1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MELINDA COOPER / SOCIÓLOGA

“Resistir a la familia es fundamental para el anticapitalismo”

Nuria Alabao 25/03/2024

<p>La socióloga Melinda Cooper posa durante la entrevista. / <strong>Traficantes de Sueños</strong></p>

La socióloga Melinda Cooper posa durante la entrevista. / Traficantes de Sueños

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Los valores de la familia: entre el neoliberalismo y el nuevo social-conservadurismo (Traficantes de Sueños, 2023), de Melinda Cooper (Sídney, 52 años) es un trabajo fundamental para entender por qué el neoliberalismo defiende la institución familiar. Cooper es profesora de Sociología en la Universidad Nacional Australiana de Canberra y en la actualidad investiga sobre políticas neoliberales y finanzas públicas. Esta entrevista es un resumen de la realizada durante la reciente presentación del libro en Madrid.

¿Puede explicar las tesis del libro y por qué es importante tenerlas en cuenta hoy para entender el funcionamiento tanto del neoliberalismo como del conservadurismo que está resurgiendo en todo el mundo?

En la izquierda se había vuelto un lugar común decir que el feminismo y otros movimientos de la New Left habían colaborado con el neoliberalismo. La filósofa feminista Nancy Fraser dijo, por ejemplo, que había una afinidad subterránea entre el feminismo de la segunda ola y el neoliberalismo, ya que ambos habían socavado las formas de seguridad social –íntimas y económicas– que se habían construido en el orden social keynesiano: el salario familiar [el hombre cobraba lo suficiente para mantener a toda la familia y las mujeres de clase media no trabajaban]. Pero si se acepta esta premisa, la conclusión lógica es extremadamente peligrosa: la de que para poder resistir al capitalismo neoliberal se necesita restaurar las fronteras sociales o de género –o incluso raciales o nacionales–. Así que pensé que era importante ver qué sucedió en ese punto de inflexión en las décadas de 1960 y 70.

Me centré en investigar un movimiento que quizás no es tan espectacular como otros más conocidos: el que defendía los derechos del Estado de bienestar y que también cuestionaba los efectos del Estado social keynesiano; atacaba el orden de género al que había dado lugar el keynesianismo y sus jerarquías internas, por ejemplo, el salario familiar. Al mismo tiempo, no abandonaba la ambición de una redistribución más justa de la riqueza social. Su propuesta era radicalizar la distribución de la riqueza más allá de los límites tolerables por el Estado capitalista. Este movimiento por la ampliación de derechos del Estado del bienestar fue parte del auge de los movimientos de izquierda radical e incluía a la izquierda del movimiento sindical. Presionaban abiertamente por la subida salarial más allá de su asociación al crecimiento. Estaban tratando de recuperar para los trabajadores una mayor participación en los beneficios de la renta nacional. Era radical en el nivel salarial, pero también por a quién se incluía en esta lucha: a los trabajadores migrantes, a los negros, a los jóvenes, a las mujeres y a los trabajadores del sector público. 

En la izquierda se había vuelto un lugar común decir que el feminismo y otros movimientos de la New Left habían colaborado con el neoliberalismo

Este fue un momento peligroso desde el punto de vista de los capitalistas, que hasta entonces habían estado a favor del consenso keynesiano. Economistas como Milton Friedman, que habían sido parte del consenso del New Deal enfrentados con esta militancia de la década de 1960, decidieron que había que acabar con este pacto. Creo que es muy importante no perderse lo que realmente fue el feminismo y los movimientos antirracistas y laborales del momento. Entonces, entran en escena los economistas neoliberales que querían desmantelar todo el aparato del bienestar: “Si el Estado del bienestar hace que la gente se sienta tan empoderada o legitimada para luchar y, además, está aumentando sus deseos revolucionarios, entonces es el momento de acabar con él”. 

Por otra parte, estaban los neoconservadores que ven la ruptura de la familia no solo como el síntoma, sino como el catalizador de la crisis capitalista de 1970. Lo interesante es que los neoliberales de entonces decían algo muy parecido: el ataque a la estructura económica de la familia keynesiana suponía una verdadera amenaza para el capitalismo americano. ¿Por qué se preocupaban por la familia? Entendían que la familia tenía una función económica y pensaron que podían restaurar el orden capitalista si desmantelaban el Estado de bienestar, de manera que empujaron para que la gente volviese a algunas formas de parentesco, –voluntario, forzado, normativo, no normativo…– porque esto operaría como un sustituto del bienestar social. Así que, en este momento, los neoliberales y los nuevos conservadores encuentran este extraño punto de convergencia en el que ven la crisis económica en relación a la ruptura de la familia y del orden de género, y están de acuerdo en que hay que restaurarlo. No se va a volver al cabeza de familia masculino de mediados de siglo XX, pero sí a una idea de responsabilidad familiar privada sobre sus miembros. 

Entiendo que la crítica de Nancy Fraser quiere incidir en cómo se ha gestado una hegemonía dentro del Partido Demócrata en la que se asume el reconocimiento de las minorías y ciertas demandas, pero no se asocian a la redistribución de la riqueza como sí hacían los movimientos por la ampliación del Estado del bienestar de los que habla.

Hay una parte del argumento de Fraser contra el neoliberalismo progresista con el que estoy de acuerdo, pero no con cómo lo define. Viene a decir que parte de la izquierda ha sido absorbida por demandas neoliberales de reconocimiento de la identidad, e inclusión legal o la expansión de ciertos derechos, desvinculándolos de una cuestión más amplia de redistribución económica. 

Hay avances en el reconocimiento de las relaciones no normativas, pero podríamos ver eso como un ejemplo de neoliberalismo progresista

Es evidente que hay avances reales en el reconocimiento de las relaciones no normativas, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero podríamos ver eso como un ejemplo de neoliberalismo progresista. Lo que está pasando es que el impulso radical de los movimientos de los años setenta se ha canalizado de nuevo hacia el parentesco, en la forma del matrimonio y la familia. Hay una razón económica que es totalmente compatible con las ideas neoliberales sobre la función de la familia en el bienestar. Cuando examinamos la jurisprudencia en torno al matrimonio entre personas del mismo sexo, vemos que el argumento era dejar que los gays se casaran porque la unidad conyugal serviría como sustituto de la asistencia social y no serían una carga para el Estado. Este argumento se fraguó en plena crisis del sida, cuando las autoridades públicas no querían hacerse cargo de los gastos hospitalarios derivados de esa enfermedad. El economista neoliberal Richard Posner fue el primero en recomendar el matrimonio entre personas del mismo sexo. No tenía ningún tipo de oposición moral a la sexualidad no normativa, pero al mismo tiempo pensaba que los derechos a la sexualidad no normativa debían ser reconocidos con la condición de que las personas entrasen en algún tipo de relación familiar con reconocimiento legal. 

Algo parecido ocurrió con la reforma de la asistencia social que se produjo bajo la Administración Clinton, una especie de apogeo del neoliberalismo progresista. Esta reforma revivía la forma más atávica y punitiva del welfare, porque implicaba que una mujer debía ser dependiente de un cónyuge en el matrimonio en lugar de del Estado. Lo que hizo esta reforma fue invertir el dinero de la asistencia social en localizar a los padres genéticos de los hijos de las madres solteras para que se hiciesen cargo de la familia. 

Cuando se trata del cuidado y la dependencia, el neoliberalismo inventa relaciones familiares y obliga a las personas a subvencionarse mutuamente para sustituir al Estado

Nancy Fraser no aprovecha esta reforma política histórica del neoliberalismo progresista para preguntarse ¿qué nos dice esto sobre el neoliberalismo? Está claro que cuando se trata del cuidado y la dependencia, el neoliberalismo no solo se contenta con el reconocimiento de la familia, sino que inventa activamente relaciones familiares que no son emocionalmente reales o consensuales y obliga a las personas en estas relaciones a subvencionarse mutuamente para sustituir al Estado. Así, la responsabilidad familiar es un pilar absoluto de la idea neoliberal progresista. 

Resumiendo; estoy de acuerdo en que una gran parte de la izquierda se acerca al pensamiento neoliberal, pero no creo que el pensamiento neoliberal sea de ninguna manera antifamiliar o antijerarquía de género. Esta es la paradoja de nuestro tiempo: hemos asistido a una ampliación de las formas de expresión sexual y de parentesco permitidas, pero eso no significa que el parentesco en sí mismo haya dejado de ser central para el Estado de bienestar neoliberal, de manera que incluso se impone activamente desde el Estado como una obligación.

En general, la izquierda también reivindica la institución familiar, incluso se dice que es un bastión de resistencia al neoliberalismo o al capitalismo. ¿Por qué se ha producido esto y por qué es necesario cuestionarnos o desafiar esta institución?

Creo que es una mitología tanto de la izquierda como de los liberales económicos. Si nos fijamos en la historia del liberalismo económico, los liberales siempre han tenido problemas para encajar el rol de la familia en su visión de la dinámica económica porque están a favor del individuo y de la responsabilidad personal y la contradicción más evidente aquí es la cuestión de la herencia. El liberalismo económico luchó en contra desde la Revolución Francesa porque la herencia o ciertas formas de herencia –como la primogenitura– aparecen como el último baluarte del orden aristocrático feudal. Sin embargo, los economistas liberales no piden acabar con la herencia, la necesitan, pero ven la contradicción porque hablan de meritocracia y presumen un igualitarismo formal en el contrato económico. Pero en cuanto existe la herencia, tienes que admitir que los individuos no llegan al contrato como iguales. 

La familia nunca ha sido una forma de resistencia al capitalismo. Es la forma en que la riqueza privada se reproduce a través del tiempo

Así que la familia presenta siempre este inconveniente, pero es absolutamente fundamental, porque para proteger la riqueza privada es necesario proteger la transmisión de la riqueza dentro de la familia. Así que la familia nunca ha sido una forma de resistencia al capitalismo. Es la forma en que la riqueza privada se reproduce a través del tiempo. Esto no quiere decir que la forma de la familia permanezca estática, cambia radicalmente en diferentes épocas y no tiene la misma función para las diferentes clases, pero es absolutamente esencial. Por eso, la resistencia a la familia es fundamental para el anticapitalismo. No puedes criticar o enfrentarte al capitalismo sin atender a la institución de la herencia.

Suele decir que no existe la ‘familia tradicional’, sino que esta figura es una producción histórica. ¿A qué se refiere?

Algo que me inquietaba de las reseñas de Los valores de la familia es que, incluso las personas que simpatizaban con su tesis, decían que el libro era una crítica a la familia nuclear patriarcal normativa. Es eso, claro, pero también es una crítica a la familia no normativa o a la familia extensa. La gente cree que si las familias fueran extensas serían mucho mejores. Si nos fijamos en la formación de la familia del siglo XX, la familia nuclear fue un producto de la familia fordista y del salario familiar: la capacidad de una unidad familiar para vivir juntos en una vivienda sin familia extensa y sin servicio doméstico –la de clase media–. Para reemplazar el servicio doméstico, el trabajo no remunerado de la mujer en el hogar fue parcialmente subsidiado por el Estado. Todo este tipo de ayudas sociales crearon y apoyaron la individualización de la familia. 

El aumento de los precios de la vivienda hace que la gente viva cada vez más junta en hogares multigeneracionales

Hoy en día, creo que en muchos países estamos volviendo a una forma de familia extendida. El ejemplo de Australia es muy claro porque no hay un sistema donde el trabajo de las migrantes sustituya el trabajo doméstico. Lo que está pasando es que las mujeres casadas o con hijos siguen trabajando, pero es la familia extensa la que cuida de los niños. El aumento de los precios de la vivienda hace que la gente viva cada vez más junta en hogares multigeneracionales. Los hijos viven en el hogar familiar hasta bien avanzados los veinte o treinta años, e incluso más allá, y los abuelos conviven muchas veces con ellos. En el mejor de los casos, eso implica un reparto de la riqueza familiar, en el peor, un reparto de la deuda. Cuando yo era joven, la gente se iba de casa a los dieciséis años y vivía de forma independiente. Esto ha cambiado y creo que la tendencia neoliberal es hacia la familia extensa. Aquí es donde no albergo ningún romanticismo por las familias tradicionales. Y creo que tenemos que ser muy escépticos cuando la gente evoca estas ideas o las romantiza.

En The asset economy (Wiley) –junto con Lisa Adkins y Martijn Konings– explican cómo desde los años ochenta hemos entrado en una fase de “bienestar basado en activos”. La financiarización (sobre todo de la vivienda) se ha convertido en un sustituto del Estado del bienestar. ¿Qué consecuencias tiene esto para la configuración de las clases sociales?

Esto es algo por lo que los neoliberales progresistas de la tercera vía apostaron. Pensaron: “Si podemos empujar a tanta gente como sea posible a la propiedad de la vivienda y apoyar el incremento de valor de las casas, atraeremos a esos votantes a la economía de la transmisión de la riqueza familiar”. A veces el argumento era “vamos a crear una generación de pequeños conservadores: las personas que quieren proteger su propiedad y su patrimonio familiar”. Creo que en muchos sentidos ha sido una propuesta bastante exitosa. Las viviendas pasaron a ser los activos financieros de la clase media. El problema aquí es que llega un momento en el que no se puede seguir incorporando gente a esta economía porque los precios de la vivienda y los niveles de deuda se disparan.

Hay una fractura entre personas que tienen propiedades o cuyos padres tienen propiedades y los que nunca heredarán nada, y que están atrapados en el alquiler y el trabajo precario

Hace tiempo que superamos ese momento en el que había una especie de neoliberalismo aspiracional y estamos empezando a ver las líneas divisorias de nuevo. Hay una fractura entre personas que tienen propiedades o cuyos padres tienen propiedades que van a heredar –incluso más tarde en la vida–, y los que nunca heredarán, y que están atrapados en el alquiler y el trabajo precario. Esto transforma la forma en que se organizan las clases. Puede haber dos personas, ambas, incluso, con trabajos profesionales relativamente bien pagados, pero en una ciudad con precios inmobiliarios muy elevados, en realidad están en posiciones de clase completamente diferentes. Una no tiene que preocuparse por los costes de la vivienda o por el crédito al consumo porque la vivienda puede respaldar esos créditos. Así, en el libro intentamos establecer una tipología alternativa de clase que tuviera en cuenta las posiciones de las personas respecto a los activos financieros, incluida la vivienda. Arriba del todo están las personas que poseen y negocian con activos financieros que no son residenciales –capital de inversión, propiedad intelectual…–, y después una clase media-alta cuyo principal activo es la vivienda. Los que tienen propiedades de inversión y los que son dueños solo de una residencia ya se encuentran en una posición de clase diferente, pero después hay todo un grupo de personas que tienen hipotecas y que en realidad son propietarios de manera diferida, de manera aspiracional, simplemente están endeudadas, que es un situación peligrosa, teniendo en cuenta la precariedad generalizada del trabajo. Así que también matizamos nuestro análisis de clase en términos de trabajo inseguro. Pero tener un trabajo inseguro y una vivienda como garantía detrás de ti es muy diferente a estar en la misma situación pero sin activos. 

Lo que esto significa en términos de familia es que volvemos a una especie de economía dinástica. Las oportunidades sociales están determinadas por tus padres y el bienestar de tus padres. Y la contracara de esto son las economías de trabajos forzados por deuda, que involucran a generaciones enteras. Un ejemplo muy crudo de esto es la economía de los préstamos estudiantiles en Estados Unidos. A menudo, son los abuelos y los padres los que se endeudan para permitir que un niño vaya a la universidad, con la esperanza de que este niño acabe consiguiendo un trabajo lo suficientemente bien remunerado como para pagar esa deuda que involucra a varias generaciones de la familia. Esto es un forma de trabajos forzados por deuda. No es endeudamiento personal sino formas familiares intergeneracionales de endeudamiento. 

También estamos viendo el resurgimiento de formas familiares de empresas capitalistas en todo el mundo. Es obvio cuando nos fijamos en gente como Donald Trump, Coke Industries… Estas empresas familiares privadas siempre han existido, pero han adquirido una nueva prominencia y centralidad en el capitalismo americano que no tenían en la década de 1970. Así que creo que este retorno de la familia como un vector de transmisión de riqueza está ocurriendo en varios niveles diferentes simultáneamente. 

Los valores de la familia: entre el neoliberalismo y el nuevo social-conservadurismo (Traficantes de Sueños, 2023), de Melinda Cooper (Sídney, 52 años) es un trabajo fundamental para entender por qué el neoliberalismo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. luisherrero1

    Es una pena CTXT vuelve a bloquear a los robot e impide el acceso a repositorios de paginas web solicitados por los usuarios, tales como http://web.archive.org/ http://archive.is/ Son un asunto fundamental porque permiten recuperar paginas que se han borrado o desaparecieron al desaparecer su mantenedor.

    Hace 2 meses 9 horas 34 minutos

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí