1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Raja Shehadeh / Abogado y escritor palestino

“Ya es imposible caminar por el campo de Cisjordania”

Andy Robinson 6/02/2024

<p>Raja Shehadeh. / <strong>The National News YT</strong></p>

Raja Shehadeh. / The National News YT

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hace un poco más de 15 años, el abogado y escritor palestino Raja Shehadeh, también senderista empedernido, me acompañó en una larga caminata por el precioso paisaje mediterráneo de los alrededores de su ciudad, Ramala. El resultado fue esta crónica que recomiendo leer antes de seguir.

Ya entonces se presentía la catástrofe que se avecinaba para los palestinos que aún disfrutaban de un mínimo espacio de libertad. Shehadeh había alertado sobre ello en su libro Palestine Walks (Scribner, 2008), publicado unos meses antes. 

En un momento de la subida, siguiendo un arroyo casi seco, aún recuerdo a Raja señalar la cresta de los montículos tapizados de olivos donde se perfilaban los tejados rojos y los carteles inmobiliarios de Dolev, el nuevo asentamiento israelí: “A veces me dejo llevar 15 o 20 años atrás, cuando podía caminar por aquí sin angustia”. “Pronto no podremos pasear por aquí”, sentenció. 

Tres lustros después, los peores pronósticos de Shehadeh –ya cumplidos los 72 años y con una decena de libros publicados– se han hecho realidad, tal y como explica en esta entrevista telefónica mantenida la semana pasada desde su hogar en Ramala. 

En 2008 había unas 60 viviendas en Dolev. Ahora son casi 800. Cuando se produjo un atentado con bomba en el asentamiento en 2019, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu anunció que duplicaría el número de viviendas. En 2022, se construyeron 380 en ese asentamiento.

El nuevo libro de Shehadeh, Una memoria palestina (Profile, 2022), nos lleva al principio de la historia de la infamia: la primera expulsión masiva de más de 400.000 palestinos, la llamada Nakba, en 1948. Es un relato intensamente personal para Shehadeh, cuyo padre, el célebre abogado palestino Aziz Shehadeh, lideró la lucha jurídica contra la Nakba y fue asesinado en 1985 a manos –según sospecha Shehadeh– de un colaborador israelí. [Para más contexto, este artículo publicado hace unos días en La Vanguardia.]

El número de asentamientos se cuadruplicó después de 1993

Estaba pensando en aquella caminata del 2008. Se sentía la presencia de los asentamientos, pero aún había un espacio de libertad por el cual pudimos caminar y disfrutar aquel día. Eso fue en los alrededores de Dolev. ¿Qué ha sucedido en los últimos 15 años?
Esa caminata que hicimos ya no podemos hacerla. La situación es muy tensa en esa zona. Hay muchos más asentamientos alrededor de Dolev, y algunos de los colonos son muy violentos. La última vez que salí a hacer senderismo, intentamos caminar cerca de otro asentamiento llamado Tolman, donde hay un maqam, un lugar de importancia religiosa. Quería escribir algo al respecto. Pero nos dijeron que los colonos en Tolman son muy violentos, y nos aconsejaron no acercarnos al asentamiento, así que decidimos no ir. Alrededor de Dolev han tomado más tierra, se han construido muchas más viviendas y hay cada vez más incidentes, lo que hace muy difícil, si no imposible, caminar por la zona. Las carreteras que conectan los asentamientos entre sí se han multiplicado y ya se comunican directamente con Israel. Han causado más daño al paisaje, por supuesto. De modo que, si vienes a la zona ahora, apenas la reconocerás.

Recuerdo Dolev como una especie de isla de la América suburbial, con urbanizaciones de chalés valladas. Y sé que miles de colonos son judíos estadounidenses con esta visión. Leí los comentarios de una colona estadounidense que decía: “Este es el sueño americano en Israel. Es como Westchester, (Connecticut). Tenemos una casa enorme, mucho más grande de la que tendríamos en cualquier otro lugar, y mucha tierra”. ¿Quienes son esos colonos? ¿Qué quieren? 

Los asentamientos han pasado por varias etapas y fases. En la primera, solo estaban los colonos ideológicamente motivados, que eran pocos. En 1939, Menájem Beguín decidió que si solo se dejaba asentarse a los ideológicamente motivados, los asentamientos nunca crecerían. Había que cambiar la política y los asentamientos debían convertirse en los satélites urbanos de ciudades israelíes. Entonces se facilitaron muchos incentivos materiales, para que más gente se mudara a los asentamientos en Cisjordania, y esto funcionó de maravilla. El número de colonos aumentó bastante. Pero el mayor incremento ocurrió después de los Acuerdos de Oslo, en 1993, que dividieron Cisjordania en tres áreas: Área A, Área B, y Área C. Más del 60% de la tierra correspondía al Área C. Aunque estaba bajo jurisdicción israelí, la idea del acuerdo era que este área sería la única donde la tierra sería devuelta a los palestinos. Pero el gobierno de Tel Aviv optó por incumplir este acuerdo. Se dedicó a crear una percepción entre los israelíes de que el área C era, en realidad, tierra que tarde o temprano sería anexada por Israel. Por lo tanto, dio a entender que los israelíes que se asentaran en el área C jamás tendrían que abandonar sus hogares. Y esto supuso un incentivo irresistible para los colonos. El número de asentamientos se cuadruplicó después de 1993.

¿Y la colonización tenía un componente inmobiliario? 

Sí. Desde luego. Ahora cuando conduces por la carretera que conecta Dolev con la costa, encuentras grandes carteles que anuncian que puedes comprar inmuebles en el asentamiento. Se paga mucho dinero por una casa allí. Y muchos de los colonos, que adquirieron inmuebles antes a precios más bajos, se han hecho con un montón de plusvalías. 

O sea, ¿que compran y luego venden?

Sí, así es. Todo se anuncia en hebreo. Las vallas publicitarias están en tierra palestina, sin pedir permiso a los palestinos, por supuesto. Hay publicidad de pizzas y de hamburguesas como si estuvieran en Israel. La idea es hacer sentir a los colonos que están en Israel y no en tierra palestina.

¿La mayoría de ellos vienen directamente de Israel, de Estados Unidos o otros países? 

No estoy seguro. Creo que la mayoría vienen de Israel. Algunos colonos, como los de Zakat, que está cerca de Al-Bireh y Ramala, son principalmente franceses. Pero son franco-israelíes. Así que depende. Y algunos colonos son más ortodoxos religiosos, otros lo son menos.

Cuando los ortodoxos dieron su beneplácito, asegurando que no iba contra la ley judaica, los asentamientos se multiplicaron

¿La especulación inmobiliaria se mezcla con la ortodoxia religiosa? 

Por supuesto. Cuando los ortodoxos dieron su beneplácito al asentamiento, asegurando que no iba contra la ley judaica, los asentamientos se multiplicaron. Antes de eso, los rabinos habían advertido de que no debían asentarse porque iba contra la ley, y decían que se debía respetar también la ley internacional. Luego cambiaron de discurso. Y entonces se abrieron las compuertas; muchos, muchos más colonos ortodoxos llegaron a Cisjordania. 

¿Hay algún lugar por el que aún puedes caminar? 

Nuestras caminatas han quedado cada vez más reducidas. Lo que hacemos ahora, por ejemplo, es caminar a Ein Qiniya [aldea palestina en el norte de Cisjordania]. Y luego subimos la colina hacia el oeste y cogemos un pequeño sendero. Es una caminata de unas dos horas, y eso ya es todo lo que tenemos. Todo lo demás es imposible. Demasiado peligroso, porque la zona está llena de colonos, y de efectivos del ejército israelí.

Y cuando hablas de la destrucción del paisaje, ¿cómo la percibes? 

El paisaje está abigarrado de asentamientos, conectados a carreteras excavadas a través de las colinas para que sean rectas y anchas, con el fin de reducir el número de horas de viaje entre Cisjordania e Israel. El objetivo es que los colonos puedan llegar a su trabajo en Israel en menos tiempo. Y eso destruye el paisaje cada vez más. 
Cuentas en el nuevo libro que a principios de los años ochenta tienes una especie de premonición sobre la red de infraestructuras –carreteras, agua y electricidad de uso exclusivo de los israelíes– que están empezando a construir. Entonces piensas que es parte de una estrategia general. ¿Todo esto fue planeado desde el principio?

Sí, el proyecto se ideó muy pronto. En 1981, estaba el Plan del Consejo Regional Judío en Cisjordania, que describo en Caminatas palestinas. Ese plan habla de asentar a un millón de judíos más en Cisjordania antes de 1986. Incluye cambios de las normativas de uso de la tierra en Cisjordania para facilitar más asentamientos israelíes y confinar los pueblos y las ciudades palestinas en áreas más pequeñas. Un día, en 1981, estaba conduciendo por Ramala y, como describo en el libro, de repente pensé: ¿qué pasará si hacen una red alternativa de caminos y electricidad y agua, una infraestructura superior para conectarlos a Israel? ¿Qué pasará si pueden cortarnos el agua, la electricidad, el transporte en cualquier momento sin afectar a la población israeli en Cisjordania? Me asusté mucho porque pensé que si eso sucedía, los palestinos acabaríamos atrapados. Y esto es exactamente lo que ha sucedido. 

Tu presentimiento parece ya un hecho consumado. ¿Un Estado paralelo dentro de Cisjordania, no?

O mejor dicho, un sistema de apartheid. Un grupo viviendo en un lado con toda esa infraestructura y con acceso a todos los recursos. Y el otro privado de todo... 

Israel ha cambiado las normas para la adquisición de armas, lo que ha permitido que se distribuyan libremente entre los civiles

Y la situación está empeorando. Según cuentas en un artículo publicado en la revista literaria del New York Times, más de mil personas han sido desplazadas en Cisjordania desde 2022. Y en los últimos dos meses, desde el 7 de diciembre, las ocupaciones israelíes de tierras palestinas se están acelerando. 

Sí. El Gobierno israelí está aprovechando la guerra de Gaza para avanzar más en Cisjordania. Los colonos, con el apoyo del ejército, han asesinado a 344 palestinos desde el 7 de octubre, según cifras de la ONU, 88 de ellos niños. Y esto sigue y sigue. Y lo que lo hace peor es que el Gobierno de derechas de Netanyahu y el ministro de Policía, Itamar Ben-Gvir, ha cambiado las normas para la adquisición de armas de fuego, lo que ha permitido que se distribuyan más libremente entre los civiles. El riesgo de ser asesinado a tiros es mucho mayor que antes. Y, de hecho, hay muchos casos de tiroteos contra palestinos.

¿Cómo es el ambiente en Ramala? ¿Hay miedo en Cisjordania? Me preguntaba cómo se siente la gente tras la operación de Hamás del 7 de diciembre. 

Según los Acuerdos de Oslo, Ramala y las otras ciudades palestinas pertenecen al área A. Y el área A se supone que está bajo plena autoridad palestina, sin permiso para que los israelíes entren. Desde el 7 de octubre, entran en Ramala y otras ciudades palestinas en cualquier momento del día o de la noche; ahora oímos hablar de ataques por el ejército israelí en Ramala casi a diario. Vienen a detener a la gente o a demoler casas. El ejército israelí hace lo que quiere. Y la Autoridad Palestina, que tiene su propia competencia para mantener la seguridad, no ofrece resistencia a los soldados israelíes, ni los detiene. No hay protección alguna. 

¿A nivel personal, estás preocupado de que puedas convertirte en un objetivo de los militares israelíes?

Ya no soy un activista político, así que no hay razón para que vengan a por mí. Estoy en una edad diferente ya...

Sí, pero lo que escribes en tus libros y artículos es un arma muy efectiva contra Israel…

Puede ser. Pero la verdad es que les importa un bledo lo que se escriba. Saben que no va a tener una influencia internacional fuerte, ni va a impulsar un cambio en la actitud de la gente. 

En Israel no se enteran de lo que pasa en Gaza. Hay una censura casi total

Tal vez Netanyahu cuenta con que la autocensura en Estados Unidos y Europa arregle el problema. Hay mucha censura en los medios y en el mundo editorial. Me han comentado que, antes del 7 de octubre, todos daban por hecho de que tu libro Una memoria palestina iba a ganar el Premio Nacional del Libro en el Reino Unido...

Yo fui el finalista entre seis personas y mi libro, según decía mucha gente incluyendo los editores, era el más fuerte entre los seis. Mi editor estadounidense estaba seguro de que ganaría. Pero después del 7 de octubre mi editor británico Andrew Franklin me dijo que era imposible que ganara. Y ya ves, tenía razón.

Hay muchas presiones de lobbies...

Sí, pero aun así no creo que a los israelíes les importe demasiado la actitud de la gente fuera de Israel. Ha habido manifestaciones en Londres y en otras ciudades, con millones de personas, y nada ha cambiado. Así que Israel no está muy preocupado por ninguna de estas acciones, por desgracia. 

Puede ser, pero hay un gran movimiento de protesta judío propalestino en Estados Unidos. ¿Crees que eso podría cambiar las opiniones de jóvenes israelíes? 

No creo que los colonos y el pueblo israelí estén influidos por eso. No lo creo en absoluto. Creo que el apoyo judío a los palestinos es muy importante en el exterior y puede desencadenar cambios en países como Estados Unidos. Quizás esto puede ser más efectivo que cualquier otra cosa. Pero no afecta directamente a Israel, ni a los israelíes, ni a sus actitudes, ni a su ideología. Hay otra cosa que deberías saber: en Israel no se enteran de lo que pasa en Gaza. Hay una censura casi total de las imágenes de Gaza y no las ven. Las noticias de televisión no muestran nada. Prefieren no saber. Así que no les preocupa.

Los israelíes hablan ya sin pudor de que quieren realizar una segunda Nakba

Tu nuevo libro empieza con la Nakba en 1948 y la lucha judicial de tu padre contra sus efectos. Mucha gente dice que ahora estamos en una segunda Nakba. ¿Crees que eso es cierto? 

Los israelíes hablan ya sin pudor de que quieren realizar una segunda Nakba. Paradójicamente, esto es bueno en el sentido de que abre el camino al reconocimiento de lo que ocurrió en 1948. Porque los israelíes nunca han reconocido que existió una Nakba. Así que esto abre el debate sobre lo que ocurrió entonces y permite que el mundo sea consciente del hecho de que la Nakba ocurrió. En ese sentido, es bueno. 

Pero una segunda Nakba sería una catástrofe.

Creo que los israelíes hace mucho tiempo –desde principios de los noventa– van dándole vueltas a cómo deshacerse de los palestinos en Cisjordania y en Gaza. Viene de lejos. Y ahora tienen la sensación de que pueden echar a la gente de Gaza y dejar la zona libre de palestinos. Pero creo que es un deseo imposible de realizar para los israelíes y que nunca llegará a producirse. Porque la primera Nakba ocurrió bajo circunstancias muy específicas que no se repetirán. Y luego, por supuesto, también en este caso, el mundo árabe, ya sea Egipto o Jordania, se niega rotundamente a permitir que los palestinos se trasladen a sus territorios porque desestabilizarían sus países.

Lo que más me impactó del retrato de tu padre en el libro es que, pese a todo, era bastante optimista. Parece que siempre tuvo una idea clara sobre  los mecanismos legales y defendió que la solución de los dos Estados era viable. 

Cuando mi padre estaba trabajando por el derecho de retorno de los palestinos, todavía creía en la ONU, que había aprobado la resolución 1948, por la que todos los palestinos debían regresar. Él quería implementar esto. Las posibilidades de trabajar a través de medios legales para aplicar estas resoluciones, y acabar, por ejemplo, con el bloqueo de las cuentas de palestinos desplazados era todavía posible y probable. Trabajó en ello y tuvo algún éxito. Ahora nos damos cuenta de que la ONU por sí sola no sirve. 

Mi padre tenía razón al decir que la única victoria se producirá cuando ganemos los dos

Tu padre, según cuentas en el libro, decía que Palestina siempre será una bomba de relojería para Israel.

Mi padre defendía la solución de dos Estados contra la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) [La OLP se oponía y mantenía una posición maximalista que consistía en recuperar toda la soberanía]. Creo que ahora se está dando la razón mi padre. Todo el mundo habla de la solución de dos Estados y de que es la única manera. Desde la ONU, la Unión Europea, hasta Estados Unidos, todos hablan de la solución de los dos Estados como el camino para la paz en el futuro. Y creo que mi padre tenía razón al decir que la única victoria se producirá cuando ganemos los dos. Los israelíes no ganarán aplastando a los palestinos, y los palestinos no ganarán aplastando o expulsando a los israelíes. Quiero decir, la única manera de ganar es si ambos ganamos. Y mi padre tuvo una gran clarividencia al decir esto en un momento en que no era popular. 

Es interesante, porque desde el 7 de octubre parece que hay un cambio de perspectiva y la solución de dos Estados vuelve a estar sobre la mesa. Por horrible que sea lo que está sucediendo, puede haber algún motivo para la esperanza.

Sí, eso creo. Pero hemos visto momentos en el pasado, cuando el mundo parecía estar hablando de soluciones diplomáticas, que no se han producido de manera adecuada. No se puede ser demasiado optimista. La cuestión es si están dispuestos a presionar a Israel, y eso todavía es dudoso. Porque sin presionar a Israel, no pasará nada. Tal vez, en esta ocasión, Estados Unidos, que tiene las mayores opciones de presión, y la Unión Europea, verán que la continuación del conflicto pone en peligro la región por completo. El Mar Rojo ahora también está en peligro. Así que quizá ocurra algo, pero creo que hay que ser muy cauto en el optimismo.

España e Irlanda han hecho muy bien en diferenciarse del resto de la UE

En la Unión Europea, España ha desempeñado un papel relativamente constructivo. Pero, ya sabes, Alemania y otros países parecen estar empeñados en hacer apología del genocidio. ¿Qué crees que podríamos decir a través de esta entrevista a los gobiernos europeos?, ¿crees que el liderazgo de España, aunque sea, muy tibio y cauteloso, es importante?

Creo que Pedro Sánchez está intentando presionar un poco más para negociar una solución de dos Estados, un alto el fuego. España e Irlanda han hecho muy bien en diferenciarse del resto de la Unión. Pero creo que lo importante es subrayar que la Unión Europea tiene mucho más poder del que está dispuesta a admitir. Porque es el primer socio comercial con Israel. Esto les da poder si quieren usarlo. Y, además, están muy cerca de Oriente Medio y cualquier problema en Oriente Medio les afectará. Los europeos tienen interés en resolver la situación para lograr la paz en Oriente Medio, que es su vecino. Pero se esconden detrás de Estados Unidos y dicen, no, no, todo el poder está en Estados Unidos. No podemos hacer nada.

Hace un poco más de 15 años, el abogado y escritor palestino Raja Shehadeh, también senderista empedernido, me acompañó en una larga caminata por el precioso paisaje mediterráneo de los alrededores de su ciudad, Ramala. El resultado fue 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. josevht

    El libro "Una memoria palestina" de editorial Profite, de Raja Shehadeh, está editado en castellano? Estoy interesado en el.

    Hace 2 meses 18 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí