1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

  310. Número 310 · Julio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jesús Rodríguez / Periodista imputado en la causa Tsunami

“Se están vulnerando todas las garantías”

Eva Máñez 12/06/2024

<p>El periodista Jesús Rodríguez en una imagen tomada tras la entrevista. / <strong>Cedida</strong></p>

El periodista Jesús Rodríguez en una imagen tomada tras la entrevista. / Cedida

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El editor de La Directa, el periodista Jesús Rodríguez Luesma (Santa Coloma de Granollers, 1974), nos atiende online desde Suiza, donde se encuentra exiliado. Hablamos con él sobre su imputación por un presunto delito de terrorismo en la causa de Tsunami Democràtic y las implicaciones de este hecho para las garantías democráticas y del derecho a la información en el Estado Español. 

Rodríguez lleva dos décadas al frente de La Directa, un medio de comunicación en catalán, de base asamblearia y activista, que funciona como una cooperativa. Con una trayectoria consolidada y una base de más de 3.800 suscriptores, nació, según sus fundadores, para “contribuir a la transformación social”. A lo largo de los últimos veinte años, la redacción de La Directa se ha destacado por denunciar las cloacas policiales que actúan contra los movimientos sociales y las movilizaciones a raíz del referéndum de independencia en Cataluña.

Hace seis meses que está en el exilio. ¿Por qué decidió irse y por qué a Suiza?

En un momento del proceso judicial entiendo que no hay ninguna garantía, que se está instrumentalizando por razones políticas y que hay una voluntad muy clara del juez de intentar, a través de este proceso, boicotear o reventar la ley de amnistía. Me siento en peligro y totalmente vulnerable y tomo la decisión de irme a un lugar donde considero que voy a tener la posibilidad de defenderme, explicarme, hacer entrevistas y contactar con organizaciones internacionales. 

Suiza es un país donde tenemos las garantías de que no se va a producir una colaboración con esta causa judicial. Porque ya hay tres antecedentes de petición de colaboración por parte del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, que solicita, a través de Comisión Rogatoria al Gobierno suizo, a la Oficina Federal de Justicia que colabore en esta causa, y la Oficina Federal hace una lectura de los hechos. Y a partir de esa lectura, considera que no pueden ser considerados terrorismo. Aún va más allá y le dice al juez de la Audiencia Nacional que, detrás de su relato y de las explicaciones que él da, se ve que es una causa por razones políticas. Textualmente dicen eso en su respuesta; por estos precedentes es por los que tomo la decisión de ir a Suiza, además de que allí ya existe una red de apoyo y solidaridad con otras personas exiliadas de Cataluña desde 2017.

Suiza es un país donde tenemos las garantías de que no se va a producir una colaboración con esta causa judicial

¿Cómo le ha afectado personal y profesionalmente?

La decisión fue bastante improvisada y eso conlleva que hubiera que encontrar soluciones sobre la marcha: buscar una vivienda, una manutención, un seguro sanitario obligatorio, porque aquí no hay sanidad pública. Unos gastos que, en Suiza, por el coste de la vida, son muy superiores a los que tenía en Barcelona, prácticamente el triple. Esto me lleva a tener que pedir solidaridad a través del grupo de apoyo para poder sufragar estos gastos durante los meses que llevamos aquí. 

Se le acusa de tener información previa sobre las protestas del Tsunami Democràtic y por este hecho se le imputa por terrorismo. En su caso, surge de un mensaje extraído del teléfono de Josep Lluís Alay, jefe de prensa de Puigdemont. 

Son tres o cuatro mensajes en los que yo explico que se va a producir una presentación en público de los actos previstos por la campaña del Tsunami Democràtic y que hay grupos que van a colgar unas pancartas en diferentes lugares de Cataluña. El hecho de que yo se lo comunique a Alay y él después traslade el mensaje a Puigdemont, le sirve al juez para decir que yo soy una persona que tiene información previa y eso me sitúa en un grado de conocimiento, de participación o colaboración con esta supuesta organización terrorista que es el Tsunami Democràtic. Eso es del todo surrealista, porque si ya damos el salto cualitativo de calificar esas manifestaciones como terrorismo después lo otro viene encadenado. Es decir, a cualquiera que tenga contacto con una organización terrorista se le considera copartícipe o colaborador con la organización.

¿Cómo conoce usted que estaba investigado? 

Supe que estaba siendo investigado a través de una información en el periódico El Mundo, en abril de 2023

A través de una información en el periódico El Mundo, en abril de 2023, en la que se dice que hay diversas personas que están siendo investigadas y en la que se dice textualmente que al periodista Jesús Rodríguez se le está investigando por haber tenido contacto con Josep Lluís Alay. Entonces mi abogado se pone en contacto con el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, le comunica que hemos tenido conocimiento de esa información publicada y si el juzgado puede confirmar o desmentir si estoy siendo investigado, imputado o en qué momento procesal me encuentro. Y la respuesta del juez. por escrito, con el sello del juzgado y con la firma del juez, es que eso es una información periodística que no encaja con el contenido de la investigación, que yo no estoy siendo investigado y que no estoy en calidad ni de imputado ni de procesado y por tanto no se me permite personarme en la causa, ni a mí ni a mi abogado. Justo en ese momento, se levanta el secreto de sumario y todos los abogados de las diferentes partes acceden a las actuaciones. Y se puede comprobar cómo en el informe de la Guardia Civil donde se hacen las imputaciones concretas, yo no aparezco. ¿Qué pasa después de eso? Que llegan las elecciones del 23 de julio y la aritmética electoral lleva a que Junts y ERC negocien con el gobierno del PSOE para aprobar la Ley de Amnistía. La última semana de octubre hay un cruce de documentos publicado en varios medios, donde se habla de las excepciones que incluirá ese redactado de la Ley de Amnistía, excepciones acotadas a los delitos de terrorismo. Después de que la fiscalía le diga al juez que no considera que esos hechos sean un delito de terrorismo, el juez le pide a la Guardia Civil que acelere el informe final de la causa, porque había solicitado otro informe final después del que se había presentado en el mes de abril. En ese informe final se incorpora como persona imputada por terrorismo a Carles Puigdemont, a Marta Rovira y a mí, junto con otras tres personas que tampoco estaban. La característica común de estas nuevas imputaciones es que todos nosotros tenemos algún mensaje que el juez considera que la recepción de ese mensaje a través de terceros por parte de Puigdemont o de Rovira nos sitúa en un lugar de conocimiento de las actuaciones del Tsunami y, por tanto, nos acusa también de terrorismo por conocer que se iban a producir unas movilizaciones y no habernos desmarcado o no haber pedido que no se realizaran. O sea, una actitud pasiva ante las manifestaciones lleva al juez a imputarnos por terrorismo. Paradójicamente, el mensaje que yo envío a Alay y que llega a Puigdemont es el nexo que lleva a la imputación de Puigdemont y a mi propia imputación.

El periodista Jesús Rodríguez en una imagen reciente tomada en Suiza. / Cedida

El periodista Jesús Rodríguez en una imagen reciente tomada en Suiza. / Cedida

¿Qué opina de la instrucción del caso desde el 6 de noviembre?

Es que es todo un esperpento. Se están vulnerando todas las garantías y todos los elementos mínimos de proporcionalidad, de derecho a la defensa, de todo lo que se establece en un procedimiento judicial de un Estado democrático, y se está vulnerando de manera sistemática. No hay ni siquiera la prudencia por parte del juez de no manifestar sus opiniones personales en eventos públicos. Ha expresado en actos donde lo han homenajeado de manera clara sus opiniones políticas incluso sobre la causa que está investigando. Se ha entrado en una dinámica en la que, explícitamente, los jueces que están en contacto con esta causa intentan subvertir la separación de poderes al intentar entrar como actores del poder legislativo, ejecutivo y no del judicial. Por tanto, hay una perversión absoluta de lo que sería un Estado de derecho normal, en el que el poder legislativo está tramitando la ley de amnistía. Estaremos o no de acuerdo con ella, cada uno tendrá su opinión, pero es un proceso legislativo que tiene una voluntad muy clara y tiene un preámbulo, que creo que es donde se expresa la voluntad de los legisladores, que son los representantes del voto popular. Una parte de los jueces de la cúpula del Poder Judicial quiere pervertir ese proceso legislativo suplantando a los legisladores y al Congreso de los Diputados. Es una situación surrealista que recuerda a cosas que han pasado en Polonia o en Turquía, pero poco equiparable a cualquier Estado democrático con separación de poderes. No tienen ni la más mínima vergüenza de mostrar esa voluntad explícita de suplantar al poder político a través de las decisiones judiciales.

En el sumario hay miles de conversaciones telefónicas. ¿Qué impacto tiene esto en el derecho a la intimidad de las personas, algunas investigadas y muchas que no? ¿Quién tiene acceso a esas transcripciones?

Esto es una de las cosas más sorprendentes de este proceso. Cuando la fiscalía acuerda que no hay delito de terrorismo y envía la causa a un juzgado ordinario de Barcelona para investigar un delito de desórdenes públicos, el juez decide incorporar a la causa a Vox y a Dignidad y Justicia, una asociación cercana a la extrema derecha. Una clara confluencia de intereses entre estas organizaciones y el juez, que las necesita como acusaciones populares para poder tirar la causa adelante y que no haya un archivo o para que no se lleve a un juzgado de Barcelona. El juez no puede caminar solo en la causa y los necesita. De esos intereses cruzados entre el juez y las acusaciones populares se acaban derivando una serie de actuaciones que son irregulares y graves. Como el hecho de que la Guardia Civil intercepte las comunicaciones e investigue a unas 300 personas en el conjunto de la causa durante estos cuatro años de instrucción. Hay 240.000 páginas de sumario transcritas de conversaciones de todo tipo entre estas 300 personas, entre las que hay representantes de partidos políticos, cargos electos, miembros de organizaciones sociales y culturales, activistas de calle y periodistas. No soy el único periodista investigado, aparecen otros 26 nombres de periodistas en ella. En estas comunicaciones –entre las que constan, por ejemplo, diálogos entre cargos electos de diferentes partidos que están hablando sobre sus criterios y posicionamientos a la hora de investir, por ejemplo, al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, o al presidente de la Generalitat–, hay informaciones sobre la salud de algunas personas, sobre relaciones sentimentales, el listado sería inacabable. Todo ello –sin ningún criterio por parte de los guardias civiles– se vuelca en un disco duro y se pasa copia a todas las partes, también a Vox. Vox, un partido de extrema derecha que es oposición a los partidos y líderes políticos investigados en esta causa, tiene información personal de todos ellos, opiniones, agendas de teléfono particulares, correos electrónicos, en definitiva, información absolutamente reservada. Se han cruzado todas las líneas rojas. La Guardia Civil y el juez están obligados por ley a no incorporar en la causa judicial nada que no tenga que ver estrictamente con lo que se está investigando. Y en este caso ese criterio no se ha respetado en absoluto. Todo lo contrario, da la sensación de que ha habido un interés en mostrar comunicaciones personales y políticas para dar al adversario de extrema derecha elementos de conocimiento sobre qué pensaban o hablaban sus contrincantes políticos. Y eso lo ha decidido un juez.

Hemos visto ya a líderes del PP asegurar que controlan a la Sala Penal del Supremo desde atrás

¿Se puede recibir un juicio justo en el Estado español con la actual judicatura?

El problema se sitúa en la cúpula del Poder Judicial. Algunos jueces respetan la separación de poderes y las garantías y derechos de los acusados. Pero vemos que hay una cúpula del Poder Judicial, que está sobre todo en el Tribunal Supremo, en la Audiencia Nacional, en ciertos tribunales superiores de justicia de comunidades autónomas, que es una cúpula designada directamente –no toda ella, pero parcialmente sí– a dedo por parte del Consejo General del Poder Judicial. En esa cúpula ni ellos mismos esconden que tiene unas directrices políticas. Hemos visto ya a líderes del PP asegurar que controlan a la Sala Penal del Supremo desde atrás, o cómo es la batalla por el control de los miembros del Consejo General del Poder Judicial que actualmente tiene una mayoría conservadora que controla el PP. O cómo la composición de la Junta de Fiscales del Supremo o la composición de la cúpula del Tribunal Supremo también es afín a los intereses del PP y en los últimos tiempos hasta de Vox. Esa adscripción política tan clara de los jueces te lleva a desconfiar absolutamente de que se pueda tener un juicio justo. Lo que parece haber es una carrera de algunos jueces de cara a que los líderes de algunos partidos políticos los tengan en cuenta para ficharlos cuando lleguen al poder, como en otros momentos de la política española, cuando altos cargos de la judicatura acaban de ministros o de directores generales de algunos ministerios. 

Es uno de los temas pendientes de la democracia española. Sin ese cambio estructural del funcionamiento de cómo se escoge a la cúpula del Poder Judicial, difícilmente vamos a tener la sensación, los ciudadanos, de una justicia justa.

¿Confía en la aplicación de la ley de amnistía? ¿Cree que lo veremos pronto?

Dudo que se me aplique la semana que viene, porque las asociaciones del sector conservador de los jueces, a través de un canal oficial del propio Consejo General del Poder Judicial, ya han enviado un correo electrónico a todos los jueces de España con un manual para intentar subvertir o inaplicar la Ley de Amnistía. Lo van a intentar a través de prejudiciales en Luxemburgo, con cuestiones de inconstitucionalidad o simplemente con la inaplicación de la amnistía. Esto nos llevaría, a los encausados, a pedir que la fiscalía intervenga de oficio y que solicite esta aplicación y lleguemos al Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales y se nos tenga que aplicar a través del Tribunal Constitucional. Pero eso llevará unos cuantos meses. Veremos si durante esos meses los jueces se atreven a dictar medidas cautelares, a mantener órdenes de detención o a dictar cárceles preventivas, a pesar de que la ley de amnistía esté ya publicada en el BOE, cosa que tendría que pasar a lo largo de la semana que viene. Veremos cuál es ese recorrido, pero tardará unos meses y durante esos meses pueden pasar muchas cosas. 

Uno de los objetivos de esa cúpula del Poder Judicial, o del PP y Vox, es hacer caer el gobierno de Pedro Sánchez

Uno de los objetivos de esa cúpula del Poder Judicial, o del PP y Vox, es hacer caer el gobierno de Pedro Sánchez. Si cayera el gobierno, una de las potestades que sólo tiene el ejecutivo es la presentación de recursos al Tribunal Constitucional –que tienen la capacidad de paralizar las leyes–. Si la ley estuviera empantanada en el Tribunal de Justicia de Luxemburgo y se produjera una paralización a petición del propio gobierno y posteriormente cambiara las mayorías del Tribunal Constitucional –con dos jueces conservadores en vez de los dos progresistas que están a punto de jubilarse– en unos meses podríamos ver un escenario de inaplicación, o que el propio Constitucional tumbara por inconstitucional la ley de amnistía. Todos los escenarios están abiertos, incluida la aplicación en pocos meses, en caso de que haya una respuesta positiva por parte del Constitucional en un tiempo corto, una hipótesis que según nuestros abogados no es muy probable. No lo sabemos y la incertidumbre es una de las cosas que más nos está afectando personalmente. Esta sensación de que no sabes cómo estabilizar tu vida y cómo enfocarla laboralmente a cientos de kilómetros de tu ciudad. Todo ello genera mucha incertidumbre e inestabilidad emocional y personal.

Imagen tomada durante un acto de protesta en Barcelona. / Cedida

Imagen tomada durante un acto de protesta en Barcelona. / Cedida

Usted ya se enfrentó a denuncias que buscaban la censura de reportajes de periodismo de investigación de La Directa y ha investigado los abusos de los cuerpos policiales y el espionaje del Estado. El último, destapando la identidad de los policías infiltrados en los movimientos sociales. ¿Cree que su imputación va ligada a esa publicación? 

Me han preguntado muchas veces si tiene relación una cosa con la otra y yo, la verdad, no puedo decir si hay una relación directa. La cronología de los hechos de las investigaciones que hemos llevado a cabo desde La Directa y la cronología de la imputación y la acusación de terrorismo se solapan. En un mismo año se producen las dos cosas, si está relacionado o no... No tengo la certeza absoluta. Creo que mi imputación tiene más que ver con el hecho de que se busca la imputación de líderes de Junts y de ERC y todo aquel que hubiera tenido algún contacto, aunque fuera indirecto, a través de terceras personas con ellos, y ese mensaje que yo envío les sirve como excusa para esa imputación. Pero a nadie se le escapa que son los mismos mandos de información de la policía los que han sido cuestionados y no han dado ninguna respuesta clara en relación a las investigaciones que hemos publicado en La Directa sobre los agentes infiltrados. Policías infiltrados de manera absolutamente irregular, sin ninguna cobertura judicial, sin ningún marco normativo que les permita hacer este tipo de infiltraciones que vulneran derechos fundamentales claramente porque entran dentro del entorno de la intimidad personal de activistas y de organizaciones. Esos mismos mandos de información de la policía son los que después acabarán decidiendo sobre mi imputación en la causa del Tsunami. No lo puedo afirmar taxativamente, pero bueno, tal como se están produciendo los hechos, no es descartable que tenga relación. 

¿Es normal que los jueces puedan espuriamente establecer que determinadas acciones de protesta cívica son “terrorismo” y así tener la excusa para perseguir penalmente a quien quieran acusar? ¿Esto sucede en otras partes de Europa?

En España tenemos un problema de fondo: la definición de terrorismo que hay en el Código Penal. Es vaga y da mucho margen de interpretación

En España tenemos un problema de fondo, que es la definición de terrorismo que hay en el Código Penal. Esa definición es vaga y da mucho margen de interpretación a todo aquello que se considere está poniendo en cuestión el orden constitucional. Es un elemento que no consta en las definiciones de terrorismo de otros países europeos y tampoco en la directiva de terrorismo de la UE. Y por eso vemos, no solo en el caso del Tsunami, sino en otros casos derivados de huelgas generales, de activistas contra el cambio climático y de otros perfiles, que hay jueces que se atreven a aplicar el delito de terrorismo porque la definición del Código Penal es tan vaga que se lo permite. Es un problema que en algún momento se tendrá que afrontar. Una decisión difícil, porque los pasos atrás que se dan en la vulneración de derechos fundamentales con las modificaciones del Código Penal cuando manda la derecha, después cuando llegan gobiernos de izquierda difícilmente se reescriben o derogan. En algunos países europeos, sobre todo en los últimos años y en las derivas de mayor presencia en las instituciones de partidos de extrema derecha, se está yendo un poco por el mismo camino. Hay un pulso fuerte de la extrema derecha que se refleja en las actuaciones de algunos jueces y en la modificación de algunos criterios de actuación por parte de los gobiernos europeos que van en esta misma dirección. Una característica específica del Estado español podría ser que el hecho de tener un historial de legislación antiterrorista de tantas décadas ha normalizado ciertas actuaciones. Y la respuesta a las actuaciones del gobierno cuando se aplica la legislación antiterrorista creo que son de miedo, de prudencia. Quizás todas las personas víctimas de estos abusos tendrían que coordinarse para una campaña conjunta, un intento de proceso legislativo de modificación del Código Penal por parte de la gente organizada en el entorno del cambio climático, trabajadores que han visto que en huelgas se les ha criminalizado... O en este caso, el conjunto de las movilizaciones sociales en Cataluña que también ven que, de manera muy indiscriminada y con perfiles muy diferenciados de activistas o de profesionales, como mi caso del periodismo, pueden quedar atrapados en esta maraña jurídica perversa de acusación de terrorismo. 

¿Cree que los periodistas son conscientes de lo que supone este atropello judicial?

Creo que mi imputación y la aparición en el sumario del nombre de otros 26 periodistas que no han sido imputados es un mensaje para intentar atemorizar. La imputación en mi caso ha sido muy pública, pero el hecho de que consten en el sumario otros 26 periodistas es un elemento que está latente ya que todos ellos saben que su nombre está en este sumario judicial y eso funciona como una herramienta de autocensura y autocontrol de los periodistas. He tenido la oportunidad de hablar con algunos de ellos y el miedo y la sensación de vulnerabilidad también les ha llegado. Uno de los objetivos es que nos sintamos como periodistas vulnerables cuando ejercemos el contacto con fuentes, cuando decidimos qué contenidos publicamos en nuestros medios de comunicación y qué tipo de investigaciones elaboramos en relación a las actuaciones de los grupos policiales o de la justicia. Este cuestionamiento del funcionamiento de los grandes poderes del Estado ha molestado y es una advertencia. Un aviso a navegantes que en la práctica les ha sido útil, porque un cierto grado de autocensura a la hora de contactar con algunas fuentes o a la hora de dar voz a algún tipo de movilización, yo creo que sí han conseguido. 

Por último ¿cómo está yendo la campaña que se ha puesto en marcha en solidaridad con usted? 

Se hacen actos en diversas ciudades, con charlas con gente del grupo de apoyo, juristas y periodistas. Se ha abierto una página web con recogidas de apoyos de gente personalmente o de colectivos que se pueden sumar al manifiesto. Hay miles de firmas ya, muchas organizaciones del ámbito del periodismo y una gran cantidad de apoyos internacionales. También hemos aportado información a los relatores de Naciones Unidas, a través del Relator contra el uso abusivo de la legislación antiterrorista, el Relator del Derecho a la Información y el Relator del Derecho a la protesta y la manifestación que han incorporado nuestros casos en sus informes. 

El editor de La Directa, el periodista Jesús Rodríguez Luesma (Santa Coloma de Granollers, 1974), nos atiende online desde Suiza, donde se encuentra exiliado. Hablamos con él sobre su imputación por un presunto delito de terrorismo en la causa de Tsunami Democràtic y las implicaciones de este...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Eva Máñez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. koldo-galvez

    Observo un error, donde dice (Santa Coloma de Granollers), entiendo debiera decir "Santa Coloma de Gramanet". Un saludo

    Hace 1 mes 4 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí