1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

horizontes urgentes

Palestina es una cuestión feminista

Nuestras condiciones de vida están profundamente afectadas por la forma en la que los Estados compiten entre sí, las alianzas que eligen, cómo se hacen la guerra o la paz y a través de qué relatos aceptamos ese orden

Irene Zugasti 23/02/2024

<p>Cientos de tiendas de campaña de refugiados palestinos en el sur de Gaza. / <strong>Mahmoud Mushtaha </strong></p>

Cientos de tiendas de campaña de refugiados palestinos en el sur de Gaza. / Mahmoud Mushtaha 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“Palestine is a feminist issue”. Es obvio, ¿no? o quizá no tanto. Al fin y al cabo, ¿qué tendría que ver con nosotras un genocidio a miles de kilómetros? ¿En qué afecta a nuestros debates políticos de andar por casa, a nuestros malestares, a nuestras demandas, a los derechos que nos quedan por disputar? La respuesta es sencilla: todo. Tiene que verlo todo. Lo internacional es político, así que lo personal también es internacional. O, simplificando el palíndromo, como decía Cynthia Enloe en aquel ensayo maravilloso, una comprensión feminista de la política internacional es aún más clara si la formulamos al revés: “Lo internacional es personal”. Nuestras condiciones de vida, nuestra cotidianidad más ordinaria y simple, está profundamente atravesada por la forma en la que los Estados compiten entre sí, las alianzas que eligen, cómo se hacen la guerra o la paz y a través de qué relatos aceptamos –o no– ese orden internacional y el lugar que ocupamos en él.  

Este 8 de marzo de 2024, a seis meses del inicio del genocidio más letal de lo que llevamos de siglo, urge que las feministas nos articulemos en clave internacional e internacionalista, porque la potencia de un internacionalismo feminista por la paz es inmensa y la única vía posible para construir una alternativa al régimen de guerra al que quieren abocarnos. Que Palestina es una cuestión feminista no es solo un eslogan, y he aquí cuatro ideas para explicarlo:

El régimen de guerra es que tu hijo prefiera, de entre todas las cosas que podría ser en carnaval, performar el Call of Duty

En primer lugar, porque el régimen de guerra global al que Occidente parece dirigir todas sus fuerzas necesita el orden de género para funcionar y legitimarse; por eso debemos romperlo, abolirlo, desmontar sus lógicas. Necesita jóvenes dispuestos a ser carne para la picadora, mártires, héroes, y necesita a mujeres dispuestas a ser descanso del guerrero, cuerpos a disposición del Estado y sus aparatos, víctimas necesarias e inevitables a las que vengar. Necesita la explotación y la violencia las mujeres para justificarse –no olvidemos las agresiones sexuales como gran “argumentario” de Israel en la justificación de su masacre– y necesita que los hombres sigan sintiéndose seguros sabiéndose soldados frente al colapso de la masculinidad que supone sufrir una guerra en tus carnes. El apartheid israelí y su violencia busca agotar hasta extinguir a aquellas comprometidas con la reproducción social, con la vida y la supervivencia en Palestina: por eso ataca hospitales, convoyes y corredores humanitarios, infraestructuras básicas, el agua, la tierra, los colegios, las universidades, los centros comunitarios, hasta desfondar a quienes las sostienen y borrarlas, metafórica y literalmente, del mapa. Necesita unas fuerzas de ocupación que les nieguen su acceso a la salud, a la educación, a sus derechos reproductivos, su libertad de movimiento, el ejercicio de hasta las más básicas libertades. Necesita netanyahus, bidens, borreles, la senectud vestida de camuflaje, en toda su escala de posiciones, que llenen de argumentos y razones sus casus belli y justifiquen que van a multiplicar el gasto en armamento, seguridad y defensa pudiendo hacerlo en sanidad pública, vivienda o en abordar la crisis climática. Necesita medios de comunicación y analistas –abrumadoramente hombres, esos geopolitibros de cabecera– que jaleen la guerra y sus lógicas narrando cada ofensiva y convirtiendo los muertos en contadores sin historia para que, si no llenas la cesta de la compra, si no puedes alquilarte una casa ni pagar la luz, si te mueres alcanzando la orilla de Europa, sea culpa de la “tensión internacional” y de unos pocos tipos malos que cambian según las necesidades del guión. Necesita “valores” –como la igualdad o los derechos de las mujeres– retorcidos y esgrimidos como excusa para ennoblecer sus genocidios o sus matanzas en las fronteras, para hacer digna e irremediable la barbarie. El pasado carnaval, en mi barrio en Madrid, me crucé con un grupo de hombres jóvenes, casi adolescentes, disfrazados de militar: cascos, gafas, guantes, mochilas tácticas, fusiles de asalto hiperrealistas, botas. Posaban disparando al aire, simulando arrestos, colocándose en formación: eran indistinguibles de las fotos de los soldados israelíes de su misma edad que circulan por la red y que también juegan a las batallas, pero con muertos de verdad, y cuelgan en TikTok sus atrocidades. El régimen de guerra es también eso: que tu hijo prefiera, de entre todas las cosas que podría ser en el día en el que uno puede ser lo que quiera, performar el Call of Duty

En segundo lugar, porque las resistencias palestinas en Estados como el español y en muchos otros lugares del mundo en diáspora están siendo impulsadas por mujeres que nos hablan de colonialidad, de migraciones, de clase, de racismo, de familia, de las violencias sin nombre que se ejercen contra ellas. Donde ellas se arremanguen, debemos estar todas. Las veo en las manifestaciones, algunas llevan velo y otras no –para escándalo de la blanquitud ilustrada–, otras se anudan la kufiya a la cabeza, algunas ya nacieron aquí, otras llevan el exilio en los talones. La historia de las organizaciones de mujeres palestinas es larga y compleja, y han enfrentado sus propios debates internos, como en todas las luchas anticoloniales: no necesitan lecciones de nadie. Nos recuerdan que allí, en su casa, en la tierra de la que han sido expulsadas, hay mujeres sosteniendo sus comunidades, hay madres que son figuras fundamentales para la construcción comunitaria y política; están las que continúan operando en hospitales en ruinas, dando clase en escuelas que vuelan por los aires, siendo torturadas en cárceles por su activismo político, asesinadas mientras hacen periodismo. La trampa discursiva que las presenta –una vez más– como mujeres sin palabra ni agencia, “mujeres y niños” en un contador, funciona muy bien para la propaganda de los “salvadores blancos”, y también se sostiene sobre la estereotipación del hombre árabe como “salvaje”, como si los civiles palestinos no fueran también merecedores de piedad, de solidaridad y de justicia. Las asunciones que desde Occidente construimos sobre sus sociedades –y sobre Israel como la “única democracia” de la región– refuerzan los propios elementos patriarcales internos y son una estrategia del propio sinónimo para aislarlas y marginarlas en los debates internacionales. El silenciamiento de las voces de las mujeres palestinas es también aviso a navegantes, porque en su activismo se juegan mucho más que la palabra: en Alemania, ese país de memoria selectiva, arriesgan detenciones y deportaciones por defender su causa. En Reino Unido, algunas enfrentan procesos judiciales por manifestarse, por ejemplo, frente a la fábrica de Elbit (sí, la empresa de material defensa a la que España ha continuado adjudicando jugosos contratos públicos incluso tras el 7 de octubre de 2023) o son acusadas, directamente, de terrorismo. En Estados Unidos, defender públicamente a Palestina puede costarte no sólo una persecución política, sino tu empleo en una universidad, en un medio de comunicación, en el cine o en un puesto de trabajo cualquiera tan pronto como caiga sobre ti la sombra de la sospecha de la nueva caza de brujas. Hablar por las que no pueden hacerlo no equivale a hablar en su nombre, sino encontrarnos en la denuncia de lo que el proyecto colonial sionista, como elemento clave del capitalismo internacional, supone para sus vidas y para las resistencias.

El feminismo institucional y las fuerzas políticas que lo representan no solo no van a dar la pelea, sino que harán lo que sea necesario para legitimar el statu quo

En tercer lugar, porque como feministas, vinimos a disputarlo todo y la última frontera en liza es la política exterior, nunca mejor dicho. Es innegable el denodado esfuerzo por mantener fuera del circuito de las relaciones internacionales y de la política exterior a los activismos feministas, construyendo –ahí sí– un cordón sanitario que garantice el estado de las cosas dentro de sus cancillerías, sus embajadas y sus organizaciones. La “diplomacia feminista” que han desplegado varios Estados europeos –Alemania o España entre ellos– funciona como complemento adorno de sus estructuras excluyentes y jerárquicas a la interna y refuerza una “acción exterior” basada en reforzar las estructuras de dependencia, de colonialidad, de fronteras, y el paradigma humanitario como único modelo frente a una sororidad entre iguales –paradigma, además, cada vez más dependiente de la filantropía privada o del vaivén de los gobiernos de turno, como estamos viendo con la UNRWA–. Una diplomacia feminista que se invoca en embajadas donde los canapés te los sirven criadas migrantes con cofia, que se congratula de la enésima cumbre internacional en la que se aplaude a las mujeres del “tercer mundo” por su “empoderamiento” o su “construcción de la paz” que se han echado a la espalda frente a los conflictos y situaciones que el que “primer mundo” ha creado para ellas. Las “mujeres por la paz” autoorganizadas son así desposeídas de su potencial político y transformador y relegadas a la muy humanitaria y necesaria labor de reconstruir el territorio y de cuidar las comunidades, eso sí, una vez que los objetivos de guerra han sido consumados. Como disidencia controlada, la legitimación del régimen de guerra se articula también a través de fórmulas del feminismo neoliberal, como la celebración de la paridad y de la presencia femenina en las estructuras bélicas o militares: las valientes soldados israelíes, Wonderwoman, las ministras de Defensa o alguna que otra analista internacional que les compre el discurso por la tele. El feminismo institucional de Occidente y las fuerzas políticas que lo representan no solo no van a dar la pelea, sino que harán lo que sea necesario para legitimar el statu quoPinkpurple o greenwashing mediante. Al fin y al cabo, el régimen de guerra garantiza su supervivencia. Von der Leyen y su sionismo militante, Margarita Robles y sus presupuestos militares, Hillary Clinton –convenientemente abucheada por las valientes estudiantes de Columbia– y sus históricos récords de compra y venta de armas, todas ellas son necesarias –junto al silencio de las otras– para permitir el genocidio y sobre todo, para evitar que nazca cualquier alternativa. “Por favor, no saques a Palestina en tu discurso. Esta es una conferencia de mujeres, no de política”: eso es lo que Betty Friedan espetó a Nawal el Saadawi durante la Conferencia de Nairobi de 1985. Para la autora de La mística de la feminidad, el conflicto árabe-palestino poco tenía que ver con ella y con sus preocupaciones. El feminismo institucional de la paridad, de los debates sobre quién se queda el despacho, ese que no tiene interés ni le importa la disputa internacional, o la deja para la filantropía del día después, no me interesa. Un feminismo que prefiere escandalizarse por una canción de Eurovisión antes que por el genocidio de decenas de miles de personas, que hace matemáticas electorales con las muertas, o que directamente, desprecia cualquier lucha decolonial como un asunto menor y molesto en su agenda de libertades, no nos convoca ni merece mayor atención ni respeto. Pero hay una política exterior feminista –o una geopolítica feminista, si lo preferís– diferente, que late y se extiende y que no cabe en sus embajadas, la que generó hace pocos años redes de solidaridad internacional para denunciar las violencias sexuales o la que hoy han construido en todo el mundo las palestinas desplegando un activismo multitudinario y poderoso, a costa, precisamente, de no ser demasiado diplomáticas.

En último lugar, Palestina es una cuestión feminista porque las feministas sí tenemos una alternativa a su régimen de guerra, pero ellos no tienen ninguna. Como dicen las mujeres del Palestine Feminist Collective, la lucha palestina establece y redefine prácticas y principios que beben de los movimientos decoloniales de todo el mundo, y que está construyendo, aún bajo las bombas, “una filosofía de liberación y práctica necesaria para crear el mundo en el que queremos vivir”. Principios como el de la justicia internacional, encarnada en ese alegato de dignidad que fue la causa sudafricana en la Corte Internacional, o prácticas como el boicot de consumo, que nos recuerda cómo un acto tan sencillo como no comprar o no contratar es un acto de amor hacia el otro lado del planeta, priorizando cuidar sobre consumir, demostrando que no somos indiferentes. El genocidio palestino y sus lógicas de resistencia nos han abierto los ojos ante un Occidente que es un viejo egoísta, codicioso y decadente, como la mayoría de sus líderes, pero también nos han invocado a preguntarnos cuáles son los otros caminos y mundos posibles.  

La paz es nuestro más urgente horizonte feminista: no una paz a medida de Occidente y sus amos y señores

Al enfrentar las violencias, siempre tuvimos meridianamente claro que si nos tocaban a una, nos tocaban a todas. También a las que dan a luz en tiendas de campaña y entre escombros, a las que agreden en los checkpoints, a las que silencian y reprimen o a las que asesinan. La paz es nuestro más urgente horizonte feminista: no una paz a medida de Occidente y sus amos y señores, no una paz domesticada y cómoda, ni una paz aplazada y sumisa que pueda encajar en su business as usual, sino una paz que arrastre consigo a los genocidas, una paz justa sobre la que construir nuevas reglas y relaciones, una paz en la que la justicia social, los derechos humanos y la reparación les derriben de la silla y les desnuden como los arquitectos de barbarie que son, han sido, y serán si nosotras no lo evitamos. Desde el río hasta el mar, y hasta donde podamos empujar. Una paz frente a quienes quieren ver el mundo arder y beneficiarse recogiendo las cenizas. Salvar Palestina es salvarnos un poco a todas, porque sí, lo internacional es personal y esa paz es, más que nunca, una cuestión feminista. 

“Palestine is a feminist issue”. Es obvio, ¿no? o quizá no tanto. Al fin y al cabo, ¿qué tendría que ver con nosotras un genocidio a miles de kilómetros? ¿En qué afecta a nuestros debates políticos de andar por casa, a nuestros malestares, a nuestras demandas, a los derechos que nos quedan por disputar? La...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Irene Zugasti

Iba para corresponsal de guerra pero acabé en las políticas de género, que también son una buena trinchera. Politóloga, periodista y conspiradora, en general

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí