1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DISPUTA IDEOLÓGICA

Fuego amigo

La respuesta democrática a las nuevas políticas culturales de signo reaccionario debería aparejar la denuncia de las coerciones que la libertad artística ha venido sufriendo en todo este tiempo desde las instituciones

Pablo Luis Álvarez 25/01/2024

<p>Recién censurado / <strong>J. R. Mora</strong></p>

Recién censurado / J. R. Mora

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Con el ir y venir de las correcciones, la publicación de este texto se fue retrasando. Lo había empezado a escribir a las pocas semanas de que se formasen los nuevos consistorios de nuestro país el pasado junio, cuando la entrada de Vox en muchas corporaciones municipales se tradujo rápidamente en toda una ofensiva contra la cultura. En aquel verano, se sucedieron las cancelaciones de obras de teatro, proyecciones cinematográficas, conciertos y toda clase de eventos artísticos. También, los rifirrafes en los plenos y los tijeretazos a los programas de festejos, concejalía que, pensaba el PP, sería algo así como un premio de consolación para el partido de ultraderecha, sin darse cuenta de que esto era lo que Vox buscaba.

Con el paso de los meses, algunos de estos ataques tuvieron contestación, como la que recibieron de la alcaldesa de Gijón en el mes de octubre, carpetazo que resonó por toda España cuando los ultras quisieron meter mano al FICX. El resultado fue la ruptura del pacto de gobierno en el ayuntamiento. 

Con todo, no debe uno subestimar los desvelos de la ultraderecha ni su habilidad reiterativa, esto es, su capacidad inagotable de dar el coñazo con lo mismo y con las mismas estrategias. Vox arremete de nuevo y hace unas semanas hizo caer el festival Periferias, que durante veintitrés años se venía celebrando en Huesca. Las estrategias son las mismas –cancelación y cierre, borrón y cuenta nueva– porque su maquinaria retórica no ha cambiado. Como desmenuzaba con detalle un artículo de Mariano Martín Zamorano, el espacio de la cultura le sirve a Vox para ahondar en la división élite vs. pueblo que el partido necesita para postularse como salvador de la patria verdadera. Y al ser este el escenario donde mejor puede representar el psicodrama de los buenos españoles, lo continúa atacando.

El panorama es de hecho más complejo y hay que sumarle nuevos ejemplos de pistolerismo político que nos vienen de otros partidos, como la reciente decisión por parte del ejecutivo de Ayuso de retirarle al Ateneo de Madrid su subvención anual –retirada a la que, sin embargo, Rocío Monasterio ha salido al paso en la Asamblea de la Comunidad.

La libertad de polemizar es un derecho del artista, del crítico o del comisario

Ahora bien, como en otras ocasiones, lo que me preocupa es la respuesta que se ha dado desde la izquierda, y más particularmente por parte de los profesionales de la cultura, para defenderse de este asalto. Lo que quisiera plantear, en realidad, es si podemos hacer esto con mejores instrumentos o si este asedio puede servirnos para hablar en profundidad de todo lo que constriñe al trabajador cultural. Por supuesto, me parece una indignidad que se nos quiera someter a la moralidad desquiciada de la ultraderecha, que para colmo se ve a sí misma y al concepto de arte que defiende como libres de ideología. Pero no me parece menos preocupante que el arte se vea también a sí mismo como un hacer siempre crítico, siempre en la subversión, cuando las estructuras de producción y distribución en que este surge y circula no se cuestionan, o cuando la gobernanza de muchas instituciones culturales a menudo da la espalda a los planteamientos que apoya en su escaparate público.

Como nos señala Terry Eagleton, toda reflexión sobre el arte y la literatura está inevitablemente regida por un formato dominante. Cuando componemos improvisadamente nuestra teoría del arte o cuando conversamos explícitamente sobre ello, siempre tenemos en mente, sin quererlo, un género o un medio en particular.  Por esto, al hablar ahora de la cultura grosso modo, sé que voy a recurrir al campo que más familiar me resulta, el del arte contemporáneo, y que parte de lo que voy a decir omitirá las peculiaridades de otras formas de producción cultural. También, después de haber pasado tanto tiempo en Reino Unido, este texto sonará bastante anglo.

La censura se puede ejercer de otras maneras y la experiencia institucional del arte contemporáneo nos ofrece un buen ejemplo de esto

En respuesta a los diferentes intentos de censura del verano, se constituyó la Organización por la Libertad Artística (OLA) con el objeto de articular la protesta y descontento de quienes se dedican al arte. Con toda seguridad, debieron de surgir otras iniciativas similares, pero esta parece ser la que entonces llamó la atención de los medios o la que al menos tuvo mayor visibilidad. Su propio nombre nos indica lo que la plataforma intentaba proteger: es la libertad de los profesionales del arte la que se encuentra en jaque, derecho inalienable que la OLA, en su manifiesto, ve como un caso especial, e implícitamente absoluto, de la libertad de expresión. Y es aquí, donde quisiera entrar. Claro que la libertad de polemizar es un derecho del artista, del crítico o del comisario (solo faltaría). No me refiero aquí a un afán provocador adolescente sino a la capacidad del arte de hacer temblar lo hegemónico, aunque sea, como a menudo sucede, en un plano meramente discursivo –esto en sí no es poco, pero veremos que no es suficiente–. Lo que me pregunto es si esa expresividad artística que se postula como absoluta y que parece surgir de las profundidades de la psique (donde, parece ser, esta campa a sus anchas) era libre antes de las elecciones o con la cada vez mayor presencia de la ultraderecha en las instituciones democráticas. La censura, pienso, se puede ejercer de otras maneras y la experiencia institucional del arte contemporáneo nos ofrece un buen ejemplo de esto. 

Desde su repolitización hacia la izquierda allá por los noventa, una parte de las prácticas artísticas y comisariales se embarcaron en un largo proceso, con el que todavía se las están viendo, para generar nuevas posibilidades de participación y organización ciudadana, con la esperanza de hallar un tipo de unión política más perfecta, más auténtica y más directa en la que diferentes públicos tengan un papel más activo –se iba perfilando, poco a poco, una idea de participación como actividad del cuerpo diferente de la contemplación–. Si uno se movía, se tomaba un café o leía un libro en el museo, participaba

Esta división entre movimiento y mirada todavía perdura. Con todo, la publicación de The Emancipated Spectator, un pequeño texto de Rancière que aparece por primera vez en ArtForum en 2007, reclamaba el hacer crítico de la mirada y la situaba como punto de partida para una nueva horizontalidad política. En cualquier caso, lo que más éxito tuvo de su propuesta no fue su reivindicación de la pasividad del público, que él ve de hecho como siempre activa. Si algo verdaderamente gustó fue su promesa de redención: cuando asistimos juntos a un evento que exige nuestra presencia –para Rancière, el mejor ejemplo es el teatro– es cuando nos damos cuenta de nuestra colectividad. Eran buenas noticias: a lo que ya se aspiraba tenía ahora el sello de la alta teoría. Muchos se contentaron con esto y pensaron que este acceso momentáneo a lo político era suficiente. A los pocos años, el correlato en las prácticas comisariales fue el boom de “lo curatorial” (the curatorial), una búsqueda postfundacional de la gestión crítica del arte que recibió desigual acogida y que se tradujo en proyectos programáticos que se postulaban como abiertos, fluidos y transparentes, con un componente discursivo fuerte (hablar) y que, como es evidente, cuesta describir. Su vigencia, aunque menguada, continúa, sobre todo entre aquellos curadores que se formaron en Londres en la década de 2010.

La crisis financiera de 2008 generaría un estado de alarma generalizada en muchas instituciones culturales, sobre todo aquellas que habían nacido en época de vacas gordas como grandes proyectos arquitectónicos y que ahora tenían que dedicar la mayor parte de su presupuesto a pagar la calefacción. En este contexto, los programas públicos de charlas, talleres, conferencias y performances reciben un nuevo empujón, por considerarse estos formatos más asequibles que las exposiciones (no porque su coste fuese intrínsecamente más bajo, sino porque en la jerarquía de prácticas artísticas y comisariales, todavía eran hermanas menores y se les atribuía menor valor). También porque aquella promesa de autenticidad política que tenía que surgir cuando los cuerpos se juntan había encontrado cumplimiento en la Primavera Árabe y en los diferentes movimientos Occupy que proliferaron en el Norte Global –yo mismo recuerdo algo así como una excitación político-sensual durante el 15-M.

La disolución de estos movimientos gozaría de longevidad en el mundo del arte, que mostraría un renovado interés por el activismo y los movimientos grassroots. Esta atención a menudo no fue únicamente teórica. Muchas organizaciones culturales de pequeño y mediano tamaño iniciarían programas públicos cuyo aspecto, al menos para el participante, tenía la forma de experimento asambleario. 

El activismo y la desobediencia estaban muy bien siempre y cuando no tuviesen un efecto en la estructura de poder

Algunas instituciones de mayor calibre intentaron darle espacio a este modelo de participación. En el invierno de 2010, la Tate Modern invitaría a The Laboratory of Insurrectionary Imagination a impartir un taller, Disobedience Makes History, que comenzaría el enero siguiente con no pocas dificultades desde la propia dirección del museo. Aquella convocatoria tenía como fin explorar diferentes estrategias para abordar asuntos de actualidad política desde instituciones culturales que recibiesen fondos públicos. 

Las instrucciones recibidas por el colectivo fueron claramente estipuladas por la Tate Modern: ninguna de las intervenciones derivadas del taller podía tener por objetivo a la propia institución ni a sus patrocinadores, como la petrolera BP, entre otras multinacionales. Dicho de otro modo, todo esto del activismo y de la desobediencia estaba muy bien siempre y cuando se mantuviese como simulacro y no tuviese un efecto en la estructura de poder. Caridad victoriana sí, pero sin tocar mucho la gaita1.

Este miedo a poder expresarse con libertad como trabajadores de la cultura no se ha disipado

El taller subversivo y la charla a calzón quitado no parecían enfrentarse a tantas restricciones en organizaciones de menor envergadura, que no mostraban remilgos a la hora de posicionarse abiertamente como parte de la izquierda cultural y que empezaron a acoger colaboraciones con asociaciones vecinales, grupos activistas y colectivos marginados. De nuevo, esta clase de experiencias eran admitidas siempre y cuando no revolviesen demasiado la trastienda, muchas veces sostenida, como nos recuerda Andrea Phillips, sobre trabajo voluntario o mal remunerado, un estilo de gobierno profundamente vertical y una política de silencio institucional impuesto sobre los trabajadores, que temían cuestionar el modelo organizativo de sus centros.

Este miedo a poder expresarse con libertad como trabajadores de la cultura no se ha disipado. Lo veo entre mis alumnos, todos ellos empleados en diferentes instituciones culturales de Reino Unido, a quienes les gustaría mostrar su apoyo a Palestina o denunciar públicamente la indignidad de la invasión israelí. En clase, pueden manifestar su descontento. En sus lugares de trabajo, la orden es no romper el consenso: que las posiciones encontradas lo sean siempre y cuando el conflicto dialéctico permanezca en suspensión. Una exposición sobre campos de refugiados tiene cabida solamente como pirueta discursiva, como visita al abismo desde la barrera, y a condición de que el equipo tras ella no incurra en estridencias (como diría Sarah Ahmed, que el enunciado funcione toda vez que no funcione, o lo que es igual, que la performatividad del arte sea siempre no-performatividad). Los instrumentos a disposición de las instituciones para garantizar que nada se salga de madre son varios, incluyendo amonestaciones, comités de evaluación y, por supuesto, eficaz corrección fraterna.

En el debate de investidura, Yolanda Díaz recuperaba el deseo de Marcelino Camacho de llevar una participación más democrática a la organización interna de las empresas. Sus palabras me recordaron a las declaraciones de aquel Julio Anguita recién elegido alcalde de Córdoba en 1979, que pedía seguir desarrollando desde el municipalismo una Constitución que él veía incompleta. Con un espíritu similar (y, sin duda, mucho más modesto) mi intención es señalar que no sólo debe haber una respuesta democrática cuando la libertad de contenidos se ve asediada por la ultraderecha. La libertad de los trabajadores del arte ya era precaria. La respuesta democrática debe llevarse igualmente al gobierno de la cultura y a quienes trabajan por ella.

—------------------

Nota:

1. Como respuesta a estas restricciones, se fundaría el colectivo Liberate Tate cuyas acciones acabarían resultando en la retirada de BP como patrocinador del museo.

---------------------

Pablo Luis Álvarez (León, 1991) es responsable de Práctica Curatorial en el Máster de Comisariado de Teesside University/Middlesbrough Institute of Modern Art y candidato doctoral en el Royal College of Art de Londres.

Con el ir y venir de las correcciones, la publicación de este texto se fue retrasando. Lo había empezado a escribir a las pocas semanas de que se formasen los nuevos consistorios de nuestro país el pasado junio, cuando la entrada de Vox en muchas corporaciones municipales se tradujo rápidamente en toda una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Luis Álvarez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí