1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Yuyu elecciones edition

El pingüino valenciano

Las coreografías no solo no son complicadas, sino inteligibles en el País Valencià. E, importantes, serenas, normalizadas. Veremos el resultado –electoral–

Guillem Martínez Enviado especial, Valencia , 26/05/2023

<p>Yolanda Díaz y Joan Ribó, durante un acto de campaña a la alcaldía de Valencia, el 25 mayo de 2023. <strong>/ @joanribo</strong></p>

Yolanda Díaz y Joan Ribó, durante un acto de campaña a la alcaldía de Valencia, el 25 mayo de 2023. / @joanribo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

-LA VALENCIANIDAD. Chorrocientas horas –3 o 5, según el estado de ánimo del tren–, invertidas en el trayecto BCN-València. El arco mediterráneo, un eje natural, transitado desde el paleolítico hasta gastar un par de palmos de suelo, es uno de los trayectos más frecuentados y, a su vez, más azarosos en la Península. Al punto que el Corredor Mediterráneo, una meditación no radial del transporte que debería ser un cacharro fundamental en la economía, y que trasladaría mercancías hacia el mercado europeo –muchas más en caso de reindustrialización–, aún no está finalizado. Lo que tiene guasa, y habla, a su vez, del nacionalismo, pero también del neoliberalismo, ese paréntesis que se está derrumbado y que, tras sus ruinas, muestra su obra: ninguna. En el vagón en el que viajo ha desaparecido el niño llorando a berridos y la abuela tomando pan y chorizo, que ocupaban su espacio desde la locomotora de Stephenson –esas dos funciones las cumplen hoy un par de hipsters que tengo frente a mis morros–. También, snif, ha desaparecido del tren una mesa desplegable sobre la que poner el ordenador, e ir currado toda la era geológica del trayecto. Por la ventanita del tren veo pasar Catalunya –ropa colgada en los balcones, de color oscuro–, y veo adentrarse la valencianidad –balcones con ropa de colorines y, en ocasiones, incomprensiblemente pequeña–. Otro estado de ánimo. Los países, las sociedades, o como se digan, son estados de ánimo nítidos, sobre los que se suspenden cosas más gaseosas y opinables. Sea como sea, los viajeros románticos del XVIII y del XIX empezaban a narrar su periplo por la Península únicamente cuando llegaban a València, donde se iniciaba el misterio. El territorio recorrido hasta ahí les recordaba a su país, aquel del que habían salido huyendo. Vaya, ya hemos llegado. València DF.  Misterio. Yupi.  

-EL MISTERIO VALENCIANO. En estas elecciones el misterio valenciano es su comportamiento electoral. Ganar el Ajuntament supondría una percepción importante, que se podría sumar a otra victoria. La autonómica. Una victoria en ambas instituciones supondría un caloret vital para el PSOE, una vez ha transformado unas municipales y unas autonómicas en –ay, uy– una suerte de primera vuelta de las generales. Pero también sería importante para el PP el doblete, en tanto ambas victorias fabricarían una escenografía avasalladora, sencillamente porque Andalucía –la autonomía más poblada–, Madrid, Murcia y País Valencià, si caen en manos del PP, conforman un paisaje. El Mau-Mau, por ejemplo, nunca tuvo tanto paisaje y tan importante en sus manos, y luego le pasó lo que le pasó. En todo caso, la cosa no está clara. Según las últimas encuestas –deberían ser importantes y orientativas, sino fuera porque los electores, en sistemas políticos terminales y pochos, en los que prima la mentira, suelen, a su vez, mentir, como todo el mundo–, parece que lo gana todo el pack PSPV, Compromís y Podem-IU, me dicen. Vete a saber.  

Los votantes más fieles en estas votaciones son del PP –el 92% de su electorado volverá a reincidir– y Compromís –su fidelidad es del 70%–

El Ajuntament es, en ese sentido, una Liga muy reñida. En las últimas municipales, el pack PP-C's-Vox y el pack Compromís –a partir de ahora, C– y PSPV quedaron separados por 6.000 unidades de votos. Poco. Nada. En términos generales, tanto para el Ajuntament como para las Corts, parece estar más movilizada la derecha. En parte, tal vez, porque el PSPV percibió que su electorado estaba satisfecho, y que el interés de la sociedad eran temas locales, por lo que optó por la táctica de no meter tensión al asunto electoral. El CIS explica esa movilización así: 20% de los votantes socialistas está indeciso, mientras que la peperidad indecisa es solo el 11%. Los votantes más fieles en estas dos votaciones son, siempre según el CIS, el PP –el 92% de los votantes de PP en las anteriores elecciones volverán a reincidir–, y C –su fidelidad es del 70%; algo importante si tenemos en cuenta que los pingüinos, esas aves fieles a su pareja hasta la muerte, lo son, también, en el 70% de ocasiones, según asegura la etología–. Sobre los indecisos, así, a lo bruto: un 25% duda qué votar en las municipales, mientras que un 30% no sabe tampoco lo que tiene frente a las autonómicas. Los indecisos serán los que determinen los resultados, como sucede desde el invento del fuego, ese objeto indeciso, que, en ocasiones, incendia un bosque, o se apaga con un soplido.

-LO REÑIDO. En el entorno de la Estació Joaquin Sorolla, mientras voy hacia el centro, los comercios import-export mayoristas me hablan del futuro. Este veranete las señoras-itas llevarán unos vestiditos de algodón breves y muy bien calculados y a un precio en verdad competitivo. Por lo demás, también los escaparates apuntan a ello, puede ser que se vendan banderas españolas –fabricadas en China; los nacionalismos ya no son serios– como polos. Socorro. En la Plaça de l’Ajuntament, por cierto, me encuentro de morros con Joan Ribó, alcalde de València, junto a Íñigo Errejón que, en un catalán perfecto, explica que los resultados serán muy reñidos. Se trata de un acto electoral canijo. Por lo visto, C está apostando por eso. Actos inmediatos, cortos, con poco aforo. En las antípodas del rellenado de plazas de toros del PP. El centro de València, por cierto, es PP, mientras que las corones, los barrios concéntricos al centro –como en todas las ciudades y en el Inferno de Dante– son proclives a las izquierdas, en tanto han visto algo que, durante las casi tres décadas de Ajuntament PP, no vieron: inversiones. Pero, de hecho, no hemos venido aquí a hablar con Ribó o Errejón, sino con tres personas, chicos listos/as de C, de Podem y del entorno PSPV, a los que, en tanto que no quieren mostrar sus caras, presentaré a partir de sus pies. Esto es, de sus zapatos. Se trata de Deportivas Blancas, Deportivas Negras y Taconazo Leopardo, ese animal “endémico en el País Valencià”, me apostilla. Son personas listas –periodistas, asesores, intelectuales– ubicados a la izquierda del PSOE, y a las que suelo consultarles cosas sobre su biotopo y, en ocasiones, biotopos más grandes, como lo es el mundo.  

20% de los votantes socialistas está indeciso, mientras que la peperidad indecisa es solo el 11%

-“Y SOLO TÚ / Y SOLO YO / SABEMOS TODOS LOS SECRETOS DEL AMOR”. “El PP parece estar remontando en los últimos días. Es algo inesperado, pero a ver si llega a ser categórico”, me explica un señor con deportivas blancas. Sobre lo inesperado: “El Botànic, el gobierno de izquierdas, se ha esforzado en no rozarse con el PP”. No ha cargado las tintas, no han polemizado, no han maltratado al PP. Por ejemplo, “no se ha hecho nada con la tasa turística”. Y, a su vez, el PP tampoco se ha calentado mucho. De hecho, “si hubieran visto la oportunidad, el momento de plantearse la victoria electoral, hubieran puesto de candidato autonómico a González Pons, en modo loco, diciendo esos fakes que dicen cuando quieren ganar”. Y no, no lo han hecho. “Parece ser que la campaña del PP ha cambiado, junto a sus expectativas iniciales, con la campaña. Tal vez intentan aprovechar algún fallo, del PSOE o/y del PSPV, con el que el PP no contaba”. En el centro hay carteles del PP en las marquesinas, muy de luxe –o, en valenciano, de categoria–, con el rostro de Carlos Mazón, el candidato PP autonómico. Antiguo vocalista del grupo pop Marengo, que, en lo que es una declaración de principios, versionaba versiones que en su día ya parecían versiones.  

-SONDEOS E INTERPRETACIONES. “Yo votaré Podem-IU”, me dice Deportivas Negras, un joven muy serio, que habla un catalán absolutamente normativo, divertido y certero y que, por cierto, no es de Podemos. Simplemente quiere reforzar ese voto. Podemos, según las últimas encuestas, lo tiene muy justito para entrar en las Corts. Si no llega al 5%, según un sondeo, solvente, aparecido en El País, peligra el Botànic y, a medio-corto plazo, el Gobierno de coalición PSOE-UP. Algo que matiza Deportivas Negras, desde su experiencia: “Sí, lo tienen justito. Pero en las anteriores elecciones, las expectativas de voto de Podem también eran más bajas que el resultado final. Es normal, o al menos tradicional en ese grupo, ir de menos a más”. Por lo demás, afirma Deportivas Negras, “Podem no existe, es una cáscara vacía”. De hecho, explica, “los candidatos, coaligados con IU, son escisiones de IU”. ¿Y por qué ha habido tanto lío para arrejuntarse con IU, entonces? “Pareces tontito. Pues precisamente por eso. Porque vienen del mismo sitio. Es rollo PC, ese sitio en el que todos se caen mal”. 

Si Podemos no llega al 5% peligra el Botànic y, a medio-corto plazo, el Gobierno de coalición PSOE-UP

-EL PROYECTO SUMAR. “Podem ha perdido 2/3 de sus votos en dos periodos, 2015-16 y 2016-19”, me explica Taconazo Leopardo. Aventura que ello responde a a) “la percepción de que se practicaba lo de siempre, politiqueo, esa cosa de la que ya teníamos mucho”, y a b) “lo del chalet”. “Es posible que, sin toda esta movida de Sumar, Podem hubiera desaparecido del País Valencià en estas elecciones, no lo sé”. “C es más estable, en todo caso, que Podem. Tanto que lo normal hubiera sido que C hubiera sido absorbido por PSPV, y no lo ha sido”. “Pero C, dentro de su estabilidad, no ha crecido en los últimos 10 años. Y todo lo que no crece, lo que no recibe incorporaciones que compensen a los votantes salientes, pues chungo”. ¿Por aquí no hay Más País? “Cuatro gatos. Al punto que se integraron en C”. C es un partido que recibe voto dual, según las elecciones que sean. “Según la convocatoria, el votante C puede votar C, PSPV o Podem. Es así”. ¿Es malo, resta, es un desastre que haya dos listas diferentes –C y Podem-IU– para el Ajuntament y las Corts? “En absoluto. Es bueno. Dos listas mejor que una, y más cuando recogen percepciones diferentes ante el nacionalismo y el hecho valenciano. Dos listas son una buena forma de rentabilizar votos que, de otra forma, no se produciría. Los electos resultantes, además, están obligados a entenderse, a pactar en las instituciones”. Esta forma de hablar, tan poco traumática, tan alejada del tono calderoniano madrileño, sobre perspectivas relajadas de coalición o de separación de proyectos, que luego concurrirían juntos a unas generales, nos lleva a hablar de Sumar. “La idea de Sumar sería apostar por una lista única solo en las generales, nunca en autonómicas o municipales”. No sería complicado, por otra parte, construir esa lista, máxime cuando “los mejores resultados de C en unas generales fueron en una lista con Podem, cuando aún no habían desaparecido del todo esos 2/3 de sus votantes. De una manera u otra, cuando bajen los calentones, algún tipo de arreglo en unas generales cercano a eso es lo que pasará, supongo, si bien también es cierto que todo el mundo está mu loco”. 

-LOS CALENTONES. Mientras estoy en València, e Íñigo Errejón pasea de la manita –es un decir– con Ribó, Yolanda Díaz va a un acto a Alacant, de apoyo a Illueca, cabeza de lista autonómico de Podem-IU. Luego irá a València, donde apoyará a Ribó, candidato a la alcaldía de C. Un día después, Pablo Iglesias vendrá a València, para apoyar al pack IU. Las coreografías no solo no son complicadas, sino inteligibles en el País Valencià. E, importantes, serenas, normalizadas. Veremos el resultado –electoral–. 

-LA VALENCIANIDAD. Chorrocientas horas –3 o 5, según el estado de ánimo del tren–, invertidas en el trayecto BCN-València. El arco mediterráneo, un eje natural, transitado desde el paleolítico hasta gastar un par de palmos de suelo, es uno de los trayectos más frecuentados y, a su vez, más...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Parece un intento de justificar estrategias diseñadas para sumar con unos pero con otros no, cuya coreografía fue acompañada por los medios semanas atrás.

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí