1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LIBROS

Cardín, no digo más

La antología poética ‘Mi más hermoso texto’ lo es también de la Barcelona de los 70, de las tertulias literarias y la llegada de lo ‘queer’

Guillem Martínez 18/05/2016

<p>El escritor Alberto Cardín.</p>

El escritor Alberto Cardín.

MANUEL DELGADO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mi más hermoso texto. Poesía completa
Alberto Cardín
Prólogo de Ernesto Castro
Ultramarinos. Barcelona, 2016

Hola. Esto no es una reseña. Es una crónica. Una crónica es ir a un sitio y explicar lo que pasa. Lo que indica que el libro del que aquí se habla es un sitio en el que pasan cosas. Algo no necesariamente frecuente. En esta crónica les presento tres, novedosas —en la vida, snif, no hay mucho de eso— y que vienen a confirmar un sign of the time. En el libro/sitio pasa, a saber: una generación, pasa también la transmisión de tradición cultural —una dinámica aplazada, por aquí abajo, cuando se aplazaron las generaciones y sus conflictos—. Finalmente, y en tercer lugar, pasa la vindicación de un autor elidido, perteneciente al, tal vez, último grupo generacional con pies y cabeza —es decir, sin subvención y sin vinculación con lo oficial— en Barcelona y en el Estado, anterior, por pocos minutos, a una formulación de la cultura que ha durado más de treinta años y que, sólo ahora, empieza a desfallecer.

Pero, como dicen en la Comisión Europea, vayamos por partes.

Sobre la generación. Es difícil imaginar cómo acabará, y con qué formas y resultados, la ruptura cultural que, viniendo de más lejos, se formaliza en un plis-plas en 2011. Es, incluso, difícil describirla. Desde el 15M —por poner una fecha chachi—, la cultura ha dejado de ser monolítica. Carece de centro. Se fundamenta en el choque, no en la amabilidad ni los valores decorativos. Es diversa, hasta cierto punto inconexa, y ni transcurre, ni se forma y ni se explica a través de los medios ad hoc. A esa dificultad en su dibujo cabe agregar la ausencia, en los medios, de crítica que, estadísticamente, merezca ese nombre. La crítica —esa cosa parcial, arbitraria, personal, polémica y con mala folla— desapareció del biotopo en algún momento de los 80, cuando se decidió que la cultura no sería nunca jamás un mal rollo, sino el gran elemento cohesionador y, por lo tanto, desarticulado, sin capacidad de plantear grandes problemas.

No hay, por tanto, revistas especializadas, ni un punto concreto al que acudir a aplaudir o abuchear lecturas de la producción del momento, sea cual sea el momento en los últimos 30 y pico años. Bueno. Pese a todo ello, es posible intuir señales de lo que viene. Son señales que tal vez no aportan nada salvo lo obvio. Lo obvio: la beligerancia, la independencia, la cultura como campo de batalla se está traduciendo, curiosamente, en un auge del ensayo y la poesía, en detrimento de la narrativa que, como en los años 20-30 del siglo anterior —décadas que presentan cierto paralelismo con la actualidad—, está como alelada y a su bola. Las nuevas producciones parecen, además, distribuirse en un nuevo fenómeno: la pequeña librería, en ocasiones, una cooperativa, en la que no se suelen distribuir los libros de los que habla la prensa. La editorial, igualmente, suele ser pequeña. Un proyecto editorial preciso, con un trayecto decidido y empecinado como, tal vez, sólo sucedió en los 70.

Cardín es una metáfora de lo que está pasando: una generación no tiene suficiente con lo que le han dicho de los últimos 40 años, y se está construyendo otros 40 años

En ese sentido, el libro del que les hablo es un poco todo eso. Un hecho generacional. Es la primera publicación de una pequeña editorial, dedicada a la poesía. Se trata de una aventura total —es decir, intelectual y vital; la vitalidad consiste, como ya sabrán, en comer tres veces al día— de Julia Echevarría (Barcelona, 1990), una joven editora, y de Unai Velasco (Barcelona, 1986), un joven poeta, perteneciente a una nueva emisión de poetas que se caracterizan, diría, no solo por sus propuestas formales —variadas y difíciles de acotar— sino por su conducta, alejada del chupatintas/pollas de Washington. De la poesía, en fin, como una práctica de promoción social e inofensiva. La poesía, el poeta eran, desde algún punto de los 70, en fin, un oficio tan parecido al funcionariado que, quizás por ello, atrajo a tantos funcionarios. Estas pequeñas editoriales pretenden subvertir e invertir el término de poesía, tal y cómo ha quedado visto para sentencia tras 40 años sin poesía/con una poesía vinculada sólo a sí misma y a su pequeña gran partida de póquer.

Sobre la transmisión intergeneracional de cultura. Se debe de señalar que, sí, ha sido poco probable desde el siglo XX. La imposibilidad de debatir con la tradición literaria, de despreciarla o potenciarla, de establecer cánones generacionales, no siempre ha estado, por razones históricas —es decir, snif, políticas—, al alcance de los lectores. La transmisión de la cultura, esa cosa que hacen las generaciones al elegir o desterrar antepasados, dejó además de ser una práctica usual desde los 80 —en una cultura cohesionadora, eso no se dice, eso no se hace—. Si, por ende, el Estado, a falta de crítica, en las últimas décadas ha ejercido de crítico y, mediante el premio, la seguridad económica y el honor, ha creado el canon en el grueso de géneros, en la poesía, esa dinámica ha sido ya de traca.

Fue la primera persona que formuló por aquí abajo lo queer —como todo en él, varias casillas antes—, no sólo a través de su vitalidad, sino de estudios sobre género y sexualidad

Por lo cual es bello y sorprendente ver cómo las nuevas generaciones están invirtiendo esa dinámica. Investigan el pasado, buscan cómplices y maestros y, como es el caso, van más allá y los editan. Lo acaban de hacer con Alberto Cardín (Villamayor, Asturias, 1948-Barcelona, 1992), en lo que es una metáfora de lo que está pasando. Lo-que-está-pasando: una generación no tiene suficiente con lo que le han dicho de los últimos 40 años, y se está construyendo otros 40 años. Lo hacen a su bola, con la tranquilidad y la naturalidad de quien considera que eso es lo natural y lo ético. Es importante. Están dibujando la percepción de lo que, en el futuro, se llamará Cultura de la Transición o cualquier otro nombre, poco épico, que englobe estas décadas no necesariamente brillantes, cuya producción ha quedado, de repente, pendiente de valoración. Es posible que el grueso de ella no supere la criba.

La vida y obra de Cardín —asturiano criado en México— se las traen. Llega a Barcelona en 1973. Es una Barcelona autosuficiente,  brillante, que vive una suerte de Edad de Oro creativa y de libertad, fuertemente reprimida por un Régimen agonizante, y que finalizó abruptamente en los 80, en democracia, cuando —es un reduccionismo, pero sirve para entendernos— el nacionalismo catalán y el español —es decir, dos tipos de instituciones— tendieron a modular y agrupar las afinidades y problemáticas. Su llegada a la ciudad coincide, a su vez, con una eclosión personal.

Cardín —autor de narrativa, de poesía, de artículos periodísticos, de crítica, de ensayo— es un personaje que está en la pomada de lo nuevo con especial intensidad. Participa de las grandes revistas y publicaciones del momento —colabora, por ejemplo, con El Viejo Topo, Ajoblanco, llega a ser articulista de El País hasta que se produce cierta homogeneización en su staff de opinión—. A través de su grupo —el grupo de Cardín; a saber: Biel Mesquida, Javier Rubio, Lluís Fernández y, aunque no se le crean, Federico Jiménez Losantos antes de caerse de la mula—, crea y lanza revistas determinantes —posteriormente se vio que, snif, para poco o nada hasta ahora— e influyentes, en las que se conjuga la alta cultura, la polémica y la cultura libertaria, como Revista de Literatura, Diwan o La Bañera —en su último número Cardín dibuja por primera vez, en un artículo de despedida, lo que sería la Cultura de la Transición, una cultura desarticulada e institucionalizada, decorativa y al servicio del Estado o/y la autonomía—.

Murió en 1992, en la soledad que dan las enfermedades que no molan y los posicionamientos intelectuales críticos que, definitivamente, ya no molaban

Paralelamente —o sincrónicamente, mejor—, Cardín, en lo que sería otro grupo concéntrico, vive su homosexualidad a lo ancho y con ambas manos, en el grupo de los Nazario, los Ocaña, la contracultura popular y las performances escandalosas y divertidas que exhibían cotidianamente en las Ramblas y, puntualmente, en actos de infarto, como una intervención, en las históricas Jornadas Libertarias de Barcelona —el acto más multitudinario de la Transición; más de un millón de participantes—, en la que, literalmente, varios abuelitos de la CNT llegaron a su límite cardiaco. Profesor de Antropología, muy recordado por sus alumnos de Bellas Artes de los 80, Cardín fue director del primer sello literario homosexual de España —El Rey de Bastos, Laertes—. Posiblemente fue, avant la lettre, la primera persona que formuló por aquí abajo lo queer —como todo en él, varias casillas antes—, no sólo a través de su vitalidad, sino de estudios sobre género y sexualidad. Murió en 1992 —año olímpico, fecha metafórica en la que los 70 barceloneses fueron enterrados definitivamente; en hormigón—, de sida. Por lo visto, en la soledad que dan las enfermedades que no molan y, por el mismo precio, los posicionamientos intelectuales críticos que, definitivamente, ya no molaban.

Mi más hermoso texto está planteado como una exposición y una reivindicación de Cardín. La cosa viene precedida por un prólogo de Ernesto Castro (Madrid, 1990), una descripción generacional —es decir, desde su generación— de Cardín, en el que queda planteado el atractivo del autor en su diferencia respecto de esa historia oficial que es la cultura española reciente. Le sigue la poesía completa de Cardín. Tres libros publicados en los 80's, en los que Cardín se aproxima a una estética culteranista, próxima al pack Novísimos y, a la vez, alejada de la opción novísima por una vehemencia vital. Los Novísimos, en fin, son más que los Novísimos. De hecho, en los 70 se editaron, con menor fortuna, otras antologías en las que variaron los nombres, pero no esa mezcla de alta cultura, pop, serie poética internacional —Pound, Lezama—, y apego por lo camp, que decían ellos —quizás el palabro actual sería lo postmodern—. Yo qué sé.

En lo que es un bonus track, el volumen finaliza con una pequeña y sorprendente antología de textos narrativos, seleccionada por los editores. Se trata de reseñas y noticias de la época sobre Cardín —para saber cómo se las gastaban—, artículos y entrevista a Cardín —para saber cómo se las gastaba—, y polémicas de Cardín —para saber cómo se gastó—.

Una juerga.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí