuarenta puntos porcentuales respecto del 78% que votó a favor de redactar una nueva carta constitucional.

Soy malo para las matemáticas, pero no tanto como para creer que hemos avanzado en la simpatía del electorado chileno a favor de los cambios. A mayor abundancia de estos pesados números, habría que agregar el porcentaje de rechazo que obtuvo la propuesta en el plebiscito de septiembre de 2022. Increíblemente, esa votación igualó la cifra que hace medio siglo lograron juntos los rivales de Allende en 1970: 60% entre Jorge Alessandri, por la derecha, y Radomiro Tomic, por el centro. Juntos, y al final revueltos, obtuvieron hace medio siglo la misma votación que decidió rechazar la kilométrica novela rusa que se despachó la Convención Constituyente hace un año.

¿Se busca extraer un sentido a los cincuenta años del Golpe en estas efemérides? Bien, aquí hay uno. Las cuentas claras conservan la amistad, reza el dicho. No se trata de fake news, sino de un desastre político mayor.

El dato es alucinante, no sólo por la inmovilidad de los tres tercios característicos de la política chilena, sino por lo monstruoso del espejo. Como si se tratara de doblar la tragedia en farsa, desde este lado vimos venir la derrota del “Apruebo” en 2022 como otros vieron venir el Golpe en 1973: inermes, aislados, sobrepasados por el sectarismo, aturdidos por el elogio y la idealización de la violencia, el maximalismo ideológico, el fascismo inocentón del que baila pasa, las divisiones en el campo propio, el narcisismo revolucionario, la negación de la política y su reemplazo por la furia de las masas, todo acompañado por viejos temas románticos como “Avanzar sin transar”, “Crear-crear poder popular” y “El pueblo armado jamás será aplastado”, bellas canciones del ayer que acompañaron la soledad de Allende en las horas cruciales de su gobierno y volvieron a escucharse para la derrota de la Convención hace menos de un año.

Desde este lado vimos venir la derrota del “Apruebo” en 2022 como otros vieron venir el Golpe

Ya sé: las comparaciones son siempre odiosas y los números redondos incomodan la memoria. Pero, por esta vez, a falta de un relato único, vale la pena detenerse en estos hechos y sujetarse a ellos para intentar levantar algunas preguntas.

¿Cuál puede ser el significado de ese arco que se abre con la tragedia del 11 de septiembre de 1973 y se cierra con la calamitosa propuesta de refundar el país que presentó la Convención Constituyente? ¿Por qué se dice –con tantas razones como sinrazones– que el fracaso de la Convención tiene un carácter simbólico y estratégico tan fuerte como el de hace cincuenta años? ¿Hay una nueva grieta que se abrió en Chile desde la revuelta de 2019 hasta hoy? ¿Y qué carácter tendría? ¿Sería revolucionario e insurreccional? ¿Autoritario y neofascista “a la Mussolini”? ¿Narco-territorial? ¿Lumpen-consumista, como asegura desde Valparaíso la escritora Lucy Oporto? ¿Una inminente restauración conservadora?

A estas preguntas no tengo más que una imagen como certeza. Es la del dinosaurio. Todos conocemos el cuento, por su brevedad y por ser el más famoso de todos los que haya escrito el guatemalteco Augusto Monterroso. “Cuando el hombre despertó, el dinosaurio seguía allí”, dice el texto. Su paráfrasis diría así: cuando Chile despertó, el dinosaurio seguía allí. Para algunos, el dinosaurio es la memoria: terca, indoblegable, dolorosa. Para otros, es el golpe de 1973: inmenso, cíclico, recurrente. Y no faltan los que asimilan la sinécdoque con Pinochet: brutal y omnipresente. Pero el problema ya no es identificar la parte por el todo, sino tratar de entender lo que ocurrió una vez que Chile despertó.

Mi humilde percepción es que, en los tres años y pico transcurridos entre el estallido social y la derrota en el plebiscito de salida de 2022, lo que hicimos todos como colectivo de país fue incendiar el pasado, y en particular el pasado del 11 de septiembre de 1973. Cuando Chile despertó, el golpe de Estado se acabó. Es una tesis riesgosa, lo sé. Pero es más bien una intuición, un pesar que creo necesario compartir. Quien se otorga a sí mismo el poder de la violencia para la resolución de conflictos en democracia, pierde el favor de la justicia, y también de la verdad. Cuando Chile se incendió, primero en la calle y luego en el verbo de la propuesta constitucional, el 11 de septiembre se acabó como iconografía exclusiva y excluyente de los derechos de la izquierda a la justicia. La enterramos en la Historia, junto con sus víctimas, como algo propio y a la vez ajeno en nuestras vidas reales; lo olvidamos aquí mismo, en la recurrente iconografía de ese día once.

Quien se otorga a sí mismo el poder de la violencia para la resolución de conflictos pierde el favor de la justicia

Por ahora resulta difícil dibujar el derrotero preciso de esta terrible paradoja de la violencia política asociada a la superioridad moral de ejercerla, que fue la mezcla que nos regalaron los últimos tres años de vida política en Chile, como si se tratara de completar los tres años de mandato que la Junta Militar le robó al gobierno constitucional de Allende en 1973.

Hay muchas preguntas que saltan a los ojos y pocas respuestas seguras. Pero el fenómeno está allí, a los pies de un dinosaurio agónico, casi muerto en la grieta de un pasado pisado. Lo que se llevó el estallido social y su romance con la Convención Constituyente, a mi entender, fue el respeto al sitial de las víctimas, un prestigio que era capital simbólico de la memoria, sostenida en el más alto pedestal de la conciencia nacional durante treinta años de trabajo por los derechos humanos como principio democrático. Pero también perdimos la certeza en la movilidad social entre los ofendidos y humillados en los barrios populares y las regiones invadidas por las bandas del crimen organizado. Pero también el acuerdo entre la izquierda y el centro político que dio gobernabilidad a un país que no lo tenía fuera de los cuarteles. Pero también, y más importante quizá que todo lo anterior, lo que se llevó este tiempo de violencias provocadas y compartidas de lado y lado fue la posibilidad real de generar una nueva Constitución política consensuada y surgida en democracia, algo que requería, primero que todo, creer en la democracia.

Tirada a la basura por una farra nostálgica, lo perdido ayer en la performance cultural del “Apruebo” llegó hoy a una comisión de expertos constitucionales y representantes de partidos políticos que nadie se atreve seriamente a cuestionar después del bochorno de la Convención. Diría incluso que, aparte del interés que suscita en el archivo académico, los cincuenta años del golpe de 1973 cosechan hoy más indiferencia que pasiones en el país real. Porque Chile despertó, incendió calles y bibliotecas, memorias y presentes, espacios públicos y privados, y el viejo dinosaurio del Once de Septiembre que año tras año conmemorábamos con contrición y recato terminó en la hoguera del estallido junto a las estatuas y la incoherencia partisana. La grieta que se abrió entonces ya no está más donde solíamos encontrarla, es decir en la tragedia del Once, sino entre un dinosaurio muerto y otro nuevo que nació de la cola cortada en la revuelta. Ya no habrá otro golpe que evocar distinto al que nosotros mismos nos otorgamos en esta última pasada. La repetición de un evento en el tiempo es signo de su falta de origen. Ahora que nos hemos dado un origen alterno, otro, habrá que olvidar lo que tanto recordábamos.

Es lo que hay. O lo que veo. O lo que buscábamos, en verdad.

Un nuevo dinosaurio que nos espere al despertar.

----------------------------

Nota: En el momento de la publicación de este texto se conoce que el ultraderechista Partido Republicano de José Antonio Kast ha obtenido 22 de los 50 escaños del nuevo Consejo Constitucional, lo que les otorga poder de veto.

--------------------------

Roberto Brodsky (Santiago, 1957), escritor y periodista, es autor de varios guiones y novelas. Fue agregado de Chile en Estados Unidos de 2016 a 2019, y desde hace años reside en Washington, donde trabaja como profesor adjunto en el Centro para Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown.

Un sinceramiento intelectual y político que contiene más preguntas que respuestas parece imponerse a propósito de los cincuenta años del golpe de Estado de septiembre de 1973 y la interrupción de la democracia en Chile. Es una fecha histórica para la que se preparan inminentes golpes de pecho, grandes reportajes,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Roberto Brodsky

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    El dinosaurio sigue en casi todos los lugares cuando despertamos. ¿Responsabilidad de la izquierda?. Algo de eso debe haber cuando sucede simultáneamente en muchos países y con escasas variantes. Ya ni siquiera sirve ofrecer un punto de vista personal y es que la lucha de clases siempre está ahí cuando despertamos derrotados y, eso habría que tenerlo en cuenta, las escasas veces que parecemos haber ganado al menos algo...Si lográramos consolidar los avances y explicarlos de forma clara...si lográramos explicar que la repetición de la catástrofe que significa votar a los lobos que gobiernan nuestro gallinero, no es una catástrofe cualquiera sino la que nos conduce a la final con la matanza de gallinas, lobos y todo lo que palpite alrededor...pero eso se llama utopía y las “masas” siempre cambiantes prefieren dioses para rezar y capitalismo para consumir por si acaso les tocase la lotería. Ingenuidad e ignorancia, justo lo que deberíamos barrer para siempre de nuestra historia doliente.

    Hace 11 meses 15 días

  2. jmfoncueva

    Todos conocemos el cuento, pero qué mal lo cita, al igual que Pablo Iglesias en La Base, leyendo parte del presente artículo. Alargan el cuento más corto que conozco, con lo fácil que sería haberlo consultado. Salud y paz, contextatarios.

    Hace 11 meses 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí