1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL HACHA

La criba

Más allá de sus errores, que los tiene, e incluso de su obstinación en algunas situaciones táctica, Simeone es un tipo decidido a morir por sus ideas

Rubén Uría 11/01/2017

<p>Nico Gaitán celebrando su gol anotado ante el Granada en el mes de octubre</p>

Nico Gaitán celebrando su gol anotado ante el Granada en el mes de octubre

CLUB ATLÉTICO DE MADRID

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

 

____________

No es ninguna novedad que cuando un fichaje llega al Atlético de Madrid, le cuesta un mundo adaptarse a las exigencias de Simeone. No importa cómo se llame, en qué lugar juegue, qué calidad tenga, cuánto dinero haya costado y la trayectoria que haya tenido hasta entonces. No hay atlético o no atlético que, a estas alturas de la vida, no sepa qué exige el Cholo para formar parte de su equipo: interiorizar que el esfuerzo no se negocia, que no se tolera el conformismo, que el individuo está al servicio del colectivo, que lo prioritario es el grupo y que no importa el número de minutos que uno juegue, sino la calidad de los mismos. Ese es su credo y esa es su filosofía. Única, intransferible y efectiva.

Con Simeone, tener talento no es suficiente. Sólo se juega si hay trabajo, si existe la voluntad inquebrantable de olvidarse de todo

Más allá de sus errores, que los tiene, de sus malas decisiones, que las toma de vez en cuando, e incluso de su obstinación en algunas situaciones táctica, Simeone es un tipo decidido a morir por sus ideas. Ni traiciona su estilo, ni rehuye desafíos, ni retrocede en la dificultad, porque está convencido de todo aquello que transmite a sus jugadores. Busca energía, entusiasmo y compromiso. Y su libreto no funciona como un programa informático, sino como un proceso –casi siempre lento– de mejora del futbolista, de superación personal y de rendimiento sin concesiones. En la oscarizada Million Dollar Baby, la voz en off de Morgan Freeman nos traslada al proceso de aprendizaje de los boxeadores: “No puedes simplemente decirle que se olvide de todo lo que sabe, tienes que hacer que se olvide de sus huesos. Hazlo que se canse tanto, que sólo te escuche a ti. Que sólo escuche tu voz. Que sólo haga lo que tú dices, y nada más”. Con Simeone, tener talento no es suficiente. Sólo se juega si hay trabajo, si existe la voluntad inquebrantable de olvidarse de todo. Sus jugadores deben estar tan cansados que sólo deben escucharle a él, oír su voz y que sólo hagan lo que él pide. 

Su Atlético, más allá de la genética ancestral de la defensa sólida y el contragolpe letal, es un equipo de autor. Simeone no llegó al Atlético y se inventó un estilo de juego, cimentado en unos códigos morales. No. El Cholo regresó al Atlético para instaurar todos aquellos códigos que ya había descubierto en su etapa de jugador, que llevaba instalados de serie y que necesitaba recuperar para transmitirlos adecuadamente. Con eso vigorizó al equipo, impulsó a la afición, se hizo un hueco entre la elite y acabó demostrando a los críticos que sí, que si se trabajaba y se creía, se podía pelear e incluso derrotar a Madrid y Barça, los más grandes y poderosos. Lo hizo con sus armas. Ya saben: ardor guerrero, espíritu fogoso, intensidad y solidaridad. Palabras sencillas, pero prácticas y universales. Antes que la aptitud, la actitud. No es fácil con Simeone. Nunca lo es, porque su exigencia va mucho más allá que la de otros técnicos. No quiere futbolistas que jueguen bien, quiere jugadores que desarrollen lo que él pide. Y en esa criba, mental y física, son muchos los que no han podido superar el desafío emocional y profesional que el Cholo propone. 

Diego Ribas, al que el propio Simeone solicitó por tierra, mar y aire, fue un damnificado. El Cholo, que no se casa con nadie, fue a buscarle para intentar conseguir que fuera el centro de gravedad del equipo. Jornadas después, tras comprobar que el equipo funcionaba mejor sin Diego y que el brasileño no tenía el punto de rebeldía para demostrarle a su técnico que se equivocaba, salió del Atlético. Qué decir de Cerci, que llegó para comerse el mundo y acabó devorado por él. El Cholo quiso recuperarle, devolverle a su mejor forma, pero no hubo manera. El equipo iba a una velocidad y el italiano, fuera de forma, a otra muy diferente. Se fue por donde vino. Qué decir de Óliver Torres, pura clase de la cantera, al que Simeone reclamó, del que no quiso desprenderse y que no acabó por entrar en el equipo por algo muy simple: a pesar de sus enormes esfuerzos, el fútbol del Atlético iba a una velocidad radicalmente distinta a la de Óliver. El Atlético era heavy y Oli era pop. Recuerden a Arda. Era la viva imagen de la irregularidad, del genio imprevisible pero discontinuo, hasta que un par de partidos en el banquillo y unas charlas adecuadas consiguieron que entrase por el aro que Simeone pretendía. Más trabajo, más entrega, más solidaridad, más rendimiento. Piensen en Diego Costa. Casi nadie en el club creía que podría dar el rendimiento que dio y después de varios meses sin jugar, Simeone decidió darle un premio por el trabajo sordo y brutal que había hecho en verano. Aquel tipo estaba tan cansado que sólo escuchaba la voz de Simeone. Acabó triunfando y siendo el más titular de todos los titulares. Otro caso conocido, Antoine Griezmann. Llegó como estrella, el Atlético pagó una fortuna por él y lejos de ser titular desde el primer día, ocupó plaza en el banquillo. Fue así hasta que superó la criba de Simeone, hasta que metabolizó sus esquemas, trabajó en silencio, mejoró su puesta a punto, y después de unos meses de chapa y pintura, tuneó su actitud. Se convirtió, por méritos propios, en la estrella del equipo.

Simeone sabe lo que Nico Gaitán puede darle al Atlético. Y precisamente por eso, exige la mejor versión del argentino, no algo parecido

Hoy el nombre propio es Gaitán. El argentino es un jugador de buen pie, talento, clase e inteligencia superlativa. Por eso fue a buscarle el Cholo. Por eso hizo un esfuerzo el club, pagando una cantidad de dinero importante. Nico está atravesando las mismas dificultades que tuvieron que afrontar Diego Ribas, Cerci, Óliver, Arda, Costa o el propio Griezmann. Unos abandonaron y otros persistieron. Gaitán está en esa disyuntiva. Nadie mejor que el propio Simeone sabe lo que Nico Gaitán puede darle al Atlético. Y precisamente por eso, exige la mejor versión del argentino, no algo parecido. Hay miles de aficionados rojiblancos con carné de entrenador que se dividen entre los que alinearían a Gaitán de titular y los que no le pondrían nunca. Unos creen en su talento y otros le ven como un “pechofrío”. Resulta complicado saber si acabará triunfando en el Atlético o si, por el contrario, pasará sin pena ni gloria. Lo que es seguro es que, o juega a lo que pretende Simeone, o da todo lo que el entrenador quiere de él, o no terminará por ser el ídolo que el Calderón espera. Gaitán, que podría ser titular en la mayoría de los grandes equipos europeos, todavía no lo es en el Atlético. Y no lo será hasta que no esté tan cansado que sólo escuche la voz de Simeone. La gente sabe que Gaitán puede dar mucho más. Nico sabe que debe dar mucho más. Y Simeone necesita mucho más. Y sólo le dará su espacio cuando esté convencido de que el concurso de Gaitán es lo mejor para el equipo. Hay quien cree que es imposible demostrar todo lo que uno lleva dentro cuando se ocupa plaza en el banquillo. Y es posible. Pero de haber creído eso, Griezmann jamás habría llegado a ser el jugador que es ahora con Simeone. Para triunfar con el Cholo hace falta rebeldía, genio, carácter y ganas de demostrarle al entrenador que se equivoca. Con Simeone siempre hay una criba. Es el día a día. Es la hora de Nico. Escalar el Everest o descansar lejos de la cima. Decide él. 

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rubén Uría

Periodista. Articulista de CTXT y Eurosport, colaborador en BeIN Sports y contertulio en TVE, Teledeporte y Canal 24 Horas. Autor de los libros 'Hombres que pudieron reinar' y 'Atlético: de muerto a campeón'. Su perfil en Twitter alcanza los 100.000 seguidores.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Che

    Es irritante que todos esos valores, entrega, lucha, sacrificio, etc. defendidos cínicamente por la sociedad de consumo, no se vean recompensados en su justa medida en el futbol profesional, donde solo priman los intereses económicos.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí