1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA DESDE LIMA

Perú: un millón de pobres más con Boluarte

La mayoría de los indicadores económicos han empeorado. Un 29% de la población se encuentra en situación de pobreza y 400.000 niños sufren desnutrición

David Roca Basadre 18/05/2024

<p>Protestas contra el Gobierno de Boluarte en Lima, Perú, en diciembre de 2022. / <strong>Mayimbú</strong></p>

Protestas contra el Gobierno de Boluarte en Lima, Perú, en diciembre de 2022. / Mayimbú

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La señora Boluarte dio al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) la orden absurda de no divulgar las cifras de pobreza porque “no hay que darle malas noticias” a la población (como si la vida cotidiana no los tuviera informados). Bastó que se conociera aquella orden para que la presión nacional –y también internacional– torcieran el brazo a la dictadora que, además de ser capaz de matar para sostenerse, también abochorna a los peruanos.

Tenía razón, sin embargo, en mostrarse aprensiva por la divulgación de estas cifras. Solo en 2023, la pobreza se ha incrementado en Perú en 1,5%, al punto que el 29% de la población peruana se encuentra en situación de pobreza, y el 5,7% en pobreza extrema, es decir que no tienen ni para comer. Mientras los países del entorno van recuperando los niveles prepandemia, el Perú se encuentra hoy igual que en tiempos del covid. Para decirlo en cifras redondas, son pobres 9.780.000 personas, casi 600.000 más que en 2022 y 3.300.000 más que antes de la pandemia. 

Además, otro 31,4% del total de la población es considerado vulnerable, es decir que está al borde de caer en la pobreza. La pobreza ha crecido por segundo año consecutivo, pues ya había crecido un 1,6% en 2022, algo que no ocurría desde hace mucho tiempo. Es decir que, a partir del periodo 2022-2023 hay más de un millón de pobres adicionales en el país.

Los economistas dan sus explicaciones para estos resultados. Algunas válidas, como la gran inestabilidad política en un Gobierno sin rumbo. Las intrigas de la ultraderecha en el Congreso, destinadas a atender preocupaciones personales, de grupo o de lobbies, y la debilidad de su títere en el Ejecutivo, van marcando el paso. Y, así, los ministros se cambian como si fueran ropa interior, por lo que resulta imposible atender la marcha compleja del aparato del Estado. Además, hay cierta retracción mundial en los precios de los minerales, lo que afecta a una economía centrada en el extractivismo. La inflación planetaria, asimismo, como consecuencia de las guerras, que ha afectado a todo el mundo, ha aportado lo suyo. Y no dejemos de lado que, según la Contraloría General de la República, el país habría perdido más de 24.000 millones de soles (6.000 millones de euros aproximadamente) por corrupción y mala conducta funcional, lo que en términos concretos significa dinero que no ha llegado a la población. 

Dos lados de una medalla

Sin embargo, hay otras cifras, de un lado y del otro de la medalla, que permiten entender mejor el problema. De los 8.000 establecimientos de salud pública de primer nivel de atención en el Perú, el 97,6% carece de personal médico, a veces apenas una persona de enfermería de nivel técnico; las farmacias suelen estar desabastecidas, y los equipamientos médicos son mínimos, si los hay, o se reducen a algún estetoscopio. Asimismo, existen 55.358 locales educativos, el 22% en zonas urbanas y el 78% en zonas rurales, pero el 82% se encuentran deteriorados. Otro dato más, como ejemplo: un millón de niños menores de cinco años en el Perú tienen anemia y más de 400.000 sufren de desnutrición crónica. La situación de empobrecimiento general agravará el problema.

La gran banca peruana terminó 2023 con grandes ganancias debido a elevadas tasas de interés, y mínimos intereses a favor de los ahorradores

Por otro lado, el producto interior bruto del Perú creció un 2,7% en 2022 con respecto a 2021, con un ligero decrecimiento de 0,55% en 2023. Las reservas internacionales rondan los 75.000 millones de dólares, lo que genera solidez financiera. La gran banca peruana terminó 2023 con grandes ganancias debido a elevadas tasas de interés, y mínimos intereses a favor de los ahorradores. Hay cuatro grandes bancos que controlan el mercado financiero (BBVA, BCP; Scotiabank e Interbank) que acumularon 9.821 millones de soles en 2023 (2.460 millones de euros). En otro rubro, según el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, ingresaron al Perú 64.000 millones de dólares en concepto de exportaciones en 2023, lo que significó ganancias importantes para ese sector que, vale decirlo, disfruta de muchas ventajas tributarias.

Dos mundos conviven en el mismo territorio, se ignoran, pero están obligados a relacionarse. Así, en medio de la crisis de la población, el Congreso está a punto de aprobar nuevas exoneraciones tributarias para los agroexportadores. Y ante las cifras de pobreza, los voceros del empresariado y los políticos ultraconservadores que se han apoderado del Estado, repiten todos lo mismo: “Hay que dar más libertad a la empresa privada, tiene demasiadas trabas todavía”. La misma receta inaugurada por el fujimorismo y que está reventándoles en la cara. Mientras, la población no solo muestra rechazo por el Gobierno y el Congreso –un 90%–, sino también por el 5% que dirige la economía y al Estado.

En otras ocasiones hemos descrito estas dos realidades para explicar las grandes movilizaciones, con final trágico para decenas de peruanos, que tuvieron lugar entre 2022 y 2023. 

Todo vale con tal de permanecer

Mientras Boluarte sea presidenta no la pueden acusar de nada: es constitucionalmente inmune

El Rolexgate de Dina Boluarte se va desvaneciendo en la nada. Una acuciosa Fiscalía prosigue sus investigaciones, pero mientras Boluarte sea presidenta no la pueden acusar de nada: es constitucionalmente inmune. Y esa inmunidad solo la puede levantar el Congreso de la República, previo juicio político con derecho a la defensa. Boluarte también es investigada por las masacres de al menos cincuenta campesinos durante las manifestaciones de 2022 y 2023, pero ese juicio también deberá posponerse hasta que termine su gobierno, y siempre que así lo decida el Congreso. En ese caso, solo la Corte Suprema podrá juzgarla.

Todas las precauciones que no valieron para Pedro Castillo, sí valen para la señora que, ahora ya se sabe, se llenaba de joyería fina regalada por el gobernador de la región Ayacucho a cambio de algunos millones para incrementar el presupuesto de obras públicas de esa región. Favor excepcional, y para una autoridad que no suele culminar las obras que inicia

Ese juego con el dinero público, esta vez a cambio de votos, también se dio con el ultraderechista alcalde de Lima, el numerario del Opus Dei, autoflagelante confeso, Rafael López Aliaga. Con una desaprobación creciente –ya ronda el 70%– el alcalde se dedica a ofrecer obras de cemento y gran dimensión. López Aliaga aprobó, mediante acuerdo del Consejo Municipal, una autorización de endeudamiento de alrededor de mil millones de euros para obras públicas cuestionables, según la Contraloría General de la República.

Esa deuda, que empeñaría varios ingresos vitales de la ciudad durante al menos veinte años, llamó la atención del Consejo Fiscal, un organismo técnico del Ministerio de Economía y Finanzas. López Aliaga, malhumorado, atacó al presidente del Consejo Fiscal, el economista Carlos Oliva, y acudió a hablar con Boluarte. Esto ocurría al mismo tiempo que el Congreso discutía las acusaciones de la minoritaria oposición contra Boluarte por el asunto de los relojes, y que el nuevo Consejo de Ministros se preparaba para recibir la necesaria ratificación congresal.

El asunto se saldó con la destitución de Carlos Oliva y el visto bueno del Ministerio de Economía y Finanzas al endeudamiento de la capital. Enseguida, los congresistas de Renovación Popular –partido integrante de la internacional que promueve Vox al que pertenece el alcalde López– se convirtieron en firmes blanqueadores de Boluarte. Sus votos resultaron decisivos para archivar, al menos de momento, cualquier acusación contra la presidenta.

Boluarte –agradecida– amplió el presupuesto del Congreso de la República, que se emplea en aumentar los sueldos de los legisladores y hacer cada vez más cómoda su vida.

¿Se viene el fin de Boluarte?

Pero a Boluarte se le agota el tiempo. El Congreso, que solo la necesita hasta asegurarse el control del poder electoral –porque los grupos de la mayoría congresal ultraderechista, en elecciones limpias desaparecerían del mapa, y lo saben– está a punto de lograr su objetivo. Ya controla casi dos patas del sistema electoral, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), y solo les falta la cabeza del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), mientras se apresuran a dictar leyes a ritmo de metralleta para adecuar las cosas a su conveniencia. 

Entretanto, Boluarte ha disuelto –aunque no a tiempo– un equipo especial de la DIVIAC, la División de Investigaciones de Alta Complejidad, que estaba llevando a cabo un estupendo trabajo, que ha culminado con la detención del hermano y el abogado de Boluarte, acusados de tráfico de influencias y organización criminal. Las pruebas acumuladas pueden comprometer a la propia presidenta.

Y así, mientras en la capital y en la gran prensa se priorizaba lo de las intrigas por el poder, tema trascendente sin dudas por sus consecuencias, el Perú real, el mayoritario, el empobrecido, se encamina abandonado y sin gran prensa a manos de bandas criminales que, gracias a una corrupción sistémica en todos los niveles del Estado, y a leyes que las favorecen, actúan impunemente.

El Perú que no aparece en las noticias

El Perú ocupa el puesto 36 de 193 naciones en la escala de criminalidad, según el Índice Global del Crimen Organizado 2023. El robo, la extorsión, el tráfico de personas para prostitución, el narcotráfico, la minería ilegal, la tala ilegal de madera en la Amazonía, sobre todo, aunque también en lo que queda de los bosques secos costeños, continúan expandiéndose.

Agreguemos que cada 16 horas, según informes periodísticos, se detiene a un policía por solicitar coima. Y que muchos gobiernos regionales tienen políticas sospechosamente condescendientes con las bandas delincuenciales. Demos algunos ejemplos.

En la región La Libertad, cuyo gobernador César Acuña es la cabeza de uno de los partidos que sostiene a la dictadura, se registraron 81 asesinatos en los tres primeros meses de 2024. El gasto del Gobierno regional en seguridad no puede ser más clásico e inoperativo: más vehículos motorizados, más comisarías, cero soles en prevención primaria, cero soles en inteligencia, cero soles –finalmente– en el mantenimiento de los aparejos adquiridos, ningún plan integral de lucha contra el crimen. La gravedad de los que ocurre en La Libertad, como en otros lugares del país, se ha acrecentado con la presencia de bandas extranjeras, venezolanas al inicio –particularmente una transnacional del crimen, llamada Tren de Aragua– pero a la que se han sumado bandas ecuatorianas, como Los Lobos y Los Choneros, que disputan a las bandas locales los negocios de la extorsión, la prostitución y el comercio de drogas al detalle. El gran comercio de exportación de cocaína difícilmente se lo podrán arrebatar a los mexicanos del Cártel de Sinaloa, aliados a bandas peruanas.

La internacional del crimen

El Perú tiene la segunda extensión de bosques de la cuenca amazónica, luego de Brasil. Y hay regiones, como Madre de Dios, en la Amazonía que limita con Brasil y Bolivia, que desde hace años se ha convertido en feudo de actividades ilegales. En una zona boscosa inaccesible, con escasísima población, el Gobierno central, hace alrededor de 25 años, decidió pavimentar una gran carretera de penetración y otras complementarias, lo que provocó el acceso de miles de colonos, campesinos serranos empobrecidos, que ocuparon grandes extensiones para dedicarlos a una agricultura inapropiada para ese ecosistema, el cultivo de coca, a la minería aluvial, y la tala de madera. Durante años, los gobiernos ignoraron y hasta promovieron esta invasión bajo el dogma del aliento al emprendedurismo y la pequeña empresa, permitiendo la destrucción de miles de hectáreas, y el incremento del trabajo forzoso, de la delincuencia y la trata de personas, que viene aparejada a estas actividades. A pesar de contar con una escasa población, apenas 137.000 personas, Madre de Dios libera más de 400 toneladas de mercurio al ambiente, y es la región que reporta más casos de trata de personas a nivel nacional. El incremento de población, desde inicios de los años noventa del siglo pasado hasta 2023, ha sido de 151%. Esa población migrante, dedicada sobre todo a las actividades mencionadas, hoy elige a la mayoría de las autoridades de la región.

En Ucayali, otra región amazónica colindante con Brasil, el Comando Vermelho (CV), una de las pandillas criminales más poderosas de Brasil, se ha apoderado del control de buena parte del territorio. Dedicada a la extorsión, al tráfico de drogas, al sicariato, y a los secuestros, en Ucayali el CV controla ya todas las rutas de exportación de cocaína hacia Brasil y Bolivia, y de madera extraída ilegalmente. Originalmente operaban en la frontera con Colombia, pero las disputas con otras poderosas bandas brasileñas los llevaron más al sur, a Ucayali. Los mecanismos para el traslado de la droga son varios, uno de los cuales consiste en emplear a mochileros, jóvenes indígenas que caminan largas trochas por terrenos inaccesibles a otros, hasta llegar a su destino del otro lado de la frontera.

Tómese nota de que las bandas criminales, como en este caso, se convierten en proveedores de empleo, aquel que ni el Estado ni la empresa privada ofrecen. Otras modalidades de traslado de la droga son por avioneta y por la vía fluvial de los grandes ríos Ucayali y Amazonas. El control que esta banda ejerce sobre la zona de la cuenca del río Abujao, tan lejana que nadie va, incluyendo al Gobierno, afecta a las comunidades indígenas que son víctimas de acoso cuando tratan de evitar el reclutamiento de jóvenes a las filas delincuenciales. Hay varios mártires entre los indígenas de la nación Kakataibo, asesinados por defender su territorio y a su gente.

El CV también opera en Pucallpa, la capital de Ucayali, mediante la extorsión y el sicariato, además de controlar totalmente la cárcel de Pucallpa. Los operativos policiales se han revelado, hasta ahora, poco exitosos.

Hay focos de resistencia exitosos, como el de los indígenas wampís en la provincia de Condorcanqui, de la región Amazonas. Se han logrado enfrentar a los mineros informales y han hecho arrestos ciudadanos apelando a la autoridad comunal, obligando al Gobierno central a intervenir. Pero resulta complicado ese trabajo. El desempleo y las necesidades creadas por la “civilización” han arrojado a las actividades delictivas a muchos y muchas jóvenes indígenas.

Haciendo el balance

Es difícil entender la coyuntura del (des)gobierno de Boluarte y la mayoría congresal, sin ubicar todo ello en el contexto mayor de un país que ha sido uno de los primeros experimentos del neoliberalismo y del conservadurismo radical –usando la expresión de Natascha Strobl– y que cada vez carece más de la presencia del Estado, que solo llega cuando hay alguien interesado en extraer. Un país cuyos dirigentes no han aprendido la lección del terrorismo, que solo les sirve para desacreditar a otros: Sendero Luminoso creció aprovechando ese vacío dejado por el Estado, aplicando justicia drástica y asumiendo autoridad, a su manera criminal, donde no la había. Hoy, ese vacío lo empieza a llenar la delincuencia organizada  –en medio de una economía sumergida que representa el 80%–  que no necesita a ningún Milei para actuar sin reglas ni restricciones. 

La señora Boluarte dio al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) la orden absurda de no divulgar las cifras de pobreza porque “no hay que darle malas noticias” a la población (como si la vida cotidiana no los tuviera informados). Bastó que se conociera aquella orden para que la presión nacional –y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David Roca Basadre

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí