1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

AMÉRICA LATINA

Bolivia: el modelo funciona, falla la gestión

La dependencia de un solo recurso, la no priorización del cuidado de la tierra y la no ruptura del modelo extractivista y exportador son el origen de una inestabilidad de consecuencias imprevisibles

David Roca Basadre 8/06/2023

<p>Bandera de Bolivia ondeando en una de las instalaciones de la empresa estatal de hidrocarburos YPFB. / <strong>YPFB</strong></p>

Bandera de Bolivia ondeando en una de las instalaciones de la empresa estatal de hidrocarburos YPFB. / YPFB

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Las informaciones alarmantes sobre un punto muerto macroeconómico en Bolivia son reales. Luego de un par de décadas de indudable mejoría en el país andino, con cifras importantes de disminución de la pobreza, estabilidad monetaria, y crecimiento, todo parece haberse desmoronado.

El Gobierno del presidente Luis Arce Catacora dice que se trata de una falsa alarma, que prosigue el crecimiento, que la inflación no es mucha, y que incluso están apostando a un nuevo yacimiento de gas que va a producir pronto, que ya viene lo del litio, y que todo es especulación. Afirma el Gobierno que hay problemas naturales postCovid-19 y derivados de la guerra de Ucrania, además de problemas internos.

La oposición se queja de estatismo, y de que la participación del Estado en las empresas y el incremento de la deuda pública, que se ha duplicado hasta alcanzar el 80% del PBI, desalientan la inversión, y pide un cambio total de modelo.

Afirma el Gobierno que hay problemas naturales postCovid-19 y derivados de la guerra de Ucrania

Hemos recogido ambas versiones y conversado con algunos especialistas que, sin sesgo alguno, son capaces de decir algo más que un libreto aprendido y mil veces repetido.

Primero un resumen

Desde inicios de siglo, las exportaciones de gas natural de que dispone Bolivia en gran cantidad crecieron muchísimo. La elección de Evo Morales, en 2005, coincidió con que el precio del gas casi se duplicó, lo que permitió a Bolivia acumular reservas de divisas como nunca había tenido: casi 52% del PIB. Sumado a esto, por esos tiempos las instituciones multilaterales decidieron condonar deudas a los países más pobres del mundo, y Bolivia –tras décadas de neoliberalismo (teñido de mercantilismo sin el cual esa idea no sobrevive)– era uno de esos países.

Con esos recursos, que llegaron a sumar 40 mil millones de dólares, lo que es una fortuna para un país con apenas 12 millones de habitantes y tradicionalmente de escasos recursos, el Gobierno de Evo Morales ensayó no el socialismo, sino una versión andina del keynesianismo. Ninguna ruptura con el sistema, ortodoxia pura en su versión más socialmente participante.

Evo Morales había heredado de los gobiernos de derecha anteriores un inamovible subsidio a los combustibles que significa un peso que no pudo quitarse de encima, aunque hizo el intento, lo que le costó enfrentar a las mayores movilizaciones contra su gestión, por lo que debió retroceder. Este subsidio no beneficia a las mayorías, como se podría suponer, sino a los grandes agroexportadores y finalmente a una próspera industria del contrabando tanto de comestibles, artículos varios y vehículos, autopartes, etc., como narcotráfico. Razón que justificaba su cancelación, pero esos grupos son poderosos y existe entre la ciudadanía un sentido común instalado sobre que eliminar aquel subsidio podría encarecer excesivamente bienes esenciales.

El Gobierno de Evo Morales ensayó no el socialismo, sino una versión andina del keynesianismo

Subsidios heredados y gastos

Se mantuvo aquel subsidio que devora un porcentaje anual importante de los recursos, y se procedió a una política de distribución social vía bonos e incentivos, la generación de empresas públicas diversas, al tiempo que se nacionalizaban los yacimientos de gas y se firmaban nuevos acuerdos con las empresas petroleras, donde la compañía estatal YPFB define volúmenes, mercados y precios para la comercialización, y es quien paga las regalías y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que benefician a la población en general. Todo eso permitió 7.180 millones de dólares de los ingresos que tuvo el país, y que se hubieran perdido sin las medidas de intervención en esas actividades extractivas.

Bolivia se concentró, así, en lo que llamó el Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo (MESCP), que consistía en la redistribución de ingresos en programas sociales, la fijación del tipo de cambio y la inversión en sectores que priorizó como generadores de ingreso y empleo. Esto debería, además, fortalecer el mercado interno.

Es así que, según fuentes oficiales, el presupuesto para salud se incrementó de 365 millones de dólares en 2005 a 3.215 millones de dólares en 2021; es decir, subió más de 10 veces y se convirtió en la mayor asignación de recursos para salud registrada en la historia de Bolivia, y la esperanza de vida ascendió de 64 a 71 años. Asimismo, Bolivia devino en el segundo país de América Latina con mayor inversión en educación con respecto a su Producto Interno Bruto (PIB), 8,7% según un informe elaborado por el Ministerio de Educación. La cifra de desempleo bajó de 8,1% a 4,2% durante el gobierno de Evo Morales, y el salario mínimo pasó, en pocos años, de 60 a 310 dólares. Asimismo, el gas a domicilio empezó a difundirse en las principales ciudades del territorio.

Una política de bonos, como el llamado “Bono dignidad” para los adultos mayores, y el bono contra la pobreza, figuran entre las medidas que, sin ser demasiado onerosas, garantizaban el prestigio del modelo.

Incluso se produjo lo que llamaron la “bolivianización”, que significa una confianza firme en la propia moneda, el boliviano, al punto que el 88% de los ahorros son en moneda nacional.

Pero…

Todo eso parecía perfecto, muchos especialistas alabaron el milagro económico de Bolivia, pero había un detalle que los países en tales circunstancias suelen olvidar: hay que garantizar la provisión de recursos. Y los negocios con el gas no iban tan bien como podría desearse.

Los economistas Óscar Ugarteche y Arturo Martínez Paredes, ninguno de derechas, en un trabajo de 2020, advertían que “un país fuertemente impactado por la pérdida de reservas fue Bolivia, dada la cancelación de su contrato de exportación de gas a Argentina y el reducido volumen de gas exportado a Brasil. (…) el caso boliviano muestra un deterioro de las reservas internacionales junto con un fuerte aumento del endeudamiento, lo que sugiere un posible problema de balanza de pagos y deuda en un futuro próximo. (…) Bolivia tendrá problemas en 2023”. Ni con bola de cristal.

Para entender qué pasó

Hemos conversado con dos economistas bolivianos que nos han dado importantes pistas para entender lo que ha ocurrido en Bolivia.

René Martínez, analista en Presupuestos Públicos de la Fundación Jubileo nos resume el panorama:

“En Bolivia se han generado algunos desequilibrios macroeconómicos, pero incluso desde los años de la bonanza, durante el superciclo de las materias primas que ha sido muy favorable para Latinoamérica, se han implementado políticas públicas en las que se apostaba por la expansión del gasto como elemento para estimular la demanda interna, la demanda agregada, y que eso genere crecimiento. Y bueno, llegó mucho dinero a Bolivia y ha habido un momento en que los diferentes niveles de gobierno, y sobre todo a nivel central, han orientado todas sus políticas y demás a aumentar el gasto público. También se ha aumentado la inversión pública, pero es una inversión que no parece ser de calidad, que no está generando los retornos económicos que se esperaba. Además de que la inversión en empresas públicas tampoco ha dado resultados. Hasta 2014, año en que teníamos buenos precios de los hidrocarburos, hemos vivido un momento de bonanza y de ahí en adelante vivimos una etapa de desaceleración. Pero en este periodo de desaceleración, desde el 2014 hasta la fecha, se han profundizado los problemas, los desequilibrios macroeconómicos que se tenían, y que se tienen actualmente, que nos están llevando a una situación crítica. Existe un profundo déficit fiscal, que dura ya casi diez años, de alrededor del 8% promedio, por semejante expansión del gasto y el presente y acelerado endeudamiento”.

A lo que se agrega “la caída de las reservas internacionales. En Bolivia se ha cometido el grave error de congelar el tipo de cambio en el año 2011, en plena bonanza económica, lo que mejoró las condiciones para importar, y que las importaciones sean más baratas que la producción nacional. Entonces el país se inundó de importaciones legales y de contrabando durante muchos años, todo a costa de las reservas internacionales. Pero desde el 2015 para adelante empezamos a desacumular reservas y hemos llegado a una situación extrema. Teníamos 15.000 millones de dólares en reservas en 2014 y actualmente el gobierno ha dicho que tenemos 3.000 millones, porque ya dejó de publicar el dato, pero al parecer tendríamos menos de 3.000 millones de dólares. Estas reservas son 2.500 millones de dólares en oro, la mitad de la cuales ya pueden ser monetizadas, y con esto estaríamos en lo último. Son estos desequilibrios los que están poniendo en riesgo la estabilidad económica”.

Precisando

El economista Carlos Arze Vargas, del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), nos explica ese desaceleramiento de la economía:

“Una razón fundamental es la caída de la producción de gas. La exportación de gas natural ha sido la principal fuente de ingresos fiscales, en términos de impuestos, de tributación. Pero también ha sido la principal fuente de divisas para el Estado, porque es el único sector que está en manos del Estado para exportación y comercialización”.

A lo que se suma, explica Arze, “el incremento de las subvenciones a los combustibles. Eso significa una importación de gasolina y diésel por más o menos 4.500 millones de dólares el último año, de los cuales 1.500 millones son por subvención estatal”. La explicación del aumento de este gasto sería consecuencia de un incremento sustantivo del parque automotor. Sin embargo, y a pesar de esta realidad, el Gobierno, accediendo a presiones, legalizó 200.000 vehículos que habían ingresado irregularmente a Bolivia. Esa subvención a los carburantes es un verdadero quebradero de cabeza, pues se calcula que alrededor del 20% se destina al contrabando a países vecinos –Perú, Argentina, Paraguay– donde no hay ese tipo de medidas.

Por lo demás, explica Arze, “es falso que el gobierno desarrollara una política estatista, ni en hidrocarburos ni en minería. En hidrocarburos, el problema es que los contratos que hizo el gobierno con la llamada nacionalización no incorporaron una obligatoriedad, para las empresas que producían el gas natural o que lo producen actualmente, de reposición de las reservas probadas de gas natural. Estas reservas se han agotado por una explotación acelerada para monetizarlas, para exportarlas. Primero a Brasil y luego, desde 2008/2009, a la Argentina. Además, el gobierno se montó en una mentira del mismo neoliberalismo. Ocurre que cuando se hizo la ley de hidrocarburos de 2005, los adversarios del gobierno y favorables a la privatización decían que las empresas transnacionales habían logrado incrementar, desde 1994, las reservas probadas de gas de manera que Bolivia podía disponer, a ese paso, para producción y exportación, por más de cien años para adelante. Se decía que Bolivia tenía alrededor de 50 trillones de pies cúbicos, la mitad probada y la otra mitad por probar. El gobierno del MAS manejó esta cifra e hizo muy pocas calificaciones de reserva durante su gestión, apenas tres, aunque la ley decía que debía hacer una cada año. Y curiosamente, en la segunda calificación de reserva, estas se cayeron. De aproximadamente 26 o 27 trillones de pies cúbicos que teníamos como probadas había en realidad 9 trillones”.

Concluyendo, explica Carlos Arze: “Las reservas se han agotado prácticamente en Bolivia, deben estar en menos de 7 trillones, y gastamos casi un trillón por año, son 0,8 de exportación y gasto interno, y queda muy poco gas natural. Ese es el problema central. Y no es por alguna política estatista, diría más bien que es porque el Estado no invirtió en hidrocarburos y dejó que el negocio siga siendo controlado por las principales transnacionales, como son Repsol, Total, Exxon, que tienen más del 85% de la producción en sus manos”.

Un modelo rentista, como siempre

El gran problema es que el llamado Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo del MAS es un modelo rentista

Los contratos del gobierno boliviano con las empresas petroleras han sido muy criticados porque se les acusa de ser los principales causantes de inhibición de los inversionistas. Vale decir que, en tiempos anteriores, las empresas extranjeras se llevaban el grueso del beneficio y dejaban muy poco para el país. El Gobierno del MAS invirtió los porcentajes, como ya vimos. Según Carlos Arze: “Nadie, salvo sectores conservadores, estaba de acuerdo con que el 20% de los beneficios (por el petróleo) se quedaran en Bolivia y el 80% se fueran al extranjero como en los tiempos neoliberales. Sin embargo, la gran interrogante era qué hacer con ese excedente extraordinario. El gran problema es que el llamado Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo del Gobierno del MAS es un modelo rentista, por el que el gobierno se cruza los brazos y espera los ingresos por recursos naturales, la renta natural. Y no invirtió en la diversificación de la capacidad productiva. Las inversiones que han hecho, las más grandes, fueron en el mismo sector del gas, como son la producción de urea y la separación de gas que el gobierno ha presentado como un programa de industrialización”.

Matiza René Martínez: “Lo que pasa es que han publicitado demasiado el modelo, como que hubiera sido el gran éxito del llamado milagro económico boliviano. La situación es complicada, y para salir debiera comenzar por un sinceramiento por parte del gobierno que, al parecer, no está dispuesto a hacer”.

Presupuesto sin respaldo: ¿crisis social a la vista?

En efecto, el presupuesto nacional de 2023 ha recibido muchísimas críticas, por optimista. Porque no reconoce la crisis en la que se encuentra el país. Dice Arze: “El gasto va a aumentar de la noche a la mañana y el litio rendirá frutos en el mediano plazo. Además, los pozos de gas más importantes están agotados, en Argentina tienen ahora los yacimientos de Vaca Muerta, exportamos menos a Brasil”.

René Martínez explica que “el 75% del empleo es informal. Muchos dicen que esto genera que la economía pueda ser menos vulnerable a situaciones de crisis. Pero allí también se ve que es una crisis de balance de pagos con escasez de divisas, y también puede ser muy rápidamente uno de los sectores más golpeados, porque gran parte de la economía informal se dedica al comercio de productos importados y de contrabando, y con la actual restricción a la venta de divisas, ya no van a encontrar muchas oportunidades. Su situación se va deteriorando rápidamente”.

En medio de todo este clima, el Gobierno del presidente Luis Arce no solo hace declaraciones optimistas, adelantando un crecimiento de casi un 5% para este año y contradiciendo a organismos internacionales que vaticinan apenas un 2%, sino que ha cerrado el acceso a la información oficial sobre los temas fiscales.

Si bien todo esto no se refleja en una inflación y crisis social destacable, ¿cuánto más puede pasar hasta que ocurra?

¿Fracaso del modelo?

El periodo exitoso de la política boliviana en tiempo de auge revela que el modelo funciona. Y muy bien. Si está financiado. Contrastarlo con modelos supuestamente exitosos nos ubica en el meollo del asunto.

El tema de las reservas internacionales y las reservas fiscales es el principal problema de Bolivia, y ya vimos que sin eso no puede financiar sus proyectos de crecimiento social. El golpe duro al modelo boliviano no vino de su diseño, donde podrían haberse hecho correctivos que no se hicieron –como mayor diversificación productiva y eficaz, permitir mayores márgenes de ganancia a la inversión privada sin volver al saqueo anterior, liberar el tipo de cambio de manera que pudieran aplicarse sistemas de promoción de la pequeña y mediana empresa nacional, promoción de la pequeña agricultura para reducir la dependencia alimentaria, y, mientras durara la actividad extractiva, asegurarse de su permanente crecimiento de reservas o salirse de esa dependencia (para este escriba, ecologista impenitente, lo mejor que se pudo hacer)–.

El periodo exitoso de la política boliviana en tiempo de auge revela que el modelo funciona. Y muy bien. Si está financiado

Sea como fuera, queda claro que, bien financiado, el modelo funciona y contribuyó a la mejora de la vida de todos los bolivianos.

Como contraparte, hay el caso exitoso de la macroeconomía de otros países que no se refleja en mejoría de la sociedad en su conjunto. Por no extendernos, nos centraremos en el tema salud.

Chile, con reservas estables de alrededor de 55.000 millones de dólares, según estudio de la Universidad Católica de Chile, “destaca por poseer uno de los sistemas de salud más desiguales de la región, gracias a que se fundamenta en gran parte en el gasto de bolsillo de los individuos. (…) El aumento en el nivel de costos no se ha visto compensado por un aumento proporcional en los ingresos que la gente percibe, situación que ha generado un gap que obligadamente debe ser suplido ya sea mediante aportes fiscales o endeudamiento individual: año a año millones de personas caen bajo la línea de pobreza debido a lo complejo que les resulta solventar los gastos en salud”.

Perú, con reservas estables de 75.000 millones de dólares  –además intangibles por tratarse el Banco Central de Reserva de una entidad autónoma– y recursos adicionales de casi 18.000 millones de dólares para gastos fiscales, se caracteriza por carencia de personal y de competencias, falta de medicamentos e insumos, malas condiciones de los establecimientos de tercer nivel, pobreza y desabastecimiento crónico de los servicios de primer nivel de atención, equipos malogrados, falta de protocolos médicos, corrupción, etc.

Colombia, con 58.000 millones de dólares en reservas estables, “es el país de América Latina con la cobertura más alta en salud, superando el 95% de su población. Sin embargo, el 70% de los afiliados está insatisfecho con el servicio según una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”, informa la revista Semana. En este caso, la privatización del sistema de atención primaria, vía las EPS, ha resultado un fracaso, por lo que apenas el 30% de los colombianos acceden al servicio.

¿Qué queremos decir con esto? Que la buena salud macroeconómica y la privatización en general, por la que pelean los críticos del modelo boliviano, no garantizan bienestar para la población que es, no cabría otra cosa, el objetivo de unas buenas y sanas finanzas públicas.

El modelo boliviano está al borde del abismo y sus consecuencias pueden ser terribles, con un terremoto social posible, pero por mal manejo, imprevisión, no porque la propuesta fuera errada. La mejor prueba es que, mientras hubo recursos, se dio el milagro boliviano que devolvió la dignidad de una vida plena a millones de bolivianos.

Nuevamente, como en el caso venezolano y otros, ha sido la monodependencia de un solo recurso, la no priorización del cuidado de la tierra y la no ruptura de la dependencia del modelo extractivista y exportador, el origen de una crisis de consecuencias imprevisibles.

Las informaciones alarmantes sobre un punto muerto macroeconómico en Bolivia son reales. Luego de un par de décadas de indudable mejoría en el país andino, con cifras importantes de disminución de la pobreza, estabilidad monetaria, y crecimiento, todo parece haberse desmoronado.

El Gobierno del presidente...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Roca Basadre

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí