1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

aduanas

Respuestas a un intento de asesinato

Sobre ‘Cuchillo’ de Salman Rushdie

Roberto Valencia 25/05/2024

<p>Manifestantes pidiendo la muerte de Salman Rushdie en La Haya (Países Bajos), en mayo de 1989. / <strong>Rob Croes / Anefo</strong></p>

Manifestantes pidiendo la muerte de Salman Rushdie en La Haya (Países Bajos), en mayo de 1989. / Rob Croes / Anefo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Se pregunta César Aira en su libro Continuación de ideas diversas si no será la lectura de novelas “lo que preforma la lectura de un diario”. Y puede que sí. Puede que, debido a esta inercia, el lector tienda a asignarle el estatus de personaje de ficción a todo sujeto que aparece en unas páginas literarias. Pero también puede ocurrir que el propio género biográfico sea el que pone en juego similares estructuras narrativas que en la ficción. Sea una cosa o la otra, lo que sugiere Aira en su reflexión es que tendemos a leer los textos biográficos (testimonios, diarios, memorias o autobiografías) como si fueran intrigas convencionales. Nos preocupa y nos ocupa el destino de sus autores reales (que también ejercen como narradores y personajes protagonistas), como si sus vidas fragmentarias, azarosas o contingentes formaran parte de ciclos narrativos acotados, redondos o autoconclusivos. 

Cuando en 2012 terminé el libro Joseph Anton, me pregunté qué ocurriría en adelante con el Salman Rushdie que había burlado los complots planificados para matarle –hasta seis– y que se habían inspirado en la fetua dictada por Jomeini a raíz de la publicación, en 1988, de su novela Los versos satánicos. Joseph Anton era un libro despojado y sincero, la liberación desatada por Rushdie para contar –narrar– la durísima prueba de una vida secreta y en alerta, en la que cambiaba de residencia cada pocos días, se ocultaba permanentemente y entregaba las ruinas de su agenda al celo de los servicios secretos ingleses. Rushdie aprovechaba la oportunidad de exponer el testimonio de su tortura personal para reflexionar sobre su poética literaria; para pasar a limpio sus meditaciones sobre la libertad de expresión y el singular modo en que el desempeño literario la explota; para dignificar a las personas que defendieron su libro –también para señalar a los que le dieron la espalda– y para otros menesteres. Joseph Anton es un libro total, uno de los mejores de su autor, donde los numerosos episodios biográficos se combinan con reflexiones de índole literaria, política y social, dejando clara la fusión de vida y escritura en Rushdie. La literatura, en su caso, se había convertido en una poderosa herramienta de reapropiación de los distintos acontecimientos de su atormentada vida.

Esta suerte de biografía terminaba con un alivio para su autor: la perspectiva esperanzadora de que, después de más de veinte años de ocultamiento social, la alarma respecto a su seguridad se había relajado, de modo que podía retomar la senda de la libertad. Desde entonces han pasado algunos años en los que, se supone, Rushdie ha podido vivir como cualquier ciudadano, pero, como todo el mundo sabe, el 12 de agosto de 2022 sufrió un violento atentado que lo dejó al borde de la muerte. Superviviente de un ataque de quince cuchilladas en distintas zonas vitales de su cuerpo, Rushdie decidió tras su convalecencia contar este nuevo episodio de su vida en Cuchillo, su nuevo libro, que tiene un subtítulo nada ambiguo: Meditaciones tras un intento de asesinato. “Para ser sincero, este era y es un libro que yo hubiera preferido con mucho no tener la necesidad de escribir”, dice en un momento del mismo. Activar de nuevo ese truco de magia literaria que lo convierte por segunda vez en un personaje de su propia obra, le ha supuesto a su autor un agónico deambular por la oscuridad de las unidades de cuidados intensivos, las operaciones quirúrgicas, la convalecencia hospitalaria, la rehabilitación y, por supuesto, nuevos episodios de ocultación y secretismo. Tal y como ocurría en Joseph Anton, el texto participa de esa amalgama de narración, biografía, reflexión e invención literarias. No alcanza la envergadura de aquel, porque está redactado inmediatamente después de los acontecimientos, pero permite conocer la “parte de la narración” que nos falta a sus lectores. Esto es, el mencionado ataque, el nuevo romance de su autor con una escritora estadounidense y el modo en que este episodio de felicidad en su vida –que él confiaba definitivo– fue puesto a prueba por el atentado. 

De todo el libro, lo más interesante, a mi juicio, está en las nuevas reflexiones sobre la libertad, o sobre la falta de la misma, que matizan y complementan las que ya expuso anteriormente. Las más literarias tienen que ver con el encasillamiento literario que Rushdie ha sufrido. En Joseph Anton, explicaba por activa y por pasiva que, si bien la dimensión escéptica de su familia de origen pesaba en el imaginario que fecundó Los versos satánicos, jamás tuvo conciencia de estar produciendo un agravio que pudiera desatar, no ya el odio fundamentalista, sino una leve herida en la sensibilidad creyente. Su rico imaginario en el que se combinan narraciones religiosas, históricas y mágicas, no perseguía una tesis atea o una demolición del pensamiento religioso sino generar ese “sueño de la vigilia” (son palabras del autor) que es el arte. En Cuchillo, Rushdie reconoce lo estéril de la pugna: su imagen pública y la lectura de su obra están singularmente condicionadas por su relación con la comunidad musulmana y, además, su propia vida ha sido determinada por la persecución fundamentalista. Es en este asfixiante contexto donde Rushdie se pregunta si se puede experimentar la libertad. 

Muchos pensadores han coincidido en sostener que, en situaciones represivas, por mucho que al cuerpo lo ate una cadena a la pared, la libertad personal le permite al ser humano pensar lo que uno desee. Lo que significa que hay libertad de pensamiento, hay margen interior para ello (de hecho, la rebelión personal en tiempos represivos confía en ese tesoro). Pero lo que nada ni nadie garantiza es que se pueda dulcificar el humor con el que se asume la persecución. Es decir, el modo de amortiguar la ira, la frustración y la depresión. Virginia Woolf, en Un cuarto propio, asegura preferir la obra de Jane Austen a la de Charlotte Brönte, a pesar del mayor talento de esta última, porque las circunstancias represoras en ella condicionaron su escritura. Decía Woolf que Brönte escribió con rabia en lugar de serenamente, y sobre ella misma en lugar de centrarse en sus personajes. Como consecuencia de ello, nunca consiguió “una expresión total de su genio”. 

La parte más sorprendente de Cuchillo –no la más lograda– es el diálogo inventado entre el Rushdie de ficción y su atacante, también ficcionado

La parte más sorprendente de Cuchillo –no la más lograda– es el diálogo inventado entre el Rushdie de ficción y su atacante, también ficcionado. Una suerte de dialéctica socrática destinada a abrir un panorama de duda en el clásico inmovilismo del fundamentalismo. A Rushdie le urge plantear las aporías clásicas contra la vertiente más agresiva del fenómeno religioso, y le urge también caracterizar a su agresor como un pobre desdichado que está a la altura de su crimen. Esto es, como alguien banal. Al principio del libro ya habíamos leído que el propósito del mismo es “comprender a qué se debió” el ataque. El resultado del diálogo con su atacante de ficción revela la imposibilidad de alcanzar ese fin. Hanna Arendt inventó la teoría de la banalidad del mal como un modo de explicar que los crímenes de Eichmann contra la comunidad judía los facilitaba la lejanía respecto a sus víctimas con la que aquel siniestro funcionario nazi trabajaba. Cuando Eichmann firmaba las órdenes para deportar a miles de judíos europeos, lo hacía desde un despacho alejado (no solo en kilómetros) de la tragedia que estaba ocasionando. El atacante de Rushdie parece concentrar en sí mismo otro tipo de lejanía: apenas había leído dos páginas de Los versos satánicos, apenas sabía nada de su autor (y apenas sabe defenderse legalmente tras ser puesto a disposición de la justicia). 

Pero apuntábamos antes la duda sobre cómo se lidia contra el dolor del acoso y la agresión. Cuchillo recuerda que, en favor de la víctima, acuden los consuelos temporales: la mera supervivencia es uno. Otro es el reconocimiento que la víctima se hace a sí misma sobre la superioridad de una vida –la suya– que tiene las manos limpias con respecto a las del terrorista y que, por tanto, será vivida en una gracia que le será negada a éste en su condena carcelaria (quizás esto explica la expedición que Rushdie hace en el libro a la cárcel en la que su agresor cumple pena). Pero, sobre todo, el mayor consuelo que encontramos en el libro es una reflexión sobre la dimensión filosófica de la libertad. Rushdie cuenta cómo, en un momento dado y a pesar del miedo, decidió hacerse visible. Sin pruebas ni simulacros, sin experiencias piloto. Sin red de seguridad. Simplemente decidió que debía conducirse como un hombre libre, esto es, que, si así lo deseaba, podía salir a cenar a un restaurante o participar en un acto literario público sin haber avisado previamente a un equipo de seguridad. Esto revela algo que ya sabíamos: la libertad no es una virtud dianoética –que se transmite a través del estudio teórico, diríamos– sino lo contrario. A ser libre no se aprende leyendo tratados, porque la libertad no es un concepto sino una conducta que se realiza. Que se ejerce. 

A ser libre no se aprende leyendo tratados, porque la libertad no es un concepto sino una conducta que se realiza. Que se ejerce

El tópico (o la sabiduría antigua o lo que sea) dice que los conflictos con los que uno lidia lo conforman como persona, y que la clave para una vida sabia pasa por la adaptación. También que la libertad no se regala: la pelea en su favor deja secuelas en el mejor de los casos. Ahora bien, siendo todo eso cierto, puede resultar contraproducente edulcorar el balance de una vida perseguida con concesiones intelectuales que, de soslayo, podrían desnaturalizar la gravedad de un ataque terrorista. Adonde quiero llegar es a señalar algo que no debe hacer olvidar la necesidad de sanar heridas, y es que, a veces, aunque sea parcialmente, los fundamentalismos ganan. Si se mira el fenómeno desde la perspectiva general de los ciclos históricos, podemos dibujar la ilusión de que terminan disolviéndose en favor de regímenes o movimientos más justos y libres. Pero eso no es correcto, porque la historia se mueve en ciclos, no en direcciones ascendentes de virtud. Viniendo al caso concreto que nos ocupa –que no constituye el más grave de la represión fundamentalista–, el escritor extravió parte de su vida y algunas personas murieron como consecuencia de la fetua. Ahí vemos una carrera literaria condicionada, una existencia llevada al extremo, un inacabable afluente de sufrimiento. Salman Rushdie declara en un momento del libro que no perdonará a su agresor, y con eso parece decir: “dejadme tranquilo con mis secuelas y que la justicia penal cancele el asunto”. En este balance sobre quién gana, si el terrorismo o la literatura, me parece importante remarcar la naturaleza irreversible de unos daños irreparables: nadie revivirá a Hitoshi Igarashi, traductor de Los versos satánicos, asesinado en 1991; nadie le restituirá a Rushdie los años en los que penó por todos los escondites del Reino Unido; nadie le devolverá su ojo derecho; nadie borrará el sangriento ensañamiento de quince cuchilladas sobre su cuerpo a la edad de 73 años. Pero igualmente hay que señalar la decisión con la que este admirable escritor ha hecho frente a la amenaza: en Cuchillo dice que lo mejor que puede hacer para mitigarla es “hacer de la literatura –y de la imaginación– su hogar e intentar escribir lo mejor posible”. Su decisión de no conceder el perdón a su agresor parece señalar que, establecido este terrible combate contra la sinrazón, tal cosa constituiría un gesto decorativo en estos tiempos de dura resistencia.

Se pregunta César Aira en su libro Continuación de ideas diversas si no será la lectura de novelas “lo que preforma la lectura de un diario”. Y puede que sí. Puede que, debido a esta inercia, el lector tienda a asignarle el estatus de personaje de ficción a todo sujeto que aparece en unas páginas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Roberto Valencia

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí