1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DERECHA ULTRA

El alma perdida del Partido Popular

Enfrentados a una ya impostergable crisis de identidad, sería bueno que desde el PP y sus entornos sociales y económicos pensaran en su espacio político a largo plazo

Jorge Urdánoz Ganuza 1/12/2023

<p><em>Amistades peligrosas.</em> / <strong>Pedripol</strong></p>

Amistades peligrosas. / Pedripol

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Durante mucho, mucho tiempo, fue moneda corriente entre nosotros la tesis de que, frente a lo habitual en Europa, en España no existía un partido de extrema derecha. Tal afirmación se escuchó durante décadas, desde la Transición hasta el año 2015. Solía emitirse como algo positivo para nuestro sistema político, pero a mí me preocupaba. Cuando la escuchaba, solía responder: “Sí, y es una pena, porque sería mucho mejor que lo hubiera”.

La explicación que, ante la invariable extrañeza de mis interlocutores, ofrecía yo era la que sigue. España es prácticamente el único país del mundo en el que la Segunda Guerra Mundial no la ganaron los aliados y que sufrió durante nada menos que 40 años una dictadura primero fascista y luego sólo (¡!) militar. Siendo ello así, no puede ser que, frente a Europa, no exista extrema derecha. Y menos con una Transición como la que tuvimos, basada no en una victoria frente al fascismo seguida de una rigurosa condena del régimen anterior, sino en una reconciliación entre partes posibilitada por una generosísima amnesia o amnistía con respecto al pasado. La explicación tenía que ser otra: que había extrema derecha, pero que estaba dentro del PP. Algo, proseguía, que resultaba muy perjudicial para nuestra dinámica institucional, puesto que, cada vez que, en el turnismo bipartidista, era el PP el que gobernaba, la extrema derecha tocaba algo de poder. Y, en consecuencia, la extrema derecha tocaba poder prácticamente la mitad de las veces.

Si hubiera un partido de extrema derecha, el PP podría transformarse en lo que afirma ser

Si hubiera un partido de extrema derecha, el PP podría, liberado de ese yugo, transformarse en lo que continuamente –excusatio non petita, ya saben– afirma ser pero jamás ha acabado siendo: un partido de centro derecha, liberal no solo en lo económico, sino también, y sobre todo, en lo político y en lo, digamos, nacional. Y, cuando eso ocurriera, podría pactar con normalidad tanto con los nacionalistas periféricos como con el PSOE. La dinámica institucional se centraría y la extrema derecha no tendría por qué alcanzar el poder.

La hipótesis ha resultado en buena parte falsada por la realidad. Que en el PP había extrema derecha era sin duda cierto. Vox no es un partido nuevo que nace y crece a la derecha del PP, sino una escisión del mismo, con la que comparte cuadros –Santiago Abascal, para empezar– y votantes. Sin embargo, cuando por fin surge Vox y el PP puede por tanto liberarse y convertirse en un partido netamente liberal, no lo ha hecho.

Las pruebas son abundantes, pero citaré tan solo dos. Primera. En 2019 el PP apoyó en la Asamblea de Madrid una propuesta de Vox para declarar fuera de la ley a todos los partidos independentistas. Eso dejaría fuera a partidos que están entre los más votados en el País Vasco y Cataluña, y que consiguen una representación considerable en Valencia, Navarra y otras regiones. Esto es, dejaría sin representación a millones de españoles solo porque al PP no le parece bien lo que tales españoles libremente quieren y pacíficamente votan. Por lo visto, en el PP entienden que en democracia hay que votar dentro de las posibilidades que desde el propio PP estimen adecuadas. Muy liberal no parece.

Segunda. En la última campaña electoral que los sufridos ciudadanos españoles tuvimos que soportar, Ayuso declaró que “ETA está viva (y) en el poder”. Un delirio, supongo que auspiciado por Miguel Ángel Rodríguez y su vieja/nueva estrategia, profundamente iliberal, de acuerdo a la cual los hechos objetivos y contrastables ya no cuentan y lo que cuenta es tan solo la emoción que despertemos entre los votantes, sea con mentiras, con “hechos alternativos” o con demagogia de baja estofa.

Lo peor, con todo, estaba por llegar. No solo nadie en el PP la desautorizó, sino que el partido en pleno, con el “centrado” Feijoó al frente, tuvo a bien abrazar tras ello un lema, “Que te vote Txapote”, cuya mera emisión aniquila de un plumazo la propia idea de discrepancia política, cayendo de lleno en la inquina moral.  ¿En qué sensibilidad cabe que alguien le pueda espetar eso a rivales como los del PSOE que, por todos los santos, tienen no pocos compañeros asesinados por el terrorismo de ETA?

En un gesto de indignidad que cuesta digerir, ni siquiera cuando la hermana de Gregorio Ordóñez, concejal del PP asesinado por el propio Txapote en persona, les imploró que retiraran el lema porque dolía a muchas víctimas en general y a ella en particular, el PP tuvo a bien dejar de utilizar esa anonadante bajeza moral. “A mí me parece que es un eslogan perfecto”, alegó, para su vergüenza, María San Gil en respuesta a la humanísima petición de Consuelo Ordóñez. De nuevo, la mera eficacia como criterio final de lo político, con independencia de que por el camino arrasemos con el dolor de los otros.

Ahora que no está solo en el espacio de la derecha, el PP tendrá que decidir qué ideario abraza

No es casualidad que estos posicionamientos ultras de un partido supuestamente liberal tengan que ver con la cuestión nacional, que en España ha sido siempre una de las grandes divisorias de lo político. Ahora que no está solo en el espacio de la derecha, el PP tendrá que decidir qué tipo de ideario abraza. Puede, desde luego, competir con Vox en la carrera nacionalista por las esencias patrias. Eso nos abocará a la división en dos grandes bloques irreconciliables, a la bronca permanente y a la conversión del debate político en algo parecido a un estercolero. Pero puede también hacer lo que hacen los partidos liberales ante la cuestión nacional. No es que haya una receta clara, pero sí algunas pistas.

Una, el respeto por la libertad individual de abrazar una u otra creencia nacional. Del mismo modo que el liberalismo surge con Locke en torno a la idea de la libertad religiosa, que supone asumir políticamente que no hay un único Dios, el PP tendrá que decidir si respeta o no la libertad de los demás de abrazar cualquier credo sobre cuál es la verdadera y única nación. De momento, lo que parece es que quiere o ilegalizarlos o condenarlos al limbo de la antiespaña.

Dos, asumir que hay un ideario propiamente liberal –en lo económico, pero también en lo político – que resulta más que suficiente para convencer a la ciudadanía de sus méritos y ganar por sí mismo las elecciones. No hace falta ETA, no hace falta la ilegitimidad, no hace falta la traición. Se trata de hacer política, no de ninguna batalla metafísica contra el Mal. En los países con partidos liberales o democratacristianos de verdad, tales formaciones no necesitan recurrir a esa clase de fantasmones de paja. En todos lados los hay, por descontado, y los hay a diestra y siniestra, como demuestran aquel lamentable dóberman del PSOE y muchos otros navajazos de electoralismo barato propinados por la izquierda. Pero, aunque los haya, no son los argumentos centrales de las campañas del principal partido de la oposición, sino forraje colateral y en buena medida secundario ante las urnas. ¿De verdad nadie en el PP confía lo suficiente en el ideario del partido como para no necesitar revivir cada cuatro años el cadáver de ETA?

Enfrentados a una ya impostergable crisis de identidad, sería bueno que desde el PP y sus entornos sociales y económicos pensaran no tanto en los siguientes dos meses como en su futuro como espacio político a largo plazo. ¿Quieren ser Vox-B o quieren ser un partido de centro derecha homologable? ¿Quieren centrar el panorama político o quieren dividirlo en dos mitades ideológicas enfrentadas para siempre? ¿Quieren representar a la España real y diversa o a una inexistente nación española entendida como mera extensión de Madrid? Ahora que existe Vox y que Ciudadanos se ha ido, es la hora de un centro derecha español verdaderamente liberal.

-------------------

Jorge Urdánoz Ganuza es profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Pública de Navarra. @jurdanoz

Durante mucho, mucho tiempo, fue moneda corriente entre nosotros la tesis de que, frente a lo habitual en Europa, en España no existía un partido de extrema derecha. Tal afirmación se escuchó durante décadas, desde la Transición hasta el año 2015. Solía emitirse como algo positivo para nuestro sistema político,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Urdánoz Ganuza

Jorge Urdánoz Ganuza es filósofo y ensayista. Profesor de Filosofía del Derecho, Moral y Política (Universidad Pública de Navarra) y de Ciencia Política (UNED). Es activista por el voto igual en España.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ricardo-aguilera908

    Interesantísimo artículo, aunque en mi opinión peca de optimista. El PP no está pensando qué quiere ser de mayor porque lo tiene claro desde el momento mismo de su fundación: es el representante del franquismo sociológico. No es poca cosa. Hay una masa crítica de más de diez millones de españoles y muy españoles que se ajustan a esa definición. Un enorme colectivo que vota PP o cualquier otra marca de la ultra-derecha. La aparición de otro partido similar al PP, VOX, solo obedece a intereses de orden económico. VOX está formado por segundones del PP, gente que quiere que su trozo de la tarta del erario público sea más grande de lo que era dentro del PP, donde tantos compiten por esos fondos. Además, el PP no puede reconvertirse en una derecha liberal a la europea por dos razones fundamentales. Una es que su electorado le daría la espalda; la otra es que la derecha “european style” ya tiene marca registrada en España: PSOE, un partido de derecha no franquista totalmente homologable a sus pares al norte de los Pirineos. Por otra parte, me parece un error de cálculo señalar al PP como el problema, porque no lo es. Los partidos nunca lo son. Son los votantes. Mientras España albergue en su seno un macizo de la raza de diez millones de personas que eructan franquismo en las sobremesas, será un país disfuncional política, social y moralmente. La solución es sencilla, pero a largo plazo: educación. Una pena haber perdido 48 años dejando la educación pública en manos de colegios concertados y los medios de comunicación de masas en manos de psicópatas.

    Hace 4 meses 22 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí