1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Pau Faus / Director de ‘Alcaldessa’

“Admiro la sabiduría popular. Y yo intuía en la PAH ese relato”

Ana I. Bernal Triviño 22/06/2016

<p>Pau Faus, cineasta.</p>

Pau Faus, cineasta.

Marc Lozano

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta entrevista no existiría si un día un arquitecto y artista visual no hubiese acudido a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y hubiese preguntado cómo colaborar.  La misma plataforma que contaba con Ada Colau como cofundadora y portavoz. La misma donde conoció a Silvia González Laá y Xavi Andreu, quienes crearon Comando Video, germen de todo lo que vino después. Aquella persona era Pau Faus (Barcelona, 1974). Ahora, director del largometraje Alcaldessa.

Lleva como tarjeta de presentación la mejor dirección en el Festival de Málaga Cine Español y resistir en carteleras después de cuatro semanas. 88 minutos de metraje sobre una Colau que se aleja del activismo para zambullirse en la realpolitik. Un trabajo que pretende, más allá del documental, alcanzar un valor cinematográfico. Al hablar con Faus se descubre que fue un largometraje planteado desde la inocencia, que tiene su origen en las inquietudes de un artista visual enamorado de la arquitectura sin arquitectos, de la autogestión, y del saber popular.

Alcaldessa ya está estrenada. ¿El resultado es el que esperaba?

Sabíamos que este documental generaría un ruido inicial por la protagonista, pero luego vimos que los críticos lo elogiaban por sus valores cinematográficos. La reacción es positiva. Hay gente que, incluso venciendo el primer prejuicio que se puede tener, insiste en no juzgar la película por eso, porque muchos comentan que se asemeja a una película de ficción por el montaje, el ritmo.

¿Ha calculado que, con este documental, le puede pesar la etiqueta como director militante?

No lo he calculado porque este documental no es un proyecto premeditado. Cuando estaba en estos espacios tenía la sensación de que alguien tenía que contar esto. Si quieres, la militancia la tienes en un sentido amplio de intuir, aunque te equivoques, de que va a pasar algo potente. Y aún menos con la posibilidad de tener un acceso tan directo al principal personaje de esta historia, porque la conocíamos de nuestra vinculación con la PAH.

Una intuición que sale de Silvia González Laá y de usted.

Sí. El antídoto que ha funcionado en todo momento para evitar críticas sobre una película con exceso de militancia era partir de los cánones del cine más clásicos. En esta película, la primera imagen arranca con un desahucio. Si esto fuese una película de ficción y se ve con claridad a un protagonista que defiende los derechos de la gente, estaríamos en este tipo de cine que de forma muy clara te ubica en que estos son los nuestros. Que lo tendrán difícil y habrá conflictos, pero tienen un objetivo que consiguen.

Pero el público puede dudar, de entrada, de si el documental es objetivo.

A veces, en esta línea de ser o no ser, puedes priorizar una supuesta neutralidad u objetividad que nunca la conseguirás. Primero, porque no existe. Pero, por otro lado, pueden terminar quitando la fuerza verdadera del relato clásico que tiene la historia. Una de las frases de la sala de edición, en mil momentos de debate, siempre era: “Se pone lo que vaya mejor a la película”. Los que hemos trabajado en movimientos sociales y con vídeo sabemos que un riesgo muy grande de estos documentales es caer en el excesivo protagonismo de temas que interesan a muy poca gente. Hubiese sido, quizás, positivo para encontrar un espacio más crítico, pero perdíamos lo importante: el relato épico y el conflicto del personaje.

¿Cómo planificó la narratividad del documental?

Nosotros pensamos en dos escenarios distintos: mostrar la candidatura y a la candidata. Y luego dijimos, ¿cuál es la forma en la que un espectador se sentirá más parte de que allí dentro está ocurriendo algo? En el caso de la candidatura, lo más clásico era el cine directo. Pero, ¿cómo conseguir llegar lo más dentro posible de Ada Colau para entender este viaje? Como conocemos a la Ada de la PAH, que no tiene miedo en contar qué siente, pensamos recrear ese momento de confianza con los vídeos diarios.

Tenían los ingredientes.

Por eso, primero aparece una parte donde se ve al personaje que siente añoranza por la PAH y reconoce no tener ni idea de ciertas cosas. Luego, hay una fase de asentarse y decir: “Ya hemos construido este dispositivo y vamos a por ellos”. Luego, una etapa de estrategia, de cómo hacemos esto, cómo comunicamos, de hacer fotos, de calcular qué decir… Y el final es el combate donde vemos a los adversarios, que genera otras dudas y contradicciones. Esos elementos estaban y eran naturales. No hubo que forzarlos en el guión.

El mensaje del documental es austero, pero también lo ha sido su propio equipo de rodaje. ¿Era una declaración de intenciones?

Esta película es el resultado de una inocencia. Nos acercamos a Ada sin saber qué iba a suceder. Ella sentía que cada vez tenía que medir más las palabras pero cuando grabábamos en esa sala era como su momento de liberación. Después, yo me compro una cámara nueva en Navidad y este proceso de aprendizaje y de inocencia forma parte de la película.

He creado cine clásico, con un relato épico y el conflicto de un personaje

Creo que no hubiésemos tenido el mismo resultado si al sí de Ada hubiésemos dicho… vale, pues tenemos tres cámaras, dos sonidistas… Hubiésemos perdido algo ahí. Todos crecíamos sobre la marcha. Yo era también la primera vez que hacía un largometraje. Hay una coherencia que conecta con el resultado final, aunque sea más sutil. Ahí hay algo de mirada por venir de movimientos sociales como la PAH, y dar importancia a ciertas cosas por encima de otras.

Con este documental se ha estrenado, de forma oficial, en este mundo del cine. ¿Qué se ha encontrado?

He descubierto que tener suerte en un proyecto no sirve para tener más fácil las cosas en el siguiente; sino al revés. Que si quieres avanzar es como empezar de nuevo de cero. Pero hay situaciones que van más allá de uno, cuando sientes la necesidad de contar una historia, de compartirla. Contra esto, muy mal te deben de ir las cosas para, al menos, no intentarlo. La gente que contra esto lo sigue intentando tendrá suerte o no, pero hay que quitarse el sombrero. El cine es un mundo de supervivientes y románticos.

Su llegada al cine, ahora y con el anterior metraje (Sí, se puede. Siete días en PAH Barcelona), tiene detrás el sello de la PAH. ¿Qué hubo detrás de esa decisión?

Hubo un momento sobre 2012, después del 15M, donde veo que mis proyectos más sociales de urbanismo y arquitectura tienen sólo una incidencia en entornos de reflexión sobre arte contemporáneo o sociología. Eso quedaba en una especie de burbuja.

¿Entonces, acudió a la PAH por una necesidad personal?

Lo he vivido como un proceso de madurez. Por un lado, yo necesitaba un centro. Y en mi entorno veía que mucha gente se quejaba pero se resignaba. Yo había entrado y salido de otros movimientos sociales y tenía la sensación de que había ciertos códigos un poco cerrados. Admiro la sabiduría popular, del vecino o barrio de turno que con cuatro frases te clava verdades como templos. Yo intuía en la PAH este tipo de relato mucho más coloquial, más terrenal, y no académico o militante.

La PAH le puso los pies en la tierra.

Yo pregunté en la PAH cómo ayudar. Comenté que podía hacer fotos y vídeos y me dijeron que a la semana siguiente había una manifestación. Era lo que yo necesitaba. Como arquitecto, llevaba mucho tiempo haciendo reformas de obras, una fachada, un patio… pero no tenía expectativa creativa, ni personal, ni de crecer.

La arquitectura daba el pan, pero no las rosas…

No había rosas, y buscarlas allí durante un tiempo fue muy frustrante. A los tres meses, ya era el de los vídeos de la PAH, con Silvia y con Xavi, los compañeros con los que hicimos el Comando Vídeo de la PAH.

Y como no encajaba en el concepto tradicional de arquitectura, se empieza a interesar por lo periférico.

Sí, toda la realidad que queda al margen… Lo más bonito de estas situaciones es la gente que encuentras en estos espacios, como ocurrió con la PAH. Yo aprendí más de arquitectura y del  urbanismo que me interesa en esos talleres o jornadas de centros de arte contemporáneo. Ahí dices… vale, somos cuatro gatos, pero mejor que ser cincuenta monigotes.

Rompió con el purismo de la profesión.

Sí, tenía la necesidad  de experimentar y de cuestionar cosas aprendidas dentro de la profesión. Yo no puse nada emocional en mi profesión. “¿Quieres la baldosa rosa? Te la pongo rosa”. Pero me acerqué a otros espacios para crecer. Me interesé más por una realidad autogestionada de una arquitectura no de arquitectos. Esa autonomía de que el proceso te enseña más a ti como arquitecto era más cercana a mi concepto de arquitectura. Y creo que ahí surge parte de este Pau documentalista, de ser observador de, y de provocar algo. Como en el documental de Ada, el hecho de decir que pusiéramos una cámara para activar lo que  intuía que estaba allí.

Y en esa etapa también aparece el Pau Faus que decide coger una cámara y grabar.

Yo he trabajado con todo: vídeo, foto, instalación, performance, libros, sonidos. La primera vez que usé vídeo fue cuando hice el corto La ciudad jubilada. Yo analicé los huertos en la periferia y sabía que sería bueno entrevistar a aquellos jubilados. Me gusta mucho cómo lo explican porque no es un relato codificado a través de lo académico, es más vivencial. Me gusta el formato vídeo para denunciar y transmitir cosas a través de redes sociales, que llegan a la gente.

¿Todos sus proyectos tienen un nexo en común?

Sí, porque todos son realidades que no tienen la repercusión proporcional que yo creo que merecería. Y en el caso de la PAH hay una realidad brutal desde la que podemos entender qué está pasando, pero de la que no se habla. Y ahí está el tema. Por ejemplo, yo pude hacer una estancia en Varsovia y allí estaba la central de la agencia europea Frontex, que coordina la vigilancia de las fronteras de Europa. En cambio, poquita gente sabía que la agencia existía donde ellos vivían. Era importante que se supiera y preparé un proyecto. Mi trabajo tiene sentido si doy visibilidad a lo que no la tiene. Con La ciudad jubilada y los huertos en la periferia quería demostrar que podíamos aprender de él.

En la PAH hay una realidad brutal de la que no se habla

Ese proyecto ofrecía comprender qué pasa con cierta ciudadanía jubilada, qué hemos hecho con los espacios de la periferia, qué tiene que ser en el futuro una ciudad, reflexionar sobre el no tener problemas de controlar ciertos espacios urbanos porque ellos tienen capacidad de autogestionarse. Esto de rascar y mostrar lo que está detrás de algo nace de todo este trabajo previo. Yo vivía en L’Eixample, y veía esos patios con unas fachadas interiores que me encantaban. En cambio, miraba las otras que yo hacía como arquitecto, todas iguales, y me parecían aburridísimas. Todo lo que no es considerado o se considera inferior para mí tiene un valor y me despierta más curiosidad.

Esta entrevista no existiría si un día un arquitecto y artista visual no hubiese acudido a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y hubiese preguntado cómo colaborar.  La misma plataforma que contaba con Ada Colau como cofundadora y portavoz. La misma donde conoció a Silvia González Laá y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana I. Bernal Triviño

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí