1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DEBACLE ELECTORAL

Por qué la izquierda nunca ganará Madrid (I)

Los partidos progresistas han perdido y lo seguirán haciendo ‘porque no existen’. O mejor dicho, ‘porque existen solo’ como representación y cuerpo de representantes, sin fuerza material alguna para imponerse

Emmanuel Rodríguez 29/05/2023

<p><em>Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón en el Foro de Nueva Economía de junio de 2008.</em> / <strong>Wikimedia Commons</strong></p>

Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón en el Foro de Nueva Economía de junio de 2008. / Wikimedia Commons

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Madrid se ha vuelto un escollo, un imposible. Incluso en medio de crisis económicas gigantescas, Madrid ha seguido siendo azul, popular, hoy ayusista. La región parece haberse convertido en una finca a perpetuidad de los populares. Lo lleva siendo desde 1995. Un éxito en una democracia solo comparable a las confirmaciones plebiscitarias de las democracias populares del “socialismo real”.

Los hitos de esta historia son bien conocidos. En 1995, Ruiz Gallardón obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones a la Asamblea de Madrid con el 51% de los votos. Tras varios años dando tumbos en los estertores de la larga década de Leguina, los socialistas se derrumbaron: del 37% del voto en 1991 a algo menos del 30% en aquel fatídico año. Detrás del espectacular éxito de Gallardón, pocos podían aventurar que se había inaugurado un largo periodo (tres décadas, nada menos) de gobierno continuo de los populares. De hecho, la izquierda solo ha ganado desde entonces en dos ocasiones. La primera en mayo de 2003, cuando alcanzó el 47,67% de los votos frente al 46,67% de los populares: en este episodio, tan propio del género chico madrileño, los muñidores del PP consiguieron apañar que dos paniaguados de la bancada socialista no votaran en la investidura. El conocido como “tamayazo” obligó a nuevas elecciones en octubre. Y esas elecciones dieron la victoria al PP de la entonces insospechada Esperanza Aguirre. La emergente “lideresa” consiguió el 48,5% de los votos. Fue la primera de sus victorias absolutísimas, a las que siguieron las de 2007 y 2011 con el 53,3% y el 51,6% de los votos, respectivamente.

Tras el nuevo bache de los populares en 2019, el liderazgo de Isabel Díaz Ayuso no ha hecho sino consolidarse

La segunda victoria de la izquierda, también pírrica, se produjo en 2015, en medio de la resaca del 15M. Concurría entonces una derecha ya fragmentada en tres partidos (PP, Ciudadanos y Vox) y desgastada por los continuos escándalos de corrupción de los populares, frente a una izquierda renovada por la emergencia de la Nueva Política y Podemos. En esta ocasión, las derechas reunidas apenas superaron el umbral del 46% de los votos, las izquierdas se alzaron con el 48,5%. Pero como suele ocurrir en las grandes tragedias, el destino se impuso y también en esta ocasión el gobierno permaneció en manos de los populares, encabezados por la sorprendente Cristina Cifuentes. El umbral mínimo de representación dejó fuera de la Asamblea a una IU residual, que no logró obtener el 5% requerido. Pas de probleme, tras el nuevo bache de los populares en 2019, el liderazgo de Isabel Díaz Ayuso no ha hecho sino consolidarse: el 44,76% de los votos en 2021 y el 47,34% este pasado domingo.

La cuestión no es por tanto por qué ha ganado Ayuso, sino por qué su formación lleva victoria tras victoria durante 32 años, esto es: ¿cómo explicar el largo gobierno popular? ¿Cómo analizar tal persistencia política? Y sobre todo, cómo hacerlo en una región donde, en 2021, después de que el 57% de los electores votara a opciones de derecha, casi el 35% de la población se declaraba en primera opción como “progresista”, “socialista” o “socialdemócrata” y el 12,5% como “comunista”, “ecologista” o “feminista”, frente a solo el 32% que se declaraba como “conservador”, “demócrata cristiano” o “liberal”; o si se prefiere en una escala de izquierda-derecha 0-10, el 31% era de izquierdas (1-3), el 28% de centro-izquierda (4-5) y el centro-derecha y la derecha (6-10) solo era preferido por el 32% de los electores? ¿Qué hace a los madrileños de “izquierdas” votar tan masivamente a las “derechas”, o sencillamente no votar?

Evolución del voto en la Comunidad de Madrid 1991-2023
 
1991
1995
1999
2003
(mayo)
2003 
(octubre)
2007
2011
2015
2019
2021
2023
PP
43,23
50,98
51,07
46,67
48,48
53,29
51,63
33,08
22,23
44,76
47,34
Ciudadanos
-
-
-
-
-
-
-
12,15
19,46
3,57
1,56
Vox
-
-
-
-
-
-
-
1,18
8,88
9,15
 7,31
PSOE
37,07
29,72
36,43
39,99
39
33,57
26,77
25,43
27,31
16,80
18,19
IU
12,22
16,03
7,69
7,68
8,59
8,86
9,61
4,16
      
Podemos
-
-
-
-
-
-
-
18,64
5,60
7,24
4,73
Más Madrid
-
-
-
-
-
-
-
-
14,69
17,00
18,35

La expresión política en términos electorales nunca tiene una correspondencia clara en términos de la posición ideológica expresada, y menos aún con las elaboraciones discursivas (ideológicas) que articulan los representantes. En la política electoral, que es siempre una política de competencia y selección oligárquica, hay que entender el mensaje que representantes y representados emiten en ambas direcciones, a partir de una serie de decodificadores que son más fáciles de desentrañar en una comida familiar que por medio del análisis politológico.

Un vistazo al mapa electoral madrileño muestra una multitud de nichos electorales singulares, un caleidoscopio de muchas ciudades en las que se pueden observar zonas de voto masivo a distintos partidos [los grandes periódicos suelen ofrecer este tipo de mapas una vez cerrados los recuentos]. Así, existe el Madrid que vota a Podemos-Más Madrid en las zonas dominadas por las “clases creativas” más o menos jóvenes (de los distritos Centro y Arganzuela), el Madrid que vota masivamente a Vox en las secciones censales de casas militares y de la Guardia Civil, así como en los municipios de la cuarta corona sur de la región (pueblos de alta inmigración y clase media baja), etc. No obstante, más allá del detalle, la región sigue mostrando un patrón muy similar al que se forjó en los años del desarrollismo franquista, y que encontró sus primeras expresiones en las primeras elecciones democráticas de finales de los años setenta.

Madrid aparece partida, separada en dos, según una gran diagonal que separa el norte-oeste del sur-este

Madrid aparece partida, separada en dos, según una gran diagonal que separa el norte-oeste del sur-este, al tiempo que existe un patrón secundario centro-periferia. Estas líneas se corresponden también con la gran divisoria histórica de renta y clase. El Madrid industrial comenzaba en las inmediaciones del Manzanares y del Jarama y se extendía hacia el sur y hacia el este, primero en los distritos de la ciudad (Usera, Villaverde, Vallecas, San Blas, etc.) y luego en las grandes ciudades obreras o semiobreras del sur (Leganes, Getafe, Parla, Fuenlabrada, Móstoles, etc.) y el este (San Fernando, Torrejón, Alcalá, etc.). Este arco sur-este, al que en ocasiones se podían añadir algunas bolsas del norte de Madrid (distritos de Tetuán, Fuencarral, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes), constituía el “cinturón rojo” de Madrid, el bastión de las mayorías de izquierdas en la región de 1979 hasta 1995. Aún hoy en día, tras la debacle de la industria en la década de 1980 y 1990, la desarticulación de los “barrios obreros” en las sucesivas crisis de los años setenta, noventa y 2008, y también la terciarización de la economía regional, la aparición de una nueva clase media por elevación de las generaciones “obreras”, la creación de nuevos barrios de inmigración en las zonas con peor parque inmobiliario, etc., estas ciudades suelen disponer de mayorías de izquierda y de alcaldes socialistas, o incluso de IU y Podemos.

De hecho, hoy, la pluralidad política está toda contenida en esta inmensa subregión metropolitana, el lugar donde realmente se disputa si el gobierno será de izquierda o de derecha. Así, cuando uno pasa el cursor por las secciones censales de los distritos y poblaciones del norte y oeste, observará no sólo que el voto a los populares suele sobrepasar el 60%, sino que el voto a las derechas sobrepasa por lo general el 80%. Las clases medias madrileñas, especialmente las viejas clases medias tradicionales, son unánimes. Lo extraño en estos barrios no es que alguien vote a Podemos, sino al PSOE más moderado. Para el acomodado votante de Pozuelo, Aravaca, Majadahonda o de los barrios de Salamanca o Chamberí, el voto no es apenas objeto de duda, pasado el efecto Ciudadanos: o PP, o Vox. La certeza apenas se acompañará con algunos chascarrillos sobre el desastroso gobierno de Sánchez, declaraciones solemnes sobre la ruptura de la unidad de España o “bromillas” sobre las ocurrencias de Ayuso.

La pluralidad, y con ella la discusión y seguramente la única inteligencia política con cierta extensión social, está en el sur y en el este madrileños. Allí no solo el paisaje político es más complejo, sino también los niveles de desafección (de forma manifiesta en forma de abstención) son mucho más amplios. En cierto modo, la pregunta de por qué no gana la izquierda en Madrid está en por qué los “suyos” –los trabajadores, los obreros y exobreros, los jóvenes apenas independizados, los migrantes nacionalizados, las familias de rentas bajas, el océano de los trabajadores precarizados de los servicios… En definitiva, los que componen tradicionalmente la clientela de la izquierda madrileña– no les votan tan masivamente como la derecha consigue de sus adeptos.

Un breve, brevísimo, análisis de los candidatos electorales nos puede ofrecer alguna pista en esta dirección. Como se puede ver todavía hoy, el PSOE es el partido más votado (a nivel nacional y también regional) entre los trabajadores cualificados y sin cualificar de la industria, la logística, la construcción y el sector servicios no profesional. Y, al menos en situación de fragmentación de las derechas, es el partido más votado en el viejo cinturón “rojo” de Madrid. Esto ha tenido hasta fecha reciente una expresión, si bien distorsionada (como ocurre en los partidos bien engrasados por su máquina burocrática), en la selección de sus candidatos. Por ejemplo, los dos grandes opositores de Aguirre entre 2000 y 2015 fueron dos perfiles similares, hijos prototípicos de las buenas familias del sur de Madrid: Rafael Simancas (2000-2007) y Tomás Gómez (2007-2015). Ambos criados por españoles emigrados –en Alemania y Países Bajos, respectivamente–, que cayeron en las poblaciones del sur de Madrid –Leganés y Parla– para estudiar en el instituto del barrio, ir a la universidad y construir un futuro algo mejor que el de sus padres. Los dos fueron estudiantes correctos y cumplidores en la carrera interna dentro del partido desde su primerísima juventud. Escalaron posiciones en la burocracia socialista, gracias a su diligencia y a su obediencia, y llegaron a dirigir la sección madrileña. Su oposición fue tan anodina e ineficaz como se pudiera esperar de estos hijos de la clase obrera convertidos en burócratas de partido. La inercia de este perfil dentro del PSOE es enorme, tanto que incluso el nuevo candidato para Madrid este 2023, Juan Lobato, recuerda en todo a Simancas y a Gómez. La única diferencia en este caso es de época: ahora el “buen chico” se ha convertido ya en funcionario de Hacienda y ha hecho su vida en un pueblo de la periferia suburbana norte de la región (Soto del Real), sueño ya realizado de incorporación completa en la clase media desde aquellos humildes orígenes.

Sobre el fondo de los anodinos políticos socialistas contrasta la figura enorme, tanto como para desencajar en cualquier marco, de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma

Sobre el fondo de los anodinos políticos socialistas contrasta la figura enorme, tanto como para desencajar en cualquier marco, de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma (también familia del poeta). Apellidos compuestos, condesa consorte y grande de España. Y como pasa con la aristocracia y la paraaristocracia madrileña, castiza hasta la médula, insolente, chabacana, orgullosa y siempre consciente de que su sitio no es de esta Tierra. Por estar tan alto, más popular que cualquiera de los populares. Y por ello insolente y desafiante contra los de su propio partido. Hacedora de un estilo que es mezcla de las corrientes atlánticas del thatcherismo-reaganismo y de las formas de hablar y de estar de aquellos que saben mandar en este país, Aguirre supo hacer de la política madrileña un engendro verdaderamente suyo. Su heredera, Isabel Díaz Ayuso, de orígenes más modestos, ha sabido reproducir su estilo e ideología, de la cual nos ocuparemos en otro artículo. Pues como dice Aguirre de Ayuso: “Es que es una crack”.

Por último, consideremos brevemente a las candidatas de la nueva política: Mónica García y Alejandra Jacinto. La primera, hija de psiquiatras, a quien la política le llega de casa (su padre era comunista), buenísima educación en colegios privados y carrera médica. La segunda, abogada, impecable trayectoria activista como profesional jurídica en el movimiento de vivienda. Y como ocurre con la inmensa mayoría de los políticos de la “nueva política” –empezando por Errejón y Pablo Iglesias, hasta llegar al último asesor de un grupo municipal–, hija entre tantas de la clase media más media, pero que llegó al mercado laboral en medio de la primera gran crisis de la clase media. Resulta difícil entender nada de la historia de este país si no se considera que el 15M, entre muchas otras cosas, fue la revuelta de los recuentos de la clase media que estaban empezando a dejar de serlo.

Pongamos ahora estos tres bloques de candidatos en el mismo belén. En el lado del PSOE, el espejo realizado del sueño obrero, la historia cumplida de una clase trabajadora disciplinada y abnegada que deja un futuro mejor a sus hijos. En el de los populares, una aristócrata antisistema capaz de hablar la “lengua del pueblo” y de estimular sus más recónditos deseos de propiedad, progreso y destrucción de cualquier cosa que suene a común. Y por último, las brillantes chicas y los magníficos chicos de la nueva izquierda, que hablan de “no dejar a nadie atrás”, de ser la “voz del pueblo” y los adalides del Estado del bienestar, pero que en estilo, formas de expresión y ambiciones apenas ocultas, siguen siendo el espejo de las clases medias profesionales.

La izquierda madrileña, como la izquierda en general, ha carecido de imaginación e inteligencia, pero sobre todo de base social

Ante semejante representación, se puede entender que la crisis electoral de la izquierda es una “crisis de representación”, de no reconocimiento entre “sector social objetivo” y “opción política”. Lo mismo que ocurría antes del 15M (2011), pero con el agravante de que se ha inventado una “nueva izquierda” y de que esta sigue sin convencer. Por eso esta crisis no tiene solución, al menos a la vista. Durante las primeras décadas de la democracia, PSOE y PCE empeñaron buena parte de su energía (si no la mayor) en asimilar al nuevo sistema político las viejas instituciones del movimiento obrero que sobrevivieron a la desindustrialización y a la reconversión, y que fueron, de hecho, el gran motor de los cambios políticos de la Transición. De este modo, los sindicatos fueron convertidos en máquinas de administración de aquella fuerza laboral que conservó el empleo, al tiempo que las asociaciones de vecinos (extraordinariamente fuertes en el arco sur y este de Madrid hasta principios de los años ochenta) se asimilaron al modesto papel de correas de transmisión de la políticas municipales. El coste de todo ello fue brutal: lo que quedaba del movimiento obrero fue necesariamente desactivado en aquel proceso, mientras al menos dos generaciones nacidas en esos barrios fueron desahuciadas y abandonadas en medio del desempleo masivo y los charcos de vómito producidos por la administración de una heroína de pésima calidad. La prueba de la importancia del viejo movimiento obrero es que su resaca llega todavía hasta hoy (lo que no es poco), pero en términos de victoria electoral solo duró hasta mediados de los años noventa.

Desde entonces, la izquierda madrileña, como la izquierda en general, ha carecido de imaginación e inteligencia, pero sobre todo de base social. Si se atiende al mensaje último que desprenden los candidatos, el mismo que reconocen sus electores potenciales (en cualquier conversación, comida, etc.), lo que vemos es: de una banda, a los chicos buenos del PSOE, que nos ofrecen una imagen de pasividad y progreso que ya pocos creen; y de otra, la retórica atropellada del compromiso y la radicalidad, en la boca de “personalidades” sociales que en sus formas de estar y de mirar dicen casi lo contrario.

La conclusión de la primera parte de esta serie es, por eso, sencillísima: la izquierda ha perdido y lo seguirá haciendo porque no existe. O mejor dicho, porque existe solo como izquierda, esto es, como representación y cuerpo de representantes, sin fuerza material alguna para imponerse. De hecho, mientras la política de izquierda siga siendo una política de retórica e indignación moral, de grandes declaraciones y tuits rutilantes, de figurines y figurones, su posición electoral seguirá condenada. Al fin y al cabo, la política es un juego de poderes, y el único poder que tienen aquellos que no lo tienen está en su “asociación”. Para la izquierda que quiera serlo solo hay un programa: centros sociales, ateneos, sindicatos, cooperativas y conflicto, mucho conflicto.

Pero no nos apresuremos, todavía hay mucho más que explicar sobre por qué Madrid no es ya de izquierdas.

Madrid se ha vuelto un escollo, un imposible. Incluso en medio de crisis económicas gigantescas, Madrid ha seguido siendo azul, popular, hoy ayusista. La región parece haberse convertido en una finca a perpetuidad de los populares. Lo lleva siendo desde 1995. Un éxito en una democracia solo comparable a las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emmanuel Rodríguez

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista. Es editor de Traficantes de Sueños y miembro de la Fundación de los Comunes. Su último libro es '¿Por qué fracasó la democracia en España? La Transición y el régimen de 1978'. Es firmante del primer manifiesto de La Bancada.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Avila20

    "Para la izquierda que quiera serlo solo hay un programa: centros sociales, ateneos, sindicatos, cooperativas y conflicto, mucho conflicto". No es la primera vez que se lo leo al autor y me parece una gran idea, de hecho funcionó bien en parte del siglo XIX y primer tercio del XX, pero tengo la impresión de que ahora ha cambiado un poquito la sociedad y no lo veo muy viable. Así que, madrileños, ya saben lo que les espera. (Señor Rodríguez, hay un tonito a veces en sus expresiones que le pone casi a la altura, más bien bajura, de doña Esperanza). Me sigue pareciendo usted un buen analista, pero sus análisis no conducen a nada.

    Hace 10 meses 24 días

  2. joamella

    Vengan de donde venga, siempre o harán desde algún lugar mejor o peor para su impulso, los representantes de la izquierda no son capaces de enfrentarse al "que te vote txapote" y otras ayusadas y dejar en evidencia la maldad e ignorancia de quien las pronuncia y del irreflexivo votante que lo hace en contra de sus propios intereses. Que eso es consecuencia del origen social de esos representantes, pus sí, algo habrá de eso, pero de ahí a destacarlo como un factor principal hay un trecho.

    Hace 10 meses 24 días

  3. luisbombadil

    Los proyectos socialistas fueron proyectos emancipatorios que prometían libertad, justicia y poder a la clase trabajadora. Era muy atractivo sentirse parte de ese proyecto. Los proyectos social-liberales prometen caridad para los pobres: unas prestaciones por aquí, unas deducciones fiscales por allá. ¿quién puede sentirse identificado con un proyecto que todo lo que ofrece es que no habrá excluidos sociales, es decir, que todo el mundo va a tener derecho a ser explotado por el mercado capitalista? ¿quién puede identificarse con un pobre que gracias al IMV puede seguir trabajando en negro y que le de para llegar a fin de mes? ¿qué proyecto aspiracional tiene la izquierda?

    Hace 10 meses 25 días

  4. victor1

    Muy interesante el artículo y muy valioso también. Hacen falta reflexiones como esta de gran calado para no quedarnos en el cascarón de los reproches minúsculos ni las batallitas a las que nos llevan la caverna mediática. Pero discrepo en la lectura de varios puntos. Primero y más importante, no me parece que esté el horno para latigar así a los partidos de izquierdas que suficiente hacen contra todos los frentes como para ridiculizarlos con frases como esta " las brillantes chicas y los magníficos chicos de la nueva izquierda, que hablan de “no dejar a nadie atrás”, de ser la “voz del pueblo” y los adalides del Estado del bienestar...," y "La izquierda madrileña, como la izquierda en general, ha carecido de imaginación e inteligencia". Creo que no aporta nada en este aciago lunes. Simplemente hacen lo que pueden. Muy de acuerdo en el análisis de fondo: es la base social obrera, vecinal, sindicalista la que ha ido desapareciendo por muchos motivos y la que explica el descalabro paulatino ya no sólo de la izquierda en Madrid sino en prácticamente en toda Europa. Y esto tiene muchas razones: nacionales como la desactivación que comenta el autor a través del Psoe de los 80's y el adocenamiento de los sindicatos enlatados en CCOO y UGT; e internacionales como apuntaba Owen Jones en su magnífico libro https://traficantes.net/libros/chav y el fin de las sociedades obreras/industriales en Europa. Pero habría que añadir la concentración mediática por un lado de la derecha sumada al efecto desmembrador que tienen las redes sociales, la falta de tiempo real en una sociedad crispada de continuo para establecer lazos con el vecindario, o lazos en el trabajo, el carácter nómada de la vida moderna tanto en el trabajo con en el domicilio o la ciudad y finalmente la existencia de un Psoe que desde su renacimiento en Suresnes no ha dejado sistemáticamente de poner palos en las ruedas de cualquier cambio mientras se ponían de perfil cada vez que que la maquinaria neoliberal apretaba un diente más sus calculadas tuercas. La izquierda no debería ser tan permisiva con la larga lista de abandonos del Psoe de su votante socialista y dejar que en cada elección la débil izquierda siga desangrándose entre la fantasía que ofrece el Psoe y el resto de las opciones políticas. Por último añadiría otro punto: las narrativas. Parece que décadas de educación conservadora insípida y toneladas de horas de consumo audiovisual inocuo hacen su efecto. Ya no se habla en la calle ni en los mítines apenas de clases sociales, ni de ricos y pobres, ni de reparto de recursos o de poder de decidir colectivamente la economía que queremos... Tampoco del reparto de privilegios. Si hay conatos dentro de los debates de vivienda, sanidad y educación pública o acceso a la justicia pero son de poco alcance. Mientras este debate no sea protagonista no creo posible ningún cambio, quizás algo de regulación por aquí, o de tímida contención por allá, pero sólo por un tiempo. Esta es, a mi entender, la gran caja de Pandora que la Izquierda debería destapar.

    Hace 10 meses 26 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí