1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

análisis

Bardají y Bannon, o por qué Israel y los nazis son el nuevo porno

El asesor sionista de Aznar y de Vox diseñó junto al que fue hombre de confianza de Trump la estrategia para blanquear el nuevo fascismo en España y acercar a la extrema derecha a Netanyahu

Miguel Mora 5/06/2024

<p>El exdirigente de Vox Rafael Bardají (izq.) posa junto a Steve Bannon en una reunión en 2018. /<strong> Vox</strong></p>

El exdirigente de Vox Rafael Bardají (izq.) posa junto a Steve Bannon en una reunión en 2018. / Vox

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Dos nazis son trending topic en España. Uno, apellidado Pugilato, por liarse a puñetazos con un humorista, apellidado Caravaca, que le vaticinó que su hijo, cuando sea mayor, podría ser gay y  “comer pollas de negros, de obreros negros”. El otro, Borja Villacís, fue noticia, porque además de nazi y hermano de una conocida política, era también narcotraficante y fue asesinado a tiros a plena luz del día en las afueras del Madrid de la libertad, en una escena digna de la Camorra napolitana. 

Los dos nazis son blancos, y han sido aficionados del Real Madrid y notorios miembros de los Ultra Sur, pero esto apenas lo han destacado los medios que blanquean nazis, porque, según el club-Estado que ya solo ficha jugadores negros, esa peña neonazi no existe hace ya algunos años gracias a la lucha antifa del presidente Florentino Pérez. 

Lo que hemos visto hoy con espanto, la violencia desatada por y contra dos destacados líderes neonazis, no es en absoluto una sorpresa. Asistimos de hecho a la última fase de la Operación Blanqueamiento del fascismo español, que comenzó en 2018, cuando José María Aznar decidió colocar a su leal y estimado asesor internacional, el sociólogo Rafael Bardají (Badajoz, 1959), al frente de la refundación ideológica de Vox

Sucedió poco antes de que el Tribunal Supremo confirmase la primera sentencia de la trama Gürtel y de que triunfara la moción de censura de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias contra M. Rajoy. Aznar trataba con ese movimiento discreto de mitigar, con el esperable crecimiento de Vox, el hundimiento en las encuestas de un PP al que el Supremo acababa de certificar como el partido más corrupto de Europa.

Como muchos lectores no conocerán a Rafael Bardají, la biografía de la Wikipedia no tiene desperdicio y es bastante sucinta, así que, en vez de enlazarla, o de resumirla para que no se note, la reproducimos aquí: 

“Especializado en geoestrategia y política internacional, en 1987 funda el Grupo de Estudios Estratégicos. Su experiencia en este campo hizo que fuera nombrado representante del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE)”.

“Entre 1996 y 2004, formó parte del Gobierno de José María Aznar actuando como asesor ejecutivo de la Presidencia del Gobierno en materias de política internacional y terrorismo, acompañándole en dos visitas al presidente de los Estados Unidos George W. Bush.​ Además, fue consejero del Ministerio de Defensa, primero con Eduardo Serra y, posteriormente, con Federico Trillo-Figueroa. Se le considera el ideólogo de la intervención española en la invasión de Iraq de 2003. En 2004, asumió el cargo de subdirector de Investigación y Análisis del Real Instituto Elcano, así como el puesto de director de Política Internacional de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES). Mantuvo esta posición hasta 2016.​ Fue impulsor, en septiembre de 2010, del registro de la fundación sionista Friends of Israel Initiative (FOII), junto a Pablo Casado y Carlos Bustelo”.

“A partir de 2016, colaboró con organizaciones neoconservadoras en los Estados Unidos. Asimismo, estableció relaciones con miembros del Partido Republicano, entre ellos Steve Bannon, jefe de campaña del presidente Donald Trump”.

“En 2018, se dio de baja en el Partido Popular para incorporarse al partido político Vox, en el que ha sido el principal canal que ha puesto en contacto a los dirigentes de Vox con el entorno neoconservador estadounidense”.

“En el año 2019, se incorporó al consejo de administración de Explosivos Alaveses (Expal), empresa dedicada a la fabricación de armas y municiones”.

Ha sido uno de los ideólogos del despliegue de propaganda, negacionismo, bulos machistas, homofobia y xenofobia que ha normalizado a la extrema derecha en España

Bardají es desde muy joven un hombre del régimen, sector ultraliberal, subsector relaciones con Estados Unidos, Israel y venta de Armas y Defensa; comunista en su juventud, neocon y sionista en su madurez; discreto, viajado, con contactos en Washington y en el Pentágono por la guerra de Iraq, hablante fluido de inglés. Ha sido, además, uno de los ideólogos del despliegue mediático de propaganda, negacionismo, bulos, homofobia y xenofobia que ha normalizado a la extrema derecha en España. Y el artífice del acercamiento del PP, primero, y de Vox, su marca parda, después, a Israel. 

La visita de Santiago Abascal a Benjamin Netanyahu el día después de la masacre de Rafah ha mostrado que la relación entre las ultraderechas españolas e Israel es cada vez más estrecha. El gurú que tejió esa relación es Bardají, que salió del Comité Ejecutivo de Vox en 2020, tan discretamente como entró en él en 2018, y que ahora es consejero de administración de Expal Systems SA, la antigua Explosivos Alaveses, rama armamentística de Maxam, la mayor empresa de explosivos de España. Varios administradores de Maxam, que fue señalada por Volodímir Zelensky por comerciar armas con Rusia, tienen hilo directo con Juan Carlos I, según eldiario.es.

Bardají siempre ha trabajado en la sombra para el sionismo

Bardají siempre ha trabajado en la sombra para el sionismo. Tras licenciarse en Políticas, se fue a vivir a Estados Unidos, y a su regreso, en 1987, con apenas 28 años, creó la fundación Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), donde hoy sigue escribiendo artículos favorables a Israel. 

Pantallazo extraído de la web de la Fundación GEES.

Pantallazo extraído de la web de la Fundación GEES.

El politólogo controla además la presidencia de dos fundaciones gemelas, Friends of Israel Initiative, inscritas por él mismo en Miami y Madrid, esta última con sede en la calle Diego de León, 47, de Madrid. Según contó Adolfo Moreno en un documentado artículo publicado por La Marea, Friends of Israel Initiative Inc. recibió casi 10 millones de dólares en donativos e hizo transferencias por 700.000 euros a una o varias fundaciones españolas entre 2014 y 2016. 

La documentación enviada al Departamento del Tesoro estadounidense de los años comprendidos entre 2013 y 2016 afirmaba que el presidente, Rafael Bardají, no cobraba salario por su labor, pese a que oficialmente dedicaba “30 horas semanales” a Friends of Israel Initiative Inc. La Fundación, cofundada por Bardají con Pablo Casado y Carlos Bustelo (ministro de Industria entre 1977 y 1980), tiene entre sus miembros a siete expresidentes y jefes de Estado, entre ellos a Aznar. 

Durante los últimos años Bardají ha sido la cabeza pensante del partido que lidera el irrelevante Santiago Abascal. Atrás quedó la relación con la oposición iraní en el exilio, que financió generosamente al partido y que acabó con otro tiroteo, el que sufrió en pleno centro de Madrid el primer presidente de Vox, Alejo Vidal Quadras

Una de las claves era abandonar el antisemitismo, tratar de romper los prejuicios que las extremas derechas europeas sentían históricamente hacia Israel

El nombre de Bardají saltó a los medios en 2019, cuando ya era vocal de la Ejecutiva nacional y responsable de política internacional de Vox. Al hilo de una entrevista emitida en el programa de Xabier Lapitz en ETB, Bardají hizo algunas apariciones en la prensa digital conservadora para resumir el nuevo ideario de la extrema derecha, a la que definía como la Nueva Derecha (Alternativa); una de las claves era abandonar el antisemitismo, tratar de romper los prejuicios que las extremas derechas europeas sentían históricamente hacia Israel. 

En un texto de GEES publicado en 2017 por Friends of Israel Initiative, titulado The New (Alt) Right: A new reality for the defense of Israel in Europe (‘La Nueva Derecha (Alternativa): Una nueva realidad para la defensa de Israel en Europa’), Bardají escribió: “El pasado antisemita y la hostilidad hacia Israel de muchos de los partidos de la Nueva Derecha es indudable, sin embargo, este movimiento político boyante comparte con Israel objetivos y preocupaciones (…) es necesario que estos partidos purguen su pasado y sus motivaciones antiisraelíes”. 

El enviado especial de Aznar al partido aliado del PP ha sido crucial en el acercamiento a Israel y en la coordinación de las alianzas internacionales forjadas por las derechas radicales europeas. Y según ha admitido él mismo, ha sido el artífice del diseño y la comunicación de la propaganda ultra, a través de las redes sociales y los diarios, televisiones y tabloides que conforman la fachosfera y la bulosfera, punta de lanza del blanqueamiento mediático de la Nueva Derecha (Alternativa). 

Muchos politólogos y analistas se resisten a denominar como fascismo a este nuevo movimiento

Muchos politólogos y analistas se resisten a denominar como fascismo a este nuevo movimiento nacionalista, social, mediático y no solo político, que cada vez tiene mayor presencia en redes y se coordina mejor entre distintos países. Pero quizá llamarlo Nueva Derecha Alternativa sea quedarse corto. La extrema derecha ha llegado al poder en EEUU, Brasil, Argentina, Italia, Polonia o Hungría, se ha infiltrado en los cuerpos y fuerzas de seguridad de países como Alemania, Francia y España; es cada vez más influyente entre la judicatura, las grandes empresas y los medios; forja o condiciona gobiernos con la derecha tradicional y en algunos lugares cuenta incluso con paramilitares, a menudo escondidos entre las aficiones ultras neonazis, protegidas por los clubes de fútbol y las propias policías. 

Bannon, el amigo americano

Sin descartar la más que probable contribución del Mossad, la agencia de inteligencia israelí, habituada a influir en la opinión pública de terceros países cooptando a líderes, partidos, periodistas, pensadores, rojipardos e influencers, se diría que el éxito de la operación blanqueo en España debe tanto a la tenacidad del sionista Bardají como a la experiencia de su amigo americano, Steve Bannon, el célebre spin doctor estadounidense. 

El exmarine Bannon, que se libró de la cárcel por un indulto de Trump tras ser acusado de haber robado 25 millones de dólares de la captación de fondos lanzada para construir el muro entre EEUU y México, fue el mayor propagador de las mentiras y patrañas que dieron vuelo a la Alt-Right surgida del ala más radical del Partido Republicano. Antes de eso, fue banquero de inversiones y presidente ejecutivo de Breitbart News, además de vicepresidente de la empresa Cambridge Analytica, protagonista del escándalo de Facebook por haber extraído información de millones de usuarios sin su consentimiento para buscar votantes abstencionistas que apoyaran el Brexit. 

Al llegar a la Casa Blanca, Trump nombró miembro del Consejo de Seguridad Nacional al popular supremacista blanco. Pero Bannon solo duró siete meses en el cargo. Trump lo despidió, usándolo como fusible, unos días después del mitin de Charlottesville Unite the Right, para frenar las críticas recibidas tras declarar que las culpas del estallido de violencia neonazi eran de “muchos lados”. La Casa Blanca filtró que la idea de culpar a “muchos lados” era de Bannon. 

Bardají en el Ala Oeste 

Antes de eso, en mayo de 2017, Bardají, siendo aún militante del PP e ideólogo de cabecera de FAES, fue el primer español en visitar la Casa Blanca de Trump, según contó él mismo en una entrevista a La Gaceta, donde decía que conoció a Steve Bannon “a través de un amigo común del mundo financiero”, y que tuvo “la oportunidad de visitarlo en diversas ocasiones, (…) trabajamos juntos, mano a mano, en su pequeño y abarrotado despacho del Ala Oeste”.

Bardají, siendo aún militante del PP e ideólogo de cabecera de FAES, fue el primer español en visitar la Casa Blanca de Trump

Tras dejar la Casa Blanca, Bannon y Bardají se pusieron a la tarea de refundar Vox y de apoyar la Internacional Reaccionaria, que ahora amenaza la continuidad del bipartidismo que ha gobernado Europa durante los últimos 50 años. Según resume su página de la Wikipedia, Bannon “apoyó a Jair Bolsonaro en Brasil; a Matteo Salvini en Italia, a Vox en España, al Frente Nacional de Francia, la Fidesz de Hungría,​ Alternativa para Alemania, los Demócratas de Suecia,​ el Partido por la Libertad de Países Bajos, el Partido de la Libertad de Austria, el Partido Popular de Suiza,​ el partido Valores para mi País en Argentina,​ y el movimiento identitario paneuropeo”.

En 2023, un estudio del Brookings Institute señaló a War Room, el podcast de Bannon, como uno de los que propaga más falsedades y aserciones sin fundamentos. Ahora, en España, una mala copia de Bannon que se hace llamar Alvise podría obtener uno o dos diputados en las elecciones europeas del 9 de junio, según las últimas encuestas de 40.dB para el grupo PRISA.

En su cuenta de Twitter, Rafael Bardají tiene como avatar a Darth Vader. Aunque no deja ver su biografía, y no llega a 3,500 seguidores, Vox le ha definido como “el Darth Vader de la política española”

Basta con darse una vuelta por el lado visible de esa cuenta casi anónima para comprobar a qué dedica hoy su tiempo y sus afanes el Darth Vader extremeño: propagandista 24/7 del Gobierno Netanyahu, propagador de bulos contra Hamás, retuiteador de posts incendiarios contra Pedro Sánchez generados desde todo el arco ultraconservador, con especial querencia por Rosa Díez; insultos de organizaciones israelíes a Podemos (“Sois escoria”), retuits a los medios menos creíbles de la bulosfera, y ataques feroces a quienes osan informar de que los nazis son nazis, aunque hayan muerto tiroteados como narcotraficantes. Dicho de forma breve, una cuenta que combina como pocas lo nazi y lo sionista. Porno puro. 

Dos nazis son trending topic en España. Uno, apellidado Pugilato, por liarse a puñetazos con un humorista, apellidado Caravaca, que le vaticinó que su hijo, cuando sea mayor, podría ser gay y  “comer pollas de negros, de obreros negros”. El otro, Borja Villacís, fue noticia, porque además de nazi y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Mora

es director de CTXT. Fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose-lazaro-bercianos

    Si Juan, yo tb me lo pregunto. Y por qué del runrún éste constante sobre la ultraderecha "infiltrada" en la judicatura, la policía y el ejército... ¿No son los ministros de Justicia, Interior y Defensa miembros del gobierno "progresista" de España? ¿A qué espera Pedro Sánchez, a que gobiernen el PP y Vox?

    Hace 1 mes 10 días

  2. juan-ab

    Como sabéis, uno de los periodistas que más y mejor ha escrito y denunciado lo que rodea al club merengue de tus amores y a su presidente Don Vito Fiorentino es Fonsi Loaiza que viene siendo amenazado por estos fascistas. Como complemento a este revelador artículo, los que viene escribiendo para Diario.Red el periodista de investigación Román Cuesta, en los que podemos apreciar cómo se expande la hidra fascista, por ejemplo el último: "Alberto Pugilato, el nazi que agredió a Jaime Caravaca, es uno de los impulsores de Núcleo Nacional, vinculada a Vox y las protestas de Ferraz", que comienza así: "Las amenazas a Fonsi Loaiza, los asaltos a acampadas pro-palestina, el acoso en los juzgados a Irene Montero y Pablo Iglesias y la agresión al humorista Jaime Caravaca, tienen su origen en los grupos violentos surgidos a raíz de las protestas de Ferraz, organizadas y alentadas por Vox y El Yunque". Después de leer estos espeluznantes artículos la primera pregunta que surge es ¿cómo es posible tanta complacencia policial? ¿Qué pasa en el Ministerio de Interior dirigido por Marlaska? ¿Qué coño piensa el Presidente del Gobierno, Peo Sánchez? Lean y tal vez también se lo preguntarán.

    Hace 1 mes 11 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí