1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GREGORIO MORÁN / PERIODISTA Y ESCRITOR

“A Felipe González le preocupa que ‘su’ patrimonio personal se vaya al carajo”

Guillem Martínez Barcelona , 11/11/2023

<p>El periodista y escritor Gregorio Morán durante una entrevista en 2017. /<strong> Marta Jara</strong></p>

El periodista y escritor Gregorio Morán durante una entrevista en 2017. / Marta Jara

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Gregorio Morán (Oviedo, 1947). Lo ha vuelto a hacer. Su último libro –Felipe González, el jugador de Billar (Roca Editorial); no se lo pierdan– es una biografía política de Felipe González –a partir de ahora, FG–, que nace partiendo de un presupuesto: despreciar los paréntesis biográficos anteriores y posteriores a su paso por la Presidencia de Gobierno. Esta apuesta conduce a un libro estilizado, en el que no hay michelines, sino una descripción minuciosa de un periodo de 14 años en los que suceden dos cosas importantes: a) la transición absoluta hacia el modelo neoliberal y b) un liderazgo inusitado, inesperado, fuera de cálculo. Tanto a) como b) suponen un cambio de mentalidad, esa cosa que no se ve hasta que es demasiado tarde. Y, claro, lo que tal vez es la construcción de la verticalidad de la democracia española, algo sin precedente y, al parecer, sin continuidad en la política local. Podría haber otras verticalidades, pero nos quedó esa. Me cito con Gregorio Morán para hablar de dimensiones descomunales y, ya puestos, de cosas de la actualidad, que se nos irán colando, como todo lo líquido. Gregorio Morán, Barcelona, exterior día. 

Su libro no es una biografía de FG, no es una biografía política de FG. Es la biografía gubernamental de FG, un biografía de un presidente de gobierno durante el periodo de presidente de gobierno. ¿Es una biografía de 14 años del PSOE?

La vida política de FG se concentra en su etapa como presidente de gobierno. Ahí nace y termina como líder político. Biografía personal, política, de partido… todo se suma en un solo liderazgo. 

En el momento en el que realizamos esta entrevista, no solo hace un sol espléndido, sino que FG ya se ha situado contra una amnistía al procesismo. ¿Eso es tal vez por oposición a Sumar, desde una poética anticomunista antigua? ¿FG no está emitiendo biografía política aún hoy, por tanto?

 A FG, por lo demás, le preocupa tanto Yolanda Díaz como Anguita. Nada. Lo que le preocupaba, cuando era presidente, era la creación de una alternativa a su derecha

La preocupación de FG, o de Guerra, en este momento, no está ni en la deriva anticomunista, ni está en Yolanda Díaz. Lo importante, lo que le preocupa, es que Sánchez pueda convertir al PSOE, ese instrumento construido desde Suresnes, en 1974, que se consolida a partir de la victoria de 1982, en el PS italiano o portugués. ¿El PSOE de Sánchez puede soportar el pase a la oposición? Sánchez ha construido otro partido, que no es el PSOE de FG. ¿Podrá soportar ese partido pasar a la oposición, que es la clave de cualquier partido? Podemos, por ejemplo, no lo pudo soportar. Veremos Sumar. A FG le preocupa que su patrimonio personal se vaya al carajo. ¿Tiene muchos números el PSOE para irse al carajo? Pues sí. ¿Que el patrimonio de FG sea cuestionable? Pues también. Eso es lo importante. A FG, por lo demás, le preocupa tanto Yolanda Díaz como Anguita. Nada. Lo que le preocupaba, cuando era presidente, era la creación de una alternativa a su derecha. Que se creara a su izquierda no le preocupaba nada. Como ha demostrado el PSOE desde 1982, el partido podía asumir todo lo que le viniera desde la izquierda. Los izquierdistas más radicales de la historia de España se convirtieron, de la noche a la mañana, fulminantemente, en fieles socialdemócratas, atentos a todo lo que se les pudiera ofrecer. Si lo que se les ofrecía era el Parlamento Europeo, pues mejor.

Plantea a FG como el primer presidente de la Transición que llega al poder “sin plomo en las alas”, sin el peso de su pasado. Otros autores, como Joan Garcés, defienden que llegó con otro tipo de plomo, la apuesta, en metálico, de las fundaciones alemanas. En todo caso, cuando accede a la Moncloa, FG ha asistido a Consejos de Ministros en Alemania y Suecia. Sabe de qué va. Sabe las reglas del juego, lo que sí y lo que no. Tiene, por tanto, plomo. ¿Suresnes es plomo o inocencia?

FG no había venido a transformar nada

Inocencia, esa cosa reñida con la actualidad política, ninguna. No he conocido ningún político inocente. He conocido inocentes dedicados a la política, que es otra cosa. La hipoteca de la ayuda de la socialdemocracia europea, que se inicia de manera aplastante en el congreso legal-ilegal de 1976, en Madrid, no es una hipoteca, no es plomo. Son motores para funcionar. El problema de algunos analistas es que consideran un elemento negativo lo que para FG es algo positivo. FG no había venido a transformar nada. El cambio significaba eso, el cambio. Cambiar a Suárez, una UCD hecha pedazos, por un partido de nuevo tipo y, de alguna manera, recién creado, sin mochila. Que, claro, tenía ayudas exteriores fundamentales. Frente al adversario comunista, frente a la derecha, frente a todo lo que limitara las posibilidades de que FG fuera presidente de gobierno. Luego está la autonomía del personaje. El personaje no era un secundario. Supo volar solo. Su Gobierno no dependía de las ayudas exteriores. Las tenía en cuenta, pero FG hace las políticas que él mismo cree que debe de hacer. Quien le pone a Miguel Boyer no es Olof Palme o Willy Brandt, fue él. Quien pone a José María Calviño (padre de Nadia Calviño, y polémico director de RTVE en el periodo 1982-86) al frente de RTVE fue Guerra, que se dijo: “Este es mi hombre, si ha llegado hasta aquí siendo lo que es, imagínate ahora”. Cuando le conocí en las elecciones del 77 Calviño era, de hecho, republicano, masón, independentista gallego.

Hablando del PSOE del 82, explica que el PCE le miraba con cierta envidia. ¿Le envidia que la idea, esa acceso a la socialdemocracia, había sido suya?

Hay un periodo poco estudiado. Se han publicado muchos libros al respecto, pero son infames. El periodo del que te hablo abarca desde la muerte de Franco hasta las primeras elecciones de 1977. Esos casi dos años son muy importantes, capitales políticamente para entender muchas cosas que vendrán luego, y que se confirmarán con la victoria del PSOE en 1982. Hasta las elecciones del 77, el PCE es la niña bonita, y Carrillo el jefe de la troupe. No hay nadie que reciba tantos elogios en revistas internacionales, ni siquiera las actrices de tronío. Incluso hace un viaje a Estados Unidos, muy celebrado. Todo el mundo considera que en él hay la madera del líder político. Ese embrujo, no estudiado, se viene abajo cuando aparecen los resultados electorales. Porque la sociedad española iba por otro lado. 

¿Por qué lado, lejos del PCE, iba la sociedad española?

Iba, en primer lugar, por una Transición baja en calorías. La que representaba Suárez, con un partido que era un partidete de sumas. Resulta que el partidete estaba lleno de dirigentes de menor cuantía, que se creían que eran fabulosos. Es una historia de teatro malo, de Arniches. Los temas de Arniches son brillantes, pero mal realizados. Ahora le hablas a una persona joven de aquellos líderes, Lavilla, Alzaga, Herrero de Miñón…, y alucinarían, si les conocieran. Suárez, el único consciente de ser muy poco, les miraba perplejos. Todo esos secundarios son los que le llevaron a la ruina. Y eso aumentó el ascenso del PSOE, un partido, y esto es muy importante, sin mochila, sin pasado. Suárez tenía mochila, Carrillo tenía mochila. La mochila son los pasados. Las sociedad española del 77 tenía mochila, que no gobernaba a nadie, sino que, simplemente, gobernaba las vidas de aquella sociedad. Aquella sociedad quería que el gobierno lo llevaran personas sin esa mochila.

El partidete estaba lleno de dirigentes de menor cuantía, que se creían que eran fabulosos

Plantea al PSOE en dos épocas, a partir del dinero recibido, la época Dieter Konecki (representante en España de la Fundación Friedrich Ebert, socialdemócrata) y la época Friedrich Karl Flick (financiero alemán que, en lo que fue un escándalo político, en los ochenta, regó de dinero las cuatro fundaciones alemanas adscritas a partidos políticos). ¿Qué ocurre ahí?

No hay dos épocas. Se trata de dos apaños, que son diferentes. Tienen, además, un hilo de continuidad. Primero se trató de las ayudas económicas que se brindan a un partido que no tiene ni fondos ni posibilidades de obtenerlos hasta que acceda al gobierno. Luego llega Filesa, que es otra cosa. No hay misterio ni dos etapas. Eso significaría que Konecki y Flick dirigieran una parte de la política. Es más, la única participación política de Konecki está señalada en el libro. Es cuando FG dimite del PSOE y Tierno Galván ve su oportunidad de dar un paso adelante. Hasta que habla con Konecki, que le explica que su partido no solo está cargado de deudas, sino que no se van a limpiar desde Alemania. Tierno lo entiende. Da un paso atrás.

Señala el primer texto de un PSOE sensible a una Transición, que no ruptura, en un artículo de El Socialista, publicado en 1974. Creo que eso es una novedad respecto a su libro El precio de la Transición.

En 1975, cuando está a punto de morir Franco, no hay ningún partido en España que no sea federalista, que no sea republicano, que no esté a la izquierda

En 1975, cuando está a punto de morir Franco, no hay ningún partido en España que no sea federalista, que no sea republicano, que no esté a la izquierda. Hasta Pujol era socialdemócrata. El aroma radical dominaba todo. La ruptura era una evidencia, ¿quién se iba a poner a parar las aguas del ímpetu? En el momento en el que la “gente normal” de entonces empezó a participar, los políticos se dieron cuenta de que no se les necesitaba como conductores. Tenían que cambiar, o serían sustituidos por otros conductores. Hay un libro tremebundo, escrito por Dolores Ibarruri, que siempre cito, y que lo han retirado absolutamente de la escasa biografía de Dolores Ibarruri, que se llama España, Estado multinacional. Todo esto era posible, porque no se hacía política, sino lenguaje…

Está sucediendo eso ahora, ¿no le parece?

La diferencia es que entonces la política la hacían otros, y ahora la hacen los protagonistas de la política.

Me ha llamado la atención el escaso tramo que dedica al 23F.

Lo de las reuniones del PSOE con golpistas es una estupidez como la copa de un pino. Lo he explicado varias veces. Se trató de una cena del alcalde de Lleida, que invita a varios más, como Enrique Múgica, que entonces está viviendo en Barcelona, con Armada, que estaba de maniobras por la zona. Tengo las versiones de casi todos los comensales, salvo la de Armada, obviamente. Y en la cena se habla de la situación española, pero no se pactó ningún golpe. Múgica, y eso consta, nada más finalizar la cena, transmite un resumen a FG. Ni siquiera el propio Armada estaba decidido al golpe en aquel entonces. Decir lo contrario solamente quita responsabilidad a una izquierda y a una derecha que, por entonces, estaba caldeando el ambiente para un golpe. Recuerda a Tarradellas, y su “se necesita un vuelco, un giro”. 

 Lo de las reuniones del PSOE con golpistas es una estupidez como la copa de un pino

Al leer su libro se tiene la sensación de que, a partir de su II legislatura, el PSOE/FG crea el canon del gobierno democrático por aquí abajo. Ahí se detiene mucho en la ruptura del llamado Pacto del Betis (de 1974; así se le llamó a la cesión, por parte de Nicolás Redondo, de la dirección del PSOE –que podía haber obtenido– al grupo de Sevilla), y la subsiguiente huelga general. ¿Por qué le da tanta importancia a la separación entre gobierno y sindicato/UGT, algo hoy poco sorprendente?

Fue muy importante. Después de dos legislaturas de mayoría absoluta, la base social sobre la cual se sustenta el PSOE se rebela. Y lo hace de una manera muy singular: frente a la política económica, manteniendo todo lo demás. Es como si le hubieran hecho una huelga a Solchaga, sin afectar a FG, pero sin entender que el más afectado por una huelga general iba a ser FG, en tanto Solchaga hacía lo que FG le dejaba. La sociedad empieza a disociarse del PSOE. Le sigue dando miedo la derecha. Entonces, recuerda, es el momento del cambio de Fraga por Aznar. Es entonces cuando Calviño y sus asociados sacan lo del doberman, la unión del PP a la imagen de un perro furioso. En todo caso, esta erosión del PSOE no se traduce en un aumento electoral del PP. ¿Podría FG haber solucionado esa crisis de otra manera? Siempre hay otra manera. En el liderazgo, y si bien eso tiene su coste, siempre puedes hacer lo que quieras. Sánchez, por ejemplo, puede hacer lo que quiera, con su coste anexo. Puede hacer un referéndum. Eso es el liderazgo. Puede salir bien o mal. 

Dedica mucho espacio-tiempo a analizar, en 1991, la ruptura FG-Guerra. 

FG y Guerra son dos líneas paralelas. Cuando dejan de serlo, cuando pasan a ser líneas convergentes, todo salta. En el PSOE, esa cosa creada por FG y Guerra, esa pareja no se ha vuelto a producir. Son los fundadores. Los demás se les fueron sumando alrededor.

Asocia mucho los GAL a la figura de Ricardo García Damborenea (secretario general del PSE-PSOE en Vizcaya, implicado y condenado por el caso GAL). Tal vez es el gran protagonista de ese apartado.

Es el que da al Partido Socialista de Euskadi su fuerza vital. No te olvides de que era un cirujano. Los cirujanos son los militares antiguos. Ya no hay autoridad indiscutible en la sociedad. Ni los curas, médicos, abogados o notarios son lo que eran. Pero un cirujano, equivocado o no, no puede dudar. Y él fue un cirujano de hierro en el PSOE. La gente en el PSOE de Euskadi le adoraba. 

Habla mucho de la OTAN, y poco de la adhesión a la UE.

No había ninguna reticencia a la adhesión a la UE, salvo cuando aparece Anguita y empieza a plantear lo de Maastricht como gran traición. Antes, no había nadie con sentido común que no se planteara la UE. Lo hizo hasta el PCE anterior a 1975. La OTAN es otra historia. Afectaba al meollo de las viejas izquierdas.

Plantea el final de la biografía política de FG a partir de la conjunción de los GAL y de la corrupción, cuya percepción social la sitúa en el caso IBERCORP. ¿La política económica del periodo, cruel, dura, con reconversiones, sin piedad, no contó?

El final de FG son los GAL, la corrupción y el caso Filesa, sobre todo. La política económica no fracasó. La crisis social que supone no le pasa factura

El final de FG son los GAL, la corrupción y el caso Filesa, sobre todo. La política económica no fracasó. Es la que hicieron. La crisis social que supone no le pasa factura. La explica FG, y eso aparece en el libro en exclusiva, en una reunión de la Ejecutiva, en la que FG se cabrea de verdad ante lo que considera hipocresía de Nicolás Redondo. Tiene un momento capital. FG dice: “A ver, un momento, las estadísticas (de datos económicos) las hacemos nosotros. Y son falsas. El número de parados es superior, pagamos a la minería asturiana una cantidad de dinero que se va a fondos perdidos, que no recuperaremos jamás, la situación económica no es la que describimos nosotros, sino algo muchísimo peor… Por eso, entre nosotros, tenemos que hablar claro”. Es un clímax político y, sin duda, la parte más importante del libro. FG es consciente de la política que está haciendo. Mucho. No sucede eso con la gente que está a su alrededor. 

Pujol, el primer caso de corrupción en la España democrática, tabulado en 1981, es un testigo notorio de la época, que no aparece poco en su libro.

FG lo que hace exactamente es agarrar, ante un testigo presencial, el dossier Banca Catalana, y lo guarda en un cajón. Esto no hay que tocarlo, punto. ¿Lo hace en beneficio de la estabilidad o de otra cosa? Lo hace en beneficio de la estabilidad y de otra cosa.

 FG lo que hace exactamente es agarrar, ante un testigo presencial, el dossier Banca Catalana, y lo guarda en un cajón

Su libro finaliza con un listado llamativo, macizote, grueso, largo, de personas y cargos gubernamentales de la etapa FG que acabaron en la cárcel. Es un listado parecido, en su profundidad y amplitud, al que dejó Aznar a su paso por el Gobierno. ¿Eso es mera coincidencia?

¿Cómo crees que saldrá Sánchez? Es inevitable. Si estás en el poder, es inevitable. Si quieres estar en el poder tienes que repartir, no hay otra posibilidad. Mantienes el tejido con dos cosas: con el poder real, y con el poder que te dan los fondos. La diferencia entre una cosa y otra es un secreto de alta política. La salida de FG y la de Aznar podríamos decir que son formas paralelas, pero que no tienen el mismo estilo. Aznar aprendió la lección de FG. Hubo otra lección que no aprendió, que Rajoy aprendió demasiado tarde. Es el tejido. Es el sistema. Podemos, por ejemplo, no es que se haya equivocado políticamente, sino que no hay fondo económico que sostenga el partido. La ideología, si es que existiera, no es suficiente para sostener un partido en el siglo XXI. Eso es una herencia del siglo XIX. Un partido, en el XX, en el XXI, se sustenta con esas dos bases nutricias: poder del liderazgo, poder económico. Si sales del gobierno, se acabó el liderazgo. Puedes dirigir un boletín, pero eso no es poder, es algo mediático, dependes de otros, eres una mediación.

Gregorio Morán (Oviedo, 1947). Lo ha vuelto a hacer. Su último libro –Felipe González, el jugador de Billar (Roca Editorial); no se lo pierdan– es una biografía política de Felipe González –a partir de ahora, FG–, que nace partiendo de un presupuesto: despreciar los paréntesis biográficos anteriores y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo), de 'Caja de brujas', de la misma colección y de 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama). Su último libro es 'Como los griegos' (Escritos contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí